log in
  • China, Producción de carbón baja 9,4% en 2016

     
    Mina Devora 14929BEIJING, 29 ene (Xinhua)Dentro de los esfuerzos para construir un sistema energético más limpio, la producción de carbón crudo de las grandes compañías hulleras de China continuó disminuyendo en 2016.
     
    La producción conjunta de estas compañías con una facturación de al menos 20 millones de yuanes (2,9 millones de dólares) se situó en 3.360 millones de toneladas en 2016, un descenso del 9,4 por ciento con respecto al año 2015, según los datos más recientes publicados por el Buró Nacional de Estadísticas (BNE).
     
    La producción de carbón crudo de las citadas compañías en diciembre de 2016 fue de 310 millones de toneladas, una reducción interanual del tres por ciento, de acuerdo con el BNE.
     
    El carbón constituye la principal fuente de energía en China y representa el 64 por ciento del consumo total de energía en 2015.
     
    La reducción del exceso de capacidad en sectores como el carbón y el acero forma parte de la reforma estructural por el lado de la oferta y es uno de los puntos principales de la agenda del gobierno chino.
     
    El mayor productor y consumidor de carbón del mundo reducirá la capacidad obsoleta de carbón en 800 millones de toneladas al año para 2020, mientras que incrementará el uso de carbón más limpio en 500 millones de toneladas al año, según el plan de desarrollo del sector del carbón 2016-2020.
     
    Xinhua
  • El ‘lunes negro’ global arrastra todos los mercados

    Foto de SputnikFoto de SputnikLos precios de las acciones y los commodities se desplomaron a escala global el lunes en medio de una profundización de la crisis que la semana pasada golpeó a los mercados financieros. La turbulencia también afectó el valor del dólar y ahora disminuye las expectativas de que la Reserva Federal de Estados Unidos aumente en septiembre sus tasas de interés de referencia.
     
    La ola vendedora se inició con las acciones chinas, que sufrieron su peor caída en un solo día en más de ocho años, acentuando la atención sobre la situación financiera del país en momentos en que sus líderes se preparan para dos grandes eventos destinados a mostrar la posición global de China.
     
    La fuerte venta a escala global es impulsada por los temores de que la economía china se esté desacelerando drásticamente. La inesperada devaluación del yuan hace dos semanas hizo sonar la alarma de que la segunda mayor economía del mundo pudiera estar en peor forma de lo que muchos habían pensado. Desde entonces, los datos de un débil desempeño económico han alimentado los temores de que una caída en el crecimiento de China provoque una desaceleración global.
     
    Los medios de comunicación de Beijing bautizaron la jornada como “lunes negro”, una descripción sorprendentemente sombría por parte del Diario del Pueblo, la publicación oficial del Partido Comunista, que normalmente trata de amortiguar las malas noticias. La pérdida de 8,5% en el Índice Compuesto de Shanghai fue la mayor en términos porcentuales desde febrero de 2007, para dejar al mercado con un descenso de 0,8% en el año y de 38% desde su máximo de mediados de junio. En ese momento las acciones acumulaban un alza de 60% en el año, después de haber duplicado su valor durante los 12 meses anteriores.
     
    El derrumbe de los mercados chinos extendió su influencia a los commodities y los mercados del resto del mundo.
     
    En EE.UU., el Promedio Industrial Dow Jones llegó a perder más de 1.000 puntos —el mayor declive durante una sesión— antes de recuperarse más tarde y cerrar con una pérdida de 3,57% con respecto del viernes. El S&P 500 cayó 3,94% y el índice Compuesto Nasdaq se deslizó 3,82%. El Dow había entrado en zona de corrección el viernes, al acumular una caída de 10% desde su máximo reciente, tras su peor semana desde 2011.
     
    ENLARGE
    En Europa, el Stoxx Europe 600 perdió 5,3%, el descenso más grande en un día desde diciembre de 2008. El índice registra ahora una pequeña pérdida en el año, y refleja el desvanecimiento del impacto que pudo haber tenido el programa de estímulo del Banco Central Europeo.
     
    En Alemania, el DAX cayó 4,7% y acumula una pérdida de más de 20% desde su máximo en abril. El mercado de valores de Alemania, que incluye a fabricantes de automóviles y empresas industriales que generan gran parte de sus ventas en China, ha sido uno de los más afectados por la reciente ola de ventas. En el Reino Unido, el FTSE 100 cayó 4,67% a su cierre más bajo desde finales de 2012, mientras que el francés CAC 40 perdió 5,35%.
     
    Los precios del petróleo cayeron el lunes a su menor nivel desde principios de 2009. El Brent, la referencia del mercado global, se hundió 6,1% para situarse a US$42,49 el barril, su precio más bajo desde marzo de 2009. El WTI, el crudo de referencia en EE.UU., descendió 5,5%, para ubicarse por primera vez debajo de US$40 el barril desde febrero de 2009, con contratos a US$38,24 el barril.
     
    Las acciones de las principales empresas mineras fueron duramente golpeadas en medio de las crecientes preocupaciones sobre la salud económica de China, el mayor comprador de commodities desde cobre a mineral de hierro. El castigo comenzó en Australia, donde South32 Ltd., que opera minas que van de carbón a manganeso, retrocedió 7,6%, acumulando un declive de 34% desde que se escindió de BHP Billiton Ltd. en mayo. Fortescue Metals Group Ltd., el cuarto mayor productor mundial de mineral de hierro, cayó 15% después de informar de una caída de 88% en sus ganancias anuales.
     
    El pesimismo de los inversionistas se extendió a Londres, donde las acciones de las grandes mineras sufrieron fuertes golpes: Anglo American PLC y Glencore PLC cerraron con bajas de 7,2% y 13%, respectivamente.
     
    “Tenemos intensa debilidad en los commodities y los mercados emergentes, además de las preocupaciones generales sobre el crecimiento global”, dice Nick Gartside, director de renta fija de J.P. Morgan Asset Management, que gestiona US$1,8 billones en activos.
     
    Los inversionistas trasladaron sus apuestas a activos relativamente seguros, como la deuda del gobierno estadounidense. El rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años descendió a 1,997%, perforando el piso de 2% por primera vez desde abril. Los rendimientos caen cuando los precios suben.
     
    Las turbulencias en los mercados alimentaron el creciente el escepticismo de los inversionistas de que la Fed suba las tasas de interés de corto plazo en su reunión del próximo mes.
     
    Los futuros de fondos de la Fed, que inversionistas y corredores utilizan para realizar apuestas sobre la política del banco central estadounidense, indicaron el lunes una probabilidad de 28% de un aumento de la tasa de interés de referencia en septiembre, según datos de CME Group. Hace un par de semanas, la probabilidad era de alrededor de 50%.
     
    Un aumento de la tasa de la Fed en septiembre sería “una decisión muy valiente”, afirma Gartside.
     
    Las fuertes caídas en los mercados europeos y japoneses ayudaron a impulsar una ola de ventas del dólar frente a otras monedas importantes, un reflejo del cambio de expectativas sobre el aumento de la tasa de referencia de la Fed.
     
    No obstante, aunque la divisa estadounidense se desplomó frente al yen japonés, el euro y el franco suizo, se apreció frente a las monedas de países productores de materias primas como Australia y Brasil, en medio de otra demoledora ola vendedora de materias primas que llevaron a mínimos a todos los commodities, desde el petróleo al cobre. Además de la caída del crudo, los precios del cobre tocaron su nivel más bajo desde julio de 2009. El aluminio también se estrelló con su mínimo en seis años, mientras que el zinc y plomo tocaron sus mínimos en cinco años.
     
    —Josie Cox, Min Zeng, Ira Iosebashvili, Chao Deng, Anjani Trivedi y Rhiannon Hoyle contribuyeron a este artículo.
     
    Por TOMMY STUBBINGTON
     
    Fuente: WSJournal.com
     
     
  • El optimismo sobre una 'estabilización' de China podría ser prematuro

    Cuando Monte Burnham, presidente de Foundry Manufacturing Solutions, visitó hace poco la provincia china de Tianjin, se llevó una grata sorpresa al encontrar un aire más limpio que durante su estadía anterior.
     
    "Luego me di cuenta que los hornos de fundición no estaban funcionando", recuerda Burnham, en referencia a las gigantescas plantas siderúrgicas de la ciudad, que no hace mucho habían impulsado tasas de crecimiento económico de hasta 16% en Tianjin.
     
    La desaceleración de la actividad siderúrgica en lugares como Tianjin es una causa directa de la caída de 30% en lo que va del año en los precios internacionales del mineral de hierro, un motivo de preocupación para las mineras de países como Australia y Brasil tras un descenso similar en 2013. También sugiere que las empresas multinacionales y otros deberían moderar su entusiasmo respecto a las recientes mejoras de las cifras económicas.
     
    El crecimiento anualizado de China en el segundo trimestre fue de 7,5%, frente a 7,4% en los tres meses previos, lo que lo pone en línea con la meta del gobierno para todo el año. Eso —además de informes como el índice preliminar de gerentes de compra de HSBC del jueves, que superó las previsiones— ha alimentado expectativas de una "estabilización" de China, lo que pondría fin a la preocupante desaceleración del año pasado.
     
    Tal optimismo es prematuro, y no sólo por la perpetua sospecha en torno a la precisión de las estadísticas de China. La economía aún tiene que resolver los millones de metros cuadrados de apartamentos desocupados —como las tristemente célebres "ciudades fantasma" en lugares como Mongolia Interior— y cientos de miles de millones de dólares de capacidad fabril ociosa, gran parte de ella financiada con deuda.
     
    Entonces, ¿cómo ha logrado China una expansión de 7,5% si no está usando sus plantas siderúrgicas y dejando que se acumulen reservas de cobre? Con deuda.
     
    Pese a las instrucciones oficiales a los bancos de que limiten sus préstamos a municipalidades y promotores inmobiliarios endeudados, los créditos crecen el doble de rápido que la economía. Además, esas cifras excluyen el llamado sistema bancario en las sombras, que se estima en más de US$5 billones (millones millones), u 80% del Producto Interno Bruto.

    "Eso no tiene sentido", dice Bill Adams, economista de PNC Financial. "Con el tiempo, las preocupaciones acerca de la sostenibilidad llevarán a las autoridades chinas a ralentizar el crecimiento del crédito o la aversión al riesgo de los inversionistas hará que menos crédito fluya a través de los fideicomisos" que administran los programas de préstamos en las sombras.
     
    Un gran interrogante es qué sucederá a las deudas morosas cuando la maquinaria se detenga. Pese a la retórica sobre la apertura del sistema financiero ante las presiones del mercado, hay una clara reticencia por parte de Beijing a dejar que los bancos sufran pérdidas.
     
    La semana pasada, la constructora Huatong Road & Bridge Co. de alguna forma consiguió los fondos para realizar un pago de bonos que había advertido que no podría hacer. Ahora que se evitó la segunda cesación de pagos de una empresa, los inversionistas podrían, por ahora, despreocuparse de una ola de bancarrotas. No obstante, cualquier estudiante de finanzas sabe que postergar los defaults conduce a mayores problemas en el futuro.
     
    Adams, de PNC, cree que el gobierno encontrará recursos para reestructurar los préstamos morosos de los bancos cuando estos problemas ya no se puedan posponer, aunque esto inevitablemente signifique que la tan promocionada liberalización del sector financiero tenga que esperar. El dolor real se sentirá en términos económicos, en vez de financieros, afirma.
     
    Esencialmente, poner fin al flujo de créditos multiplicará el efecto económico de la decisión de las empresas de limitar su uso de ganancias retenidas para financiar gastos de capital, una categoría de financiamiento de inversiones que es ahora proporcionalmente menos de un cuarto de lo que era en 2010 y 2011. En combinación, esto podría reducir el crecimiento económico de China a 6% para 2016, dice Adams, quien atribuye a estas cifras su reciente conversión de optimista a pesimista.
     
    "Solía ocurrir que los pesimistas sobre China en gran parte citaban anécdotas y los optimistas citaban estadísticas", dice Adams. "Ahora un pesimista no necesita 100 fotos de ciudades fantasma, el panorama que brindan las estadísticas se ha debilitado".
     
     
    Por Michael J. Casey
     
    Fuente: WSJournal.com
  • Vale recibirá financiación por US$2.500 millones del Banco de China

    RIO DE JANEIRO (EFE Dow Jones)--La compañía minera brasileña Vale SA VALE5.BR -1.26%  anunció el jueves que ha firmado un acuerdo de financiación con el Banco de China por US$2.500 millones, con lo que estrecha sus vínculos con la segunda mayor economía del mundo y mayor importador mundial de materias primas.
     
    ValeVale, el mayor producto de mineral de hierro del mundo y un proveedor clave de la enorme industria siderúrgica china, firmó un memorando de entendimiento con el banco estatal chino en una ceremonia en la que estuvo presente la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, y su homólogo chino, Xi Jinping.
     
    La financiación llegaría bajo varios formatos, como préstamos sindicados, créditos bilaterales, créditos a la exportación y financiación del comercio. El acuerdo tendrá una duración de tres años.
     
    "El memorando está diseñado para respaldar el desarrollo del negocio de Vale y fortalecer la relación entre Vale y las empresas chinas", dijo la compañía brasileña. "Las líneas de crédito cubrirían la compra de equipamiento, bienes y servicios en China para los proyectos de Vale en Brasil y en el extranjero, entre otras oportunidades de financiación".
     
    El crecimiento de la economía de China desde comienzos de este siglo ha convertido a este país en el mayor producto de acero del mundo y el principal importador de mineral de hierro. Los precios de esta materia prima, tras mantenerse en torno a US$30 por tonelada durante décadas, comenzaron a subir en los últimos años de la década de 2000, alcanzado un punto álgido de US$150 o más en los últimos años.
     
    Vale ha estado aumentando su exposición a China de forma gradual. En el primer trimestre del año, China representó el 33% de los US$9.680 millones de ingresos operativos de Vale frente al 16% que representó Brasil
Links to Best Bookmaker Bet365 it The UK