log in
  • En China, los commodities son el nuevo casino

    Durante décadas, el precio del mineral de hierro se estableció en conversaciones secretas entre las grandes mineras y las principales siderúrgicas del mundo.
     
    Aceria PrAhora, la fuerza dominante es un desconocido mercado de materias primas del noreste de China, un claro ejemplo de cómo el poder de fijación de precios de todo tipo de materias primas, del acero al cobre, se desplaza hacia Oriente.
     
    El cambio ha sido impulsado por los inversionistas chinos que han vertido miles de millones de dólares en futuros de mineral de hierro transados en la Bolsa de Materias Primas de Dalian. Sus apuestas, que evocan el frenesí del año pasado por las acciones chinas, han generado un volumen en dólares tan grande como el de los futuros del oro en Nueva York, según Citigroup Inc. También han creado algo que nunca antes había existido en el selecto mercado del mineral de hierro: cotizaciones visibles y en tiempo real.
     
    La fiebre de transacciones en mercados nuevos como el de Dalian va más allá del mineral de hierro y se propaga en las transacciones de futuro en casi todo de trigo a algodón pasando por huevos y asfalto.
     
    Al igual que con los metales industriales, los analistas reconocen que la mayor parte del interés procede de inversionistas especulativos que se han quedado fuera de las bolsas de valores chinas por regulaciones estrictas sobre corretaje.
     
    ENLARGE
    “Los especuladores chinos no querían meterse en el mercado de valores con todas sus vueltas, así que se volcaron a los mercados de commodities y parece que lo han hecho en forma masiva”, dijo Michael Coleman, director gerente de RCMA Asset Management Pte.
     
    Algunos mercados han subido las comisiones en días recientes para atemperar a los operadores, pero esta no es la primera vez que el ascenso de las transacciones especulativas despierta preocupaciones en China. En la última década, varios mercados de commodities han surgido en el país, para ofrecer a los inversionistas la oportunidad de negociar en alimentos, incluyendo kiwi producido en Sichuan, dátiles de Xinjiang y hongos de Hubei.
     
    Entre los atractivos de estos mercados es que los inversionistas pueden transar vía Internet en la mayoría de los futuros, a la vez que cierran sus operaciones con efectivo. Los contratos están en general diseñados para que sean asequibles al capital pequeño, con inversiones mínimas tan bajas como 200 yuanes (US$30) por lote de mercadería. El corretaje es con frecuencia volátil, y el uso de información privilegiada es corriente, dicen los analistas.
     
    En casos como el del hierro, los precios se están disparando a pesar del exceso de mineral previsto para 2016: los futuros en Dalian han subido alrededor de 46% desde comienzos de año. La cotización del hierro físico aumentó 52%, para alcanzar el 21 de abril un máximo de 15 meses, US$68,70 por tonelada. El viernes pasado, el producto físico se cotizaba a US$65,20 por tonelada y el contrato más activo cerró en 462 yuanes (US$70,36) la tonelada.
     
    Además del mineral básico, las operaciones de futuros para las varillas utilizadas en la construcción en hormigón se dispararon en la Bolsa de Futuros de Shanghai, convirtiéndose en el tercer contrato más negociado del mundo por volumen de dólares después de los futuros del petróleo de referencia de Nueva York y Londres. El cobre que cotiza en Shanghai también se ha ubicado entre los 10 contratos más negociados del mundo. Los inversionistas utilizan este metal como una forma de apostar al crecimiento de China.
     
    Dalian también es escenario de alzas similares en los mercados de productos agrícolas como el maíz y los huevos. El volumen de los contratos de futuros de maíz, por ejemplo, se multiplicó por nueve en abril respecto a igual mes del año previo para ascender a US$30.000 millones, según datos de la bolsa de Dalian, a pesar de que los precios cayeron 10%. El incremento de los futuros de huevos no ha sido tan pronunciado: los volúmenes de abril avanzaron 19% interanual, aunque los contratos que cambiaron de manos en abril representan 128.900 millones de huevos.
     
    El alza de los precios del hierro ha provocado preocupación entre los reguladores chinos y los productores de mineral de hierro, quienes temen que la fiebre especulativa cree una burbuja y condiciones volátiles que dificulten las coberturas. De todos modos, la magnitud del mercado de futuros está resultando difícil de pasar por alto.
     
    “Los volúmenes que se negocian son tan altos que inundan el mercado físico y van a ser una gran influencia de ahora en adelante”, dijo Nev Power, presidente ejecutivo del australiano Fortescue Metals Group Ltd., el cuarto exportador mundial de mineral de hierro. “El aspecto negativo es la volatilidad que hemos visto: se vuelve muy difícil predecir el precio de aquí en adelante”.
     
    En abril se comercializaron en Dalian alrededor de US$330.000 millones en futuros de mineral de hierro, más del doble que el volumen mensual en febrero y aproximadamente cuatro veces el total mundial del comercio de mineral de hierro físico en un año.
     
    El alza de los precios del hierro ha influido en el aumento de los precios del acero en todo el mundo. En EE.UU., el índice de referencia de bobinas laminadas en caliente acumula un incremento de 37% este año, a US$520 la tonelada.
     
    En un intento por enfriar las transacciones en los últimos días, el mercado de Dalian ha elevado el margen, o depósito de garantía, que los inversionistas deben colocar para hacer sus operaciones.
     
    “Todo este crecimiento plantea múltiples peligros para la estabilidad global de los precios de las materias primas, teniendo en cuenta que los regímenes chinos son menos regulados y, por lo tanto, ofrecen menos protecciones a los inversionistas, quizás los más especulativos del mundo”, dijeron recientemente analistas de Citigroup.
     
    El mineral de hierro fue durante mucho tiempo un desierto para los inversionistas. El mercado estaba dominado por un puñado de productores como BHP Billiton y Rio Tinto, que hasta 2010 vendían el hierro directamente a las fundiciones de acero en contratos a un año. Los precios se acordaban en negociaciones anuales a puertas cerradas que fijaban las pautas para el resto del mercado.
     
    Cuando el apetito de China aumentó y las siderúrgicas necesitaron más hierro que lo que los mayores productores podían proporcionar, el sistema colapsó. Las empresas comenzaron a recopilar los precios al contado a partir de las encuestas de cargas físicas que se negociaban en todo el mundo. Con el tiempo se formó un mercado de futuros de mineral de hierro.
     
    Los futuros de mineral de hierro se han transado en Singapur desde 2009, donde los volúmenes han aumentado recientemente, pero palidecen frente a los de Dalian.
     
    La fiebre en los mercados de productos básicos de China se está perfilando como una reedición del frenesí de 2015 que envió por las nubes a las bolsas de Shanghai y Shenzhen.
     
    Linda Tao, una operadora de Shanghai, ha pasado a invertir en los mercados de commodities en desmedro de las acciones y futuros de índices bursátiles. Su firma de private equity, que gestiona más de 2.000 millones de yuanes (US$309 millones), empezó a negociar mineral de hierro a fines del año pasado.
     
    “Ciertamente es muy angustiante ver los mercados en la tarde, ya que no sabemos con seguridad cuándo habrá un giro grande”, dijo Tao, que en estos días se turna con sus colegas para monitorear las transacciones de mineral de hierro hasta altas horas de la madrugada. El mercado está cerrado a los inversionistas extranjeros.
     
    Algunos se sienten atraídos por el costo relativamente bajo de las operaciones de futuros de commodities. Los corredores exigen un depósito inicial de menos del 10% del valor de los futuros que quieren transar, comparado con el 50% del que se requiere para futuros basados en índices bursátiles.
     
    China es el principal consumidor mundial de cobre y aluminio y compra más de dos tercios del mineral de hierro físico transado en el mundo, por lo que las señales que envía sobre la demanda son seguidas de cerca.
     
    Las violentas alzas ocasionales en el precio del hierro este año ponen de manifiesto la creciente influencia de los contratos de futuros de Dalian. El 7 de marzo, el precio físico del mineral de hierro se disparó 20%, su mayor movimiento en un día, de acuerdo con el proveedor de datos Steel Index. Esto se produjo después de un aumento en la mañana en Dalian, donde una enorme ola compradora hizo que los precios subieran 4,9%, el límite diario de operaciones en ese momento.
     
    Los observadores del mercado señalan que una de las razones por las que los futuros de mineral de hierro de China han cobrado una mayor importancia es que los operadores del mercado físico pueden verlos en tiempo real, a diferencia de lo que ocurre con el precio del mineral de hierro físico, que se publica sólo una vez al día, aproximadamente a las 6:30 de la tarde de China, en base a un promedio de las operaciones físicas.
     
    “Una de las principales razones de su influencia es que es muy visible en una base de alta frecuencia”, dijo Ivan Szpakowski, que gestiona Academia Capital, un fondo de cobertura con sede en Carolina del Norte.
     
    Mientras que la oferta y la demanda en el mercado anual de mineral de hierro transportado por vía marítima —unos 1.400 millones de toneladas— se mantuvieron más o menos en equilibrio el año pasado, Morgan Stanley estima que este año habrá una sobreoferta de aproximadamente 60 millones de toneladas y de hasta 90 millones de toneladas en 2017, ya que las empresas mineras siguen produciendo a toda máquina.
     
    Power, el presidente ejecutivo de Fortescue, no está convencido de que los precios del hierro se mantengan en los niveles actuales por mucho tiempo. “En gran medida son una función de la negociación en los mercados de futuros,” manifestó. “Pero estamos disfrutando el precio mientras podamos”.
     
    —Yifan Xie, en Shanghai y John W. Miller, en Pittsburgh, contribuyeron a este artículo.
     
    Por Rhiannon Hoyle en Sídney, y Lucy Craymer y Shen Hong, en Hong Kong
     
    WSJournal.com
     
  • ¿Es la actual crisis de las materias primas similar a la ocurrida en 2008?

    Coal 2014 1Desde mediados del año 2010 los precios de las diferentes materias primas en general han presentado un descenso gradual en sus cotizaciones en las principales bolsas del mundo. Durante comienzos del siglo XXI, lo que se conoció como el “super-ciclo” de los commodities fue la base para mantener el desarrollo en América Latina.
     
    Sin embargo, es importante precisar que en los últimos 10 años se han presenciado dos grandes crisis en los precios de las materias primas a nivel global. El índice de commodities calculado por Bloomberg, que pondera las principales materias primas de acuerdo a sus ventas y su producción, permite identificar la profundidad y la extensión de dichas coyunturas.
     
     
    Durante agosto del 2008 en pleno auge de los mercados financieros globales y justo antes de la quiebra de Lehman Brothers y la posterior crisis financiera global, el índice alcanzaba máximo histórico en medio del descontrol de la especulación financiera y el impresionante ritmo de crecimiento chino el cual llevaba siendo en promedio superior al 10% durante los últimos años. 
     
    Sin embargo, en los meses siguientes con el enfriamiento de la economía global, el índice empezaría una caída libre que lo ubicó rápidamente en un nivel similar al observado en la crisis actual. En tan solo 6 meses el índice retrocedió 131 puntos al pasar de 235 a tan solo 104 para finales de 2008. No obstante, desde este nivel y jalonado por el crecimiento de las economías asiáticas y el aumento en la demanda de materias primas, especialmente por parte de China e India el indicador logró una recuperación que terminó hacia finales del 2010.
     
    Desde entonces hemos experimentado la caída del índice desde su máximo de 175 en 2010 hasta lo que recientemente logró ser el mínimo de los últimos 10 años al ubicarse en 91. Una caída gradual y no tan estrepitosa como la que se evidenció en el 2008. Esta reducción gradual ha sido consecuencia principalmente de la desaceleración de la economía china, además del enfriamiento de la zona Euro y de Japón.
     
    Ahora bien, ¿Qué tan diferente fueron las dos caídas en la cotización de las materias primas? Es indudable que la primera de ellas fue mucho más agresiva que la segunda ya que ocurrió en un espacio de tiempo de tan solo seis meses. Sin embargo, la última caída es un fenómeno que presenta la misma tendencia a la baja desde los últimos cinco años por lo cual parece que obedece a causas estructurales y de acuerdo a los expertos parece indicar el verdadero final del “super-ciclo de los commodities”. 
     
    A su vez, el nivel que se ha alcanzador recientemente es inferior al que se llegó en 2008. En contraste, el desplome del 2008 si bien fue consecuencia de la crisis financiera global, pareció obedecer más al pánico generalizado que a las fluctuaciones de oferta y demanda de los bienes primarios en aquel periodo. 
     
     
    Fuente: Dinero.com
  • ¿Qué hay detrás del desplome de la demanda de materias primas de China?

    El desplome de la demanda de materias pimas de China, es catalogado como el estallido de la burbuja de los precios de estas, pero además representa un redireccionamiento de demanda hacia bienes de consumo más que bienes de industrialización masiva, que usualmente experimentan países que se enriquecen.El desplome de la demanda de materias pimas de China, es catalogado como el estallido de la burbuja de los precios de estas, pero además representa un redireccionamiento de demanda hacia bienes de consumo más que bienes de industrialización masiva, que usualmente experimentan países que se enriquecen.Los países emergentes que concentran su economía en la comercialización de materias primas en el mercado mundial están atravesando una época de vacas flacas por el desplome de la demanda de China entre otras variables, sin embargo, Goldman Sachs vislumbra un cambio estructural en la demanda de materias primas en China.
     
     
    De acuerdo con el portal en línea de negocios, Business Insider, el desplome de los precios de las materias primas está enviando señales a través del mundo, especialmente a los mercados emergentes. 
     
    Los países en las que la economía está en función de la extracción de recursos y las exportaciones de los productos básicos se han topado con “un muro de ladrillo” durante este año, luego del derrumbe de las materias primas fundamentales para el funcionamiento de la industria tales como el petróleo, gas, carbón, oro, plata, cobre entre otros. 
     
    Por lo anterior, la estabilidad macroeconómica de estos países se está viendo en juego sobre todo para las economías relativamente menos diversificadas en su base exportadora y por ende, dependientes de la comercialización de productos básicos. 
     
    De acuerdo al análisis de Business Insider de la coyuntura económica, el mundo ha observado una fuerte pérdida de valor con respecto al dólar estadounidense desde Asia hasta Occidente sobre todo en mercados emergentes exportadores de materias primas, entre ellos Rusia, Brasil, Colombia, México, Nigeria e Irak, entre muchos otros; monedas que ya se encontraban bajo presión antes de la devaluación de China que puso de relieve la debilidad de los mercados emergentes. 
     
    El boom de las materias primas 
     
    Sin embargo, los precios de las materias primas estaban en un auge, que según Business Insider había comenzado hace más de una década cuando el crecimiento de China y por lo tanto de su demanda de commodities para la industria, impulsó la inversión en la producción de productos básicos y en la planificación de proyectos de extracción de recursos en todo el mundo. 
     
    Durante los últimos 10 años  “se capitalizó más de US$745.000 millones en inversión para petróleo, gas y proyectos mineros, mientras que la cifra alcanzó su punto máximo entre 2008 y 2009 cuando los proyectos relacionados con petróleo y minería representaron ente el 10 y 12% de la inversión extranjera directa total en el mundo”. 
     
    Sin embargo, hoy la historia es diferente, pues los incentivos que tuvieron los inversionistas en la extracción de materias primas dado el auge del gigante de Asia y los altos precios de estas en el mercado internacional, ahora no son suficientes con el estallido de “la burbuja de los precios de los commodities”. 
     
    Al parecer la demanda de commodities para la industria podría atravesar un giro sustancial en el mundo pues la demanda de materias primas del gigante asiático se está redireccionando hacia las materias primas de consumo, de acuerdo con Goldman Sachs. 
     
    Cambio estructural en la demanda de materias primas en China
     
    Goldman Sachs, asegura que la demanda de materias primas por parte de mercados emergentes, entre ellos, el mercado de China, han impulsado la subida de precios de las materias primas en la última década, como lo afirma también Business Insider, conduciendo a la sobreoferta que los mercados internacionales experimentan actualmente, en donde los precios han estado buscando un “nuevo equilibrio más bajo”. 
     
    De acuerdo al análisis de Goldman Sachs, la economía china está experimentado un rebalanceo en el mercado de commodities pues está creciendo la demanda de materias primas como la energía y metales basados en el consumo como el aluminio y se está reduciendo la demanda de commodities como cemento, acero y mineral de hierro, los cuales son necesarios para la industrialización masiva, mientras que la demanda de materias primas destinadas al consumo como gasolina y café están creciendo. 
     
    De acuerdo con Goldman Sachs, lo anterior representa un reequilibrio en la demanda de materias primas, anteriormente observado en países que comienzan a volverse más ricos. 
     
    Goldman Sachs argumenta que China se encuentra en un nivel de ingresos medio alto, con un PIB per cápita de US$7.600, y a su vez el trabajo previo realizado por economistas asociados a Goldman Sachs “Global Economics Paper 220: What the World Wants”, sugiere que con un PIB per cápita entre US$5.000 y US$12.000, las economías entran en su última etapa del crecimiento de la demanda de materias primas de “necesidad básica” como el trigo, mientas que la demanda por carne, energía entre otros, empieza a aumentar en la medida en que crecen los ingresos de la población. 
     
    Pese a que es un cambio estructural de la demanda lento, con el tiempo, el consumo se traslada a bienes de lujo, viajes y otros servicios. 
     
    El estudio de Goldman Sachs concluye que el pico del crecimiento de la demanda de metales industriales y otros commodities utilizados para “el gasto del capital en China terminó al tiempo que el periodo de crecimiento económico a partir de la inversión y las exportaciones,” dándole paso al crecimiento económico a través del consumo. 
     
    Por otro lado, Business Insider asegura que Beijing está tratando de que la economía gire lejos en torno a la inversión y de la industria impulsada por las exportaciones y más bien que ésta sea impulsada por el consumo y los servicios. “Así es como el país dejará de estar atrapado en la trampa de ingresos medios; que es lo que los políticos esperan”.
     
    Fuente: dinero.com
     
  • China sigue siendo la máquina más grande jalonada por carbón

    El carbón forma parte de la agenda de sostenibilidad en el largo plazo dado el efecto invernadero que genera la combustión del carbón para la generación de energía.
     
    Carbon PaleandoDe acuerdo al World Economic Forum (WEF), el mundo se alista a las conversaciones sobre el cambio climático en París a finales de este año para lograr trascender a las fuentes de energía renovables, siendo este un punto focal para reducir las emisiones de gases que provocan el efecto invernadero.  Sin embargo de acuerdo al WEF, falta camino por recorrer pues en el 2012, el 40,4% de toda la generación de energía, provenía del carbón. 
     
    Sobre los datos de la Agencia Internacional de Energía (AIE) con datos a partir de 2012, el mayor productor de electricidad a partir del carbón es el gigante asiático. Evidentemente los países más grandes serán los que más produzcan electricidad, sin embargo, dentro de los 5 países que más producen electricidad a partir del carbón, se encuentran tanto países en desarrollo, como países emergentes. 
     
     
     
    Carbon
    De acuerdo con el World Economic Forum, en la lucha para limitar el calentamiento global, ningún país es más importante que China pues es altamente dependiente  del carbón, que es responsable del 30% de las emisiones mundiales de dióxido de carbono. 
     
    A su vez, China acoge el 16% de la población mundial, sin embargo, representa más de la mitad del consumo de carbón, siendo China el mayor consumidor e importador de carbón del mundo. 
     
    El World Economic Forum sugiere que China podría perseguir un solo objetivo que debe ser reducir su dependencia de la energía del carbón, no obstante, el porcentaje de electricidad generada por carbón en China fue del 72,5% en 2014. El Instituto para la Economía Energética y Análisis Financiero, estima que el porcentaje en el 2020 será del 60%.
     
    En la medida en que el consumo de carbón empiece a desacelerarse, el sector de energías renovables en China está creciendo, y esto se confirma  cuando el año pasado gastó más de US$90.000 millones en energía renovable, muy por encima del segundo mayor consumidor del mundo quien invirtió US$52.000 millones, Estados Unidos. 
     
    Fuente: World Economic Forum
     
    China tiene ahora mayor base instalada mundial de energía eólica y su capacidad de energía solar es solo superada por la de Alemania. Desde sus humildes inicios en el cambio de siglo, la energía eólica china y empresas de energía solar se han convertido en algunas de las más grandes y más eficientes del mundo.
     
    De acuerdo a los datos recolectados por la Agencia Internacional de Energía, los esfuerzos empiezan a rendir  frutos pues  en el año pasado las emisiones globales de CO2 no se elevaron. Esto es destacable pues la reciente pausa en el crecimiento de las emisiones, a diferencia de las otras tres que se han producido en los últimos 40 años, se produjo en medio de un acelerado crecimiento económico anual de alrededor de 3%. 
     
    Fuente: Dinero.com
  • Cobre toca máximo en casi cuatro meses por optimismo en la demanda

    El cobre referencial en la Bolsa de Metales de Londres avanzaba un 1%, a US$4.905 la tonelada, a las 1048 GMT, en camino a su mayor ganancia semanal desde septiembre del año pasado.El cobre referencial en la Bolsa de Metales de Londres avanzaba un 1%, a US$4.905 la tonelada, a las 1048 GMT, en camino a su mayor ganancia semanal desde septiembre del año pasado.Londres. Los precios del cobre subían a su nivel máximo en casi cuatro meses el viernes, impulsados por el optimismo ante las perspectivas de la demanda y los recortes de producción, que ayudarán al mercado a dirigirse hacia el equilibrio.
     
    * El cobre referencial en la Bolsa de Metales de Londres avanzaba un 1%, a US$4.905 la tonelada, a las 1048 GMT, en camino a su mayor ganancia semanal desde septiembre del año pasado. El metal rojo tocó antes los US$4.933 la tonelada, su cota más alta desde el 12 de noviembre.
     
    * Los metales industriales se están beneficiando en general de la mayor fortaleza de los mercados accionariales en todo el mundo, unos precios más firmes del petróleo y un dólar más débil, lo que abarata las materias primas denominadas en la divisa estadounidense para los tenedores de otras monedas.
     
    * Los inversores confían también en que la reunión anual del Parlamento de China, que comenzará el 5 de marzo, anunciará medidas para impulsar la actividad económica.
     
    * El zinc a tres meses se mantenía estable a US$1.843 la tonelada, frente a un máximo anterior en cinco meses de US$1.850.
     
    * Las expectativas de un mercado en equilibrio, tal vez incluso con déficit, debido a los recortes de producción y los cierres de minas, han ayudado al zinc a trepar cerca de un 15% este año.
     
    * El níquel subía un 0,1%, a US$9.010 la tonelada, comparado con un máximo previo en tres meses de US$9.085, su cima desde el 7 de diciembre.
     
    * El plomo ganaba un 0,2%, a US$1.841 la tonelada; el aluminio no presentaba cambios, a US$1.577; y el estaño mejoraba un 0,5%, a US$16.545, frente a su marca previa de US$16.645, la más alta desde abril del año pasado.
     
     
    Reuters
     
  • Cómo se formó la tormenta en el mundo emergente

    La conflagración que envuelve a los mercados emergentes estuvo gestándose durante mucho tiempo. Las malas noticias de China fueron la chispa que encendió la mecha.
     
    Mineros JornadaA medida que crecen las inquietudes sobre la segunda economía mundial, los inversionistas retiran su dinero de los países en desarrollo, que con sus vastos recursos naturales han alimentado la máquina industrial del gigante asiático.
     
    Durante los últimos 15 años, América Latina se benefició de la creciente demanda china de commodities como la soya, el cobre y el mineral de hierro. Por su parte, Indonesia, Malasia, Sudáfrica y otros exportadores de materias primas han sufrido una depreciación de sus monedas a mínimos de varios años frente al dólar, lo que limita la capacidad de sus bancos centrales para reducir las tasas de interés y reactivar sus economías. Esos países tampoco aprovecharon los años de abundancia para reorientar sus economías hacia actividades que se beneficiarían de una divisa más débil, como la industria manufacturera.
     
    La perspectiva de que años de un ciclo de declive impulsado por China —y la falta de municiones de política para combatirlo— pueda prolongarse complica seriamente a estos países.
     
    “Todos éramos plenamente conscientes de la vulnerabilidad de los mercados emergentes”, dice Malcolm Charles, gestor de portafolio de Investec Asset Management en Ciudad del Cabo, que administra US$120.000 millones. Ahora, señala, “sólo puedo ver rojo en mi pantalla. Hay una salida completa de activos de riesgo”.
     
    Las nubes habían estado formándose durante meses. Anticipando un aumento de las tasas de interés de la Reserva Federal, los inversionistas fueron transfiriendo fondos a destinos más seguros, por lo que ya en 2013 el dólar comenzó a fortalecerse contra algunas monedas de mercados emergentes.
     
    El lunes, los pesos de México y Colombia, ambos exportadores de petróleo, registraron mínimos récord frente al dólar. La moneda mexicana ha caído 23% en el último año, mientras que la divisa colombiana ha perdido 60% de su valor. En tanto, el real se ha derrumbado casi 36% en un año.
     
    El rublo cerró la jornada del lunes en la bolsa de Moscú en su nivel más débil de la historia, a 70,9 por dólar. Un año atrás, un dólar compraba sólo unos 36 rublos.
     
    En Asia, las aceleradas devaluaciones de este mes recuerdan la crisis de 1997. No obstante, la acumulación de deuda en moneda extranjera que la precedió era más grande, como proporción del conjunto de la economía, que la actual. Además, hoy hay menos divisas asiáticas atadas al dólar, lo cual libra a los bancos centrales de tener que vaciar sus reservas para defender el tipo de cambio.
     
    Entre el 1 de enero y el 31 de julio, los gestores de dinero globales sacaron US$26.000 millones en acciones y bonos de mercados emergentes, de acuerdo con datos de EPFR Global, una compañía que hace el seguimiento de flujos de inversión alrededor del mundo.
     
    En la semana que terminó el 21 de agosto, los inversionistas retiraron US$2.500 millones de fondos de deuda de países emergentes, la mayor salida desde febrero de 2014, según Barclays. Asimismo, sacaron US$6.000 millones de fondos de acciones de esos mercados en los siete días hasta el 19 de agosto, la séptima semana consecutiva de salidas, de acuerdo con Bank of America Merrill Lynch.
     
    En tanto, el índice de monedas de mercados emergentes de MSCI, que mide una amplia gama de divisas de países en desarrollo, está en su nivel más bajo desde junio de 2010, mientras que el índice de acciones de esos países de la misma firma ha caído 15% este año, con lo que se encamina a su peor desempeño anual desde 2011 en términos de dólares.
     
    La reducción de la demanda de China tiene un efecto dominó en las economías de sus proveedores.
     
    Los ingresos de la brasileña Vale SA, el mayor productor mundial de mineral de hierro, cayeron 29,7% interanual en el segundo trimestre, debido a la caída de los precios del ingrediente siderúrgico. China es el mayor cliente de Vale, y también de Brasil. La minera ha estado vendiendo activos no esenciales, incluidos cuatro gigantes buques de carga, con el fin de apuntalar sus finanzas.
     
    “Hay montones de carbón en los puertos”, dice Supriatna Suhala, director ejecutivo de la Asociación Indonesia de Minería de Carbón. Los grandes productores de carbón han reducido el número de turnos diarios y han mandado a los trabajadores a sus casas para equilibrar sus cuentas, señala.
     
    Perk Lertwangpong, productor de caucho y ex presidente de las Cooperativas de Plantadores de Goma de Tailandia, un importante país proveedor para las fábricas de neumáticos de China, prevé que las exportaciones caigan 20% en 2015 frente al año pasado.
     
    Indonesia, que vende carbón, minerales y aceite de palma a China, pasaba hasta hace poco por un gran momento. En 2012, tuvo un crecimiento económico de alrededor de 6%. Este año, sin embargo, el mercado de valores ha caído ya más de 20%. El valor de su moneda, la rupia, se ha reducido 12,5% en lo que va del año y está acercándose a su nivel más bajo desde la crisis financiera asiática.
     
    Para las empresas indonesias de materias primas, endeudadas fuertemente en dólares, no hay respuestas fáciles. La acción de Bumi Resources, una de las mayores mineras de carbón del país, ha caído 95% en los últimos tres años.
     
    Las últimas desgracias de China no han sido una total sorpresa. Dileep Srivastava, director de Bumi, dice que su empresa puede haber sido “la primera de la cuadra” en comenzar a diversificarse hace unos años, buscando negocios con India y otros países además de China. “Nos dimos cuenta de que China probablemente iba a ser un problema continuo”, afirma.
     
    Tom Lembong, ministro de Comercio de Indonesia, señala que estas difíciles circunstancias podrían ayudar al país a depender menos de los recursos naturales.
     
    “A corto plazo, tenemos que dejar que el mercado haga su trabajo”, afirma Lembong. “La depreciación de la rupia ya ha hecho lo que se supone que debe hacer. Hemos pasado de al menos cuatro años de déficits comerciales a tener un superávit comercial este año”.
     
    En Malasia, el ringgit ha perdido casi un cuarto de su valor este año. La combinación de la devaluación y la agitación política —esta vez sobre presuntas irregularidades en el fondo estatal de inversión 1Malaysia Development Bhd.— ha traído también recuerdos de la crisis de finales de los años 90.
     
    “Dado que el ánimo general es tan malo allí, es sin duda el que más nos preocupa en Asia”, apunta Gareth Leather de Capital Economics.
     
    Los inversionistas extranjeros poseen casi la mitad de la deuda del gobierno de Malasia, y el endeudamiento privado extranjero al final del segundo trimestre equivalía a más de una cuarta parte del Producto Interno Bruto del país. Al 14 de agosto, por cada dólar de deuda externa de corto plazo, Malasia tenía en torno a un dólar de reservas internacionales, muy por debajo de los US$3,70 dólares que tenía a finales de 2013.
     
    A los países que han reducido su vulnerabilidad externa les ha ido al menos un poco mejor en la reciente sacudida. La rupia india perdió un cuarto de su valor durante unos meses en 2013 después de que la Fed dio a entender que podría reducir sus compras mensuales de bonos. En ese tiempo, India dependía en gran medida del capital extranjero para financiar sus importaciones.
     
    Desde entonces, sin embargo, el país ha acumulado reservas de divisas y ha reducido el déficit comercial. El primer ministro Narendra Modi ha promovido a India como un centro atractivo para la fabricación de bajo costo.
     
    La rupia, sin embargo, siguió depreciándose el lunes, acumulando una caída de 5,5% desde el inicio del año. El índice referencial de acciones de India cayó 5,9% a su nivel más bajo en un año.
     
    “En lo que a India respecta, nuestra respuesta en esta etapa es muy clara: tenemos que fortalecer nuestra propia economía”, dijo el ministro de Finanzas, Arun Jaitley, en Nueva Delhi.
     
    En Sudáfrica, el rand cayó el lunes a sus mínimos históricos, superando las 14 unidades por dólar. La inflación está aumentando. Los economistas advierten que el crecimiento podría caer por debajo de las mediocres previsiones actuales, conduciendo así a un segundo año consecutivo de expansión menor a 2%.
     
    Sin embargo, el banco central de Sudáfrica no tiene con qué intervenir; ya el mes pasado elevó las tasas para reforzar al rand en medio de las dificultades económicas.
     
    Las más afectadas por esta situación son las minas de oro, platino y hierro, cuyas riquezas permitieron que Sudáfrica se convirtiera en la economía más desarrollada del continente. La demanda china de esos metales hizo que el gigante asiático desplazara a Estados Unidos como el principal socio comercial de Sudáfrica en 2009.
     
    Trabajadores de la mina Karee de Lonmin, en las afueras de Rustenburg, Sudáfrica. ENLARGE
    Trabajadores de la mina Karee de Lonmin, en las afueras de Rustenburg, Sudáfrica. PHOTO: SIPHIWE SIBEKO/REUTERS
    Desde entonces, el revés ha sido severo. AngloGold Ashanti Ltd. reportó la semana pasada una pérdida de US$142 millones en el segundo trimestre. La minera de platino Lonmin PLC dijo que recortaría 6.000 empleos, casi una quinta parte de su fuerza laboral, de aquí a 2017. Glencore PLC está recortando 380 puestos de trabajo en una mina de carbón en Sudáfrica.
     
    “Hay una gran crisis”, dice Anton van der Merwe, director de I-Cat Environmental Solutions, un contratista que brinda servicios de carreteras y purificación de agua en algunas de las mayores minas de Sudáfrica.
     
    A medida que las mineras despedían trabajadores y recortaban costos, I-Cat buscó nuevos clientes, como empresas de telecomunicaciones. La compañía sigue haciendo dinero, indica Van der Merwe, pero las ganancias en el primer semestre del año fiscal en curso son 20% menores a lo que se esperaba.
     
    “Al final del día, (la crisis china) está afectando a todo el mundo”, asevera.
     
    —Andrey Ostroukh, Anjani Trivedi, Wilawan Watcharasakwet y Rajesh Roy contribuyeron a este artículo.
     
    Por Raymond Zhong, Patrick McGroarty y Ben Otto
     
    Fuente: WSJournal.com
  • Desempeño de los commodities marcará escenario económico de la región en 2015-16

    Commodities 14La disminución del precio del petróleo complica a varias naciones de A. Latina que observan cómo está afectando sus cuentas fiscales. Un análisis de LAECO, que reúne a consultoras especializadas de la región, entrega una mirada propia sobre sus países.
     
    La baja en el precio de las materias primas a nivel internacional, lejos de ser un alivio para los países latinoamericanos, se ha vuelto un nuevo dolor de cabeza, ya que siguiendo la tendencia mundial de desaceleración económica todos han visto ajustarse sus proyecciones de crecimiento, especialmente aquellos que son exportadores de petróleo.
     
    La Alianza Latinoamericana de Consultoras Económicas (LAECO), que agrupa a distintas entidades de la región -que en Chile congrega Gemines- entregó un reporte del escenario que espera  a los principales países de la región en 2015 y 2016, considerando los efectos políticos y económicos del nuevo contexto.
     
    Argentina
     
    EcoLatina, consultora en economía y empresas, no anticipa un buen año tras la caída del Producto Interno Bruto (PIB) de 2% durante 2014: “lamentablemente lograr un crecimiento genuino liderado por la inversión requiere un cambio integral en la política económica que este Gobierno ya no va a realizar”, plantea.
     
    Recomienda al  Gobierno  apuntar a moderar la inflación “para que no se licúen las mejores nominales de los ingresos de las familias”, y financiar la política fiscal expansiva típica de años electorales por otras  “fuentes menos nocivas que la asistencia del Banco Central, porque  apelar sólo a la emisión para cubrir el creciente déficit público potenciaría las presiones cambiarias e  inflacionarias”.
     
    En conclusión indica que “esperamos un estancamiento del nivel de actividad. Desde ya cualquier error de cálculo en la implementación de la estrategia oficial profundizaría la recesión existente. Las exportaciones van a caer por menores precios internacionales de los commodities, por atraso cambiario y por un acopio significativo de la cosecha agrícola a la espera del próximo presidente electo ”.
     
    Así, para  este año anticipan  un nulo crecimiento del PIB y una expansión de 1% para 2016.  La inversión para 2015 sería negativa (-2%), sin embargo para el próximo año crecería a 2,4%. En la inflación no ven mejoras y creen que sería de  32% este ejercicio, para aumentar a 34% en 2016.
     
    [El oro vuelve a perder el favor de los inversionistas]
     
    Brasil
     
    Tendencias Consultoría Integrada revisa el panorama de la mayor economía de la región, donde destacan que “el deterioro político y económico amplía los riesgos para un cambio”. Entre los factores que marcan el escenario político, mencionan los escándalos de corrupción en Petrobras,  empresa estatal brasileña que bajó su clasificación, y la derrota que sufrió la Presidenta Rousseff en las elecciones parlamentaria al no lograr la mayoría en el Congreso, lo que hace peligrar el ajuste fiscal anunciado.
     
    Con estas dificultades esperan una contracción del PIB de 1,2% para este año, con una proyección más optimista para 2016, en torno a 1,3%. La inversión  será negativa (-6,2%) en 2015, pero se recuperará en 2016 para llegar al 5,3%.  Finalmente la inflación para 2015 sería de 7,3%, disminuyendo el próximo año a 6,1%.
     
    Ecuador
     
    Según la Corporación de Estudios para el Desarrollo (Cordes), este país se verá fuertemente afectado por la caída del precio del petróleo, ya que elaboraron un Presupuesto nacional con un valor de US$ 79,9 el barril, que en enero se exportó en promedio a US$ 42, lo que  obligó a realizar un recorte en el Presupuesto de un 4%, equivalente a US$ 1. 420 millones. En Ecuador el crudo representa la mitad de las exportaciones y genera una tercera parte de los ingresos fiscales. “La disminución del gasto púbico afecta el desempeño de una economía que en los últimos años se volvió cada vez más dependiente de los recursos fiscales”, indica Cordes.
     
    No existen proyecciones por parte de la consultora para  2016, sin embargo para 2015 esperan un crecimiento de 1,7%,  con una inversión de -4,7%, e inflación de 3,8%. Para la cuenta corriente pronostican un déficit de 2,5% del PIB.
     
    México
     
    Consultores Internacionales S.C destaca su dependencia respecto de la economía norteamericana, lo que será favorable ya que ésta ha evidenciado una mejoría, lo que impulsará a México gracias a las exportaciones, sin embargo explican que “siendo un país consumidor de hidrocarburos, pero a la vez productor por la vía de fuentes no convencionales, puede aprovechar positivamente el shock petrolero”.
     
    Por otro lado, como el país también tiene una alta dependencia del petróleo en  un 30% de las finanzas públicas, la caída del crudo “avizora para el próximo año un escenario difícil”.
     
    Pronostican que el crecimiento del PIB será de 3,1% para 2015, mientras que la inflación llegará a 4%.
     
    [Derrumbe del mercado del hierro deja a Vale en su peor momento]
     
    Perú
     
    Macroconsult revisó a la baja su estimación del PIB de Perú para 2015, pasando de 4,9% a  4,4%, debido a que “el crecimiento de la inversión privada será nulo. La inversión privada no muestra señales de repunte. Por ejemplo en 2015 se invertirán US$ 8.500 millones en el sector minero, una caída de 1,7% respecto a 2014”.
     
    En el plano político resaltan la “debilidad del Gobierno” debido al poco apoyo que tiene el Presidente Humala en el Congreso, y a los  escándalos debido a una amistad de la pareja presidencial con “el prófugo Martín Belaunde”.
     
    La expectativa para 2016 es mucho mejor, con un 5,8% de crecimiento.
     
    Uruguay
     
    La Consultora Económico Financiera OIKOS, analizó las distintas crisis económicas que ha vivido el país en el último tiempo por factores internacionales y el escenario adverso que enfrenta  pese al esfuerzo de las empresas públicas por disminuir los precios para controlar la inflación. “A lo largo de la última década la inflación ha sido el problema recurrente a solucionar por  el Gobierno. Los mecanismos más eficaces fueron reducir las tarifas públicas y los precios administrados, repercutiendo en un importante deterioro de las cuentas públicas”, indica el informe. El déficit global pasó  de 1,8% del PIB en 2004 a 3,4% en 2014.
     
    En cuanto a proyecciones, espera un crecimiento del PIB de 3,8% en 2015 y de 4%  para  2016. La inversión será de 4% para este año, mientras que en 2016 se desaceleraría para llegar a un 3,8%. La inflación se mantendrá similar para ambos años: 7,6% en 2015 y 7,3% en 2016.
     
    Venezuela
     
    La consultora Ecoanalitica se enfocó en las modificaciones al sistema cambiario implementado por el Gobierno. Y expresó que este sistema implica que “el ajuste será lento, gradual, desordenado e incompleto. Las medidas no resuelven los problemas de fondo que es la escasez de divisas y el desequilibrio fiscal, y por ello no es descartable que, con el paso del tiempo, la situación obligue al Gobierno a tomar medidas adicionales para hacer frente a la caída de los ingresos”.
     
    Concluyeron que “2015 sigue siendo un año complicado, en especial para el sector privado, donde la escasez y la inflación seguirán estando presentes”.
     
    Proyectan que el PIB caerá un 4% este año y un 5,5% en 2016, acompañado de un retroceso de la inversión de 10% y 7% en estos dos años. La inflación, que es la variable más preocupante, la proyectan en un 66,5% este año para llegar en 2016 a 130%.
     
    Fuente: mch.cl
  • El exceso de commodities, mano de obra y capital complica a la economía global

    CommodittiesLa economía mundial nada como nunca antes en la abundancia, no sólo de materias primas como petróleo, algodón y mineral de hierro, sino también de capital y mano de obra. Este exceso de oferta plantea varios desafíos a los responsables de política económica que intentan reavivar la demanda.
     
    “Lo que estamos viendo es un entorno de bajo crecimiento, baja inflación (y) bajas tasas”, señala Megan Greene, economista jefe de John Hancock Asset Management. Greene considera que la economía global podría pasar la próxima década resolviendo esta situación.
     
    El actual estado de abundancia genera confusión en varios frentes. El exceso de commodities deprime los precios y alimenta el temor de una deflación. Credit Suisse CSGN.VX -0.66%  estima el total de riqueza mundial en alrededor de US$263 billones, más del doble de los US$117 billones de 2000. Esta suma representa una vasta oferta de ahorro y capital que ayuda a mantener bajas las tasas de interés, lo cual socava el poder de la política monetaria. Asimismo, el excedente de trabajadores deprime los salarios.
     
    Mientras tanto, el endeudamiento público en Estados Unidos, Japón y Europa limita la capacidad de los gobiernos para impulsar el crecimiento a través del gasto fiscal. Eso deja en manos de los bancos centrales la tarea de suministrar a la economía tanta liquidez como sea posible, a pesar de que las últimas rondas de flexibilización cuantitativa no han ni remotamente acercado dichas economías a sus anteriores niveles de crecimiento.
     
    “La noción clásica es que no se puede tener una condición de exceso de oferta”, afirma Daniel Alpert, un banquero de inversión y autor de “The Age of Oversupply” (algo así como La Edad de la sobreoferta), un libro sobre el significado de esta abundancia. “La ciencia de la economía se basa en la escasez”.
     
    Ver gráficos
     
    El colapso de la Unión Soviética y el ascenso de China agregaron más de mil millones de empleados a la fuerza laboral internacional, lo que significa que los trabajadores enfrentan hoy una mayor competencia global por empleo y salarios. Muchos de los nuevos países emergentes tienen superávits fiscales y sus ciudadanos ahorran más que los de los países desarrollados, contribuyendo así a lo que Alpert describe como un exceso del capital.
     
    Ejemplos de sobreoferta abundan.
     
    En Cushing, Oklahoma, uno de los mayores centros de almacenamiento de petróleo de EE.UU., el crudo está llenando los tanques hasta el borde. Hace poco, el inventario de crudo en ese país se elevó a 489 millones de barriles, el máximo histórico desde que se empezaron a contabilizar estos datos en 1982.
     
    Al final de esta temporada, se estima que unos 110 millones de fardos de algodón estarán apilados en fábricas textiles o depósitos estatales de todo el mundo, un récord desde 1973, cuando EE.UU. comenzó a publicar datos sobre existencias de esta materia prima.
     
    A medida que la abundancia se propaga a lo largo de la cadena de suministro, los grandes excedentes se observan también en muchos mercados de bienes terminados. En febrero, los inventarios totales de bienes manufacturados duraderos en EE.UU. crecieron a US$413.000 millones, el nivel más alto desde 1992, cuando la Oficina del Censo comenzó a divulgar esos datos. En China, los concesionarios de automóviles registran sus mayores inventarios de vehículos no vendidos en casi dos años y medio.
     
    Un elemento central de este problema es la combinación del enfriamiento de la economía china con la tibia demanda de muchos países desarrollados. A medida que China deja atrás su dependencia de industrias intensivas en commodities tales como la siderurgia y la textil, la demanda de muchas materias primas se ha desacelerado y en algunos casos contraído.
     
    “Esta caída de la demanda de bienes básicos contradice la lógica, y sólo hemos visto la punta del iceberg”, afirma Cynthia Lim, economista de Wood Mackenzie.
     
    No hay exceso en todas las materias primeas. El voraz apetito de China por cobre, gasolina y café mantendrá la oferta ajustada en estos mercados.
     
    Durante casi una década, los productores se esforzaron por mantenerse al día con la robusta demanda de China. Sin embargo, ante la desaceleración de su producción —se prevé que su Producto Interno Bruto se expanda 7% este año, frente a 10,4% hace cinco años—, ninguna otra economía ha surgido para llenar el vacío.
     
    La desaceleración ha sorprendido a muchos productores con la guardia baja, mientras los inventarios siguen creciendo.
     
    Esta acumulación causa revuelo en muchos mercados conforme los productores se pelean por encontrar dónde almacenar sus excedentes, lo que presiona a la baja los precios de los commodities en todos los ámbitos y presagia dolorosos recortes de producción en algunos sectores. Durante los últimos 12 meses, el S&P GSCI —un índice amplio de los precios de materias primas a nivel mundial— ha caído 34%, dejando los precios a los niveles de 2009.
     
    “Estos inventarios tienen que bajar, al menos hasta cierto punto. Entonces, los precios volverán a subir”, dice Jeff Christian, director gerente de CPM Group, una consultora de commodities.
     
    Los países que enfrentan un déficit de la demanda a menudo recurren al gasto deficitario para estimular sus economías, especialmente con tasas de interés tan bajas. No obstante, muchas naciones son reacias a aumentar su carga de deuda.
     
    En los años transcurridos desde la crisis de crédito, las principales economías del mundo han seguido endeudándose, según cálculos de Greene. Desde 2008, la deuda combinada del gobierno, empresas y consumidores de EE.UU. ha aumentado de US$17 billones a US$25 billones, un salto de 167% del PIB a 181%. En Europa, la deuda ha subido de 180% del PIB a 204% y en China de 134% del PIB a 241%, indica Greene.
     
    Aunque hay gobiernos que tienen la capacidad de proveer más estímulos fiscales, pocos tienen la voluntad política de hacerlo. Por lo tanto, los únicos que pueden ocupar ese lugar son los bancos centrales. La Reserva Federal y el Banco de Inglaterra han ampliado sus balances de cerca de 6% del PIB en 2008 a alrededor de 25% hoy. El Banco Central Europeo lo ha incrementado de 14% a 23% y el Banco de Japón de 22% a casi 66%.
     
    En tiempos más normales, esto habría sido suficiente para hacer que las economías se echaran a andar de nuevo. Sin embargo, Lawrence Summers, economista de la Universidad de Harvard, es uno de los expertos que dicen que las tasas de interés tienen que caer aún más para que los abundantes ahorros disponibles se interesen por las limitadas oportunidades de inversión. Este escenario, denominado “estancamiento secular”, implica una disminución del potencial de crecimiento.
     
    No todos están de acuerdo. El ex presidente de la Fed, Ben Bernanke, escribió recientemente que EE.UU. parece estar encaminándose a una situación de pleno empleo con mercados laborales más constreñidos e inflación acorde.
     
    Una economía cercana al pleno empleo en EE.UU. podría ayudar, así como el crecimiento de la demanda de los mercados emergentes podría compensar la menguante influencia de China. Esto es precisamente lo que representa India: la demanda de energía y materias primas del segundo país más poblado del mundo ha estado creciendo rápidamente.
     
    Algunos analistas son escépticos acerca de si el aumento de esa demanda es suficiente para llenar el vacío dejado por China.
     
    La reciente abundancia pone también de manifiesto los riesgos que enfrenta el comercio global a medida que el dólar se aprecia contra casi todas las demás divisas. Los exportadores de países como Brasil y Rusia están produciendo azúcar, café y petróleo a un ritmo más rápido, ya que pueden ganar más en términos de moneda local luego de convertir sus ganancias en dólares.
     
    Los productores tienen su propia parte de culpa. En un entorno de menores precios de los bienes básicos, aquellos suelen ser reacios a recortar la producción en un esfuerzo por mantener sus cuotas de mercado. En algunos casos, incluso aumentan su producción para compensar las pérdidas de ingresos que sufren debido al descenso de los precios, lo que agrava el problema de exceso de oferta.
     
    “Por lo general, esto crea un ciclo de retroalimentación donde los precios caen aún más debido al exceso de oferta”, sostiene Dane Davis, analista de materias primas de Barclays. BARC.LN +0.32%
     
    Por Josh Zumbrun y Carolyn Cu
     
    Fuente: WSJournal.com
     
  • La caída de los commodities y la espera de la Fed golpean las divisas latinoamericanas

    Commodities 14Las perspectivas de mayores tasas de interés en Estados Unidos y la caída de los precios globales de los commodities tienen el impacto de una combinación letal para las monedas latinoamericanas, al llevarlas a mínimos de muchos años frente al dólar.
     
    El peso mexicano tocó un mínimo histórico frente al dólar el lunes, el peso de Colombia se encuentra en su nivel más débil en más de una década, al igual que el real brasileño, mientras el sol peruano y el peso chileno están acusando recibo de los menores precios de los metales.
     
    Aunque los factores económicos varían de un país a otro, la mayoría tiene problemas por el menor crecimiento global, la pérdida de ingresos por exportaciones debido a los menores precios de las materias primas, y un dólar en alza que está volviendo menos atractivos a los retornos de los mercados emergentes ante los inversionistas de portafolios que anticipan que la Reserva Federal de Estados Unidos comenzará a subir pronto las tasas de interés.
     
    “El denominador común es que todos (los países latinoamericanos) recibieron fuertes flujos de inversión debido a la flexibilización cuantitativa en EE.UU.”, dijo Benito Berber, estratega para América latina de Nomura Securities. “Aun si el alza en EE.UU. es gradual, el escenario es de debilidad continuada para las monedas”. A eso se suma la caída de los precios de los commodities, indicó.
     
    Brown Brothers Harriman prevé que los participantes del mercado sigan teniendo un sesgo negativo hacia los mercados emergentes hasta que la Fed comience efectivamente a subir las tasas.
     
    “Podríamos ver algo de progreso en los mercados emergentes a fines del cuarto trimestre o quizás a comienzos de 2016 si la Fed tiene éxito en calmar los mercados luego de que empiece a subir las tasas”, señaló BBH en su perspectiva para el tercer trimestre.
     
    El peso mexicano, la moneda más transada de los mercados emergentes, se vendió a más de 16 unidades contra el dólar el lunes por primera vez, y los temores de que la Fed ajuste las tasas se vieron exacerbados por renovadas caídas en los precios del petróleo. El peso cotizó a 16,02 por dólar.
     
    Aunque se prevé ampliamente que el Banco de México comience a elevar las tasas tan pronto como lo haga la Fed, y ha estado subastando dólares para limitar la volatilidad del mercado cambiario, el peso ha seguido depreciándose como reflejo de los precios del petróleo y datos económicos positivos en EE.UU. que podrían llevar a la Fed a tomar medidas.
     
    Sin embargo, a diferencia de sus pares latinoamericanos, México se podría beneficiar de una moneda más débil, dado que cuatro quintos de sus exportaciones tienen como destino a EE.UU., y los bienes manufacturados representan más de 80% de las exportaciones totales.
     
    “Esa es una razón clave por la que esperamos que una divisa más débil beneficie más a México frente a otros países de la región que han visto caídas similares de sus monedas pero tienen menores relaciones comerciales con Estados Unidos”, dijo en una nota Liam Carson, economista de Capital Economics.
     
    El peso más débil también incrementa el valor en moneda local de las remesas de los mexicanos que viven en el exterior, y amortigua el impacto de los menores precios del petróleo sobre los ingresos del gobierno.
     
    El real brasileño cotizó el lunes a 3,19 frente al dólar, para acumular una baja de más de 30% en relación con un año atrás.
     
    Detrás de la debilidad hay expectativas de que la economía se reduzca hasta 2% este año, y la inflación suba por encima de la meta de 9%, junto con medidas de austeridad fiscal que incluyen la eliminación gradual de subsidios que mantenían la inflación artificialmente baja.
     
    El lunes, se necesitaban más de 2.700 pesos colombianos para comprar un dólar, frente a unos 2.200 a comienzos de diciembre y entre 1.800 y 1.900 pesos en los años previos, cuando el país disfrutaba de un auge de inversión, especialmente en el sector petrolero. El crudo representa la mitad de los ingresos de divisas en Colombia, y la caída de los precios del petróleo ha ayudado a empujar la moneda hacia abajo.
     
    El peso chileno cayó este mes a su nivel más bajo desde la crisis financiera a fines de 2008, y el lunes cotizó a sólo 650 pesos frente al dólar.
     
    La moneda chilena, que bajó alrededor de 10% en el último año, a menudo se mueve con el precio del cobre. Chile es el mayor productor mundial de ese metal, que representa la mitad de sus exportaciones, y ha registrado una desaceleración de su crecimiento económico debido al pronunciado descenso de la demanda china de cobre.
     
    El sol peruano, por su lado, también ha caído marcadamente debido a la menor demanda de sus exportaciones de minerales, incluido el cobre, el oro, el zinc y el plomo. El sol se ha depreciado 14% en el último año a alrededor de 3,18 por dólar.
     
    El Banco Central de Reserva del Perú, que interviene normalmente en el mercado de contado para reducir la volatilidad cambiaria y moderar la depreciación del sol, vendió más de US$5.300 millones, ya más que durante todo 2014.
     
    —Ryan Dube en Lima, Paulo Trevisani en Brasília y Juan Forero en Bogotá contribuyeron a este artículo.
     
    Por ANTHONY HARRUP
     
    Fuente: WSJournal.com
     
  • La debilidad global castiga a los commodities

    En medio de las crecientes preocupaciones acerca del ritmo de la expansión global, los inversionistas se están deshaciendo de los commodities.
     
    CommoditiesNuevas cifras que muestran que la actividad fabril de China cayó a un mínimo de 15 meses y un análisis que se filtró el viernes con las dudas de la Reserva Federal sobre cuán rápido crece Estados Unidos aumentaron las preocupaciones de los inversionistas y aceleraron la ola de ventas de materias primas, desde el petróleo y el oro, hasta el cobre.
     
    Según los datos semanales de la Comisión de Comercio de Futuros de Materias Primas de EE.UU., los gestores de dinero redujeron sus apuestas al aumento del precio del petróleo a su nivel más bajo en dos años y medio, al tiempo que incrementaron sus apuestas a la caída de las cotizaciones del cobre a su postura más pesimista de los últimos dos años. Y la semana pasada, por primera vez desde 2006, los gestores de dinero también se volvieron bajistas netos en cuanto a las opciones y los futuros del oro.
     
    “Una confluencia de factores negativos ha creado una nube de incertidumbre y duda”, dice Michael Turek, jefe de metales básicos en BGC Partners. BGCP -1.55%  “Los inversionistas están pensando que los productos básicos no son el lugar para estar”, agrega.
     
    El cobre y la plata, metales utilizados en aparatos electrónicos, se hundieron el viernes a sus cotizaciones más bajas en seis años. El oro cayó a un mínimo de cinco años, y los precios del petróleo en EE.UU. cayeron por debajo de US$50 el barril. El índice S&P GSCI, que sigue una amplia canasta de productos básicos, cayó a 3.866 puntos, su valor más bajo desde enero.
     
    Esta tendencia descendente en los precios de los commodities refleja preocupaciones más amplias en un momento en que el suministro de muchas materias primas es superior a la demanda. China es el mayor consumidor mundial de metales industriales y EE.UU. lidera la demanda de crudo.
     
    Ver gráficos
     
    The Wall Street Journal
    La inquietud de los inversionistas se vio agravada por el informe sobre la débil recuperación del mercado inmobiliario de EE.UU. y la publicación de los pronósticos económicos internos de la Fed. Los funcionarios del banco central estadounidense esperan un menor ritmo de crecimiento y de alzas de las tasas de interés que el proyectado por los miembros de la junta de la Fed.
     
    Este pronóstico podría enfriar las expectativas de los inversionistas de que la Fed subirá las tasas a corto plazo este año por primera vez desde 2006, echándole así un baldazo de agua fría al repunte del dólar, que ha tomado impulso este mes. Aunque el viernes la moneda estadounidense registró pocos cambios, persisten las preocupaciones de que la economía global está en una trayectoria descendente, lo que genera más dudas sobre el valor de las materias primas como clase de inversión.
     
    El crecimiento del mundo desarrollado se ha rezagado frente a las expectativas, conforme los países lucharon por recuperarse de la crisis financiera de 2008. Entre tanto, una expansión más lenta de las economías emergentes lleva a muchos inversionistas a preguntarse qué es lo que va a impulsar la demanda global.
     
    Desde 2008, según datos del Fondo Monetario Internacional, el crecimiento global ha promediado 3,3%, comparado con el promedio de 4,7% durante los seis años anteriores a esa fecha. Para este año, el FMI prevé un crecimiento de 3,3%.
     
    “La tendencia del momento va contra los commodities” y el camino de menor resistencia tiene un umbral más bajo, señala Jack Ablin, director de inversiones de BMO Private Bank, que gestiona unos US$68.000 millones. Ablin ha eliminado de su cartera toda exposición a las materias primas.
     
    Los precios de referencia del petróleo en EE.UU. cayeron 6% la semana pasada, a US$48,14 el barril, un mínimo de casi cuatro meses. Los precios del contrato de cobre con vencimiento más próximo perdieron 4,9%, ubicándose a US$2,3815 la libra, su nivel más bajo desde julio de 2009.
     
    El oro, que ha caído 8,3% en lo que va del año, cerró la semana en US$1.085,60 la onza troy, su precio más bajo en más de cinco años. Cuando los temores de un colapso económico global retrocedieron, muchos inversionistas que habían comprado el metal como protección contra una turbulencia económica lo reemplazaron con acciones. Los inversionistas también han estado vendiendo oro en previsión del aumento de las tasas de interés.
     
    “La gente ha estado feliz con sus tenencias de renta variable de EE.UU. y eso ha funcionado bastante bien para ellos”, dice Nicholas Robin, quien ayuda a administrar US$600 millones invertidos en materias primas en Columbia Threadneedle Asset Management en Londres. Robin indica que su fondo ha conservado menos oro que el sugerido por los índices de materias primas y espera que el precio ronde US$1.000 la onza a fines de año.
     
    La semana pasada, el mayor productor de oro del mundo, Barrick Gold Corp. ABX.T -0.83%  , perdió US$2.200 millones, o 17% de su valor de mercado. La cuprífera estadounidense Freeport-McMoRan Inc. FCX -1.95%  perdió US$3.700 millones, o 23%, en capitalización bursátil, a US$12.800 millones, y Exxon Mobil XOM -0.43%  perdió US$11.000 millones de su valor accionario, a US$334.000 millones.
     
    Algunos inversionistas dicen que la ola de ventas de materias primas ha ido demasiado lejos y que los precios probablemente se recuperarán hacia fines de año.
     
    Paul Christopher, estratega global de mercado del Instituto de Inversiones Wells Fargo, dice que algunos corredores de materias primas son excesivamente bajistas respecto de China porque erróneamente conectan la reducción de la actividad fabril en ese país con la reciente caída de las acciones chinas. “Especialmente a la luz de la ola de las ventas en el mercado de renta variable durante el último mes, hay una atención nueva y particular sobre la salud económica de China. Hemos visto la contracción de las cifras (manufactureras chinas) y ello no ha significado que la economía se esté desacelerando más rápido”, señala. Agrega que no espera un “colapso adicional de los precios de los commodities”.
     
    Otros dicen que hay más dolor en el futuro para estos mercados y que es demasiado pronto para saltar de nuevo al tren de las materias primas.
     
    Una recuperación en Europa o Japón podría estimular la demanda de commodities y llevar los precios al alza. Pero Ablin, de BMO, planea esperar a que se produzca una recuperación sostenida de los precios antes de hacer alguna compra.
     
    “Los mercados baratos pueden abaratarse aún más”, afirma.
     
    Por Tatyana Shumsky e Ira Iosebashvili
     
     
    Fuente: WSJournal.com
     
  • La debilidad global castiga a los commodities

    Commodities 14En medio de las crecientes preocupaciones acerca del ritmo de la expansión global, los inversionistas se están deshaciendo de los commodities.
     
    Nuevas cifras que muestran que la actividad fabril de China cayó a un mínimo de 15 meses y un análisis que se filtró el viernes con las dudas de la Reserva Federal sobre cuán rápido crece Estados Unidos aumentaron las preocupaciones de los inversionistas y aceleraron la ola de ventas de materias primas, desde el petróleo y el oro, hasta el cobre.
     
    Según los datos semanales de la Comisión de Comercio de Futuros de Materias Primas de EE.UU., los gestores de dinero redujeron sus apuestas al aumento del precio del petróleo a su nivel más bajo en dos años y medio, al tiempo que incrementaron sus apuestas a la caída de las cotizaciones del cobre a su postura más pesimista de los últimos dos años. Y la semana pasada, por primera vez desde 2006, los gestores de dinero también se volvieron bajistas netos en cuanto a las opciones y los futuros del oro.
     
    “Una confluencia de factores negativos ha creado una nube de incertidumbre y duda”, dice Michael Turek, jefe de metales básicos en BGC Partners. BGCP +4.85%  “Los inversionistas están pensando que los productos básicos no son el lugar para estar”, agrega.
     
    El cobre y la plata, metales utilizados en aparatos electrónicos, se hundieron el viernes a sus cotizaciones más bajas en seis años. El oro cayó a un mínimo de cinco años, y los precios del petróleo en EE.UU. cayeron por debajo de US$50 el barril. El índice S&P GSCI, que sigue una amplia canasta de productos básicos, cayó a 3.866 puntos, su valor más bajo desde enero.
     
    Esta tendencia descendente en los precios de los commodities refleja preocupaciones más amplias en un momento en que el suministro de muchas materias primas es superior a la demanda. China es el mayor consumidor mundial de metales industriales y EE.UU. lidera la demanda de crudo.
     
    La inquietud de los inversionistas se vio agravada por el informe sobre la débil recuperación del mercado inmobiliario de EE.UU. y la publicación de los pronósticos económicos internos de la Fed. Los funcionarios del banco central estadounidense esperan un menor ritmo de crecimiento y de alzas de las tasas de interés que el proyectado por los miembros de la junta de la Fed.
     
    Commodities Aid
    Este pronóstico podría enfriar las expectativas de los inversionistas de que la Fed subirá las tasas a corto plazo este año por primera vez desde 2006, echándole así un baldazo de agua fría al repunte del dólar, que ha tomado impulso este mes. Aunque el viernes la moneda estadounidense registró pocos cambios, persisten las preocupaciones de que la economía global está en una trayectoria descendente, lo que genera más dudas sobre el valor de las materias primas como clase de inversión.
     
    El crecimiento del mundo desarrollado se ha rezagado frente a las expectativas, conforme los países lucharon por recuperarse de la crisis financiera de 2008. Entre tanto, una expansión más lenta de las economías emergentes lleva a muchos inversionistas a preguntarse qué es lo que va a impulsar la demanda global.
     
    Desde 2008, según datos del Fondo Monetario Internacional, el crecimiento global ha promediado 3,3%, comparado con el promedio de 4,7% durante los seis años anteriores a esa fecha. Para este año, el FMI prevé un crecimiento de 3,3%.
     
    “La tendencia del momento va contra los commodities” y el camino de menor resistencia tiene un umbral más bajo, señala Jack Ablin, director de inversiones de BMO Private Bank, que gestiona unos US$68.000 millones. Ablin ha eliminado de su cartera toda exposición a las materias primas.
     
    Los precios de referencia del petróleo en EE.UU. cayeron 6% la semana pasada, a US$48,14 el barril, un mínimo de casi cuatro meses. Los precios del contrato de cobre con vencimiento más próximo perdieron 4,9%, ubicándose a US$2,3815 la libra, su nivel más bajo desde julio de 2009.
     
    El oro, que ha caído 8,3% en lo que va del año, cerró la semana en US$1.085,60 la onza troy, su precio más bajo en más de cinco años. Cuando los temores de un colapso económico global retrocedieron, muchos inversionistas que habían comprado el metal como protección contra una turbulencia económica lo reemplazaron con acciones. Los inversionistas también han estado vendiendo oro en previsión del aumento de las tasas de interés.
     
    “La gente ha estado feliz con sus tenencias de renta variable de EE.UU. y eso ha funcionado bastante bien para ellos”, dice Nicholas Robin, quien ayuda a administrar US$600 millones invertidos en materias primas en Columbia Threadneedle Asset Management en Londres. Robin indica que su fondo ha conservado menos oro que el sugerido por los índices de materias primas y espera que el precio ronde US$1.000 la onza a fines de año.
     
    La semana pasada, el mayor productor de oro del mundo, Barrick Gold Corp. ABX.T +2.90%  , perdió US$2.200 millones, o 17% de su valor de mercado. La cuprífera estadounidense Freeport-McMoRan Inc. FCX +0.40%  perdió US$3.700 millones, o 23%, en capitalización bursátil, a US$12.800 millones, y Exxon Mobil XOM +0.70% perdió US$11.000 millones de su valor accionario, a US$334.000 millones.
     
    Algunos inversionistas dicen que la ola de ventas de materias primas ha ido demasiado lejos y que los precios probablemente se recuperarán hacia fines de año.
     
    Paul Christopher, estratega global de mercado del Instituto de Inversiones Wells Fargo, dice que algunos corredores de materias primas son excesivamente bajistas respecto de China porque erróneamente conectan la reducción de la actividad fabril en ese país con la reciente caída de las acciones chinas. “Especialmente a la luz de la ola de las ventas en el mercado de renta variable durante el último mes, hay una atención nueva y particular sobre la salud económica de China. Hemos visto la contracción de las cifras (manufactureras chinas) y ello no ha significado que la economía se esté desacelerando más rápido”, señala. Agrega que no espera un “colapso adicional de los precios de los commodities”.
     
    Otros dicen que hay más dolor en el futuro para estos mercados y que es demasiado pronto para saltar de nuevo al tren de las materias primas.
     
    Una recuperación en Europa o Japón podría estimular la demanda de commodities y llevar los precios al alza. Pero Ablin, de BMO, planea esperar a que se produzca una recuperación sostenida de los precios antes de hacer alguna compra.
     
    “Los mercados baratos pueden abaratarse aún más”, afirma.
     
     
    Fuente: lat.wsj.com
  • Los commodities se hunden y arrastran a los fondos de cobertura

    Acero3La amplia caída de los precios de las materias primas está tocando nuevos niveles y sus efectos se hacen sentir en los fondos de cobertura especializados en commodities, cuya pérdida de atractivo para los inversionistas está obligando a varios protagonistas del sector a replantear sus estrategias y cerrar vehículos de inversión y hasta firmas completas.
     
    El desplome de los commodities llevó la semana pasada al índice S&P GSCI Total Return a su peor pérdida mensual desde noviembre de 2008, profundizando una caída de un año de duración que pocos observadores esperan que cambie demasiado. El índice, que sigue una canasta de materias primas, llegó el viernes a su nivel más bajo desde 2002, según datos de S&P Dow Jones Indices. En julio, todos menos uno de sus 24 componentes cerraron con pérdidas.
     
    Los inversionistas en commodities se enfrentan a las amenazas de una desaceleración en China, una economía mundial anémica y la perspectiva de que la Reserva Federal aumente las tasas de interés en Estados Unidos. El dólar, que se ha apreciado en los últimos meses debido a las expectativas de una política monetaria más restrictiva en ese país, también presiona los precios de las materias primas, que se negocian en la divisa estadounidense y se encarecen para los compradores en otros países cuando el dólar se aprecia.
     
    China es el mayor consumidor de materias primas del mundo, y los inversionistas temen que los recientes problemas en sus bolsas repercutan en la economía en los próximos meses a medida que los consumidores chinos con problemas de liquidez reduzcan sus compras de nuevos autos, casas y otros bienes.
     
    Europa, pese a la debilidad del euro, no ha aumentado sus exportaciones y el crecimiento y la inflación siguen siendo demasiado bajos. Esto atenúa cualquier perspectiva de una mayor demanda de materias primas de esa parte del mundo. Otro factor que presiona los precios es que la oferta de varias materias primas supera la demanda mundial.
     
    En este contexto, muchos inversionistas están optando por ignorar los commodities. “La gente está siendo muy cautelosa respecto de dónde colocar su capital, lo hemos visto con las materias primas... Sigue siendo un área que la gente quiere evitar”, dijo Dan Farley, jefe de inversiones de State Street Global Advisors, que ayuda a administrar US$2,4 billones (millones de millones).
     
     
    La ola de ventas de julio golpeó a todas las materias primas, con una caída de 21% en los precios del crudo en EE.UU., su peor nivel desde octubre de 2008, a US$47,12 el barril. Los corredores se sorprendieron al conocer los informes de que las perforaciones de pozos petroleros en ese país se aceleraron en julio por primera vez desde diciembre, elevando así el potencial de una mayor oferta global. El acuerdo nuclear entre Irán y seis potencias mundiales también abrió la puerta a mayores exportaciones de petróleo de Medio Oriente.
     
    El maíz y la soya cayeron luego de que el mejoramiento de las condiciones climáticas incrementara las perspectivas para la cosecha. Los precios de los granos también están bajo la presión de las perturbaciones del mercado en China, que crearon inquietudes por la demanda de exportaciones.
     
    Estas preocupaciones empujaron los precios del cobre a un mínimo de seis años en julio, cuando el valor del metal se redujo 9,8%. China representa 40% de la demanda mundial de cobre.
     
    El oro se hundió a un mínimo de cinco años en medio de la decepción que provocó el hecho de que las reservas de oro del gobierno chino no crecieron como se esperaba durante los últimos seis años.
     
    Al estar tan golpeados, los precios tienen un mayor potencial para recuperarse que para seguir bajando, dice George Zivic, quien maneja US$325 millones del fondo Oppenheimer Commodity Strategy Total Return. “Creo que el próximo 10% [de cambio de precios] será para arriba, no para abajo”, dijo.
     
    Pero otros creen que hay más pérdidas en el horizonte. Tim Rudderow, jefe de inversiones de Mount Lucas Management, basado en Newtown, Pensilvania, que supervisa US$1.800 millones, dijo que es “abrumadoramente pesimista” sobre las materias primas, especialmente el oro.
     
    “Los commodities suben en el ascensor y bajan por la escalera mecánica... [creo que] en los próximos seis a 12 meses veremos una caída constante en los precios de las materias primas”, dijo.
     
    Los fondos de cobertura de commodities han sentido el menor apetito de los inversionistas en medio de desempeños volátiles. Los activos bajo gestión por los fondos de cobertura de materias primas han caído 15% a US$24.100 millones desde su máximo en 2012, y cerca de 30 firmas de un total de 250 han cerrado sus puertas desde aquel año, según HFR Inc., una consultora del sector. Las firmas del sector llevaban tres años seguidos perdiendo dinero antes de 2014, según HFR.
     
    Tan sólo la semana pasada, firmas de corretaje de commodities como Armajaro Asset Management LLP y Black River Asset Management —una unidad de Cargill Inc.— anunciaron el cierre de fondos de cobertura especializados en materias primas. Otras firmas que gestionaban miles de millones también han cerrado sus fondos de commodities como Clive Capital y BlueGold Capital Management LLP, luego resucitada como Andurand Capital Management LLP. Otros han reducido sus estrategias en materias primas como son los casos del gigante europeo de los fondos Brevan Howard Asset Management al igual que Fortress Investment Group FIG +0.29%  LLC.
     
    Para gigantes agrícolas como Cargill, el lanzamiento de fondos de cobertura y vehículos de private equity ha sido construido sobre décadas de experiencia en los flujos de comercio, ciclos de materias primas e inversiones en infraestructura, según Philippe de Lapérouse, director gerente de HighQuest Consulting, una firma de asesoramiento especializada en alimentación y agricultura. Pero además de Cargill, otras firmas de commodities también han reconsiderado sus ambiciones de gestión de activos. La corredora de granos Louis Dreyfus, basada en Holanda, escindió en 2011 su subsidiaria Eiffel Investment Group, que había formado en 2009 como Louis Dreyfus Investment Group. Bunge Ltd. BG -1.72%  , otro gigante de la agricultura, está en proceso de bajar significativamente la escala de su división de gestión de activos, y apunta a salir de todas las actividades reguladas de gestión de activos, según una portavoz de la firma.
     
    El impacto se ha hecho sentir también en las inversiones financieras que giran en torno de las materias primas. Carlyle Group CG +0.30%  LP, uno de los gigantes de private equity, emprendió la reestructuración de su fondo de cobertura Vermillion Asset Management LLC después de que este sufriera una caída del capital bajo gestión de US$2.000 millones a menos de US$50 millones, en medio de una retirada de los inversionistas cuando se hundían sus apuestas en materiales tales como mineral de hierro, carbón y granos.
     
     
     
    Christian Berthelsen, Rob Copeland, Juliet Chung y Jacob Bunge contribuyeron a este artículo.
     
    Por TATYANA SHUMSKY
     
    Fuente: WSJournal.com
  • Los operadores de materias primas sufren por sus grandes apuestas en los últimos años

    Camion AngloLONDRES—Durante años, el reservado club de los mayores operadores de commodities del mundo prosperó con la volatilidad y las ocasionales y diminutas diferencias de precios en las materias primas que negocian, para presentarse a sí mismos como intermediarios ágiles capaces de obtener ganancias sin importar si los mercados subían o bajaban.
     
    Hoy en día, muchas de esas firmas funcionan diferente y ello está provocando una inusual penuria en medio del derrumbe del mercado de las materias primas.
     
    Durante la década de auge de los precios de los commodities, muchas de estas empresas invirtieron miles de millones de dólares en minas, oleoductos y terminales de almacenamiento. Se suponía que esas apuestas ayudarían a las corredoras a entender mejor la oferta y la demanda, y a la vez a proporcionar a sus pisos de operaciones una constante fuente de suministro. Sin embargo, los nuevos activos también aumentaron su exposición a la caída de los precios en los mercados en los que ganaron presencia física.
     
    No obstante, es difícil medir cuánto más expuestos están, ya que muchos de los mayores operadores aún son de capital cerrado y divulgan poca información. Incluso las divisiones de corretaje de grandes empresas que cotizan en bolsa, como Glencore PLC, con sede en Baar, Suiza, y Noble Group Ltd., de Hong Kong, son difíciles de valorar debido a que tienen muy pocos pares.
     
    “El problema es que hay una opacidad en torno al negocio de corretaje que lo hace difícil de modelar”, dice Paul Gait, analista de Sanford C. Bernstein. “Cuando uno tiene una mina, se puede calcular minuto a minuto lo que vale la mina. Es mucho más difícil hacer eso con un negocio de corretaje”.
     
    Una de las firmas más golpeadas en la reciente agitación en los mercados ha sido Glencore, que bajo la dirección de su presidente ejecutivo, Ivan Glasenberg, salió a bolsa en 2011 y en 2013 se convirtió en una de las mayores mineras diversificadas del mundo con la compra de Xstrata. Sus acciones se han precipitado este año ante la caída de los precios de la mayoría de las materias primas que extrae, un alto nivel de deuda y preocupaciones sobre su calificación de grado de inversión, la cual debe conservar para mantener bajos sus costos de corretaje.
     
    Desde el inicio del año, los títulos de Glencore han perdido cerca de la mitad de su valor. La semana pasada, la empresa divulgó una caída interanual de 29% en las ganancias relacionadas con la minería en el primer semestre e indicó que obtuvo una ganancia de US$1.200 millones en su división de corretaje. De todas maneras, rebajó su previsión para todo el año en esa división a entre US$2.500 millones y US$2.600 millones, pese a que Glasenberg había asegurado en marzo que serían de entre US$2.700 millones y US$3.700 millones “sin importar lo que sucediera con los precios de los commodities”.
     
    Glencore es “ahora un gran actor en la producción de metales y carbón, y su desempeño es impulsado más por el lado minero que por el lado de corretaje”, señaló Craig Pirrong, profesor de finanzas de la Universidad de Houston. Glencore no quiso comentar.
     
    La semana pasada, los ejecutivos de Glencore dijeron que estaban reduciendo la deuda, recortando los costos y que confiaban en poder defender su calificación de crédito.
     
    Banqueros indicaron que algunos costos de endeudamiento ya han subido para los operadores y que ha aumentado el escrutinio sobre las empresas con una alta exposición al declive de los precios.
     
    Tradicionalmente, firmas comerciales como Glencore, Trafigura Beheer BV y Vitol Group, han actuado en gran parte como intermediarios, trasladando cargamentos de cobre, carbón y petróleo alrededor del mundo. Sus ganancias provenían de la identificación de disparidades en los precios en diferentes lugares y momentos. Eso significaba que los períodos de volatilidad podían resultar altamente rentables. La caída de los precios reduce los costos de capital operativo y las fluctuaciones en los mercados solían proporcionar oportunidades de corretaje más variadas.
     
    En gran parte, esa sigue siendo la idea. Pero las compañías también se han expandido hacia activos físicos que las exponen más al descenso de los precios. Trafigura, con sede en Ginebra, se ha enfocado en infraestructura, como puertos y terminales de almacenamiento, pero también posee minas en España, Perú, Angola y la República Democrática del Congo.
     
    Trafigura no cotiza en bolsa pero ha emitido deuda y divulga ciertas cifras financieras. Hace poco informó que su ganancia aumentó 39% interanual en su primer semestre fiscal, que cerró el 31 de marzo, y que sus márgenes de corretaje se duplicaron. Aun así, los precios de sus bonos han caído desde principios de agosto, conforme las cotizaciones del crudo y los metales básicos que transa tocaron mínimos de varios años. La empresa no quiso realizar comentarios.
     
    La corredora suiza Gunvor Group dijo que su ganancia neta bajó 13% el año pasado conforme la caída de los precios del crudo diluyó el valor de sus tenencias en PA Resources AB, una productora de petróleo de Suecia. Las operaciones de corretaje tuvieron sin embargo buen desempeño, y descontando cargos contables, intereses e impuestos, las ganancias crecieron 5%. Los bonos de Gunvor aumentaron su cotización este mes en medio de un programa de recompra. La firma declinó comentar.
     
    El comerciante de petróleo Vitol también ha acumulado activos, incluyendo la compra la semana pasada de la participación de su socio en el negocio de almacenamiento de crudo por US$830 millones. No tiene deuda en circulación y no divulga sus ganancias, pero señaló que sus ingresos disminuyeron de US$307.000 millones en 2013 a US$270.000 millones el año pasado debido a la caída de los precios del petróleo. Vitol declinó hacer comentarios.
     
    Las acciones de Noble, otra compañía castigada duramente por el derrumbe de los commodities, han perdido 60% de su valor este año. Noble salió a bolsa en 1997, pero a diferencia de Glencore, se ha resistido a convertirse en dueña de activos productores. La razón de su sufrimiento es otra: los inversionistas han perdido la confianza en su contabilidad.
     
    En febrero pasado, Iceberg Research, una pequeña firma, comenzó a plantear dudas sobre las prácticas contables de Noble, diciendo que había sobrevaluado activos y contratos de largo plazo. Noble ha negado cualquier irregularidad contable y acusó a un ex empleado de estar detrás del alegato de Iceberg, que no ha identificado a ninguno de los empleados de Noble.
     
    Por SARAH KENT
     
    Fuente: WSJournal.com
     
  • Productores de tierras raras de China registran grandes pérdidas en 2014

    Según su informe financiero anual, REHT recaudó 5.840 millones de yuanes (US$949 millones) en ingresos operativos en 2014, una disminución del 31,09% sobre el año anterior.
     
    Tierras  RarasBeijing. REHT y China Minmentals Rare Earth, principales explotadores de tierras raras de China, informaron este viernes de caídas drásticas de sus beneficios debido a la débil demanda y los bajos precios.
     
    Según su informe financiero anual, REHT recaudó 5.840 millones de yuanes (US$949 millones) en ingresos operativos en 2014, una disminución del 31,09% sobre el año anterior, y sus beneficios netos se desplomaron 57,44% interanual hasta situarse en 643 millones de yuanes.
     
    China Minmentals Rare Earth publicó una bajada del 64,8% en sus ingresos operativos, que fueron de 702 millones de yuanes, y su hoja de balance se situó en números rojos con unas pérdidas netas de 55,8 millones de yuanes.
     
    Ambas empresas atribuyeron la situación a la debilidad de la demanda y los bajos precios.
     
    "El año pasado, la recuperación de la economía global siguió siendo incierta y la presión interna a la baja creció, lo que afectó a la demanda de tierras raras y perjudicó a los precios", de acuerdo con el informe de REHT.
     
    Ante la debilidad del mercado, China Minmentals Rare Earth desaceleró deliberadamente sus ventas de tierras raras en 2014, causando grandes pérdidas.
     
    Con el fin de restaurar y consolidar el mercado de las tierras raras, China integró los grandes explotadores con decenas de pequeñas compañías mineras a finales de 2014 y estableció seis grandes grupos: REHT, China Minmentals Rare Earth, Xiamen Tungsten, la Corporación de Aluminio de China, Guangdong Rare Earth y el Grupo China Southern Rare Earth.
     
    La sucursal de tierras raras de Xiamen Tungsten también sufrió pérdidas en 2014, según su informe financiero, publicado la semana pasada.
     
    Los otros tres grupos aún no han especificado su actuación en el sector de las tierras raras. 
     
     
    Xinhua
  • Singapur: ¿nuevo ‘hub’ o paraíso fiscal de mineras?

    Singapur PtoAutoridades tributarias de Australia y Canadá investigan a más de 15 centros de mercadeo de minerales en la isla asiática para determinar si grandes compañías están eludiendo impuestos allí.
     
    Los centros de transacciones de las mayores operadoras mundiales de materias primas en Singapur están siendo investigados por los gobiernos de algunos países productores de recursos, que afirman que unidades de ese centro financiero del sudeste asiático son usadas para evadir impuestos.
     
    Algunas de las mayores petroleras, mineras y empresas de otras materias primas del mundo registran miles de millones de dólares en ingresos en la pequeña isla estado cada año, donde los impuestos pueden ser muy bajos, lo que es perfectamente legal. Sin embargo, puede ocurrir que se fijen precios menores a grupos de transacciones en forma deliberada para llevar allí ganancias desde unidades en otros países.
     
    Las empresas niegan haber incurrido en alguna transferencia inapropiada de fijación de precios y afirman que están en Singapur para estar más cerca de clientes asiáticos, de expertos locales y rutas comerciales, debido a que la región responde por una creciente proporción de sus negocios.
     
    BHP Billiton y Rio Tinto, las dos mayores mineras del mundo, registraron ingresos por cerca de 50.000 millones de dólares en Singapur en el 2013, según documentos de registros corporativos del país, y anotaron una ganancia neta combinada de más de 2.000 millones de dólares.
     
    Ambas realizan mayormente operaciones de comercio ahí, un negocio de alto volumen y bajo margen que involucra la compra de materias primas de sus operaciones globales y la venta de las mismas a sus clientes.
     
    También se preocupan de la logística y de la administración del riesgo. Las empresas afirman que sus operaciones en Singapur no fueron establecidas para reducir impuestos, sino para servir mejor a sus clientes.
     
    LAS INDAGACIONES 
     
    Las autoridades tributarias de Australia e Indonesia indican que están investigando si arreglos como esos simplemente mudan ganancias desde donde son extraídas las materias primas. La mayoría de las jurisdicciones requieren que dichos arreglos tengan un propósito comercial más allá de ahorrar en impuestos.
     
    Australia e Indonesia dependen fuertemente de las exportaciones mineras, y las mineras globales figuran entre sus mayores contribuyentes. La oficina impositiva de Australia ha dicho que está realizando auditorías de 15 centros de marketing en Singapur y Suiza, que espera que recauden 1.000 millones de dólares adicionales.
     
    El jefe de la oficina impositiva de Indonesia, Sigit Priadi Pramudito, dijo a Reuters recientemente que la transferencia de arreglos de precios de empresas de materias primas eran una preocupación particular, pero no mencionó a firmas.
     
    “Digamos que una compañía vende barato a Singapur y luego vende desde Singapur al mundo, ¿dónde estaría la ganancia? ¿En Singapur, no? ¿Y dónde está el dinero?¿En Singapur, no? ¿Qué recibe Indonesia? Nada”, comentó.
     
    Países que producen recursos usualmente recaudan impuestos sobre la extracción de materias primas a través de regalías, comentó Harvey Koenig, socio especializado en tributación de KPMG en Singapur.
     
    Sin embargo, agregó que “aún hay varias preocupaciones desde países productores debido a que una gran parte de las ganancias no está siendo retenida en esos países”, sin comentar sobre ninguna empresa o investigación específica.
     
    NIIF PERMITIRÁN MAYOR CONTROL SOBRE TRANSACCIONES 
     
    Una fuente conocedora del sector minero, que prefirió no hacer público su nombre, aseguró que la práctica que investigan hoy las autoridades de Canadá y Australia en Singapur son “relativamente comunes en la industria”.
     
    “Hay empresas que hacen este tipo de negocios de ‘yo con yo’. Tienen compañías en Irlanda o Singapur o en cualquier parte del mundo con condiciones tributarias más laxas, entonces le venden a estas compañías, que son del mismo dueño pero con distintas personalidades jurídicas, esta empresa hace la venta global y contablemente la compañía productora no se queda con la utilidad de esa venta”, señala.
     
    Ahora, explica que este tipo de actividades se hacen dentro de lo legal, pero no quiere decir que no haya elusión tributaria. “Lo que queda demostrado, con esta noticia es que Australia y Canadá encontraron la forma de identificar este tipo de acciones”.
     
    Explicó que en Colombia la aplicación de las Normas Internacionales de Información Financiera, Niif, puede facilitar a las autoridades tener mayor información y mejor control sobre las empresas con operaciones internacionales, para prevenir este tipo de triangulaciones.
     
    Reuters
     
Links to Best Bookmaker Bet365 it The UK