log in

La Guerra Por La Arena

Rate this item
(0 votes)

Sand  WarExiste un héroe silencioso que está en cada rincón de nuestra vida diaria, pero del cual la mayoría no tiene   referencia y en nuestras

latitudes  su importancia económica y medio ambiental es prácticamente desapercibida, sin embargo en otros lugares del mundo está adquiriendo una vital relevancia y es motivo de conflicto entre países.

La arena es después del agua el segundo elemento más apetecido a nivel mundial y se encuentra presente en todas las cosas que vemos a  diario: botellas, vidrios, papel, productos de limpieza, detergentes, pasta dental, cosméticos, etc.,

También es una de las principales fuentes de minerales clave para la industria electrónica; titanio, torio, uranio, sílice, sin los cuales no podrían fabricarse: computadoras, teléfonos celulares, cajeros electrónicos, tarjetas de crédito,  Tabletas,  microchips y una amplia variedad de dispositivos que permiten que nuestra vida moderna tenga continuidad.

Cada vez que tomamos un avión, la arena está presente en los plásticos utilizados para fabricar el fuselaje, así como en la pintura, y  sin ella la fabricación de sus motores sería prácticamente imposible.

De todos los productos que consumimos a diario y en los que la arena es componente, es la industria de la construcción la mayor consumidora de este material, los sueños que nos forjamos cuando construimos una familia, de tener casa propia serian irrealizables sin la arena.

 

Mezclada con cemento da origen al hormigón, que en los últimos 150 años ha moldeado y construido nuestro mundo y la industria que atiende la creciente demanda por apartamentos, oficinas, vías,  escenarios deportivos, etc.;  requiere enormes cantidades de arena para poder satisfacer  esta demanda.

 

Construir una casa requiere de aproximadamente  200 Tn de arena, un hospital 3.000 Tn, un kilómetro de autopista  30.000 Tn y una central nuclear utiliza cerca de 12 millones de Tn de arena en su construcción.

La producción mundial de arena es de 15.000 millones de  Tn/año, convirtiéndose en el recurso más utilizado después del agua y el aire,  y a pesar que  para la mayoría de nosotros pueda resultar absurdo, es un recurso que se está agotando a  un ritmo vertiginoso.

La humanidad ya consumió la mayoría de los depósitos de arena en territorio firme, así que empezó a consumir la arena de los ríos mediante dragado de sus cauces, y ahora está dragando con enorme maquinas el fondo marino y el apetito de las firmas constructoras parece no tener fin, impulsado por nuestro consumismo y por la cada vez más creciente tendencia a migrar a las ciudades.  Calladamente estamos generando el mayor impacto sobre nuestro planeta, y nadie parece darse cuenta.

Una draga oceánica  puede costar entre 20 millones de dólares  y 200 millones de dólares dependiendo de su tamaño, pero la arena en el océano es gratis, así que el incentivo para dragar el fondo del mar es enorme y la demanda  de la última década  produjo  que se construyeran muchas  dragas para atenderla, para tener una idea Dubái se ha convertido en la meca de la construcción mundial, actualmente el edificio más alto del mundo (el Burj Khalifa) es uno de sus muchos iconos.

Pero no es solo por el hormigón que Dubái ha demandado grandes cantidades de arena, su principal proyecto fue ganarle tierra al mar y la única manera de conseguirla fue dragando el fondo de sus costas.

“La  Palmera” es un conjunto de islas artificiales que requirieron más de 150 millones de Tn de arena para su construcción y costaron 12 billones de dólares, la misma compañía que la construyo  inicio un proyecto más ambicioso: “The World”, un conjunto de 300 islas artificiales que  demandaron  más de 400 millones de Tn de arena y  costaron  un  poco más de 14 billones de dólares, pero que además agotaron la arena de sus costas, por lo que se inició una desenfrenada carrera para obtener arena desde otras latitudes.

Más de Tres mil quinientas empresas Australianas  se dieron a la tarea de llevar arena hasta Dubái, pero pronto esa oferta se originó en otros países, dando inicio a un comercio “ilegal” de Arena, que tiene entre sus más aprehensivos clientes al emirato.

Australia   realizo  las extracciones en la península de Kurnell, pero en 1990 esta área costera estaba ya totalmente arrasada, y sus espectaculares playas habían quedado reducidas a un puñado de dunas. Desde 1998, los nuevos yacimientos se han instalado en Strandbroke, y desde allí, las empresas australianas abastecen no solo a Dubái, sino también a Reino Unido y a Dinamarca.

Singapur  un Ciudad- Estado del sudeste asiático ha crecido más de  un 20%, ganándole terreno al mar  con arena de sus vecinos: Malasia, Indonesia, Vietnam y Camboya. Singapur comenzó su plan de expansión utilizando arena de sus propias montañas, hasta que estas quedaron planas. Fue entonces cuando empezó las extracciones en los litorales malayo e indonesio. Según explica Nada Faza Soraya, portavoz de Maritime Education Foundation, organización que vela por la conservación del patrimonio natural en el Estrecho de Malaca: “Las provincias indonesias de Riau y Bangka-Belitung venden a Singapur una media de 300 millones de metros cúbicos de arena anuales. La extraen del fondo marino y de la cuenca de los ríos. Es un negocio ilegal, casi auténtica piratería, que ha sido posible durante años debido a la desidia de las autoridades y a la corrupción de los oficiales, que miraban hacia otro lado”.

Actualmente, Indonesia y Malasia han adoptado una postura más firme y han prohibido toda venta de arena a Singapur. Aunque la ciudad-estado ha encontrado un nuevo suministrador: Birmania.

El otro país que abastece a Dubái es la India. Según un estudio realizado por la Bombay Natural History Society en 2012, la minería ilegal de arena se ha convertido en la mayor amenaza medioambiental del país; por encima incluso de la contaminación. Dubi Goenka, portavoz de la organización hindú Conservation Action Trust, asegura que: “La imparable demanda de arena tanto para la industria local de la construcción como para la exportación ha generado una auténtica mafia. En la provincia de Kerala, hay cientos de personas cuyo medio de vida es extraer la arena de los cauces de los ríos con sus palas y cubos”. Dicha actividad es ilegal, pero la connivencia de ciertas autoridades corruptas la favorece. “En febrero de 2012, la Corte Suprema sentenció a una red de altos funcionarios locales que se enriquecían con los sobornos que los traficantes de arena les pagaban para extraer a sus espaldas”, relata Goenka. “Solo es la punta del iceberg. Los mafiosos locales han descubierto que el contrabando de arena es un negocio tan rentable como la prostitución y la droga”. (Fuente:www.quo.es)

La industria de la construcción y principalmente los Gobiernos con sus grandes proyectos de infraestructura están generando una perdida acelerada de grandes ecosistemas, en Indonesia se calcula que han desparecido más de 24 islas por el tráfico de arena ilegal, la pérdida ha sido incalculable para los pescadores que sustentan su vida en lo que extraen del océano, pues  dragar el fondo del mar conlleva a que todos los microorganismos y especies menores que son el principio de la cadena alimenticia, sean destruidas en el proceso, con el agravante que al destruir el lecho Oceánico y las playas, el mar empieza a ganar terreno inundando amplias zonas, la arena de las playas  funciona como un filtro para el nivel del mar, sin este filtro  la fuerza de las aguas va a acabar con construcciones  costeras y seguramente las inundaciones de ciudades será inevitable en un futuro cercano.

El tráfico mundial de este material ronda los 18.000 millones de toneladas. Por encima del petróleo, cuyo consumo se queda aproximadamente en 3.400 millones de toneladas.(Informe de la organización International Union of Geological Sciences).

Países como Marruecos están sufriendo la devastación de sus playas que son azotadas por miles de traficantes que a lomo de burro, sacan la arena de las playas y luego es vendida a promotores inmobiliarios que construyen apartamentos y hoteles para “atraer” el turismo, en una paradoja ridícula, ya que el turista que viene buscando sus hermosas playas, encontrara en un futuro, solo un paisaje similar al lunar.

En la india la mafia más poderosa es la que trafica con arena, además controlan en su mayoría el negocio inmobiliario. 

Entre el 75% y 90% de las playas en el mundo están siendo utilizadas para extraer arena y ha producido que construcciones que se encontraban a muchos metros  del mar, hoy se han caído por la erosión o están en proceso de derrumbarse.

Tres cuartas partes de las grandes ciudades del mundo son hoy costeras y la mitad de la población mundial vive en ellas, pero para el 2025 se cree que el 75% de la Población mundial vivirá en la costa.

El problema no es solo en países tercer - mundistas, en la Florida  nueve de cada diez playas está desapareciendo, la industria hotelera está dragando y bombeando arena para llenar las playas, invirtiendo millones de dólares en este proceso, sin embargo  son muchos los que consideran esta práctica como “criminal”,  pues el dragado del lecho Oceánico es indiscriminado y arrasa con las especies del fondo marino, además porque  algunos experimentos realizados en costas Californianas, demostraron que la arena que es vertida en las playas, generalmente desaparece nuevamente durante el primer año.

La reconfiguración de las costas mediante intervención  de la ingeniería humana es de por sí egoísmo puro, ya que al llenar una playa para el placer del turista, se le esta quitando arena a algún vecino,  y al final ninguna construcción que hagamos en nuestras playas tendrá éxito.

La arena que llena nuestras playas de forma natural, tiene su origen al interior de nuestros continentes y es un proceso de millones de años en el que un grano de arena viaja a través de los ríos y es depositada en la playa, pero con el aumento de la demanda de energía a nivel mundial, se están represando los ríos para construir hidroeléctricas, impidiendo que la formación de playas continúe y generando “escasez de arena” , para tener una idea, en la China se están construyendo represas a un ritmo tal, que para el 2020 se prevé que ninguno de sus ríos llegará al mar.

Pero lo más grave de todo esto es que toda esa arena que se está robando a playas y ríos  para construcción de apartamentos  no está  disminuyendo las necesidades de un techo para la gente más pobre, por el contrario un tercio de la población mundial vive en tugurios y no tiene una vivienda digna, el   50% de los apartamentos en Bombay están vacíos, en manos de la especulación inmobiliaria,  en China se calcula que existen  65 millones  viviendas desocupadas en manos de los constructores, en España por ejemplo el 30% de sus pisos están vacíos, y en Dubái uno de los mayores demandantes de arena  el 90%  de los apartamentos del Burj Khalifa están desocupados, son las firmas constructoras y sus financiadores (la Banca Mundial)  los responsables para que todo este desperdicio de uno de los recursos cada vez más escasos, no esté satisfaciendo la necesidad para el que fue extraído.

Los gobiernos locales son el mayor demandante de la arena mundial, pero no existe actualmente ninguna política  mundial que haga pensar que este recurso no siga desperdiciándose, es más no hay actualmente en ningún Organismo Multilateral un debate sobre la arena y su importancia en nuestro equilibrio ecológico,

De acuerdo a la  Universidad de Carolina (EEUU), 36 países ya evidencian las consecuencias de la explotación indiscriminada de este recurso: playas arrasadas, barreras de coral destruidas... “De momento, ningún país ha ido a la guerra por la arena”, explica el investigador Denis Delestrac, autor de un aclamado documental sobre el tema, Sand wars. “Pero si la voracidad de ciertos lugares como Singapur continúa, ¿llegaremos a ver, por ejemplo, a los indonesios defendiendo sus playas a tiros?” El tiempo lo dirá. (Fuente: www.quo.es)

Cambiar la  forma en que construimos es la clave para proteger este recurso, en algunos lugares se está reciclando vidrio para producir arena, que básicamente es el proceso inverso de su creación, y esta arena tiene las mismas características de la arena natural, encontrar nuevas alternativas a nuestro modelo de construcción es vital para ganar una batalla que muchos países ya están perdiendo.

Todos los datos fueron tomados del documental “La Guerra por la Arena” de Denis Delestrac

 

Por Carlos Mojica M

Director Ejecutivo Paisminero

  • MSRP: price
  • Genre: Action
Links to Best Bookmaker Bet365 it The UK