log in
  • ¿Tumbar árboles para salvar el mundo?

    Amazonia BrasilCon la tecnología actual, resulta casi imposible impulsar automóviles, camiones, barcos y aviones jet con energía generada del viento o el mar.

    ¿Requiere el combate al cambio climático de la quema de bosques y cosechas del mundo para obtener combustible?
    Ciertamente así parece, a juzgar por los agresivos mandatos que gobiernos a lo largo del mundo han fijado para incorporar la bioenergía a sus combustibles de transportación, con la esperanza de limitar la abrumadora dependencia del mundo a la gasolina y diesel para desplazar personas y bienes.

    Si bien los biocombustibles representan apenas 2.5 por ciento actualmente, la Unión Europea prevé que la energía renovable - en su mayoría biocombustibles - represente 10 por ciento de su combustible para transportación para 2020. En Estados Unidos, el objetivo del biocombustible ronda cerca de 12 por ciento para comienzos de la próxima década. La Agencia Internacional de Energía Atómica imagina el uso de biocombustibles para abastecer casi 27 por ciento de las necesidades de transportación del mundo para mediados del siglo.

    Las razones de ese tipo de ambiciones son claras: Con la tecnología actual, resulta casi imposible impulsar automóviles, camiones, barcos y aviones jet con energía generada del viento o el mar.

    Lo que es más, la bioenergía está siendo llamada para hacer electricidad. En noviembre, funcionarios de la Dependencia de Protección Ambiental de EU (EPA) emitieron un memo de política que fue interpretado ampliamente como si fomentara el cultivo de bosques para producir energía al tratarla como una fuente exenta de carbono.

    Sin embargo, hay un gran problema con esta estrategia. Un economista diría que pasa por alto los “costos de oportunidad” de desplegar vegetación como una fuente de energía. Otros lo llaman doble conteo.

    “Dedicar tierra a la bioenergía siempre tiene un costo porque esa tierra no puede producir plantas para otros fines”, destacó Timothy Searchinger, investigador en Princeton y el Instituto de Recursos Mundiales que fue coautor de un informe reciente, en el cual se pide una reducción de cultivos dedicados a biocombustibles.

    En pocas palabras, dijo Searchinger, la energía de bosques y campos, de hecho, no está exenta de carbono.

    El argumento por un decisivo despliegue de bioenergía da por hecho que es neutral en términos de carbono porque las plantas recuperan CO2 del aire cuando crecen, compensando el carbono emitido por haberlas quemado como combustible. Sin embargo, apartar un campo de maíz o bosque para producir energía requiere que éste no se use para producir comida o, lo que reviste la misma importancia, para almacenar carbono.

    “Quemar biomasa en vez de combustibles fósiles no reduce el carbono emitido por plantas generadoras de electricidad”, escribió un grupo de 78 científicos al comienzo de la semana a Gina McCarthy, la directora de la EPA, advirtiendo en contra de la nueva política para plantas de energía. “La quema de biomasa, como árboles, que de lo contrario seguirían absorbiendo y almacenando carbono, llega a expensas de un menor almacenamiento de carbono”.

    Si los detractores están en lo correcto, la cacería de biomasa en gran escala pudiera modificar vastamente el uso de la tierra del mundo, el abasto de alimento y ecosistemas, al tiempo que haría poco por prevenir el cambio climático.

    Hasta ahora, el argumento por la cautela ha caído en su mayoría en oídos sordos. La razón es que los legisladores ven pocas opciones.
    El año pasado, el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático presentó su evaluación más reciente de la comprensión colectiva de científicos de cómo desacelerar el paso del calentamiento global. Plagada de las incertidumbres usuales de la ciencia, parecía bastante segura de un aspecto: Hacerlo sin biocombustibles sería mucho más difícil.

    Si no hay un gran aumento en las provisiones de bioenergía, informaba el análisis del panel sobre cambio climático, costaría alrededor de dos tercios más, en promedio, prevenir que la temperatura de la tierra suba más de dos grados Celsius por arriba de niveles preindustriales, por lo general considerados el punto crítico para la agitación climática.

    La disponibilidad de biocombustibles marca una diferencia mayor en el precio final, concluyó el panel, que si la generación de electricidad puede ser dirigida exitosamente hacia el sol y el viento. Solamente la tecnología de captura y almacenamiento de carbono reviste mayor importancia.

    En la mayoría de los modelos de cambio climático del panel que llevan las temperaturas de vuelta por debajo del tope de 2 grados para finales del siglo, se asume que los biocombustibles producen alrededor de 250 a 350 exajoules de energía al año.

    Para darle contexto a esto, 300 exajoules equivale a más de la mitad del consumo mundial de energía actualmente. En estos tiempos, el contenido energético de toda la biomasa cosechada para extraer comida, forraje y todo lo demás equivale a alrededor de 220 exajoules.

    La pregunta es: ¿de dónde provendrá la tierra para producir toda esta vegetación adicional?
    Como notaba un compromiso de la Dependencia Ambiental de Europa, a fin de reducir la cantidad de CO2 en el aire, la producción de bioenergía “debe incrementar la cantidad total de crecimiento de plantas, haciendo que más plantas estén disponibles para uso de energía al tiempo que se conserven otros beneficios”.

    André Faaij, experto en sistemas de energía en la Universidad de Gronigen en Países Bajos y autor de muchas evaluaciones importantes empleadas por el panel sobre el potencial de la bioenergía, argumenta que definitivamente es factible.

    El mundo podría alimentar a 35,000 millones de personas (la población actual de la tierra es 7,000 millones), si tan solo la productividad de la agricultura y la ganadería en el mundo en desarrollo fuera llevada hasta estándares de país industrializado, dijo.

    “Mozambique podría alimentar a toda África si solamente aumentara su productividad para que igualara la de Países Bajos”.

    Eso podría liberar mucha tierra. El despliegue de solo 10 por ciento de las 5,000 millones de hectáreas del mundo que se usan para cosechas y pasturas actualmente para el cultivo de biocombustibles pudiera generar de 100 a 150 exajoules para finales del siglo. Se podrían tener otros 60 a 70 a partir de la plantación de biocombustibles en tierra actualmente degradada. El resto pudiera venir de un mejor cultivo de bosques y el uso de desechos orgánicos.

    En un artículo reciente, Faaij y colegas calcularon que sería técnicamente posible obtener alrededor de 100 exajoules para 2050 a partir de lo que llaman “crecimiento forestal excedente”, lo cual se refiere a los fragmentos del bosque que no están protegidos ni son explotados ya por su madera, así como desecho de madera. Este tipo cálculo molesta a Searchinger.

    “El crecimiento forestal excedente”, dijo, ya está retirando CO2 del aire. Cosecharlo para energía no proporcionará beneficio ulterior alguno para el cambio climático. Lo mismo podría decirse de tierra agrícola que está ociosa, donde el bosque normalmente empieza a crecer de nuevo al poco tiempo, capturando carbono del aire.

    Es probable que haya un papel limitado para biocombustibles derivados de productos residuales. Sin embargo, la fuerza irrefrenable de los biocombustibles - la cual ha ayudado a reunir el apoyo de los denominados agronegocios en la batalla en contra del cambio climático - pudiera terminar haciendo más daño que bien.

    Estados Unidos solía depender mucho de la bioenergía para el transporte: hace 100 años, decenas de millones hectáreas fueron dedicadas al cultivo de alimento para animales de manada. Desde esos tiempos, buena parte de esta tierra ha regresado a ser bosque. Talarla de nuevo por combustible no es la mejor idea.



    Fuente: Elespectador.com / Eduardo Porter, NY Times

  • ‘Deben invertir recursos para enfrentar el cambio climático’

    Calentamiento GlobalEn energías alternativas, con los proyectos de generación eólica y solar, las necesidades de capital podrían superar los 11.000 millones de dólares. 
     
    olombia le espera la llegada de grandes inversiones de capital para ponerse ‘a tono’ con las necesidades del cambio climático.
     
    “Sólo en los temas de generación de energías alternativas, como las derivadas del sol (solar) y del viento (eólica), los requerimientos de capital serán de hasta 11.000 millones de dólares”, dijo a Portafolio Liz Bronder, directora de la Corporación Financiera Internacional (IFC) para la América Latina y el Caribe.
     
    Para la ejecutiva de la institución financiera (mano derecha del Banco Mundial), además de la descrita, el país requiere de ‘inversiones climáticas inteligentes’ en casi todos los sectores de la economía, con miras a enfrentar el cambio climático que ya está presentándose en el mundo, en general, y en Colombia, en particular.
     
    ¿Qué busca la IFC con esta iniciativa de impulso contra el cambio climático?
     
    Debemos congregar a los sectores público y privado para enfatizar nuestra prioridad en que se hagan inversiones inteligentes climáticas que jalonen las inversiones privadas en este tipo de proyectos.
     
    ¿Quiénes son los interesados: los gobiernos o el Banco?
     
    Hay un sentido global de prioridad para que nuestro planeta se mantenga sostenible de una manera amigable con el medio ambiente.
     
    Los gobiernos han asumido compromisos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y la polución.
     
    Sin embargo, para lograr estos objetivos se requiere estructurar proyectos y, de paso, financiarlos.
     
    Esas soluciones también están en manos del sector privado, como por ejemplo, la puesta en marcha de proyectos de energías alternativas, diferentes a las hoy establecidas por las hidroeléctricas y las termoeléctricas; también, en nuevas construcciones (tanto obras de infraestructura como soluciones de vivienda) y las reconstrucciones (como los casos de los poblados que han sido afectados por fenómenos naturales).
     
    ¿Ya se sabe qué hacer o se espera que los gobiernos entreguen un inventario de las obras necesarias para enfrentar el cambio climático?
     
    La IFC ya sabe de este tipo de necesidades; por eso trabaja con los sectores público y privado para tratar de mejorar el ambiente y promover este tipo de inversiones.
     
    ¿Han trabajado ya con Colombia?
     
    Sí, por ejemplo en las guías de construcción sostenible para el ahorro de agua y energía en edificaciones, que son el marco de trabajo reglamentario que permite a las compañías privadas hacer sus construcciones de manera más sostenible, cumpliendo con la normatividad.
     
    ¿Con otros sectores, también?
     
    Sí. Con todas las empresas comerciales y otro tipo de sociedades (como universidades) que estén construyendo sus sedes físicas o ampliando sus edificaciones, con el fin de ayudarles en la financiación de las obras, que vayan de la mano con este patrón (las guías de construcción sostenible), cada vez más amigable con el medio ambiente.
     
    ¿En viviendas de interés social?
     
    El Gobierno tiene estimado que en un año construirá 200.000 unidades de vivienda de interés social, y para esto va a implementar los códigos de construcción sostenible, buscando reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.
     
    Por ejemplo, estas viviendas podrían tener paneles solares para el calentamiento de aguas; en fin, se busca eficiencia en los consumos de energía y agua de hasta el 15 por ciento de reducción.
     
    Nosotros creemos que podría llegar al 20 por ciento o, incluso, al 35.
     
    ¿Hay prioridades para nuevas obras: riego, reservorios, represas, viviendas, sistemas de transporte, etcétera?
     
    Algunas de las prioridades actuales están en la generación de energía eólica y solar.
     
    Estamos trabajando con los gobiernos para la estructuración de estos negocios y, de paso también con las compañías privadas para la comercialización de este tipo de energías.
     
    ¿Más sectores?
     
    Sí. Otro foco está en el tratamiento de las aguas de desecho, un tema prioritario para muchos gobiernos locales.
     
    Para irrigación, tratamientos de aguas residuales con el fin de que la oferta hídrica para riego sea más predecible de acuerdo con las épocas del año; es decir, garantizar el abastos del líquido sin importar las condiciones climáticas.
     
    ¿En temas medioambientales?
     
    Como ejemplo, está el programa de descontaminación del río Bogotá, el proyecto Canoas, en la localidad de Soacha.
     
    Por su parte, el Gobierno dará a conocer esta semana su firme intención de participar en el mercado de bonos de emisiones de CO2.
     
    ¿Hay otras prioridades para Colombia?
     
    Lo que hemos visto y estimado son las necesidades de inversiones por 11.000 millones de dólares, por los próximos 15 años, para el desarrollo de proyectos de aprovechamiento de los recursos solares y eólicos.
     
    Vamos a buscar las oportunidades para la financiación de estas obras.
     
     
    Fuente: Portafolio.co
  • Análisis – Cambio Climático, Petróleo Y Carbón

     

    Emisiones Co2La administración Trump en Estados Unidos da claros pasos para impulsar el uso intensivo de petróleo y carbón. El primer paso lo da el presidente al postular y luego el Senado al ratificar el nombramiento de Scott Pruitt como director de la Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA por su sigla en inglés). En años anteriores, Pruitt, como fiscal general de Oklahoma, entabló varias demandas contra la EPA por su intervención para controlar la emisión de gases efecto invernadero.

    Pruitt parece superar en astucia a Trump. En recientes declaraciones a la cadena CNBC, no repitió a Trump afirmando que el cambio climático (CC) sea un cuento chino, pues negarlo es un absurdo. A cambio, y como argumento para validar sus acciones, afirmó que probar la relación entre el CC y la actividad humana es muy complejo. Como director de la EPA, contradijo las afirmaciones de sus antecesores que reconocen la evidencia científica de la acción humana como gestor del CC y dijo: “No estoy de acuerdo en que (la actividad humana) sea un contribuyente primario al calentamiento global que vemos”. Y aseguró que para probar esa relación es necesario continuar su revisión y análisis. Anunció que se debe revertir el Plan de Energía Limpia aprobado por la administración Obama —cuyo propósito es disminuir la quema de carbón y otras fuentes de energía fósil— y cuestionó la tarea asignada a la EPA de regular las emisiones de gases efecto invernadero.

    La semana pasada, la EPA retiró la exigencia a las compañías de petróleo y carbón de reportar sus emisiones de metano y está en vía de disminuir las regulaciones para las emisiones de los vehículos. Simultáneamente, Pruitt manifestó su desacuerdo con la firma por parte de los Estados Unidos del Acuerdo de París, diciendo que mientras Estados Unidos asume desde ya unos costos, China e India solo los asumirán a partir del 2030, lo que no cree que sea una buena aproximación desde el punto de vista americano.

    Las declaraciones de Pruitt ratifican la determinación de Trump de no modificar su matriz de producción de energía eléctrica, suspender los subsidios a la energía sostenible alternativa e impulsar la exploración petrolera, incluido el fracking.

    Con el propósito de disminuir la capacidad de la EPA, se anuncia una reducción de su presupuesto en un 25 %. Esto significa la disminución en un 20 % de su fuerza de trabajo. Habrá menos regulación y menor capacidad de supervisión desde la EPA.

    Todo lo anterior repercutirá de una u otra forma en Colombia. Es necesario que nosotros, como país autónomo, definamos la manera como proyectemos nuestro futuro y el cumplimiento del Acuerdo de París. Independientemente de lo que suceda con Trump y sus propuestas —que por ser tan agresivas ya tienen grandes contradictores, aun al interior de los Estados Unidos—, Colombia debe definir su estrategia, cumplir los compromisos adquiridos y hacer buen uso de nuestra capacidad de negociación, sustentada en la oferta al mundo como regulador climático dado que el 50 % de nuestro territorio está cubierto de bosque.


    Fuente: Elespectador.com /Juan Pablo Ruiz Soto

  • Cambio climático amenaza la seguridad sanitaria del mundo

    Emisiones Co2Enfermedades infecciosas como la malaria, el chikunguña e incluso el ébola y su rápida propagación en los últimos años son un ejemplo más de cómo el cambio climático amenaza a la seguridad sanitaria mundial.

    "El cambio climático afecta las temperaturas y las condiciones climáticas de las regiones por lo que, por ejemplo, en África, los mosquitos pueden propagarse de una región a otra con más facilidad que antes, al igual como ocurre en Latinoamérica", advirtió hoy el director ejecutivo de Consejo de Administración del Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA), Achim Steiner.

    Steiner concedió a Efe una entrevista telefónica desde Nairobi en la víspera de la presentación del quinto informe del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), que se dará a conocer mañana desde Copenhague.

    "En muchas partes del mundo se verá indudablemente el regreso o la llegada de enfermedades que simplemente no se habían reportado antes, debido a las altas temperaturas que se están registrando", advirtió el máximo responsable del PNUMA desde hace ya ocho años.

    En su opinión, ello "añadirá un estrés adicional a la infraestructura sanitaria, el sistema de salud y, en última instancia, a la salud y bienestar de cada una de las poblaciones del planeta".

    Por tal razón, la comunidad científica ambiental está estrechando lazos con los organismos sanitarios a nivel global. "Mi colega Margaret Chan -directora de la Organización Mundial de la Salud (OMS)- organizó hace unos meses una reunión en Ginebra para discutir el cambio climático y la seguridad sanitaria", recordó.

    "Su conclusión fue que el tratado climático que se firme en París también será un acuerdo por la salud global -indicó-, porque claramente hay una conexión muy directa entre los cambios ambientales que surgen del calentamiento global y las grandes amenazas a la salud".

    Otro efecto en la salud del cambio climático es la contaminación: "La emisión de dióxido de carbono y otros contaminantes son causantes ahora de que aproximadamente siete millones de personas mueran prematuramente en el mundo cada año. Esa cifra es mayor que el número de muertes prematuras por VIH/sida y malaria combinadas", indicó.

    "Necesitamos, primeramente, entender científicamente cómo esta relación (entre cambio climático y las enfermedades) ocurre para luego anticipar su impacto y, tercero, ejecutar las políticas necesarias para responder", explicó.

    En su opinión, "hay grandes economías como Brasil que han tomado pasos significativos en atender las principales fuentes de emisión de gases efecto invernadero, en este caso el dióxido de carbono a consecuencia de la deforestación".

    "Brasil ha contribuido enormemente a reducir la tala de árboles, lo que es quizás uno de los pasos más importantes", añadió, al tiempo que valoró también el liderazgo de Nicaragua en "la incorporación de tecnologías de energía renovable para generar electricidad".

    El director ejecutivo de PNUMA -organismo que creó el IPCC junto a la Organización Meteorológica Mundial- valoró que "en Latinoamérica se están originando inversiones significativas para bajar las emisiones y construir infraestructura eficientes, desde Colombia hasta Perú".

    "En general, en 2014 todos los países están ya interesados en actuar ante la amenaza del cambio climático haciendo lo más que pueden, conscientes de los recursos que tienen a su disposición y contando con que haya un acuerdo climático internacional y fondos procedentes de energía verde que los ayuden a adecuarse más rápido y ambiciosamente", dijo.

    En diciembre se celebrará la Cumbre del Cambio Climático de las Naciones Unidas (COP20) en Lima, donde se prevé que se acuerde un borrador que sirva de referencia para la Conferencia Mundial sobre el Cambio Climático que se realizará en 2015 en París.

    "Ahora tenemos la posibilidad de emitir un juicio. Nosotros encaramos un enorme riesgo si no nos movemos ahora para reducir las emisiones de carbono en el futuro porque esperar entre 20 y 50 años podría ser muy tarde para tomar decisiones", dijo Steiner.

    El IPCC publicará mañana su quinto informe, en el que evalúa los impactos, riesgos y opciones de adaptación que afectarán a la economía, sociedades y ecosistemas naturales del planeta.


    Fuente: Elespectador.com / EFE


    {backbutton}

  • China y Estados Unidos ratifican el acuerdo climático global de París para reducir sus emisiones de CO2

    China y Estados Unidos, que juntos son responsables del 40% de las emisiones de carbono del mundo, ratificaron el acuerdo climático global de París.
     
    China y Estados Unidos, que juntos son responsables del 40% de las emisiones de carbono del mundoChina y Estados Unidos, que juntos son responsables del 40% de las emisiones de carbono del mundoEl presidente Barack Obama, que llegó a China para la cumbre del G-20 que se celebra en la ciudad de Hangzhou, dijo: "La historia juzgará como cruciales los esfuerzos que hagamos hoy".
     
    Las emisiones de CO2 son las principales impulsoras del cambio climático.
     
    En un acuerdo histórico alcanzado en diciembre, los países estipularon reducir las emisiones lo suficiente como para que el aumento medio global en temperaturas no sobrepase los 2C.
     
    COP21: aprueban histórico acuerdo contra el cambio climático en la cumbre de París
     
    La Casa Blanca emitió una declaración el sábado anunciando la ratificación de EE.UU.
     
    En un discurso en Hangzhou, Obama declaró que el acuerdo de París era "la mejor oportunidad para enfrentar un problema que puede llegar a transformar este planeta".
    Y elogió a los líderes chinos por su ratificación al tratado: "Estamos logrando un avance significativo del mundo hacia el objetivo que nos hemos trazado".
    Antes de la ratificación de ambos países, las 23 naciones que habían firmado el acuerdo sólo sumaban el 1% de las emisiones globales.
    Histórico
     
    El Acuerdo de París es el primer acuerdo general sobre cambio climático del mundo. Sólo entrará en vigor legalmente después de que sea ratificado por al menos 55 países, que en conjunto producen el 55% de las emisiones globales de carbono.
    Los miembros del Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional china acogieron "la propuesta para revisar y ratificar el Acuerdo de París el sábado " tras una semana de discusión.
     
    Ban Ki-moon, Laurent Fabius y Francois Hollande celebrando la adopciónd el Acuerdo de París.Image copyrightAFP
    Image caption
     
    El Acuerdo de París es considerado uno de los más grandes logros en materia de cambio climático.
     
    Los analistas advierten que el objetivo de mantener el aumento de la temperatura por debajo de 2C ya está en peligro de ser violado.
     
    Las temperaturas medias en todo el mundo probablemente aumenten más en los próximos años, por el efecto de las emisiones de carbono anteriores
    G-20
     
    El domingo comienza la cumbre del G-20 , donde se reúnen los líderes de las 20 potencias más importantes del mundo.
    Barack Obama asiste a la cumbre en su último viaje a Asia como presidente de Estados Unidos. El anuncio de su ratificación del Acuerdo de París fue realizado conjuntamente con el presidente chino, Xi Jinping, en una reunión bilateral.
     
    Acuerdo de París: puntos clave
     
    Mantener el aumento de la temperatura global "muy por debajo" los 2C (36F) y proseguir los esfuerzos para limitar a 1,5C (27F).
    Alcanzar el punto máximo de las emisiones de gases de efecto invernadero tan pronto como sea posible y lograr un equilibrio entre las fuentes y los sumideros de gases de efecto invernadero en la segunda mitad de este siglo.
     
    Revisar el progreso cada cinco años.
     
    US$100.000 millones al año en el financiamiento climático para los países en desarrollo hacia 2020, con el compromiso de financiación adicional en el futuro. Una vez que el acuerdo entre en vigor, los países que lo han ratificado tienen que esperar un mínimo de tres años antes de que que se salgan Tal como asegura el analista de asuntos ambientales de la BBC, Roger Harrabin, la ratificación de ambas naciones "es un gran paso para convertir en realidad en acuerdo de París".
     
    "Otras naciones seguirán rehusándose a ratificarlo, pero esto pondrá presión en los países del G-20 para que durante el fin de semana se apresuren a comprometerse a eliminar gradualmente sus subsidios a los combustibles fósiles".
     
    "Pero incluso si otros gobiernos se comprometen a poner en vigor el acuerdo de París, aún quedan enormes desafíos", asegura el analista.
     
    BBCMundo.com
     
  • Confirmado, el cambio climático ha llegado para no irse jamás

    Cambio Clima"Estos resultados refuerzan lo que los científicos han observado durante: que nuestro planeta se está convirtiendo en un lugar más cálido", dijo la administradora de la NOAA, la agencia meteorológica de Estados Unidos, Kathryn Sullivan.
     
    La gran mayoría de los indicadores de clima mundial -gases de efecto invernadero, nivel del mar, temperatura del planeta, etc.-continúan reflejando las tendencias de un planeta más cálido. Es la conclusión, difundido por la Sociedad Americana de Meteorología.
     
    Científicos del Centro Nacional de Datos Climáticos de la NOAA fueron los editores principales del informe, compilado por 425 científicos de 57 países de todo el mundo. Proporciona una actualización detallada sobre los indicadores globales del clima, los fenómenos meteorológicos notables, y otros datos recogidos por las estaciones de monitoreo ambiental y los instrumentos de aire, la tierra, el mar y el hielo.
     
    "Estos resultados refuerzan lo que los científicos han observado durante: que nuestro planeta se está convirtiendo en un lugar más cálido", dijo la administradora de la NOAA, la agencia meteorológica de Estados Unidos, Kathryn Sullivan.
     
    El informe utiliza docenas de indicadores para rastrear los patrones climáticos, cambios y tendencias del sistema climático global, incluyendo gases de efecto invernadero; temperaturas en toda la atmósfera, el océano y la tierra; cubierta de nubes; el nivel del mar; salinidad de los océanos; extensión del hielo marino; y la cubierta de nieve.
     
    Estos indicadores reflejan a menudo muchos miles de mediciones de múltiples conjuntos de datos independientes. El informe también detalla los casos de eventos regionales inusuales y extremos, tales como e super tifón Haiyan, que devastó partes del sudeste de Asia en noviembre de 2013, .
     
    CONCLUSIONES PRINCIPALES
     
    De acuerdo con el informe, los gases de efecto invernadero continuan subiendo: las concentaciones del dióxido de carbono (CO2), el metano y el óxido nitroso, siguieron aumentando durante el 2013, alcanzando una vez más altos valores históricos. Las concentraciones atmosféricas de CO2 aumentaron en 2,8 ppm en el año 2013, llegando a un promedio global de 395,3 ppm para el año. En el Observatorio de Mauna Loa en Hawai, la concentración diaria de CO2 excedió de 400 ppm el 9 de mayo por primera vez desde que comenzaron las mediciones en el lugar en 1958. Este hito sigue a los sitios de observación en el Ártico, que observaron este umbral de CO2 de 400 ppm en los primavera 2012.

    Las tendencias de temperatura cálida se mantienen cerca de la superficie de la Tierra: Cuatro grandes conjuntos de datos independientes muestran que 2013 fue uno de los años más cálidos registrados, situándose entre el segundo y el sexto en función del conjunto de datos utilizados. En el Hemisferio Sur, Australia observó su año más cálido de la historia, mientras que Argentina tuvo su segundo año más caluroso y Nueva Zelanda el tercero más cálido.
     
    Las temperaturas de la superficie del mar se incrementaron: Cuatro conjuntos de datos independientes indican que el promedio mundial de temperatura superficial del mar para el año 2013 fue uno de los 10 más cálidos registrado. El Pacífico Norte registro récord de calor.
     
    El nivel del mar continúa aumentando: el nivel medio mundial del mar siguió aumentando durante 2013, con un ritmo de tendencia de 3,2 +/- 0,4 mm por año en las últimas dos décadas.
     
    El Ártico continúa sigue calentándose; la extensión del hielo marino se mantuvo baja: El Ártico observó su séptimo año más cálido desde que comenzaron los registros en el siglo 20. Temperaturas máximas récord se midieron a una profundidad de 20 metros en las estaciones de permafrost en Alaska. La extensión del hielo marino del Ártico fue la sexto más baja desde que las observaciones por satélite comenzaron en 1979. Los siete menores extensiones de hielo del mar en el expediente se han producido en los últimos siete años.
     
    Por contra, la extensión del hielo marino antártico alcanza récord por segundo año consecutivo, con 7,56 millones de kilómetros cuadrados el 1 de octubre. Esto es un 0,7 por ciento más que el récord anterior de 7.510.000 kilómetros cuadrados que se produjo en 2012 y el 8,6 por ciento más alto que el mínimo histórico de máxima extensión de hielo del mar de 6,96 millones de kilómetros cuadrados que se produjo en 1986. Cerca del final del año, el Polo Sur tuvo su más alta temperatura anual desde que comenzaron los registros en 1957.
     
    El número de ciclones tropicales durante 2013 fue ligeramente superior a la media, con un total de 94 tormentas, en comparación con el promedio 1981-2010 de 89.
     
    ep
     
    Fuente: ecoticias.com
  • El alto precio de la ropa 'low cost', la moda que incomoda al planeta

    Foto de Portada del site truecostmovieFoto de Portada del site truecostmovieLa moda sí incomoda. Y mucho. Eso descubrió el documentalista Andrew Morgan una mañana en la que hojeaba The New York Times. La foto de la portada llamó su atención: dos niños de Bangladés que caminaban frente a un muro gigante cubierto de mensajes de reclamo por personas desaparecidas. El 24 de abril del 2013, el edificio de ocho pisos Rana Plaza, en las afueras de Daca, la capital, se derrumbó sobre los empleados de la fábrica textil que alojaba y que producía prendas para una treintena de marcas occidentales. Murieron alrededor de 1.100 personas y más de 2.000 resultaron heridas.
     
    Desde ese momento, Morgan empezó a preguntarse de dónde venía su ropa y a interesarse por los perjuicios sociales, económicos, ambientales y psicológicos que provoca la moda, una industria que cada año genera más de 2,5 billones de dólares en utilidades. Su preocupación por el fenómeno conocido como 'fast fashion' quedó plasmada en el documental The True Cost (el verdadero costo), presentado a finales del mes pasado en el Festival de Cannes.
     
    “Hoy estamos maquilando más ropa, consumiendo más, usando más recursos y pagando menos que en cualquier otra época. Al mismo tiempo, hay unos estragos ambientales insostenibles y un récord de accidentes laborales en factorías”, resume el director. De hecho, aunque la de Rana Plaza ha sido la más grave, no es una tragedia aislada. Los peores tres desastres de la industria de la moda sucedieron en el mismo año, y sus víctimas mortales superaron las 1.500. Paradójicamente, el año siguiente (2014) fue el más beneficioso de la historia para este sector. (Lea también: 'Si Europa acepta modelos 'curvies', Colombia también puede hacerlo')
     
    En los 60, Estados Unidos producía el 95 por ciento de la ropa que consumía. Hoy, según las cifras reveladas en The True Cost, el 97 por ciento se encarga a países en desarrollo, como Bangladés, Camboya, Vietnam y Brasil.
     
    Ninguna industria depende más de la mano de obra que la moda. Uno de cada seis trabajadores está relacionado de alguna manera con este sector, y se calcula que en el mundo hay unos 40 millones de obreros del textil, de los cuales el 85 por ciento son mujeres. Buena parte de estas personas son menores de edad, cobran 2 dólares al día, trabajan en condiciones peligrosas, son oprimidos, golpeados o hasta lisiados.
     
    “La conversación sobre este tema ha sido largamente aplazada, pero por los testimonios que recogí me he dado cuenta de que cada vez hay más gente incómoda con un sistema que hace más ricos a los ricos y más pobres a los pobres. Lo que se necesita hoy es un debate real sobre las alternativas, porque el sistema es contra natura y el planeta está pagando el precio”, opina el documentalista.
     
    Una de esas personas que han tomado conciencia de la precariedad laboral y la inequidad ligadas a la moda de rápido consumo es la productora Livia Firth, esposa del actor británico Colin Firth –ganador del Óscar por El discurso del rey–, a quien conoció en Cartagena. (Además: 'Si la moda no es para todo el mundo, no vale la pena que exista')
     
    “Cuando fui a Bangladés visité una fábrica textil y quedé en shock, porque las mujeres que confeccionaban mi ropa hacían 100 prendas por hora en un espacio con barrotes en las ventanas, de modo que no podían abandonar el edificio. La gente es explotada para producir ropa barata para nosotros. Es la esclavitud de la era moderna”, sintetiza la italiana (su apellido de soltera es Giuggioli), quien, como Lucy Siegle, columnista semanal de The Observer y experta en consumo responsable, ha respaldado el documental 'The True Cost implicándose en su producción ejecutiva.
     
    Livia, radicada en Londres, lanzó Eco-Age, una empresa que fomenta la moda sostenible. Hace dos años acuñó el sello Green Carpet Collection Brand Mark, que garantiza que las firmas que lo ostentan trabajan de manera responsable. Victoria Beckham, Stella McCartney, Erdem Moralioglu, Christopher Bailey, Chopard y Narciso Rodríguez, entre otros, ya cuentan con la certificación.
     
    El segundo más contaminante
     
    La supervisión que ejerce Eco-Age no se limita al aspecto social y se extiende al ambiental. No en vano la primera empresa en merecer su aval fue Gucci, con una colección de carteras de cuero producido en fincas del Amazonas en las que no se deforesta.
     
    Según las pesquisas de 'The True Cost', la moda es la segunda industria más contaminante del mundo, por detrás de la del petróleo. A su aporte al efecto invernadero, el empleo de millones de litros de agua para teñir las prendas y las cantidades ingentes de basura derivada de su desecho se suma el uso de químicos y semillas transgénicas en el cultivo de algodón. (Especial multimedia: Sueños de talla grande)
     
    “Pasamos de una filosofía de pocos insumos, que implica una cantidad limitada de control de malezas y, por tanto, el empleo de más mano de obra en el campo, a un uso superior al 90 por ciento de semillas modificadas genéticamente y a la aplicación creciente de herbicidas, incluida la fumigación aérea de millones de acres”, lamenta Larhea Pepper, una texana que en su lucha por el algodón orgánico se ha enfrentado a la multinacional Monsanto y que da su testimonio en el documental. Cuando a su marido le diagnosticaron un tumor cerebral, que Pepper asocia a su infancia en una granja con uso intensivo de químicos, ambos se fijaron como un imperativo la transición a la agricultura orgánica.
     
    En el 2002, la activista fundó la ONG internacional Textile Exchange, que promueve las prácticas sostenibles. Desde entonces, el mercado de algodón orgánico creció de 240 millones a 6.800 millones de dólares anuales.
     
    “La producción de algodón convencional tiene una gran cantidad de costos ocultos, como la contaminación del agua, los impactos negativos sobre la biodiversidad, los daños a otros cultivos no modificados genéticamente y la pérdida de empleos, así como las repercusiones sobre la sanidad y el bienestar de las personas que viven en las comunidades agrícolas”, resume Pepper.
     
    Las prácticas 'low cost' del textil también van ligadas a un mal psicológico que marca a la sociedad contemporánea: el consumismo. En las últimas dos décadas, la compra de ropa en Estados Unidos se multiplicó por seis. Hasta hace unos años, la moda se limitaba a dos temporadas, primavera-verano y otoño-invierno, pero ahora hay más, como la ‘crucero’, que busca llenar los supuestos entretiempos. “Esta dinámica conduce a mucha gente a sentirse continuamente descontenta y esa frustración es buena para el negocio. Pero al final del día tenemos que preguntarnos si vale la pena llenar un vacío psicológico yendo de compras”, subraya Morgan.
     
    “En América hemos evolucionado hacia un sistema político, social y económico en el que se privilegian los valores materialistas. La forma de capitalismo que perseguimos es altamente competitiva y se centra en maximizar el crecimiento económico y el nivel de ganancias de las corporaciones. Para que este sistema funcione, se necesitan ciudadanos, empresarios y funcionarios abocados al consumo y las largas jornadas de trabajo”, sostiene Tim Kasser, profesor de psicología en el Knox College, de Illinois. (Además: Los transexuales llegan a las pasarelas del mundo)
     
    El especialista, que analiza en el documental los objetivos y valores de las sociedades materialistas, lleva dos décadas estudiando este tema. Su primera conclusión es que las personas que más se preocupan por consumir tienen un menor bienestar: “Aquellos que se rigen por el dinero, la imagen y el estatus, objetivos que espolea el capitalismo, experimentan una menor felicidad y satisfacción vital, más depresión y ansiedad y un surtido de otros males personales”.
     
    Así mismo, son menos sociables. “Los propósitos materialistas se asocian con conductas menos empáticas y cooperativas, y más manipuladoras y competitivas”, comenta Kasser. Y la tercera conclusión a la que llegó es que los valores materiales están ligados a la despreocupación por la sostenibilidad ecológica, “de modo que este estilo de vida tiende a tener un efecto dañino sobre el planeta”.
     
    ¿Cómo cambiar esta realidad? “Hemos de imbuir nuestra vida y nuestras elecciones financieras de valores intrínsecos, que reemplacen a los materialistas –plantea el psicólogo–. Y, como sociedad, debemos desarrollar nuevos modelos de negocio (como cooperativas o corporaciones de beneficencia) y políticas gubernamentales; por ejemplo, implementar indicadores de progreso nacional alternativos al PIB”. (Lea también: La moda sostenible y étnica de Colombia se presenta en Madrid)
     
    El director de 'The True Cost' lo secunda: “En las últimas dos décadas cedimos el control global a corporaciones multinacionales, y ahora vivimos las consecuencias. Las cosas no van a cambiar porque sus accionistas se despierten un día con la idea de hacer algo diferente, sino por la presión diaria de la gente. No podemos mirar hacia otro lado. Este documental ha sido un proyecto revelador y desgarrador, una experiencia que me ha mostrado que cada uno de nosotros, con sus decisiones, demuestra el tipo de mundo que quiere”.
     
    Begoña Donat
     
    Para EL TIEMPO
  • Grandes empresas y promesas ambientales

    Las grandes empresas se han unido a los estados-nación en una de las conferencias mundiales más grandes del medio ambiente para prometer que cumplirán con el objetivo Acandimundial de proteger el 17% del suelo mundial y el 10% 
     
    de los océanos para 2020
     
    Los representantes de más de 100 compañías, entre ellas Shell, BHP Billiton y BP, fueron algunos de los 6.000 delegados del Congreso Mundial de Parques de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN, 
     
    por sus siglas en inglés), un foro mundial que se realiza una vez cada década para revisar la condición y la administración de las áreas protegidas del mundo.
     
    Escucharon cómo la destrucción del hábitat había llevado a la extinción de la tijereta más grande del mundo y la de un molusco de Malasia, cuya desaparición amenaza la supervivencia del atún de aleta azul del Pacífico y el pez 
     
    globo chino. La caza de animales en África amenaza la prosperidad de algunos países donde el cambio climático se considera el reto más grande a la biodiversidad.
     
    El que tantas compañías estén involucradas en la reunión de Sídney genera un agudo contraste con la última conferencia IUCN en Durban, en 2003, donde sólo estuvieron presentes unas pocas. “Se ha producido un enorme cambio 
     
    cultural”, dijo Anthony Hodge, presidente del Consejo Internacional de Minería y Metales (CIMM). “Hace diez años las compañías no estaban muy motivadas para venir a la conferencia, pero ahora hay un diálogo abierto y mucho 
     
    más constructivo”.
     
    El CIMM representa 21 de las compañías más grandes de minería en el mundo, que han hecho el compromiso de no minar en las áreas protegidas por el patrimonio nacional. Dice que se están dando cuenta de que colaborar con 
     
    las comunidades es clave para el éxito de un proyecto y llamaron la atención sobre el hecho de que tres proyectos en América Latina, que representan de US$15.000 millones a US$20.000 millones, entre ellos uno de la minera 
     
    Barrick Gold Corporation, están detenidos por desacuerdos locales.
     
    La presentación de Google incluyó una brillante cantidad de pequeños puntos rojos que llenaban los océanos del mundo. La compañía de tecnología se ha asociado con las compañías sin ánimo de lucro Sky Truth y Oceana para 
     
    construir una herramienta de búsqueda satelital que monitoree la pesca ilegal. Entretanto, Yemen LNG recibió elogios cuando reportó que gastó US$45 millones construyendo “cortinas” para proteger los corales y creando una 
     
    reserva marina.
     
    “Nuestro principal motor es proteger el medio ambiente y cumplir con nuestra propia declaración”, dijo Bill Banner, gerente de seguridad, salud y medio ambiente de Yemen LNG. “No obstante, las compañías también deben 
     
    considerar su reputación corporativa en temas como la biodiversidad”.
     
     
    Fuente: Elespectador.com
     
    {backbutton}
     
  • Grupo Energía de Bogotá protege el patrimonio arqueológico en Perú

    El programa busca promover acciones  orientadas a la protección de los monumentos arqueológicos prehispánicos,El programa busca promover acciones orientadas a la protección de los monumentos arqueológicos prehispánicos,Cálidda, empresa de la cual el Grupo Energía de Bogotá, tiene un 60% de participación, es la primera empresa privada en hacer parte del programa “Lima, la  ciudad de las huacas” del Ministerio de Cultura de Perú. El programa busca promover acciones orientadas a la protección de los monumentos arqueológicos prehispánicos, que encierran cientos de años de historia.
     
    En este proceso Cálidda colaborará con la puesta en marcha de la Huaca Mangomarca, en San Juan de Lurigancho y en la construcción de un centro cultural, que se convertirán en importantes atractivos turísticos y culturales de Lima.
     
    Este programa busca involucrar a los gobiernos locales, la empresa privada y a la sociedad civil; para desarrollar iniciativas con las cuales se recupere la identidad cultural de la mano del desarrollo de la infraestructura necesaria de las ciudades. Además, de coordinar actividades en conjunto que promueven el desarrollo sostenible.
     
    Para el Grupo Energía de Bogotá, participar y apoyar estas iniciativas hace parte de su compromiso con la excelencia integral en desarrollo sostenible.
     
    Cálidda hace parte de las compañías que el Grupo Energía de Bogotá ha enmarcado dentro de la estrategia de Soluciones Energéticas Urbanas, enfocada en desarrollar y operar la infraestructura necesaria para atender la demanda de energía eléctrica y gas natural de las grandes ciudades, con alto consumo energético.
     
    En la actualidad, Cálidda tiene la concesión por 33 años para diseñar, construir y operar el sistema de distribución de gas natural en el departamento de Lima y la Provincia Constitucional del Callao en Perú, modelo de servicio público pionero en Perú, contribuyendo así a la mejora en la calidad de vida de la población y a la preservación del medio ambiente. Cálidda lleva gas a natural a más de 2 millones de peruanos, 524 grandes industrias y 225.000 vehículos convertidos a gas natural.
     
    Acerca del Grupo Energía Bogotá
     
    El Grupo Energía de Bogotá (GEB), encabezado por la Empresa Energía de Bogotá, es una sociedad por acciones, listada en la Bolsa de Valores de Colombia, que tiene por objeto principal la generación, transmisión, distribución y comercialización de energía, gas y líquidos combustibles en todas sus formas.
     
    En la actualidad, el Grupo Energía de Bogotá es la principal multilatina de energía eléctrica y gas natural de la región, con presencia en Colombia, Perú, Guatemala y Brasil. Actúa como un “conector estratégico”, enfocado en tres Grupos de Negocios:
     
    Soluciones Energéticas Urbanas, busca desarrollar y operar la infraestructura necesaria para atender la demanda de energía eléctrica y gas natural de las grandes ciudades;
     
    - Interconexión para el Desarrollo de Mercados, negocio encargado de conectar las fuentes de generación energética con los mega-centros de consumo y los grandes
    usuarios; y
     
    - Generación de Baja Emisión que busca nuevas oportunidades en energías renovables en países donde se esté dando la transición de la matriz energética a esta fuente de
    generación sostenible y de baja emisión.
     
    En el 2025 el Grupo Energía de Bogotá será la compañía no minera de mayores utilidades del mercado colombiano, y sus compañías generarán ingresos superiores a los 35 Billones de COP provenientes de sus operaciones en múltiples países de Latinoamérica. Consolidándose como la  más valiosa en el Mercado Integrado Latinoamericano (MILA).
     
  • Los biocombustibles se perfilan como el negocio del futuro

    BiocombustiblesBogotá - El mercado de biocombustibles sigue cogiendo fuerza en el país, no solo porque mueve cerca de $1,75 billones al año, sino porque es un nicho que genera empleo, cuenta con terreno fértil de producción y se ha beneficiado gracias a medidas gubernamentales.

    Hay dos leyes que están en vigencia y que se encargan de regir este mercado. La primera de ellas es la Ley 693 de 2001, que ordena que la gasolina que se utilice en el país, en los centros urbanos de más de 500.000 habitantes, debe contener elementos oxigenados como alcoholes carburantes, y cumplir aspectos de calidad y cantidad estipulados por el Ministerio de Minas y Energía. La segunda es la Ley 939 de 2004, que estimula la producción y comercialización de biocombustibles de origen vegetal o animal para uso en motores diésel, entre otras disposiciones.

    En la actualidad, de 100% de la gasolina, 8% debe ser obligatoriamente mezclado con algún líquido oxigenador. El etanol es uno de ellos, y se produce a base de caña de azúcar. El otro es el biodiésel, que se hace contando con elementos propio de la palma de aceite.

    “El mercado de biocombustibles ha tenido un comportamiento favorable. Todo lo que se produce se consume. No hay variaciones negativas de las que preocuparnos. Adicional a eso, este negocio ya cuenta con el reconocimiento del Gobierno Nacional, lo que ha hecho que siga cogiendo fuerza”, comentó Jorge Bendeck, presidente de la Federación Nacional de Biocombustibles de Colombia (Fedebiocombustibles).

    Etanol

    En el primer semestre del año se produjeron 194.185 millones de litros de etanol, 6,4% más que en el mismo periodo de 2013, cuando se registraron cerca de 181.740 millones. El mes en el que más se produjo, en lo que va corrido del año, fue agosto: se alcanzó la cifra de 36,5 millones.

    Por el lado de las ventas, la situación también es favorable. En los seis primeros meses del año se vendieron 198.892 millones de litros de este líquido, 2,6% más que en el último año, cuando se llegó a la cifra de 193.706 millones.

    Si se evalúa la producción de caña molida, las cifras también son positivas. En 2012 se produjeron 20,82 millones de toneladas, según cifras de Fedebiocombustibles, y en 2013, esta cifra aumentó a 21,56 millones.

    La producción de azúcar también creció, pasando de 2,07 millones de toneladas en 2012 a 2,12 millones el año pasado. Además, las ventas de etanol, que pasaron de 368,44 millones de litros vendidos, a 393,78  millones en 2013.  

    Marvin Mendoza, coordinador económico de la Asociación de Cultivadores de Caña de Azúcar de Colombia (Asocaña), comentó que el país es por excelencia productor de sacarosa. “Con el programa de bioetanol del Gobierno, que busca disminuir los gases efecto invernadero y la no dependencia de los combustibles fósiles, los ingenios han empezado a destinar, parte de la producción que se utilizaba para exportar, a la elaboración de etanol. Y además de eso, estas firmas también utilizan el bagazo de la caña para producir energía eléctrica, que les sirve para su propio consumo y para vender a la red eléctrica”.

    Las plantas productoras de etanol que están en funcionamiento suman, en conjunto, 130.000 hectáreas de área sembrada, y producen más de 43.000 toneladas de molienda de caña al día. Para el caso del etanol, se producen diariamente más de 1,1 millones de litros, de acuerdo a información de Fedebiocombustibles.

    A este mercado de biocombustibles se le suma el esfuerzo de compañías del sector de minas y energía, como Ecopetrol, que actualmente se encuentra desarrollando combustibles a partir de residuos agroindustriales. La petrolera realiza este proyecto en las instalaciones del Laboratorio Nacional de Energías Renovables (Nrel) en Denver, Estados Unidos, entidad perteneciente al departamento de energía del gobierno de ese país. El resultado de ese trabajo investigativo será que, en este mes, la empresa abrirá los primeros 9.000 litros de etanol de segunda generación producidos con biomasa colombiana, cuya calidad es igual a la del bioetanol.

    Biodiesel

    En el país hay nueve plantas productoras de biodiesel: Biocombustibles del Caribe, Oleoflores, Romil de La Costa, Biodiésel de La Costa, Odín Energy, BioD, Ecodiesel de Colombia, Aceites Manuelita y Biocastilla. En conjunto suman más de 500.000 toneladas de ese material al año. En promedio se producen y se venden 40.000 toneladas de biodiésel anuales. En lo que va corrido del año, el mejor mes de producción fue marzo, con 46.674 toneladas.

    Los principales departamentos donde se realiza el biodiésel son Meta, Casanare, Cesar, Magdalena y Santander. En el país se cultivan cerca de 470.000 hectáreas de palma de aceite. De ese total, 65% está en producción y 35% en desarrollo.

    El aceite de palma que no se destina a la fabricación de biodiésel va para la industria y para fines alimenticios. Alrededor de 70.000 toneladas se van al año para el exterior: Estados Unidos y el Caribe son los principales mercados. Cada año se involucran cerca de 30.000 hectáreas de palma de aceite.  

    Las amenazas que tiene el mercado local

    Según el presidente de Fedebiocombustibles, aunque este mercado atraviesa por un buen momento, presenta tres inconvenientes principales: la competencia con las importaciones, la caída de los precios de la gasolina y del acpm y la difícil tarea de sacar los materiales de las fábricas por el mal estado de las vías.  

    “Los biocombustibles aportan al desarrollo agroindustrial”

    BioD es una compañía colombiana de producción de biodiésel, que está constituida por 13 firmas de cultivadores de palma de aceite. En 2008 iniciaron la construcción de una planta de producción en el municipio de Facatativá, en la vereda Mancilla, y desde 2009 empezaron a realizar envíos de mercancía.  En entrevista con LR, Tito Salcedo, gerente de la empresa, comentó que le apuestan al negocio de los biocombustibles porque de esa forma construyen tejido social. La organización también prevé cercanas a los $322.000 millones, al finalizar este año.  

    ¿Por qué apostarle al negocio de los biocombustibles?

    Porque aportan directamente al desarrollo agroindustrial de nuestro país, construyendo tejido social alrededor de las plantaciones y llevando desarrollo y estabilidad a  regiones apartadas. Contribuyen a mitigar la acumulación  de  gases de efecto invernadero al reducir en su ciclo de vida hasta 84% la producción de dióxido de carbono, principal causante de los cambios extremos en el clima e incremento de la temperatura del planeta con sus graves efectos. Adicionalmente, contribuyen a diversificar la canasta energética del país.

    ¿Cuáles son las líneas de negocio de la empresa?

    En BioD  refinamos el aceite crudo de palma para luego transformarlo  en biodiésel,  de este proceso sale un subproducto que es la glicerina. Ese es nuestro negocio.

    ¿Por qué es rentable trabajar con biocombustibles?

    El negocio del biodiésel tiene tres pilares: el ambiental, el social y el económico. Ningún combustible alternativo hoy compite en precio con los combustibles fósiles,  y es el caso del biodiésel, su precio es mayor que el del diésel pero no son comparables.  Como comentaba anteriormente el biodiésel de palma Colombiano reduce 84% de gases de efecto invernadero y con inversiones adicionales que esta haciendo el sector se puede llegar hasta 100%. Es un producto que no incrementa los gases de efecto invernadero y sus efectos.

    ¿Cómo está el mercado exportador de lo que produce la empresa?

    Con relación al biodiésel de palma, la totalidad de nuestra producción anual, se coloca totalmente en el mercado nacional; zonas centro y suroccidente. Con nuestra producción aportamos  para mantener la mezcla del biodiésel  en 8% en la zona centro y 10% en el resto del país.

    Debo decirle que competir en el mercado internacional no es fácil, si tenemos en cuenta las distorsiones que generan aranceles a la exportación de aceites crudos en países que son grandes productores como Argentina e Indonesia y  generan ventas de biodiésel a menores precios. En cuanto a la glicerina, alrededor de 8.000 toneladas de glicerina cruda se han destinado para los mercados nacionales especialmente para el sector ganadero, siendo un 75% aproximadamente de nuestra producción. 25% se ha exportado, sin embargo tenemos el firme propósito de que 100% de éste producto retorne al campo como contribución a un sector que está demandando apoyo para una producción más eficiente y rentable.  

    ¿Cuánto suman las ventas proyectadas de la empresa?

    En 2.014 esperamos cerrar con  $322.000 millones en ventas.

    Las Opiniones:
    Jorge Bendeck
    Presidente de Fedebiocombustibles
    “El mercado tiene  un buen comportamiento. lo que se produce, se consume”.

    Marvin Mendoza
    Coordinador Económico Asocaña  
    “Los ingenios destinan parte de su producción a la elaboración de etanol”.  


    Fuente: Larepublica.co / María Camila Suárez Peña

    {backbutton}
     

  • Ministros piden actuar urgentemente para frenar cambio climático en el Ártico

    El deshielo en el Ártico causado por el cambio climático alterará los patrones meteorológicos en latitudes medias del hemisferio norte.El deshielo en el Ártico causado por el cambio climático alterará los patrones meteorológicos en latitudes medias del hemisferio norte.Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) reconocieron este lunes la necesidad de "una acción global urgente" para reducir y prevenir "los riesgos significativos causados por el cambio climático y otros impactos medioambientales en la región ártica".
     
    En unas conclusiones, el Consejo de Exteriores pidió a los Estados miembros y al conjunto de la Unión "asegurar soluciones ambiciosas y coherentes con impactos locales y globales" que estén enmarcadas en los puntos recogidos en el Acuerdo de París sobre cambio climático.
     
    El Consejo debatió una futura política integrada para el Ártico, con el objetivo de dar una respuesta coherente a los retos medioambientales, económicos y sociales de la región, sobre la base de un documento que la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, y la Comisión Europea (CE) presentaron el pasado abril.
     
    Los ministros recomendaron a la CE "explorar formas en las que la UE pueda contribuir al desarrollo sostenible de la industria en la región y de infraestructuras resistentes al clima", como tecnologías de bajas emisiones de carbono, de carácter innovador o de telecomunicaciones en el Ártico.
     
    También invitaron a la CE a fortalecer a las pymes y al turismo sostenible en el Ártico para "contribuir al desarrollo socioeconómico y a la resistencia de las comunidades locales y de la región en su conjunto".
     
    En este sentido, instaron a la Unión a "seguir trabajando con los pueblos indígenas y las comunidades locales para asegurar que sus puntos de vista y sus derechos se respeten y se promuevan en las políticas comunitarias que afectan al Ártico".
     
    El Consejo de Exteriores enfatizó también la importancia de un Ártico "seguro, sostenible y próspero" e indicó que la UE "tiene un fuerte interés en construir y desarrollar su compromiso" con la región.
     
    Por otro lado, valoró positivamente la participación del bloque comunitario en las negociaciones para evitar las pesca no reglamentada en el Océano Ártico central.
     
    En esta línea, apreció los esfuerzos de la Comisión "para fortalecer sinergias entre los distintos instrumentos de financiación con el objetivo de mejorar el desarrollo regional sostenible en el Ártico".
     
    Los titulares de Exteriores invitaron a la CE "a trabajar a todos los niveles para lograr sinergias entre los programas de financiación de la UE, y entre los programas de vigilancia e investigación nacionales e internacionales".
     
    La región ártica, en la que habitan casi 4 millones de personas, abarca partes de Rusia, Estados Unidos (Alaska), Canadá, Groenlandia, Islandia, la región de Laponia en Suecia, Noruega y Finlandia, y las noruegas islas Svalbard, así como el océano Ártico.
     
    Greenpeace alerta de que el deshielo en el Ártico causado por el cambio climático alterará los patrones meteorológicos en latitudes medias del hemisferio norte y se manifestará en cambios notables en la trayectoria de las tormentas y en el flujo del aire del hemisferio.
     
    Según la organización, esto puede derivar en que las tormentas perduren más de lo normal y en que los veranos sean secos y calientes en algunas zonas y más húmedos en otras.
     
     
    EFE- WSJournal.com
  • Obama anunció inédito plan de lucha contra el cambio climático

    Emision Co2 2011El presidente Barack Obama reveló ayer un ambicioso plan de lucha contra el cambio climático para limitar las emisiones de las centrales eléctricas de Estados Unidos, cuando faltan seis meses para la conferencia internacional sobre el clima en París.
     
    La Casa Blanca divulgó la última versión de su plan de energía limpia (America’s Clean Power Plan), una serie de reglamentaciones ambientales destinadas a limitar por primera vez las emisiones de carbono de las centrales eléctricas estadounidenses para 2030, en un 32% con respecto a los niveles de 2005.
     
    Al delinear de qué maneras el cambio climático es una amenaza para la economía, la salud, el bienestar y la seguridad de Estados Unidos, Obama señaló en un video emitido el domingo que “el cambio climático ya no es un problema de las siguientes generaciones. Ya no”.
     
    “Las plantas de energía son la única y más dañina fuente de contaminación de carbono que contribuye al cambio climático”, agregó el mandatario, quien hizo de la batalla contra el calentamiento global una de sus principales promesas de campaña en 2008.
     
    “Por el bien de nuestros hijos, por la salud y la seguridad de todos los estadounidenses”, se lanzó el histórico plan.
     
    Fuente: Vanguardia.com / AFP
  • ONU premia soluciones climáticas en América Latina, África e India

    CLIMA MUNDO(EFE Verde) Un proyecto para el financiamiento climático en América latina, unas casas sostenibles y una solución de alerta temprana de tsunamis en India, han sido reconocidos por la ONU con el premio “Actividades Faro 2014″, que se presentarán a primeros de diciembre en Lima (Perú) en Conferencia de Cambio Climático COP20.
     
    Según anunció en Bonn Naciones Unidas entre los doce proyectos distinguidos en 2014 como buenos ejemplos de soluciones climáticas, está el programa regional “EcoMicro“, que facilita recursos para la acción climática, en el que colaboran Bolivia, Colombia, República Dominicana, El Salvador, Jamaica, México, Nicaragua, Paraguay y Perú.
     
    También resultaron distinguidos el Plan Nacional de Reasentamiento uruguayo, cuya función es reubicar a familias como forma de adaptación al cambio climático; y el Programa Zúrich de resistencia y adaptación ante inundaciones, una iniciativa de asesoramiento en la que participan Indonesia, México, Nepal y Perú.
     
    En India se han premiado los proyectos Bhungroo, de almacenamiento de agua de lluvia para la agricultura; otro de sistema de Alerta temprana de tsunamis y el Resolve:Trash2Cash, de empoderamiento de las comunidades para afrontar el cambio climático. Junto con Malasia se premia el SmartSense, para reducir el consumo de energía en tiempo real.
     
    La ONU ha reconocido en Vietnam el de construcción de Casas resistentes a las tormentas, y el de Tejados de Tierra en el Sahel, desarrollado en Benin, Burkina Faso, Ghana, Mali, Senegal para mejorar la calidad de vida con la construcción de viviendas adaptadas al clima.
     
    En Indonesia se ha destacado el “Ibu Inspirase” para empoderar a mujeres en empleos sostenibles y energías limpias; otro sobre la reducción de factura energética mediante un financiamiento innovador en África, Asía-Pacífico y Europa Occidental.
     
    La iniciativa Impulso para el Cambio ha premiado igualmente la actividad Grupo Compañía de Energía Solar para empoderar a las mujeres y liderazgo en energía solar desarrollada en Tailandia.
     
    En el comunicado informativo, Christiana Figueres, secretaria ejecutiva de la Convención Marco sobre Cambio Climático de la ONU (CMNUCC) ha dicho que estas actividades ayudan a las comunidades, ciudades, empresas, gobiernos e instituciones a avanzar hacia un futuro bajo en carbono.
     
    A su juicio, las actividades Faro 2014 muestran que no sólo se pueden lograr cambios gracias a la acción climática, sino que esto ya está ocurriendo, inyectando confianza en el movimiento global para lograr un nuevo acuerdo climático universal en París en 2015.
     
    Además, Teresa Ribera, presidenta del panel consultivo de la iniciativa Impulso para el Cambio, ha indicado que las doce iniciativas escogidas sobresalieron como verdaderos ejemplos de inspiración de una acción climática transformadora que cuestiona formas convencionales de desarrollo.
  • Opinión: Cambio climático y ¿el final de la era del petróleo?

    Además de las grandes presiones macro-económicas y políticas, las empresas se encuentran obligadas a proveer respuestas convincentes y estratégicas a acuerdos universales en materia social, y medio ambiental.
     
    El Nio“La edad de piedra no se acabó porque se acabaron las piedras en el mundo, y la edad del petróleo no se va a acabar por se nos acabará el petróleo” dijo a The Economist en Junio de 1999, Don Huberts, el entonces director de la división de hidrógeno de Shell (The Economist, 1999).
     
    Desde la década de los cincuenta (1950s) a raíz de accidentes ambientales (el derrame de mercurio por Chisso Corporation en Japón en 1950s; los escándalos en 1962 por el uso de DDT y pesticidas; el derrame de petróleo de la Union Oil en California en 1969; el derrame de petróleo del Amoco Cádiz en la costa norte Francesa en 1978; el desastre de gas en Bhopal en India en 1984;  la explosión del reactor nuclear en Chernóbil en 1986;  el derrame Exxon Valdez en 1989 en Alaska; el derrame en el golfo de México de la British Petroleum en el 2010, etc.), comenzaron a desatarse movilizaciones internacionales y debates públicos sobre los efectos negativos de la producción internacional en el medio ambiente. 
     
    La industria petrolera mundial ha sido dominada por pocas empresas, debido entre otros aspectos a la coordinación (vertical y horizontal) que se requiere para sus operaciones.  En recuentos de la evolución histórica de la industria petrolera en relación al cambio climático por parte de los investigadores David L. Levy (University of Massachusettes), y Ans Kolk (University of Amsterdam), se puede resaltar que en el primer choque del petróleo en 1973 (y subsecuente crisis del petróleo en 1979), la industria comenzó a experimentar ciclos de volatilidad/consolidación en el precio; razón por la cual a comienzos de la década de los ochenta, varias empresas petroleras comenzaron a diversificar sus operaciones e inversiones (a carbón, otros minerales, energías renovables, e incluso generación de energía eléctrica). A finales de los ochenta, Estados Unidos detuvo los subsidios para la producción de energía renovable, haciendo que las empresas regresaran a inversiones en petróleo, gas e industrias químicas, y se concentraran en eficiencia operacional (reducción de costos de operación), en lugar de expansión, con lo cual las divisiones gerenciales al interior de estas empresas pasaron de estar geográficamente clasificadas a estar asociadas a productos.  Luego, el colapso de los precios del petróleo de 1998, promovió una intensa oleada de fusiones y adquisiciones, ya que en su momento se identificó que solo mediante economías de escala se podría sobrevivir y ser competitivo en esta industria (explicando con esto el periodo de alta internacionalización del sector).
     
    Desde los noventa, se ha observado que las empresas multinacionales petroleras reaccionaron de diferentes maneras a los intentos internacionales de controlar las emisiones de gases de efecto invernadero. Algunas empresas han asumido la gravedad del asunto de manera proactiva, mientras otras han evadido las evidencias de la ciencia, y han mostrado resistencia a las demandas de la sociedad civil respecto al cambio climático. Por un lado, las empresas europeas (como British Petroleum y Shell) asumieron tempranamente las evidencias científicas de los efectos nocivos de la industria, acatando las recomendaciones dadas por el Protocolo de Kioto en 1997, y anunciaron en su momento inversiones sustanciales en energías renovables. Estas empresas, no solo avanzaron en energías renovables, sino que lograron avances significativos en cuanto a relacionamiento público, y en diálogos con partes interesadas. En contraste, las empresas estadounidenses (como Chevron y Exxon) retaron políticamente las evidencias científicas dadas en su momento, e hicieron costosas acciones de presión mediante lobby en contra de las iniciativas (tanto de mercado como políticas) propuestas por la comunidad internacional y organismos multilaterales para el control de emisiones.
     
    En Diciembre 2015, 195 naciones, en el marco de la conferencia de las partes (COP21) en Paris acordaron enfatizar la urgencia de hacer frente al cambio climático,  reducir las emisiones globales de gases de efecto invernadero para el año 2020, y un compromiso de “mantener el aumento de la temperatura media mundial agregadas para poder mantener el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de 2 ºC con respecto a los niveles preindustriales, y de seguir esforzándose por limitar el aumento de la temperatura a 1,5 ºC” (Convención Marco sobre el Cambio Climático, 2015, pág. 2). Sin embargo, eventos clave como la década del desarrollo (1960s), las Conferencias de Naciones Unidas sobre el medio ambiente y el desarrollo humano o Cumbres de la Tierra (Estocolmo UNCHE, 1972; Río de Janeiro UNCED, 1992; Johannesburgo WSSD en 2002, y Río+20 en 2012), y la reciente COP21 aunque han influenciado los discursos de las empresas multinacionales, no necesariamente se ha conseguido implementación de acciones radicales, ni se han conseguido los impactos requeridos para reversar al menos de manera parcial los efectos, ¿fue el COP21 el comienzo de la era que le pone fin a la era del petróleo?
     
     
    por MARIA ALEJANDRA GONZALEZ-PEREZ 
     
     
    Dinero.com
  • Pacific Rubiales conectado con el día de la eficiencia energética

    Eficiencia EnergetcCerca de seis mil lámparas y un número similar de aparatos electrónicos, fueron apagados este jueves 5 de marzo, Día Mundial de la Eficiencia Energética, en las oficinas principales de Pacific.  “Este es un acto simbólico que de todas maneras tiene un impacto importante en el consumo de energía, con el cual queremos llamar la atención de nuestros colaboradores sobre la necesidad de adoptar cada vez más, hábitos responsables con el medio ambiente. Es una muestra de nuestro compromiso en ese sentido”, señaló Federico Restrepo Vicepresidnte de Asuntos Corporativos y Sostenibilidad de Pacific.
     
    El directivo señaló que también en los campos de Meta, Casanare y Sucre, se llevaron a cabo actividades de este tipo, coherentes con la política de HSEQ de la compañía. “Sin embargo queremos destacar hoy que nuestro compromiso con la eficiencia energética va más allá de temas coyunturales. Muestra de ello son proyectos como la certificación en ISO 50001 para el proceso de reinyección de agua y la Petroeléctrica de los Llanos”, puntualizó.
     
    Pacific es la primera compañía del sector hidrocarburos certificada en ISO 50001 en Latinoamérica, precisamente por la optimización en el uso de energía en el proceso de reinyección del agua de producción. “La Petroeléctrica, por su parte, contribuye a la disminución sustancial de combustible en los procesos de producción que al ser reemplazado en buena medida, por energía eléctrica, permite dejar de emitir aproximadamente 240 mil toneladas anuales de CO2, a la atmósfera”, informó Restrepo Solano.

    Durante veinte minutos, mil cuatrocientos colaboradores apagaron la iluminación de las oficinas en un acto símbólico para crear conciencia sobre el cuidado del medio ambiente.
    El “apagón” incluyó también la desconexión de aparatos electrónicos en los puestos de trabajo.
    Estas acciones se suman a grandes procesos, de carácter permanente, que adelanta Pacific en el marco de su política de sostenibilidad.

  • Razones de calentamiento climático pueden estar en hielo antiguo

    Glaciar ChEl calentamiento del planeta está demostrado por los intervalos más prolongados entre las eras del hielo.

    Los ciclos de las eras de hielo cambiaron hace un millón de años.

    Podría ser una de las claves para resolver un misterio relacionado con el clima mundial: un trozo de hielo tan antiguo que se formó cuando las edades del hielo eran más frecuentes, hace un millón de años. Puede llegar, incluso, a dar a los científicos una idea de lo que está ocurriendo ahora que el planeta se calienta. Pero primero tienen que encontrarlo.

    No será tan fácil como tomar un martillo y quitar algunas astillas de un bloque. Primero necesitan un núcleo de hielo que les permita ver los cambios en la atmósfera a lo largo del tiempo. Los núcleos tienen de 4 a 5 pulgadas (10 a 13 centímetros) de diámetro y se extienden casi 2 millas (3 kilómetros) cuando todas las piezas están dispuestas extremo contra extremo, dijo Ed Brook, profesor de ciencias terrestres, oceánicas y atmosféricas en la Oregon State University en Corvallis. Y los más antiguos recuperados hasta el momento tienen 800.000 años de antigüedad.

    Los científicos necesitan núcleos aún más antiguos porque los ciclos de las eras de hielo cambiaron hace un millón de años. O sea que “queremos realmente hielo que tenga 1,5 millones de años”, dijo Brook por teléfono desde Tasmania. “Un millón no será suficiente para nuestro objetivo”.

    La búsqueda de núcleos más viejos fue un tema candente en esta isla australiana la semana pasada cuando más de 200 científicos y expertos en perforación de 22 países se reunieron en Hobart para la segunda conferencia abierta de las Asociaciones Internacionales en Ciencias de Núcleos del Hielo. Esto se debe a que el hielo contiene pistas acerca de cómo cambió el clima en la Tierra.

    El calentamiento del planeta está demostrado por los intervalos más prolongados entre las eras del hielo. Con anterioridad a un millón de años atrás, los ciclos se producían aproximadamente cada 40.000 años; desde entonces, se alargaron hasta unos 100.000 años.

    “Por qué cambiaron los ciclos es una pregunta fundamental”, dijo Brook.

    Existen muchas teorías –podría haber incluso una correlación con la órbita de la Tierra –pero ninguna teoría se impone, dijo. Entender el ciclo de 40.000 años es más fácil porque coincide con el giro del planeta sobre su eje.

    El hielo más antiguo del mundo está en la Antártida, y los sondeos con radar han dado a los científicos una buena idea de dónde buscarlo, de manera que no tendrán que dar vueltas adivinando dónde perforar. Las placas de hielo en el continente migran, han soltado meteoritos y existen algunos lugares donde el hielo sobre la superficie tiene 1 millón de años, dijo Brook. No obstante, el hielo superficial no es suficiente porque carece del contexto de un núcleo sólido.

    Una de las cosas que analizarán los científicos en el hielo más antiguo es el nivel de dióxido de carbono en la atmósfera hace 1,5 millones de años y cómo cambió con el tiempo dado que la cantidad sigue la temperatura de la Tierra, dijo Brook. Habiendo más, el planeta está más caliente; cuando hay menos, se enfría. El nivel de gas medido en febrero en la estación de investigación Mauna Loa en Hawái fue 404 partes por millón, un aumento de 3,76 respecto del mismo período un año antes, según el Earth System Research Laboratory.

    Los científicos no programaron una misión para encontrar el hielo antiguo, pero en Tasmania discutieron cómo podría realizarse una búsqueda, así como también nuevos tipos de perforaciones que se están desarrollando en Francia y el Reino Unido, dijo Brook. Una vez que se inicie el trabajo, concluirlo podría llevar cuatro o cinco años, en parte porque puede realizarse sólo durante el verano de diciembre-febrero en el Polo Sur.

    Los núcleos también se dan en secciones de 10 a 13 pies de largo y lleva mucho tiempo levantarlos y hacer bajar nuevamente el taladro. “Hay que atravesar muchísimo hielo”, dijo.

    Fuente: Bloomberg News

  • Sector petrolífero europeo tomó la decisión de salvar el clima

    Varios ejecutivos de petroleras comenzaron a hablar sobre los precios del carbono.
     
    Plataforma ShellPlataforma ShellLos responsables de algunas de las empresas de energía más grandes de Europa decidieron pensar en un giro histórico de 180°. Era hora de prestar atención a los manifestantes que marchaban bajo la nieve frente a la conferencia de su sector exigiendo actuar para contrarrestar el calentamiento global.
     
    Para cuando la charla de la convención se transformó en acción, Royal Dutch Shell Plc, BP Plc, Total SA, Eni SpA, Statoil ASA y BG Plc, publicaron una carta abierta sin precedente sobre el cambio climático. Rompiendo con sus competidores estadounidenses más grandes, anunciaron su apoyo a las iniciativas de poner un costo a la contaminación, reconociendo que estaban del lado equivocado de la historia.
     
    “Cambiaron masivamente la postura retórica”, dice Charlie Kronick, asesor sénior sobre clima de Greenpeace en Londres. “Saben que si no están sentados a la mesa, podrían terminar siendo el almuerzo”.
     
    Obviamente, hacer el bien también significa que les vaya bien a los patrocinadores de una de las industrias más contaminantes del mundo. Los signatarios de la carta también son grandes productores de gas natural y la transformación los ayudará a promocionar al combustible como una alternativa más limpia al carbón. Shell comenzó a producir más gas que petróleo en 2013 y Total al año siguiente.
     
    Si la estrategia tiene éxito, los perdedores serían empresas mineras como Glencore Plc y Anglo American Plc y países ricos en petróleo como Australia, Indonesia y Colombia.
     
    La marcha hacia el iluminismo climático había comenzado unos meses antes.
     
    La rama de inversiones de la Iglesia de Inglaterra, que tiene activos por casi US$10.000 millones, anunció en diciembre que este año presentaría resoluciones de los accionistas sobre el cambio climático en las asambleas generales anuales de varios gigantes petrolíferos. Las compañías sabían que deberían responder en tanto la iglesia reunía el apoyo de otros inversores institucionales.
     
    Respuesta de Davos
     
    La respuesta comenzó a tomar forma en enero en Davos durante el Foro Económico Mundial. Allí, bajo el paraguas de un grupo conocido como la Oil Gas Climate Initiative, varios ejecutivos comenzaron a hablar sobre los precios del carbono durante una cena a puertas cerradas. Sin embargo, la amplia base de miembros del grupo, que incluye a empresas como la estatal Saudi Arabian Oil Co. y Petróleos Mexicanos, frenó el avance, según personas que participaron en las conversaciones.
     
    Las firmas europeas decidieron avanzar con una cohorte más reducida que incluyera a sus homólogas estadounidenses. La tarea era difícil: Exxon Mobil Corp. y Chevron Corp. se han opuesto a fijar precios al carbono sin exenciones fiscales para compensarlos, diciendo que elevaría el costo de la energía. No obstante, Exxon utiliza internamente un precio del carbono en “las sombras” para decidir qué proyectos llevar adelante, posiblemente una admisión tácita de que se avecinan los precios del carbono.
     
    Luego tuvo lugar la división durante el Foro de Energía de Oslo en febrero, lo más granado del sector del petróleo y el gas globales, en el idílico hotel Scandic Holmenkollen Park, rodeado por colinas cubiertas de nieve y una pista de esquí centenaria que albergó los Juegos Olímpicos de Invierno en 1952. Los activistas congregados en la entrada dijeron que la nieve sería “algo que sólo se ve en los libros de historia” si las emisiones relacionadas con el petróleo no disminuían, según un panfleto subido online.
     
    Por: Bloomberg News -ElEspectador.com
Links to Best Bookmaker Bet365 it The UK