log in
  • ¿Petróleo a US$34,7 implica un riesgo fiscal?

    La renta petrolera será este año de menos de $2 billones y podría ser cero en 2017. El Gobierno dice que no hay descuadre presupuestal. ¿Se logró la independencia tributaria de las ganancias del crudo?
     
    Banca De InversionEl precio del petróleo ha sido una variable imposible de predecir durante el último año y medio. Pocos pueden decir que a mediados de 2014, cuando la cotización se encontraba por encima de los US$110, esperaban que para esta fecha el precio rondaría los US$30. Y entre los que se han visto en aprietos por no lograr predecir el comportamiento de este activo se encuentra el Gobierno colombiano, pues tan solo en los últimos cuatro meses ha tenido que ajustar dos veces sus proyecciones.
     
    El presupuesto general de la nación fue aprobado por el Congreso en octubre pasado bajo el supuesto de que el precio del petróleo Brent promediaría los US$64,7 durante el 2016. Sin embargo, en diciembre de 2015 este supuesto tuvo que ser bajado a US$50 por el Gobierno durante la presentación del plan financiero de este año. Y este lunes el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, indicó que el consenso al que se llegó durante el último Foro Económico Mundial era que la cotización de este activo rondaría los US$34. Por esto el jefe de la cartera decidió actualizar el nivel de referencia a US$34,7.
     
    Con la última actualización ya hay US$30 de diferencia con respecto a la primera proyección y la pregunta que queda es: ¿hay descuadres presupuestales?
     
    El Espectador habló con el viceministro técnico de Hacienda, Andrés Escobar, quien señaló que “la actualización del precio del petróleo para el 2016 no afecta el presupuesto en gran medida, pues los ingresos fiscales de este año dependen de los precios del petróleo de 2015. Y durante el plan financiero, que se presentó en diciembre, anunciamos unas medidas para controlar el gasto. Sin embargo, lo que sí podría llegar a afectar son los anticipos de impuestos que las petroleras paguen este año, lo cual no tendrá un impacto sustancial”.
     
    Aunque el supuesto del petróleo a US$34,7 no afecta el presupuesto actual, y que el menor ingreso petrolero ya está contemplado en los recientes ajustes fiscales, no se puede desconocer que el cierre financiero de 2015 muestra un importante deterioro en las finanzas. Según el plan financiero, el Gobierno espera recibir en impuestos del sector petrolero cerca de $220.000 millones en 2016, lo que representa una disminución de 95 % con respecto a lo recaudado en 2015.
     
    En cuanto a los dividendos de Ecopetrol, la nación recibirá $1,7 billones este año, “pero hay que recordar que de este monto, $700.000 millones son recursos que la estatal nos debía del año pasado. De las utilidades de este año solo cobraríamos un billón de pesos. Pero todavía no sabemos cómo le fue a la Iguana en la última parte del 2015”, señaló Escobar.
     
    Para resumir, Escobar indicó que “aunque se recolecte menos de lo esperado del sector petrolero en 2016, esto tendría solo un efecto marginal para el presupuesto. Ya hemos realizado varios ajustes fiscales, pues desde hace tiempo sabíamos que la renta iba a caer en más de $20 billones”.
     
    La pregunta que queda ahora es cómo será el escenario fiscal de Colombia para el próximo año. Para empezar, el nivel de 30 dólares al que se encuentra el petróleo bordea los costos de producción de la mayoría de las petroleras del mundo. De hecho, la misma Ecopetrol le contó a El Espectador en una publicación de días pasados que bajo el nivel actual del crudo no tendría ni pérdidas ni ganancias. Lo que implica que exista la posibilidad de que la Iguana no registre utilidades en 2016, y por ende no reparta dividendos en 2017. Una situación que llevaría a la renta petrolera a niveles de casi cero.
     
    Para Camila Pérez, directora de investigaciones económicas de Fedesarrollo, “el país fue forzado a independizarse en materia tributaria del petróleo. Se espera que el próximo año el recaudo de este sector sea cercano a cero y seguirá así por varios años o para siempre, porque los precios seguirán bajos y la producción está cayendo. Por esto ahora la tarea que tiene el Gobierno es encontrar los demás impuestos para cubrir el ingreso que se ha perdido, y como insumo tiene el documento de recomendaciones de la comisión de expertos”.
     
    * * *
     
    Y afuera, ¿qué?
     
    Alemania
    El litro de diésel cuesta 94 centavos de euro y la gasolina súper 1,18 euros por litro. Las distribuidoras dicen que no pueden bajar más el precio por los impuestos, en los cuales es el 71% del precio. El Estado alemán se embolsa al año 40.000 millones de euros por ello.
     
    Portugal
    En este país el litro de gasolina está en 1,37 euros. Los impuestos son más del 50% del precio de los hidrocarburos.
     
    Rusia
    La moneda rusa está en su mínimo histórico: 86 unidades por un dólar y 90 por un euro. La bolsa de Moscú cae. La exportación de crudo constituye la principal fuente de ingresos de Rusia, cuya economía está golpeada por las sanciones impuestas por la anexión de Crimea. Rusia entró en recesión hace un año. Vladimir Putin dice que puede compensar las pérdidas con actividades en otros sectores económicos. Se proyecta un crecimiento por debajo del 1% este año.
     
    Estados Unidos
    El desplome tiene un efecto directo en las gasolineras. Hoy se consigue el litro a 0,46 euros. Los precios fluctúan en función del estado. Así, Alabama y Arkansas, situados cerca de grandes refinerías, consiguen la gasolina a 0,39 euros. Un precio que no se veía desde los años 60.
     
    Venezuela
    El número dos del chavismo, Diosdado Cabello, lo dijo: ya no cubrimos el precio de producción de barril. Una catástrofe en un país que basa su economía en la exportación de crudo. Los planes sociales están basados en los ingresos petroleros. Se avecinan ajustes fuertes. El Gobierno incluso estaría contemplando aumentar el precio de la gasolina.
     
    Brasil
     
    Con el escándalo de Petrobras, la acción hoy sólo vale 4 reales. La empresa es responsable de la crisis financiera que vive el país, pues representa el 18% del PIB. La reducción del precio ha afectado su crecimiento económico.
     
    Por: Camilo Vega Barbosa
     
    ElEspectador.com
  • ¿Por qué Colombia enfrenta la amenaza de una rebaja de nota?

    Bolsas ChinaLos operadores ven un creciente riesgo de rebaja de la calificación de Colombia. Las razones: finanzas dependientes del petróleo; devaluación del peso superior a 22 %; la Bolsa de Colombia ha perdido 36 % este año.
     
    El costo de proteger sus bonos contra un impago durante cinco años ascendió el mes pasado al nivel más alto en seis años -2,35 puntos porcentuales- en momentos en que el país enfrenta la caída del precio del petróleo, que representa alrededor de la mitad de sus exportaciones. Es apenas 0,25 puntos porcentuales menos que el promedio de países con una nota un nivel más bajo de Standard Poor’s, BBB-.
     
    Hace un año, las permutas de Colombia eran 0,73 puntos porcentuales más baratas.
     
    Antes de la caída del crudo, los inversores consideraban que Colombia era una estrella en ascenso entre los mercados emergentes debido a la mejora de la seguridad, que ha abierto a la exploración de energía y a la inversión extranjera regiones que antes eran peligrosas.
     
    Ahora la serie de seis aumentos de calificación desde 2010 –la mayor cantidad en América Latina junto con Perú- parece estar llegando a su fin.
     
    “Es un riesgo innegable”, dijo en Bogotá, Juan David Ballen, un estratega de Casa de Bolsa, la firma de operaciones propiedad del mayor grupo bancario del país. “Colombia es muy dependiente del petróleo y ahora está pagando el precio”.
     
    La declinación del crudo desde fines de junio ha afectado las perspectivas de la economía para este año, y el banco central pronostica el crecimiento más lento desde 2009.
     
    El peso ha caído 22 por ciento en lo que va de 2015, la segunda mayor declinación entre 31 grandes monedas que sigue Bloomberg.
     
    El índice Colcap de acciones se ha derrumbado 36 por ciento, con lo que encabeza las caídas mundiales.
     
    Un proyecto de ley impositiva le permitirá al Gobierno aumentar sus ingresos y la llamada regla fiscal, una ley que limita el déficit presupuestario, “garantizará la sustentabilidad y la mejora de las métricas crediticias de Colombia”, dijo Milena López, la directora de Crédito Público.
     
    “Colombia tiene que reinventarse luego de esta conmoción petrolera, y no lo ha hecho”, lo que significa menores ingresos gubernamentales y una expansión más lenta, dijo desde Nueva York Siobhan Morden, jefa de renta fija para América Latina de Jefferies Group LLC.
     
    Colombia tiene una calificación BBB de S&P y Fitch Ratings y una nota Baa2 de Moody’s Investors Service, el segundo grado de inversión más bajo, con perspectiva estable. Las tres compañías dieron al país sudamericano grado de inversión en 2011, y luego lo elevaron un nivel.
     
    Las permutas de riesgo crediticio de países que comparten la calificación BBB de S&P –entre ellos España, Panamá e Islandia- se negocian a un promedio de 1,74 puntos porcentuales, 0,50 puntos porcentuales por debajo de del riesgo de los bonos de Colombia.
     
    El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, dijo en julio que Colombia presentará una reforma impositiva al Congreso en tanto trata de hallar nuevas fuentes de ingresos y de evitar una rebaja de su calificación crediticia. El país podría enfrentar esa medida si el Gobierno no se adapta a los precios más bajos del petróleo, dijo desde Nueva York Juan Lorenzo Maldonado, un economista de Credit Suisse Group AG. Sin embargo, Colombia ha enviado una señal positiva sobre una reforma fiscal, agregó.
     
    Bloomberg - Portafolio.co
     
  • “La economía mundial está en problemas”: FMI

    FMI Según el organismo, a pesar de las considerables diferencias en las perspectivas de crecimiento entre los países, una cosa es segura: los riesgos para la economía mundial parecen más pronunciados que nunca. Este año será el peor desde 2009.
     
    La economía mundial presencia hoy en día fuertes reducciones en las proyecciones de crecimiento de varias de sus economías más fuertes y las que antaño fueran el motor de su crecimiento. América Latina tuvo la reducción de proyecciones más fuerte, en particular por el peor desempeño de Brasil.
     
    Mientras que en 2014 el PIB mundial creció 3,4%, los pronósticos que hace hoy el Fondo Monetario Internacional (FMI) se muestran pesimistas. Se estima que el mundo se expandirá 3,1% al finalizar este año y tendrá significativa recuperación en su crecimiento para 2016 (3,6%). Para ambos datos, el FMI bajó sus proyecciones en 0,2 puntos. 
     
    ¿Pero, por qué el mundo se enfrenta a una nueva desaceleración? En primer lugar, la transformación de China de un país exportador a uno basado en su consumo interno le ha resultado en una ralentización de su economía mayor a la esperada. 
     
    En segundo lugar, la caída en los precios de las materias primas continúa sin horizonte y finalmente la inminente subida de las tasas de intervención por parte de la Reserva Federal podrían suponer un fuerte golpe para los países emergentes.
     
    Recuperación en curso de las economías desarrolladas
     
    Aunque la panorámica es desalentadora para gran parte del planeta, las economías avanzadas continuarán con su recuperación aunque a un ritmo menor pasando de 2,1% de proyección en julio a 2% en octubre de 2015. De igual forma para 2016 el pronóstico bajó de 2,4% a 2,2%.
     
    La zona Euro se seguirá fortaleciendo y Japón continuará afirmando su crecimiento que ya dejó la senda negativa de los últimos años y se perfila a completar el 0,6% a finales de este año. 
     
    Como afirma el FMI, aunque Norteamérica tiene las mejores proyecciones, en el mediano plazo aún es pronto afirmar una recuperación acelerada ya que la baja inversión junto al débil crecimiento productivo limita las expectativas. 
     
    Para estos países seguir manejando una política macro prudente es la manera más efectiva de asegurar el camino de la recuperación, asegura el FMI. Países como Alemania deben seguir utilizando los estímulos fiscales para reforzar su crecimiento. 
     
    En términos generales la clave estará en el comportamiento del mercado laboral y reducir las barreras de entrada para nuevos productos y servicios en los mercados mundiales. 
     
    Duras pruebas para las economías emergentes
     
    El quinto año de desaceleración continua en el crecimiento de los países emergentes es el resultado de la combinación de diversos factores. Por un lado, la debilidad de los países exportadores de petróleo junto a la débil demanda de crudo de China y los problemas geopolíticos e internos en diversas naciones afectarán negativamente el desempeño futuro de estos países. 
     
    Como advierte la presidenta del FMI, Christine Lagarde, “los países emergentes deben estar preparados para el endurecimiento de la política monetaria de los Estados Unidos”. Además, el continuo fortalecimiento del dólar ha elevado significativamente las deudas de diversas naciones. 
     
    Para algunos países como Brasil, Rusia y algunos en América Latina (Venezuela), sus recesiones podrían verse acrecentadas. Las tensiones geopolíticas y la petróleo-dependencia de algunos países impactarán el desempeño de sus respectivas regiones. 
     
    Al mismo tiempo, el organismo internacional insistió que varios mercados en desarrollo incrementaron su resistencia ante los choques externos gracias a una serie de medidas como flexibilidad cambiaria, fuertes reservas internacionales, la atracción de inversión extranjera y la consolidación de su demanda interna que podría verse amenazada por una mayor inflación. 
     
    Dinero.com
  • 96 municipios han recibido recursos extras de regalías

    Banca De InversionCon el mecanismo de incentivos a la producción, que se otorga a las localidades de donde se saca crudo, gas, carbón y níquel, se han distribuido $ 88.517 millones en 16 departamentos. No obstante, para las regiones este monto es un paño de agua tibia con relación a lo que les fue recortado.
     
    Una cancha de fútbol para el municipio de Becerril (Cesar), un proyecto para rehabilitar la quebrada Agua Fría, en Buenos Aires (Cauca), una planta de tratamiento de agua en Mocoa (Putumayo) y la ampliación de las redes eléctricas para mejorar el servicio en seis veredas de Tauramena (Casanare), son algunos de los proyectos que se financiarán con el nuevo incentivo a la producción implementado por el Gobierno para aliviar un poco la reducción de los ingresos por regalías en estas localidades.
     
    En total son 190.000 millones de pesos los que se distribuirán entre el 2015 y el 2016, de los cuales ya se han asignado 88.517 millones, es decir, se ha distribuido el 95 por ciento de los recursos presupuestados para este año.
     
    En algunos casos, los proyectos aprobados, son financiados también con recursos propios de los municipios, y por empresas productoras.
     
    Casi la mitad de los proyectos son para obras de transporte, agua potable y saneamiento básico. Pero también hay algunas iniciativas que no van dirigidas al cubrimiento de necesidades básicas insatisfechas de las localidades, como un proyecto de 502 millones de pesos para la construcción de obras de arte en los sectores Pradera y La Siberia en el municipio de San Vicente de Chucurí, Santander, o los 320 millones de pesos asignados para el diseño y ejecución de un programa de educación ambiental, organización y arborización ecológica en el municipio de Los Palmitos, en Sucre.
     
    De acuerdo con el viceministro de Energía, Carlos Fernando Eraso Calero, el espíritu de este incentivo es que las comunidades donde operan las empresas productoras vean en sus territorios los beneficios de tener una operación minera o petrolera.
     
    “Se trata de destinar una porción de los recursos que tenemos para el funcionamiento del sistema de regalías y dárselo a estos municipios productores para que puedan acometer inversiones en diferentes tipos de proyectos que traigan beneficios económicos y sociales a sus comunidades”, explicó el funcionario.
     
    ¿PAÑOS DE AGUA TIBIA?
     
    Pese a las buenas intenciones, para los líderes regionales estos recursos corresponden a un paño de agua tibia, frente a la situación actual de los municipios.
     
    Es que en algunos casos, como el de Montelíbano, Córdoba, sede de Cerro Matoso, la mina de mayor producción de níquel en América Latina, el incentivo obtenido no alcanza a compensar ni la tercera parte de lo que dejó de recibir el municipio por cuenta de la caída de la producción, los precios y la reforma a las regalías.
     
    Según los datos del Departamento Nacional de Planeación, DNP, entre el bienio 2013-2014 y el 2015-2016, a este municipio las asignaciones totales (directas, específicas y por el Fondo Nacional de Pensiones de las Entidades Territoriales, Fonpet) se le redujeron en 5.035 millones de pesos.
     
    Mediante el incentivo, este año se le asignaron s por 731 millones de pesos, para la construcción de un centro de desarrollo infantil y un proyecto de restauración ecológica.
     
    De acuerdo con el alcalde de este municipio, Gabriel Calle Demoya, la administración ha detectado además demoras en el giro de los recursos, a tal punto que en ocasiones tarda más de seis meses en realizarse el desembolso.
     
    “Esto es grave, porque por cuenta de la actividad minera las regiones tienen problemas, nosotros tenemos 2.500 familias viviendo en invasión, no podemos cobrar impuesto de industria y comercio a la empresa (Cerro Matoso), porque supuestamente no son industria”, señaló. Para este municipio las regalías son entre el 16 y el 20 por ciento del presupuesto.
     
    Otro caso significativo es el de Puerto Gaitán, Meta, el municipio que alberga al mayor campo petrolero del país: Rubiales.
     
    Allí las regalías se disminuyeron en 20.983 millones de pesos entre el bienio anterior 2013-2014 y el actual 2015-2016.
     
    Por incentivos, este año se le asignaron 14.390 millones de pesos para la construcción del sistema de acueducto y alcantarillado del sector Bateas.
     
    De acuerdo con el presidente de la Federación Nacional de Departamentos, Amylkar Acosta Medina, los incentivos a la producción son solo un paliativo y no cubren a los departamentos.
     
    “El bajonazo en sus ingresos (de los municipios) por concepto de asignación directa de regalías este año ha sido monstruoso, debido a que los productores pasaron de recibir, en promedio, el 74% de la totalidad de las regalías en 2011 (antes de la reforma) a recibir solo el 10%”, señaló el vocero de los gobernadores.
     
    Esta entidad propuso, al Ministerio de Hacienda, que para darle un mayor alivio a las regiones productoras se desplacen 12 puntos porcentuales del 30% de aplazamiento decretado por el Gobierno de los recursos del Presupuesto bienal 2015-2016.
     
    Dada la caída actual de los precios del crudo y la revaluación del dólar, es probable que este año los recursos de las regalías disminuyan en un 30 por ciento. Por lo que el ajuste en el cinturón para las regiones en los próximos años podría ser aún mayor, incluso con el incentivo a la producción.
     
    LAS INICIATIVAS CON MAYORES RECURSOS
     
    Acueducto Puerto Gaitán: Se le asignó un total de $ 14.390 millones al proyecto, que tendrá también recursos de regalías directas.
     
    Complejo deportivo: En Acacías Meta se invertirá $ 3.628 millones en construir un complejo deportivo con patinódromo canchas de fútbol y tenis.
    La Jagua de Ibirico (Cesar): En reparación de víctimas, vías urbanas del municipio, restauración de ecosistemas y unidades productivas agrícolas se invertirán $ 3.442 millones.
     
    Cancha y luz en Becerril: Con $ 3.217 millones de pesos en Becerril (Cesar) se construirán redes para electrificación rural y una cancha de fútbol.
     
    Vías para Castilla: El municipio de Castilla La Nueva, Meta, invertirá $3.210 millones en el mejoramiento de camellones y vías terciarias.
     
    Escuela en Barrancabermeja: En el puerto petrolero invertirán $ 2.572 millones de en la construcción del Colegio Agropecuario la Fortuna, que tendrá capacidad para 548 estudiantes.
     
    Alcantarillado: Con una asignación de $2.540 millones este municipio guajiro construirá una planta de tratamiento de aguas residuales y redes de alcantarillado.
     
    Viviendas para Arauca: La capital del departamento de Arauca hará un proyecto de mejoramiento de vivienda urbana y rural para 255 hogares con 2.474 millones de pesos.
     
     
    Fuente: Portafolio.co / Nohora Celedón
  • A julio inversión extranjera bajó el 6,7 por ciento

    Inv ExtranjeraLas cifras preliminares del Banco de la República indican que en los 7 primeros meses la inversión extranjera directa (IED) en Colombia bajó 6,7 por ciento, a cerca de 9.375 millones de dólares.
     
    Aunque el Gobierno maneja la proyección de que este año se alcanzará una IED (inversión de largo plazo) de 17.000 millones de dólares, lo que representaría un crecimiento de 4 por ciento respecto a 2013, hay quienes piensan que la meta no es posible.
     
    Uno es el economista Mauricio Reina quien dice que el boom de los comodities en el mercado mundial, que atrae cerca del 50 por ciento de la inversión extranjera directa en Colombia, está llegando a su fin, por lo que las inversiones que eran atractivas hace tres o cuatro años ya no lo son necesariamente.
     
    "También Colombia tiene sobrecostos en la exploración y explotación minero-energética -como las consultas previas o dificultades de las licencias ambientales-, que han hecho que sea un país menos atractivo para los capitales externos; y tampoco ha concretado mejoras de productividad y competitividad necesarias para compensar esa caída de precios de los comodities, y los sobrecostos en la exploración y producción minero-energética", agregó.
     
    Aunque no superaron los nuevos flujos de IED, los capitales golondrina (de cartera y/o corto plazo) ganaron protagonismo en los 7 primeros meses del año, al sumar 8.255 millones de dólares, y aumentar 148 por ciento respecto a igual periodo de 2013.
     
    Dicha cifra supera además en 3.563 millones de dólares los 4.692 millones de dólares que ingresaron al país el año pasado por esa vía, según el Banco de la República
     
    A Colombia continúa llegando un buen volumen de capitales extranjeros atraídos por las buenas perspectivas de la economía y la rentabilidad que ofrecen sus mercados.
     
    La inversión de portafolio está representada en deuda pública del gobierno (TES), bonos corporativos y acciones inscritas en la Bolsa de Valores de Colombia (BVC), entre otros títulos.
     
    Los analistas coinciden en que parte de la explicación a ese mayor ingreso de capitales extranjeros de corto plazo se encuentra en el rebalanceo que llevó acabo JP Morgan de su índice, en el que recomendaba a los inversionistas tomar una mayor posición en deuda pública.
     
    La llegada masiva de capitales externos también ha provocado una caída en el precio del dólar que se negocia hoy sobre 1.877,40 pesos, que es la tasa representativa del mercado (TRM).
     
    Rolando Lozano Garzón
    Redacción Economía y Negocios.
    Fuente: ElTiempo.com
  • Alemania: ¿Al borde del abismo?

    Angela MLos aficionados al fútbol le atribuyen a ese deporte cualidades que incluso van más allá del juego mismo. Una de ellas es su capacidad de explicar cómo está el mundo y parecería que los recientes encuentros están demostrando que las cosas no van bien.
     
    En los partidos que está jugando la selección de Alemania para clasificar a la Eurocopa 2016, por primera vez en la historia Polonia los derrotó 2-0. Este resultado fue calificado por muchos como humillante para el campeón del pasado Mundial de Brasil y una señal de que las cosas no están bien para los germanos, ni en el fútbol, ni en otros campos.
     
    Y quizá uno de los temas que preocupa tanto o más que el balompié es la situación económica, pues así como el equipo de fútbol alemán se destaca por su juego ordenado y eficiente, su sector productivo venía marchando como un reloj y empujando a su vecindario, hasta este año, cuando los indicadores ya no son tan favorables.
     
    La preocupación comenzó con una contracción de 0,2% del PIB en el segundo trimestre de 2014 y, aunque podría pensarse que fue una caída temporal, varios indicadores estarían mostrando que en el tercer trimestre se mantuvo el mal desempeño, lo que daría para que técnicamente el país entrara en recesión –fenómeno que se presenta tras dos trimestres consecutivos de contracción económica–.
     
    En agosto, la producción industrial tuvo su mayor caída mensual en cinco años (4%), lo que sorprendió, pues el mercado esperaba una baja de 1,5%. Esto pone al país en la misma situación que registró en febrero de 2009, cuando la crisis comenzaba a golpear las fábricas europeas. El bajonazo se atribuye al debilitamiento de la demanda por sus exportaciones, debido a las conmociones geopolíticas y a la desaceleración de China.
     
    Precisamente uno de los problemas de Alemania es que tiene una excesiva dependencia de las exportaciones –en particular de plantas productivas y maquinaria– lo que lo hace muy sensible a pequeños cambios en la demanda externa, que en su caso se ha visto afectada por la situación en Medio Oriente y la agresión de Rusia a Ucrania.
     
    “Y como no hay signos de una fuerte recuperación mundial, ni de un auge de la inversión global, es razonable esperar un desempeño mediocre de la economía alemana por un tiempo. Los institutos de economía de ese país, en su previsión conjunta, ven un crecimiento de 1,3% este año y de 1,2% el próximo”, escribe el columnista del Financial Times, Wolfgang Münchau.
     
    También el Fondo Monetario Internacional recortó sus previsiones de crecimiento de Alemania a 1,4% para 2014 y a 1,5% para 2015.
     
    Mal en la bolsa
     
    Esos pronósticos reservados también parecerían reflejarse en los mercados de acciones, que se ufanan de ser predictores de lo que ocurrirá en sus respectivas economías. El indicador bursátil de referencia de Alemania, el DAX, ha caído 12% desde que alcanzó un récord en julio, mientras que el índice paneuropeo Stoxx 600 bajó 8% tras su pico de 2014 y el S&P 500 se ha debilitado 4,7%.
     
    Entre los principales indicadores europeos solo el italiano ha descendido más que el germano, tras tocar su máximo de 2014 (casi 15%), pero las acciones italianas tuvieron un rally fuerte en el verano, lo que hace que en el año corrido se mantengan en terreno positivo, a diferencia del DAX, que hasta el 10 de octubre caía 8%.
     
    Este índice se ve además afectado porque sus principales acciones son de las empresas industriales y exportadoras, muy sensibles a las expectativas de crecimiento en Alemania y en el extranjero. Entre ellas están Volkswagen, BASF y el fabricante de materiales de construcción Heidelberg-Cement, cuyos títulos han caído más de 20% en los últimos tres meses. 
     
    Igualmente, debido a los lazos comerciales y energéticos de Alemania con Rusia, muchos inversionistas usan el DAX para expresar sus preocupaciones en ese frente, razón por la cual este indicador, que era uno de los más tranquilos de Europa, dado que lo conforman empresas sólidas y con bajo endeudamiento, pasó a ser uno de los más volátiles, señala un informe de The Wall Street Journal.
     
    Mano dura
     
    A la elevada dependencia de sus exportaciones, la economía alemana debe sumar otros problemas: un shock demográfico por cuenta del creciente número de jubilados, que hacen perder fuerza al PIB –se estima que la tasa de crecimiento potencial podría caer por debajo de 1% durante la próxima década– y la dura posición del país frente a las estrategias de recuperación de Europa.
     
    Mientras muchos de sus vecinos están pidiendo a gritos un programa de estímulo monetario similar al aplicado en Estados Unidos, la Alemania de Angela Merkel está convencida de que esa no es la solución y es necesario seguir apretándose el cinturón.
     
    Prueba de ello es el creciente conflicto entre Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE), y Jens Weidmann, presidente del Bundesbank. El primero dice que ya está listo para expandir el balance del BCE en 1 billón de euros (US$1,3 billones), con el objetivo de inyectarle liquidez a la Euro Zona y combatir una inflación que está en 0,3%, la más baja en casi cinco años; el segundo, por su parte, dice que esa cifra aún no está definida, como tampoco la fecha en que se empezarían a comprar papeles para entregar la liquidez. 
     
    Una de las diferencias está en si el programa de estímulo solo incluye la compra de activos del sector privado y la aceptación de garantías a los bancos a cambio de préstamos baratos, o si también se va a comprar deuda soberana, un tema tabú en Alemania, cuyos políticos temen que con dicha compra se les quite presión a los gobiernos para que sigan ajustando sus finanzas públicas.
     
    Con o sin programa de estímulo, lo cierto es que Alemania no solo tiene que seguir ayudando a poner su vecindario en orden, sino también su propia economía, pues así como en el fútbol debe demostrar por qué quedó de campeón mundial, en su región debe prender de nuevo la locomotora.
     
    Fuente: Dinero.com
  • Aunque se parecen, los problemas de China no son una repetición de la crisis asiática de 1997

    La Reserva Federal de Estados Unidos planeaba subir las tasas de interés, los precios del petróleo se hundían y un país emergente de Asia devaluó su moneda.
     
    Bolsa 2011Para los mercados emergentes, hay inquietantes similitudes entre 1997, cuando la devaluación de Tailandia encendió la mecha de una crisis que se propagó por Asia y luego a Rusia y América Latina, y el presente, cuando la depreciación de China desató olas de ventas de divisas, de acciones y bonos.
     
    La buena noticia es que mucho ha cambiado desde entonces. Actualmente, los descensos de las divisas no son señal de una incipiente crisis, sino un amortiguador bienvenido. La mala noticia es que la desaceleración china y el bajón paralelo de los precios de los commodities están exponiendo debilidades estructurales que las economías emergentes han desatendido por demasiado tiempo.
     
    Para los mercados emergentes, la aparente determinación de la Fed de ajustar la política monetaria trae recuerdos desagradables. En 1981-1982, 1994 y 1997-1998, alzas de las tasas de interés en EE.UU. o el temor a ellas golpearon a los países y las empresas que se endeudaron en dólares, lo que precipitó crisis.
     
    Al comienzo de 1997, muchas divisas de mercados emergentes estaban vinculadas al dólar. Esos tipos de cambio fijos habían estabilizado la inflación y dado certeza a los inversionistas y los exportadores. No obstante, también alentaron a los gobiernos, los bancos y las empresas a contraer grandes deudas en dólares, que era más barato que tomar préstamos en moneda local y a los extranjeros a prestar en moneda local.
     
    Los crecientes déficits comerciales, no obstante, hicieron que esas tasas de cambio fijas fueran insostenibles. Para contrarrestar las presiones bajistas, los bancos centrales gastaron sus escasas reservas internacionales en compras de divisas locales. Con el tiempo, sin embargo, se vieron obligados a devaluar, empezando por Tailandia y más tarde Filipinas, Malasia, Corea del Sur, Indonesia, Rusia y Brasil.
     
    La devaluación aumentó drásticamente la carga de la deuda denominada en dólares. La limitar las presiones a la venta, muchos países recurrieron a tasas de interés más altas. Tanto en Corea del Sur como en Tailandia, las tasas de corto plazo prácticamente se duplicaron a más de 20%.
     
    En la actualidad, la mayoría de las economías emergentes tienen tipos de cambio flotantes, en lugar de fijos. Eso las ha protegido de las recesiones en EE.UU. y Europa y la caída de los precios de las materias primas. Sus bancos centrales siguen preocupados por la inflación, pero la mayoría ha evitado subir considerablemente sus tasas de interés. Indonesia, Corea del Sur y Tailandia han recortado sus tasas este año. Brasil aún tiene problemas con la inflación y ha elevado sus tasas de interés, pero mucho menos que en 1998-1999.
     
    Asimismo, los bancos de mercados emergentes están mejor capitalizados que en los años 90 y dependen más de depósitos y menos de préstamos de grandes inversionistas, muchas veces extranjeros.
     
    China es una clara excepción a algunas de estas tendencias. Ha mantenido un tipo de cambio fijo. Su devaluación de hace dos semanas trajo ecos de 1997. No obstante, si bien las devaluaciones en los años 90 fueron desordenadas, drásticas y forzadas, el control de China sobre los flujos de capital transfronterizos y sus amplias reservas internacionales, de US$3,7 billones (millones de millones), le dan, en gran parte, inmunidad a las presiones especulativas, permitiéndole mantener bajo control la caída del yuan y tener la libertad para bajar las tasas de interés.
     
    Compañías de países emergentes han aprovechado las bajas tasas de interés en EE.UU. para pedir prestado grandes sumas en dólares en los últimos años; esas deudas se hacen más difíciles de pagar cuando la moneda estadounidense se aprecia. No obstante, debido a que la emisión de deuda ha sido predominantemente en bonos de largo plazo en lugar de préstamos bancarios de corto plazo, esas dificultades probablemente se materializarán de forma gradual.
     
    Los bancos de China constituyen otro potencial problema: sus préstamos en mora son casi con seguridad muchas veces más altos que la cifra de 1,5% de los activos que divulgó el regulador del sector.
     
    Las crisis bancarias sistémicas ocurren cuando los depositantes y los prestamistas, temiendo que los préstamos tóxicos hundan los bancos, retiran su dinero. Para contener el pánico, el gobierno se ve obligado a rescatar o nacionalizar los bancos.
     
    De todos modos, es poco probable que haya corridas bancarias en China puesto que la mayoría de estas instituciones ya están controladas por el gobierno y este no dejará que quiebren. “Vienen prenacionalizados”, señala Simon Cox de BNY Mellon Investment Management.
     
    La combinación de salidas de capital, altas tasas de interés y colapsos bancarios vapulearon a las economías de Asia Oriental: Corea del Sur se contrajo 5% en 1998, Tailandia 11% e Indonesia 13%. En contraste, un “aterrizaje duro” para China significa un crecimiento anual de 4% en los próximos años, según previsiones pesimistas de Oxford Economics.
     
    Por lo tanto, las economías emergentes no están al borde del precipicio de una crisis financiera. Aun así, muchas enfrentan crisis económicas más prolongadas.
     
    El destacado crecimiento que disfrutaron muchos países en la última década resultó ser altamente dependiente de China y su apetito por commodities. Las exportaciones a China representaron cerca de 2% del Producto Interno Bruto de Indonesia, Brasil y Sudáfrica, según la firma IHS.
     
    El agotamiento del auge chino deja expuestas barreras al crecimiento más intrincadas: la incapacidad de Rusia de diversificarse más allá del petróleo y el gas, la inadecuada infraestructura pública de Brasil e Indonesia, el envejecimiento de la población en Asia Oriental y las escuelas de bajo rendimiento de Sudáfrica.
     
    A largo plazo, esos problemas son más importantes, y más difíciles de resolver, que una desaceleración en China.
     
    Por GREG IP
     
    Fuente: WSJournal.com
  • Beijing disipa riesgos sobre la economía China

    BeijingHay quienes aseguran que la economía de China está a punto del colapso por cuenta del endeudamiento de sus gobiernos locales, los cuales duplicaron su deuda, hasta un 36%, entre 2008 y 2013. A hoy la cifra ronda los US$1.8 billones (unos 11 billones de yuanes).
     
    China, entre la desaceleración económica y la desigualdad
     
    Los críticos ven la compra de deuda de gobiernos locales por parte del Gobierno central de China como un acto que conlleva dilemas morales, que no castiga el sobreendeudamiento y la mala asignación de recursos que las provincias han realizado. No obstante, la jugada podría salir bien para los intereses económicos de China, donde el gobierno quiere evitar problemas financieros generados por la capacidad de pago de las provincias.
     
    El tema resulta muy importante para las economías emergentes y en especial para los paìses exportadores de materias primas como Colombia.
     
    Los vehículos de financiamiento de los gobiernos locales fueron el mecanismo que encontraron los entes territoriales chinos para financiar proyectos de infraestructura y así eludir la prohibición que llegó desde Beijing en 2008 sobre endeudamiento a través de la banca (principalmente pública) y obtener los recursos de capital necesarios para estimular de forma descontrolada el desarrollo de las provincias.
     
    Existe temor entre los inversionistas por el debilitamiento de la calidad productiva y crediticia de los proyectos de infraestructura, el nivel de la deuda contraída para financiar esos proyectos y la capacidad de atender los gobiernos municipales sus obligaciones, dado que ha sido poco transparente el uso de los vehículos de financiación que son formas no tradicionales de obtener financiación.
     
    No obstante, recientemente Beijing dio un paso importante, para mantener mayor tranquilidad frente a las preocupaciones en torno a la refinanciación de los gobiernos locales, a través de una emisión de bonos por un billón de yuanes para convertir una primera parte de la deuda con un alto interés en una de menores costos y extendiendo los plazos. Según algunas estimaciones, con ello las provincias se ahorran 1,5% del PIB del presupuesto de los gobiernos locales al permitirles pagar una parte de los préstamos existentes a tasas más bajas a Beijing.
     
    Temores de la financiación
     
    El canje de la deuda realizado, el cual involucra el 53,8% de las obligaciones con vencimiento en 2015, es un impulso correcto a la estabilización, en el corto plazo, de su tasa de crecimiento al tiempo que se pone al frente de una parte de la carga de su deuda.
     
    Dicho canje de deuda permite al país reclasificar como pasivos fiscales una parte de las obligaciones adquiridas por los gobiernos locales. La salud financiera de China permite este tipo de intervención por cuanto para los estándares mundiales de hoy en día las obligaciones del gobierno central y los gobiernos locales suman alrededor suman apenas el 53% del PIB. Gracias a esto los temores por la capacidad de refinanciación de los gobiernos se ha ido disipando.
     
    Entre los beneficios de esta jugada se destaca que se reduce el efecto de endeudamiento del sector público sobre los actores privados que buscan crédito, mejora la gestión financiera pública a nivel estatal desde los respectivos gobiernos municipales e incluso incrementa la cuantía de capital en el sistema bancario.
     
    El último programa de reestructuración aumenta los esfuerzos de Beijing para mantener la economía en equilibrio. Asumir la carga de la deuda, debe contribuir a calmar las especulaciones, rumores y discusiones que se han dado en los últimos dos años sobre la salud de las finanzas en China y su posible efecto adverso para el crecimiento y la estabilidad económica.
     
    Fuente; Dinero.com
     
  • Caída de la renta petrolera, preocupación para el fisco

    En el 2014, la Nación recibirá menos recursos del sector por baja producción y disminución de los dividendos de Ecopetrol.
     
    Mauricio CardenasLa crisis petrolera no solamente trasnocha a las autoridades del sector mineroenergético. El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas Santamaría, declaró ayer que una de sus mayores preocupaciones es la disminución de la producción de crudo en el país.
     
    Y no es para menos: una cuarta parte de los ingresos corrientes de la Nación proviene de las regalías y los impuestos que pagan las empresas del sector.
     
    Para Cárdenas Santamaría, problemas como los atentados terroristas contra la infraestructura petrolera, conflictos con las comunidades y demoras en las licencias ambientales, han hecho que la producción esté por debajo de las metas planteadas por el Gobierno.
     
    “Todo se traduce en reducción de ingresos fiscales. Los colombianos tenemos que saber que un peso menos que pone la industria es un peso más que tenemos que pagar en impuestos”, explicó el Ministro.
     
    Agregó que los recursos que recauda el Gobierno por cuenta de esta renta petrolera van destinados hacia programas sociales como Colombia Mayor, Familias en Acción y ‘De Cero a Siempre’, que diseña estrategias para la atención de la primera infancia.
     
    De acuerdo con el Marco Fiscal de Mediano Plazo, los ingresos petroleros se reducirán en 1 por ciento del PIB en los próximos diez años, debido a una disminución en el ritmo de producción y a una desaceleración en los precios del crudo.
     
    “Ello implica que, con base en el PIB nominal del 2013, el Gobierno dejaría de percibir 7 billones de pesos en los próximos 10 años”, señala el Marco Fiscal.
     
    De acuerdo con el Ministro de Hacienda, el Gobierno deberá buscar de dónde recaudar estos recursos que se deja de recibir por cuenta de la renta petrolera.
     
    “Es necesario un plan de choque; es un hecho, nadie puede negar que la producción de petróleo ha tenido un declive debido a una sumatoria de factores. Los colombianos creen que esto no les afecta, pero no es así”, explicó el Ministro de Hacienda.
     
    Para este año, el Gobierno espera que se recupere la producción promedio diaria hasta llegar al millón de barriles.
     
    Economía y Negocios
     
    Portafolio.co
  • China altera la economía y los mercados globales

    China EconEn la primera jornada de negociaciones en la bolsa de 2016 China ha vuelto a convertirse en asunto global. Por un  lado, el efecto de China sobre la industria y el comercio internacional han ganado peso con su ascenso en el orden económico mundial. Por otro, su creciente importancia en un mundo multipolar se ha ido trasladando a una mayor sensibilidad global en lo económico.
     
    Tras muchos años de bonanza el 2008-2009 recordó al mundo que una crisis financiera desatada desde Estados Unidos es una crisis con profunda repercusión global y 2011 evidenció que Europa es un asunto que hace más compleja la globalización de forma que países aparentemente menores pueden mover muchos puntos de interconexión con el mundo y desatar desde allí riesgos serios para los mercados de capitales y para el intercambio de bienes a nivel mundial. 
     
    Si algo dejó claro 2015 es el impacto y relieve que China tiene ahora como súper poder. Aunque en desarrollo, China ya es suficientemente influyente para determinar el curso económico de Asia, de las economías emergentes y de la economía mundial. El efecto de su desaceleración ha sido suficiente para alterar algo más que la recuperación industrial global y estancar el comercio de bienes mundial. 
     
    Ahora su moneda, sus reservas internacionales y los flujos de capital así como el desempeño de su mercado de capitales se han convertido en asunto global, con capacidad para generar oleaje, volatilidad y fuertes cambios en la percepción de riesgo mundial.
     
    La evidencia más clara son los picos de volatilidad de las acciones y los brotes de percepción de riesgo medidos por el índice VIX de Chicago.
     
     
    El mundo hoy es más propenso a ser riesgoso porque los factores de riesgo global abundan y se rotan sin que necesariamente los anteriores queden del todo superados. En parte es lo que ha vuelto a poner de relieve la fragilidad de la bolsa china. 
     
    Uno de los debates más candentes sobre la economía mundial está en torno a si los riesgos anteriores pierden relevancia o capacidad de generar un daño irreversible a la economía mundial sin que por ello queden totalmente superados. 
     
    Sin embargo, no se debe desconocer que aspectos como el sobre apalancamiento y el apetito por el riesgo financiero, especialmente el bancario, están hoy mejor medidos, coordinados y gestionados por las autoridades mundiales a través de una más exigente y rigurosa regulación que busca evitar la repetición de las principales causas de la crisis de 2008-2009.
     
    ¿Qué implicaciones tiene el colapso de la bolsa china?
     
    Más que un terrible comienzo de año, reafirma un 2016 desafiante. La caída de hoy lunes es importante por ser la primera sesión de negociación pero en especial por las marcadas y significativas caídas. En ese sentido, pone en duda la recuperación de las acciones mundiales que se dio desde septiembre. Casi un tercio de esa recuperación se ha desvanecido con el comienzo del año. 
     
    Tras un durísimo verano vino un mejor otoño pero da la sensación de un peligroso invierno.
     
    Es de esperarse que las autoridades chinas reaccionen postergando o manejando las normas impuestas en el verano para estabilizar las acciones pero ello no puede ocultar que en la bolsa hay una evidente débil confianza sobre el valor de las empresas y el estado de la economía china.
     
    Para Colombia deja algunas inquietudes que afectan la tasa de cambio. Por un lado, a primera hora la prima de riesgo geopolítico disparó el precio de petróleo por el deterioro de la estabilidad de Medio Oriente ante la crisis saudi-iraní pero el efecto global de China deja en evidencia que el verdadero precio sin prima sería nuevamente más bajo, incluso llegando a nuevos mínimos de los últimos años.
     
    El efecto final sobre la tasa de cambio dependerá de si nuevamente los mercados compran la historia de estabilización de China o si esta vez la desconfianza sobre el verdadero estado de la segunda mayor economía implica un mayor desorden financiero mundial. 
     
    En la primera quincena de diciembre, con menor volatilidad mundial, la tasa de cambio en Colombia rompió varias veces el máximo histórico frente al dólar establecido en agosto.
     
     
    En las últimas dos semanas del 2015 la tasa de cambio se recuperó si bien el precio del petróleo no subió en forma similar. Posiblemente porque sí hubo una mejora en la percepción de riesgo mundial.
     
    La nueva ola de percepción de riesgo ante la fuerte caída de la bolsa china empieza a dejar sin piso la 
    reciente recuperación de la tasa de cambio
     
    ¿Comenzaremos 2016 llegando a un nuevo máximo histórico de la tasa de cambio frente al dólar?
     
    En especial si la aversión de riesgo tiñe de rojo a las bolsas en Europa y pone en riesgo la rentabilidad generada en el último año gracias a la recuperación económica de la euro-zona.
     
    Fuente: Dinero.
     
  • China invertirá US$250.000 millones en Latam como parte de estrategia de expansión

    El anuncio realizado en la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) en Beijing pretende asegurar el abastecimiento de materias primas, para sustentar el crecimiento chino por las próximas tres décadas.(Pulso) El presidente de China, Xi Jinping, anunció ayer inversiones por US$250.000 millones en América Latina por los próximos 10 años, como parte de una campaña para aumentar la influencia de Beijing en la región.

    China EconEl anuncio fue hecho en el marco de un foro de dos días que reunió a líderes de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) en Beijing.

    “Yo creo que esta reunión logrará resultados fructíferos, dar al mundo una señal positiva sobre la profundización de la cooperación entre China y América Latina y tener un importante y extenso impacto en promover la cooperación sur-sur y la prosperidad en el mundo”, dijo Xi, según publicó Reuters.

    En opinión de Alfredo Coutiño, economista senior para Latinoamérica de Moody’s, las inversiones que ha anunciado China son una política nueva respecto a América Latina, porque era una de las regiones donde menos invertía. “En países como México la inversión china era nula. Hoy está invirtiendo no sólo en infraestructura sino también en materias prima, como el mercado petrolero”, afirmó el analista a PULSO.

    La estrategia china de invertir en commodities no es nueva, ya lo hizo en África en el sector agrícola y mineral. “Hoy China mira a Latinoamérica como un mercado clave para su suministro a 30 años”. De ahí la importancia de fortalecer los vínculos comerciales con la región. El analista de Moody’s explica que, en particular, el Cono sur será clave en materia de suministros y además en el sector primario. “China está invirtiendo para tener rendimiento, pero además para asegurar el suministro”, concluyó.

    Comercio al alza

    De acuerdo a un informe publicado ayer por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), el comercio bilateral entre América Latina y China se multiplicó por 22 entre 2000 y 2013, lo que implica que en pocos años, China pasó de ser un socio menor a convertirse en un actor central del comercio exterior de la región.

    China también ha reconocido la importancia creciente de sus vínculos con América Latina y el Caribe. Así lo reflejan los ambiciosos objetivos del marco de cooperación para el período 2015-2019, conocido como “1+3+6”. El número 1 se refiere a un solo plan para toda la región; el 3 corresponde a los tres motores de la cooperación regional: comercio, inversiones y cooperación financiera; y el 6 se refiere a las seis áreas específicas que China quiere priorizar: energía y recursos naturales, desarrollo de infraestructura, agricultura, industria, innovación científica y tecnológica, y tecnologías de la información.

    China ha registrado una de las tasas de crecimiento anuales más altas del mundo desde 1980 (cerca de 10%), incluso durante la crisis financiera global. Pero desde comienzos de 2012, el crecimiento de la economía china se ha desacelerado paulatinamente hasta un 7,3%.

    Un objetivo central de las reformas en curso en China es un reequilibrio del modelo de crecimiento seguido en las últimas tres décadas, de manera que se base más en el consumo y menos en la inversión en capital fijo y las exportaciones.

    En opinión de Coutiño, China está ajustando su crecimiento y es un proceso natural y bienvenido. Las altas tasas de crecimiento, que llegaron al 50% del PIB, no podían mantenerse para siempre, por lo tanto el ajuste es natural. Las proyecciones de expansión para las tres próximas décadas están sustentadas en este crecimiento ajustado.

    Asamblea popular nacional

    El 5 de marzo se realizará la esperada reunión anual de la Asamblea Popular Nacional de China y los inversionistas estarán atentos buscando cualquier señal pro crecimiento. En la reunión, los líderes publicarán las metas de crecimiento así como las políticas que apunten a reformas. Esta asamblea, sumada a la Conferencia Central Económica, en diciembre, serán claves.

     

     

  • China, Grecia y el crudo, una mezcla tóxica para los mercados mundiales

    Inversion2012Las acciones en Asia y Europa cayeron de forma pronunciada el martes, arrastradas por temores generados por el bajo crecimiento económico en Asia, la incertidumbre política en Grecia y la caída del precio del petróleo que aún afecta los títulos de empresas energéticas.
     
    Las acciones estadounidenses revirtieron en su mayoría la venta generalizada y sus pérdidas se detuvieron por la tarde conforme los inversionistas se aferraron al optimismo sobre el crecimiento económico en Estados Unidos.
     
    El derrumbe de los mercados en otras partes del mundo se produjo luego de que China tomó medidas nuevas para restringir los préstamos y de que Grecia adelantó un voto clave en el Parlamento. Las caídas dejaron de manifiesto los temores sobre la vulnerabilidad de los mercados bursátiles tras los grandes avances que registraron en los últimos meses.
     
    El Índice Compuesto de Shanghai se hundió 5,4%, la mayor caída porcentual diaria en más de cinco años.
     
    El índice Stoxx Europe 600 terminó la sesión 2,3% a la baja, en 340,48 puntos, en sintonía con descensos en los principales índices del Viejo Continente.
     
    En América Latina, el Ibovespa brasileño cerró ligeramente a la baja, en 50.193 unidades, encabezado por la firma de bienes raíces Rossi Residencial, cuya acción se desplomó 8,3%. En tanto, el IPC de México cerró la jornada con un descenso de 1,4%, en 42.340 puntos.
     
    Las caídas en el principal índice de Grecia eclipsaron todos los demás, en medio de un aumento de la incertidumbre política. Las acciones en Atenas bajaron 13% a 902,84, encabezadas por los bancos, mientras que los rendimientos de los bonos soberanos a 10 años subieron 0,74 puntos porcentuales a 7,89%, lo que refleja una caída del precio de la deuda griega.
     
    El gobierno de Grecia decidió adelantar un voto en el Parlamento para elegir al presidente al 17 de diciembre, dos meses antes de lo previsto. La noticia se conoció poco después de una decisión de los ministros de Finanzas de la zona euro de extender las conversaciones sobre el rescate del país hasta el año próximo. La crisis de deuda griega había amenazado la integridad de la zona euro en 2012.
     
    George Saravelos, analista de Deutsche Bank, DBK.XE +0.47%  indica que los eventos han dejado a los mercados a las puertas de “un período de riesgo muy elevado hacia fin de año”.
     
    En EE.UU., la caída fue relativamente moderada. El Promedio Industrial Dow Jones perdió 51,28 puntos, o 0,3%, a 17.801,20. El S&P 500 cedió 0,49 puntos para terminar la jornada en 2.059,82 unidades, mientras que el Índice Compuesto Nasdaq subió 25,77 puntos, o 0,5%, a 4.766,47.
     
    Inversionistas señalan que el crecimiento económico de EE.UU. luce más sólido que el de otros países, lo cual hace que la renta variable del país norteamericano sea una opción más atractiva.
     
    “Estos titulares apelan a temores en la mente de la gente” sobre el crecimiento global, dice Bryan Novak, director gerente sénior de Astor Investment Management. “Pero la economía de EE.UU. sigue mejorando. Quien haya mantenido esa postura ha sido recompensado en el último par de años”.
     
    Las marcadas caídas en Asia desataron fuertes pérdidas en la mañana en EE.UU., y el Dow Jones llegó a hundirse casi 223 puntos antes de recuperarse.
     
    El bajón del índice de Shanghai se produjo luego de que la agencia que aprueba las operaciones de corretaje en China prohibió a última hora del lunes que los inversionistas usen bonos corporativos de baja calificación como colateral para financiarse a corto plazo. La iniciativa es parte de las reformas estructurales de Beijing que buscan sostener el crecimiento económico a largo plazo.
     
    Un repunte reciente había convertido el índice bursátil de Shanghai en el de mejor desempeño este año entre los principales del mundo. Gran parte de su avance fue impulsado por inversionistas particulares que usan efectivo prestado para apalancar sus apuestas, una práctica que ha activado las alarmas sobre la estabilidad del mercado.
     
    En otros países asiáticos, el índice Nikkei de Japón puso fin a una racha alcista que llevaba siete días y cayó 0,7% luego de que cifras difundidas el lunes mostraron que la economía se había contraído 1,9% en el tercer trimestre, lo cual confirma una recesión.
     
    Además de la caída de los mercados chinos, los inversionistas ya estaban preocupados por un pronunciado descenso de los precios del petróleo.
     
    Ayer, el crudo Brent, la referencia global, para entrega en enero, frenó una racha de cinco jornadas a la baja con un alza de 65 centavos por barril, o 1%, para ubicarse en US$66,84. Los analistas dijeron que había pocas noticias que justificaran un repunte y atribuyeron las ganancias del martes al apoyo técnico y a operadores que estaban cerrando apuestas de que los precios caerían.
     
    La incertidumbre sobre la política monetaria del Banco Central Europeo y la perspectiva de un alza de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal de EE.UU. también estaban en la mente de los inversionistas.
     
    The Wall Street Journal informó el lunes que funcionarios del banco central están considerando seriamente cambiar el tono de su mensaje durante su reunión de política la próxima semana.
     
    “Si eres un inversionista a largo plazo, la Fed es más importante”, dice Paul Zemsky, que ayuda a administrar US$30.000 millones en inversiones globales en Voya Investment Management.
     
    Operadores indicaron que la caída global también planteaba interrogantes sobre las valoraciones de las acciones en EE.UU. Explicaron que en la última semana hubo señales técnicas que indicaban que el alza más reciente de los títulos estadounidenses podría haber llegado demasiado lejos.
     
    Por Alexandra Scaggs y Josie Cox
     
    —Shen Hong y Christian Berthelsen contribuyeron a este artículo.
     
    Fuente: WSJournal.com
  • Colombia llega al ‘riesgo país’ más alto desde la crisis financiera

    Economia BolsasColombia está en el top de los países más riesgosos de la región y la ‘prima’ internacional sobre su deuda está en el nivel máximo en casi una década. La suerte del petróleo podría definir lo que pase hacia adelante.  
     
     
    Tras una semana negra para los mercados mundiales, Colombia batió sus registros históricos con el riesgo país más elevado desde la crisis financiera del 2008.  Los Credit Default Swaps (CDS) para Colombia llegaron a sus peores registros desde 2004 luego de que los mercados comenzaran el año con el pie izquierdo.
     
    El viernes la medición a cinco años superó los 262 puntos, lo que implica un incremento de más del 60% en un año. En este indicador el país es sólo superado por Brasil, Venezuela y Costa Rica en la región.  Por su parte la medición a 10 años llegó a 324 puntos y acumuló un deterioro de más de 45% anual.    
     
    Lea también: ¿Por qué hoy es más riesgoso invertir en bonos colombianos y brasileros? 
     
    Los CDS funcionan de forma parecida a lo que hace una póliza de seguro y buscan proteger a los tenedores de bonos de la posibilidad de que el emisor incumpla el compromiso de pago. A medida que los inversionistas asignan mayores probabilidades de incumplimiento ese riesgo adicional se evidencia en una mayor tasa para los CDS.
     
    “El CDS de Brasil claramente ha tenido un alza más importante, de un 142%, está entrando en un retroceso, está en recesión, la inflación es alta y hay problemas políticos, ese es un entorno que ha ayudado a subir la prima por riesgo. Nosotros si bien no estamos en las mejores condiciones, tenemos un precio del petróleo cayendo, el aspecto financiero del gobierno ha caído y creo que la tranquilidad en este aspecto es la regla fiscal”, dijo Paula García de Adcap.
     
    García explicó que en los últimos meses la correlación entre los precios del petróleo y los CDS ha sido estadísticamente ‘muy alta’. El crudo Brent ha llegado a cotizarse muy cerca de los US$30 esta semana y algunos medios internacionales aseguran que podría caer incluso a US$29 por barril si la tendencia continúa. Esto podría poner una presión adicional a las tasas internacionales.
     
    Los CDS podrían estar mostrando que a futuro nuevas emisiones del gobierno tendrán tasas más altas de colocación, pero vale la pena tener resaltar que no son el único factor que tiene en cuenta un inversionista. También está el comportamiento del crecimiento económico, la percepción sobre la estabilidad y el precio de la moneda. La última salida del gobierno a los mercados internacionales fue en septiembre de 2015 colocó US$1.500 millones a una tasa de 4.5% ¿Cuál será su suerte en la próxima?
     
    Fuente: Dinero.com
  • Cómo se formó la tormenta en el mundo emergente

    La conflagración que envuelve a los mercados emergentes estuvo gestándose durante mucho tiempo. Las malas noticias de China fueron la chispa que encendió la mecha.
     
    Mineros JornadaA medida que crecen las inquietudes sobre la segunda economía mundial, los inversionistas retiran su dinero de los países en desarrollo, que con sus vastos recursos naturales han alimentado la máquina industrial del gigante asiático.
     
    Durante los últimos 15 años, América Latina se benefició de la creciente demanda china de commodities como la soya, el cobre y el mineral de hierro. Por su parte, Indonesia, Malasia, Sudáfrica y otros exportadores de materias primas han sufrido una depreciación de sus monedas a mínimos de varios años frente al dólar, lo que limita la capacidad de sus bancos centrales para reducir las tasas de interés y reactivar sus economías. Esos países tampoco aprovecharon los años de abundancia para reorientar sus economías hacia actividades que se beneficiarían de una divisa más débil, como la industria manufacturera.
     
    La perspectiva de que años de un ciclo de declive impulsado por China —y la falta de municiones de política para combatirlo— pueda prolongarse complica seriamente a estos países.
     
    “Todos éramos plenamente conscientes de la vulnerabilidad de los mercados emergentes”, dice Malcolm Charles, gestor de portafolio de Investec Asset Management en Ciudad del Cabo, que administra US$120.000 millones. Ahora, señala, “sólo puedo ver rojo en mi pantalla. Hay una salida completa de activos de riesgo”.
     
    Las nubes habían estado formándose durante meses. Anticipando un aumento de las tasas de interés de la Reserva Federal, los inversionistas fueron transfiriendo fondos a destinos más seguros, por lo que ya en 2013 el dólar comenzó a fortalecerse contra algunas monedas de mercados emergentes.
     
    El lunes, los pesos de México y Colombia, ambos exportadores de petróleo, registraron mínimos récord frente al dólar. La moneda mexicana ha caído 23% en el último año, mientras que la divisa colombiana ha perdido 60% de su valor. En tanto, el real se ha derrumbado casi 36% en un año.
     
    El rublo cerró la jornada del lunes en la bolsa de Moscú en su nivel más débil de la historia, a 70,9 por dólar. Un año atrás, un dólar compraba sólo unos 36 rublos.
     
    En Asia, las aceleradas devaluaciones de este mes recuerdan la crisis de 1997. No obstante, la acumulación de deuda en moneda extranjera que la precedió era más grande, como proporción del conjunto de la economía, que la actual. Además, hoy hay menos divisas asiáticas atadas al dólar, lo cual libra a los bancos centrales de tener que vaciar sus reservas para defender el tipo de cambio.
     
    Entre el 1 de enero y el 31 de julio, los gestores de dinero globales sacaron US$26.000 millones en acciones y bonos de mercados emergentes, de acuerdo con datos de EPFR Global, una compañía que hace el seguimiento de flujos de inversión alrededor del mundo.
     
    En la semana que terminó el 21 de agosto, los inversionistas retiraron US$2.500 millones de fondos de deuda de países emergentes, la mayor salida desde febrero de 2014, según Barclays. Asimismo, sacaron US$6.000 millones de fondos de acciones de esos mercados en los siete días hasta el 19 de agosto, la séptima semana consecutiva de salidas, de acuerdo con Bank of America Merrill Lynch.
     
    En tanto, el índice de monedas de mercados emergentes de MSCI, que mide una amplia gama de divisas de países en desarrollo, está en su nivel más bajo desde junio de 2010, mientras que el índice de acciones de esos países de la misma firma ha caído 15% este año, con lo que se encamina a su peor desempeño anual desde 2011 en términos de dólares.
     
    La reducción de la demanda de China tiene un efecto dominó en las economías de sus proveedores.
     
    Los ingresos de la brasileña Vale SA, el mayor productor mundial de mineral de hierro, cayeron 29,7% interanual en el segundo trimestre, debido a la caída de los precios del ingrediente siderúrgico. China es el mayor cliente de Vale, y también de Brasil. La minera ha estado vendiendo activos no esenciales, incluidos cuatro gigantes buques de carga, con el fin de apuntalar sus finanzas.
     
    “Hay montones de carbón en los puertos”, dice Supriatna Suhala, director ejecutivo de la Asociación Indonesia de Minería de Carbón. Los grandes productores de carbón han reducido el número de turnos diarios y han mandado a los trabajadores a sus casas para equilibrar sus cuentas, señala.
     
    Perk Lertwangpong, productor de caucho y ex presidente de las Cooperativas de Plantadores de Goma de Tailandia, un importante país proveedor para las fábricas de neumáticos de China, prevé que las exportaciones caigan 20% en 2015 frente al año pasado.
     
    Indonesia, que vende carbón, minerales y aceite de palma a China, pasaba hasta hace poco por un gran momento. En 2012, tuvo un crecimiento económico de alrededor de 6%. Este año, sin embargo, el mercado de valores ha caído ya más de 20%. El valor de su moneda, la rupia, se ha reducido 12,5% en lo que va del año y está acercándose a su nivel más bajo desde la crisis financiera asiática.
     
    Para las empresas indonesias de materias primas, endeudadas fuertemente en dólares, no hay respuestas fáciles. La acción de Bumi Resources, una de las mayores mineras de carbón del país, ha caído 95% en los últimos tres años.
     
    Las últimas desgracias de China no han sido una total sorpresa. Dileep Srivastava, director de Bumi, dice que su empresa puede haber sido “la primera de la cuadra” en comenzar a diversificarse hace unos años, buscando negocios con India y otros países además de China. “Nos dimos cuenta de que China probablemente iba a ser un problema continuo”, afirma.
     
    Tom Lembong, ministro de Comercio de Indonesia, señala que estas difíciles circunstancias podrían ayudar al país a depender menos de los recursos naturales.
     
    “A corto plazo, tenemos que dejar que el mercado haga su trabajo”, afirma Lembong. “La depreciación de la rupia ya ha hecho lo que se supone que debe hacer. Hemos pasado de al menos cuatro años de déficits comerciales a tener un superávit comercial este año”.
     
    En Malasia, el ringgit ha perdido casi un cuarto de su valor este año. La combinación de la devaluación y la agitación política —esta vez sobre presuntas irregularidades en el fondo estatal de inversión 1Malaysia Development Bhd.— ha traído también recuerdos de la crisis de finales de los años 90.
     
    “Dado que el ánimo general es tan malo allí, es sin duda el que más nos preocupa en Asia”, apunta Gareth Leather de Capital Economics.
     
    Los inversionistas extranjeros poseen casi la mitad de la deuda del gobierno de Malasia, y el endeudamiento privado extranjero al final del segundo trimestre equivalía a más de una cuarta parte del Producto Interno Bruto del país. Al 14 de agosto, por cada dólar de deuda externa de corto plazo, Malasia tenía en torno a un dólar de reservas internacionales, muy por debajo de los US$3,70 dólares que tenía a finales de 2013.
     
    A los países que han reducido su vulnerabilidad externa les ha ido al menos un poco mejor en la reciente sacudida. La rupia india perdió un cuarto de su valor durante unos meses en 2013 después de que la Fed dio a entender que podría reducir sus compras mensuales de bonos. En ese tiempo, India dependía en gran medida del capital extranjero para financiar sus importaciones.
     
    Desde entonces, sin embargo, el país ha acumulado reservas de divisas y ha reducido el déficit comercial. El primer ministro Narendra Modi ha promovido a India como un centro atractivo para la fabricación de bajo costo.
     
    La rupia, sin embargo, siguió depreciándose el lunes, acumulando una caída de 5,5% desde el inicio del año. El índice referencial de acciones de India cayó 5,9% a su nivel más bajo en un año.
     
    “En lo que a India respecta, nuestra respuesta en esta etapa es muy clara: tenemos que fortalecer nuestra propia economía”, dijo el ministro de Finanzas, Arun Jaitley, en Nueva Delhi.
     
    En Sudáfrica, el rand cayó el lunes a sus mínimos históricos, superando las 14 unidades por dólar. La inflación está aumentando. Los economistas advierten que el crecimiento podría caer por debajo de las mediocres previsiones actuales, conduciendo así a un segundo año consecutivo de expansión menor a 2%.
     
    Sin embargo, el banco central de Sudáfrica no tiene con qué intervenir; ya el mes pasado elevó las tasas para reforzar al rand en medio de las dificultades económicas.
     
    Las más afectadas por esta situación son las minas de oro, platino y hierro, cuyas riquezas permitieron que Sudáfrica se convirtiera en la economía más desarrollada del continente. La demanda china de esos metales hizo que el gigante asiático desplazara a Estados Unidos como el principal socio comercial de Sudáfrica en 2009.
     
    Trabajadores de la mina Karee de Lonmin, en las afueras de Rustenburg, Sudáfrica. ENLARGE
    Trabajadores de la mina Karee de Lonmin, en las afueras de Rustenburg, Sudáfrica. PHOTO: SIPHIWE SIBEKO/REUTERS
    Desde entonces, el revés ha sido severo. AngloGold Ashanti Ltd. reportó la semana pasada una pérdida de US$142 millones en el segundo trimestre. La minera de platino Lonmin PLC dijo que recortaría 6.000 empleos, casi una quinta parte de su fuerza laboral, de aquí a 2017. Glencore PLC está recortando 380 puestos de trabajo en una mina de carbón en Sudáfrica.
     
    “Hay una gran crisis”, dice Anton van der Merwe, director de I-Cat Environmental Solutions, un contratista que brinda servicios de carreteras y purificación de agua en algunas de las mayores minas de Sudáfrica.
     
    A medida que las mineras despedían trabajadores y recortaban costos, I-Cat buscó nuevos clientes, como empresas de telecomunicaciones. La compañía sigue haciendo dinero, indica Van der Merwe, pero las ganancias en el primer semestre del año fiscal en curso son 20% menores a lo que se esperaba.
     
    “Al final del día, (la crisis china) está afectando a todo el mundo”, asevera.
     
    —Andrey Ostroukh, Anjani Trivedi, Wilawan Watcharasakwet y Rajesh Roy contribuyeron a este artículo.
     
    Por Raymond Zhong, Patrick McGroarty y Ben Otto
     
    Fuente: WSJournal.com
  • Conclusión de Davos: El 2016 no va a ser un año tranquilo

    Davos“Existen políticas monetarias asimétricas por parte de las grandes potencias que traerán más problemas”, afirmó Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional, al cierre del Foro de Davos.
     
    El sábado, tal como estaba programado, concluyó la cita del Foro Económico Mundial en Davos que congregó a cerca de 3.000 delegados, incluyendo jefes de Estado y de gobierno, ministros, representantes de las entidades multilaterales, académicos y líderes del sector privado. Como es costumbre el evento fue objeto de miles de artículos y reportajes, tanto por lo que se dijo como por lo que se omitió.
     
    A medida que los asistentes regresan a sus lugares de origen y la vida en la pequeña población de los Alpes suizos retorna a la normalidad, quedan los análisis sobre múltiples temas, desde los relacionados con la ciencia hasta la cultura, pasando por la situación del mundo. Muchos no olvidarán los debates en torno a la cuarta revolución industrial, llena de peligros y posibilidades.
     
    Aunque los asuntos de la coyuntura se llevan la mayor parte de los titulares, el llamado de atención es válido. El cambio tecnológico, la conectividad, el internet de las cosas y la brecha digital determinarán el futuro del mundo del mañana.
     
    Más de una profesión se encuentra en peligro, un campanazo de alerta que debería ser escuchado en medio de los temores por los elevados índices de desempleo en varias latitudes.
     
    De regreso a la actualidad, la turbulencia en los mercados se convirtió en un tema obligatorio. Al respecto, un interesante panel analizó en la mañana del sábado los escenarios en este 2016 que comenzó en forma tan agitada.
     
    Tal vez el planteamiento más completo fue el hecho por la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde.
     
    La exministra francesa que habló de “moderado optimismo”, se apresta a repetir mandato al frente del organismo, recordó que hay cuatro puntos que merecen seguimiento, pues su comportamiento puede afectar en uno u otro sentido el pronóstico de crecimiento global, apenas superior al tres por ciento anual.
     
    El primer asunto importante es China. La que hoy es la primera o segunda economía del planeta dependiendo de cómo se mida muestra síntomas de desaceleración que generan muchas dudas. No solo hay evidencias de burbujas en los campos inmobiliario o crediticio, sino que los motores que antes la impulsaban están cambiando, pues ahora lo importante es el consumo interno, no las exportaciones.
     
    De tal manera, hay que hacer votos porque la dirigencia en Pekín pueda manejar bien una transición que tiene muchos bemoles. Desde el nivel del renminbi hasta la demanda de materias primas están ligadas a ese desafío.
     
    Precisamente el precio de los bienes primarios es otra luz amarilla que se enciende. La descolgada del petróleo es innegable, al igual que de minerales como el carbón, el cobre o el mineral de hierro. Y si en el caso de los hidrocarburos el exceso de oferta puede corregirse, en los otros se contempla una debilidad que nos hará daño, sobre todo en lo que atañe al carbón y el níquel.
     
    Y es que los llamados países emergentes también están en la lista de preocupaciones. Hay casos extremos como los de Rusia o Brasil, cuya contracción es evidente. Pero también es claro que la lista de naciones golpeadas es inmensa, comenzando por las ubicadas en América del Sur y África, además de Australia y Canadá.
     
    La posibilidad de que estas logren tomar un segundo aire depende de las condiciones financieras internacionales. A este respecto vale la pena tener en cuenta el señalamiento de Lagarde en el sentido de que hay políticas monetarias asimétricas por parte de las grandes potencias.
     
    De tal manera, mientras el Banco de la Reserva Federal estadounidense va por una senda, el Europeo va por otra, al tiempo que los de China y Japón hacen lo propio.
     
    Ese desacoplamiento anuncia más tormentas. Porque si algo quedó claro en Davos es que el 2016 no va a ser un año tranquilo.
     
    Ricardo Ávila Pinto - Director Portafolio
  • Crisis del petróleo eleva el riesgo país

    Bolsa De LondresLos indicadores para Colombia están en niveles que no se veían desde el 2011.
    La desvalorización de las acciones y de la deuda pública colombiana y el aumento en el precio del dólar, son un reflejo de que han aumentado los niveles de riesgo país.
     
    Más allá de una percepción, es posible ver en dos indicadores cómo los inversionistas están notando más riesgos.
     
    Uno de ellos es el Embi+ de JP Morgan, dedicado a mercados emergentes, el cual es una muestra de cuánto están exigiendo los inversionistas como sobrecosto para comprar la deuda de un país.
     
    Allí, el riesgo país de Colombia está en 227 puntos, nivel que si bien no es alto en comparación con los que traía entre 2000 y 2011, representa un aumento de 52 puntos en un año.
     
    De hecho, Colombia es de los países que más ha visto un deterioro en dicha percepción. Por ejemplo, si bien el indicador de Brasil es más alto (287 puntos), el aumento ha sido de 42 puntos, mientras que en México ha subido 39 puntos para ubicarse en 206, y el de Perú está en 200, que son 36 puntos más que en enero del 2014.
     
    El otro indicador son los CDS, que además permite hacer la comparación con más países. Mientras que Colombia ha subido más de 40 puntos y está sobre los 220, Estados Unidos y los países más desarrollados de Europa han mostrado disminuciones, y la mayoría están por debajo de los 50 puntos.
     
    Juan David Ballén, analista de la firma comisionista Casa de Bolsa, explica que estos niveles son prácticamente los mismos que se produjeron en el 2011, cuando se desató la crisis de la deuda en Europa, pero la razón ahora tiene que ver con el impacto negativo que puede tener en países como Colombia la caída en los precios de las materias primas, en particular del petróleo por el alto grado de dependencia de este producto.
     
    Como se sabe, gran parte de las exportaciones, los ingresos fiscales y la inversión extranjera dependen del crudo.
     
    Fuente: portafolio.co
  • Desaceleración económica y caída de crudo frenan el comercio

    Así lo anunció la Organización Mundial del Comercio (OMC) que rebajó su previsión de aumento del comercio mundial hasta un máximo del 2,8 % en 2015 y del 3,9 % en 2016.
     
    OmcEn abril pasado, la OMC estimó que este año el crecimiento sería de un 3,3 %. "Esta revisión refleja una serie de factores que pesaron en la economía global en 2015, que incluyen la caída de las importaciones en Brasil y China y otros países emergentes, la caída de los precios del petróleo y otras materias primas, y fluctuaciones de los tipos de cambio significativas", indica la proyección.
     
    La OMC ajustó igualmente sus proyecciones para 2016, año en el que considera que el crecimiento del comercio llegará como máximo al 3,9 %, en lugar del 4,0 % calculado previamente.
     
    Esta cifra seguirá por debajo de la media de los últimos veinte años, cuando el crecimiento se situó alrededor del 5 % de crecimiento, advirtió la institución.
     
    Con respecto a 2015, la OMC ha tenido que revisar a la baja las importaciones desde América del Sur y América Central, pero los economistas del organismo que rige el comercio mundial son optimistas en lo referente a las exportaciones de la región que se mantendrán positivas tanto en 2015 como en 2016.
     
    Con respecto a las importaciones, la estimación para Latinoamérica en 2015 es una caída del 5,6 %, cuando en abril se predijo una bajada de 0,5 %.
     
    "Mucha de esta reducción se puede atribuir a los desarrollos económicos adversos en Brasil, que padece simultáneamente una crisis fiscal, un escándalo financiero que ha afectado a la mayor compañía del país, y la caída de los precios de las exportaciones", explicita la OMC.
     
    Dicho esto, los economistas esperan una mejora de las importaciones en 2016 gracias a una estabilización de la economía brasileña, y a un aumento de ellas en otros países de la región. Asimismo, el crecimiento del próximo año se explicará porque partirá de una base muy baja tras el declive de 2015, advierte el texto.
     
    La OMS señala que en el horizonte se perciben más problemas, y cita la posibilidad de una desaceleración de la actividad económica en los países en desarrollo, así como la inestabilidad financiera provocada por los eventuales incrementos de intereses en Estados Unidos.
     
    Según las previsiones de la OMC, las exportaciones para los países desarrollados deberían situarse este año en el 3,0 %, y en el 3,9 % el próximo.
     
    Las economías en desarrollo deberían situarse en un crecimiento de las exportaciones del 2,4 % en 2015 y en un 3,8 % en 2016.
     
    Con respecto a las importaciones, la proyección es que los países ricos crecerán un 3,1 %, y en 2016 un 3,2 %.
     
    Las naciones en desarrollo tendrán un aumento de las importaciones del 2,5 % este año y sufrirán un considerable aumento de hasta el 5,2 % en 2016.
     
    Las exportaciones de las economías desarrolladas en los dos primeros trimestres del año cayeron un 0,2 %, y la de los países en desarrollo fueron más negativas y bajaron un 1,9 %.
     
    Según la OMC, la caída de las exportaciones se debió a unas importaciones débiles por parte de los países en desarrollo (bajaron un 2,2 %), y el estancamiento de las importaciones de los países ricos (0,1 %).
     
    "Si las proyecciones se concretan, 2015 marcará el cuarto año consecutivo en el que el comercio anual ha caído por debajo del 3 % y el tercer año en el que el comercio ha crecido casi igual que el producto interior bruto (PIB) mundial, en vez del doble de rápido, como fue en los años noventa y a principios de siglo", recalcó la entidad.
     
    EFE - Portafolio.co
     
     
  • Deuda externa en Colombia representó el 41,3% del PIB

    El saldo de la deuda externa en Colombia representó el 41,3% del Producto Interno Bruto (PIB) en mayo, según un reciente informe preliminar del Banco de la República donde se dio a conocer los resultados sobre deuda externa en el periodo de enero a mayo de 2016. El valor registrado representa un aumento de 3,4% con respecto al registrado a finales del 2015.
     
    La deuda externa colombiana alcanzó un valor de US$115.966 millones. De esto, el 12,7% corresponde a obligaciones de corto plazo y el 87,3% a endeudamiento de largo plazo.
     
    Deuda externa colombiana
     
    A mayo, la deuda externa colombiana alcanzó un valor de US$115.966 millones (41,3% del PIB). A mayo, la deuda externa colombiana alcanzó un valor de US$115.966 millones (41,3% del PIB).
     
    Fuente: BanRep
     
    El sector privado
     
    A mayo de 2016, el saldo de la deuda externa del sector privado fue de US$46.537 millones, lo cual representa el 16,6% del PIB. De este saldo, el 31% correspondió a las obligaciones de corto plazo y el restante 69% a obligaciones de largo plazo.
     
    El sector público
     
    Por su parte, el saldo de la deuda externa del sector público de Colombia alcanzó un monto de US$69.429 millones, esto equivale al 24,7% del PIB y representa un incremento de 2% respecto a diciembre de 2015.
     
    De este saldo, el 99% correspondió a las obligaciones de largo plazo y el restante 1% a obligaciones de corto plazo.
     
    El reporte incluye principalmente los préstamos del Gobierno y las empresas con personas o entidades en el exterior, así como las titularizaciones o la emisión de bonos en mercados internacionales.
     
    Dinero.com
  • El año en que Putin desafío a Occidente y erró en sus cálculos

    Las sanciones contra Rusia dejaron al país al borde de la recesiónLas sanciones contra Rusia dejaron al país al borde de la recesiónA principios de año, mientras Occidente rechazaba la anexión de la región ucraniana de Crimea por parte de Rusia, el presidente Vladimir Putin les decía a sus asesores que a la larga el mundo aceptaría la audaz maniobra. El Kremlin estaba confiado en que los costos económicos de las sanciones de gobiernos occidentales serían sustanciales pero tolerables para la novena mayor economía mundial.
     
    Durante gran parte del año, la apuesta del presidente ruso parecía acertada. “Sus pronósticos se han cumplido”, sostuvo en mayo Alexei Kudrin, un ex ministro de Finanzas y antiguo asesor de Putin. “Mucha gente ha aceptado lo de Crimea, al menos informalmente”.
     
    Según personas que hablaban con Putin en ese momento, el presidente también parecía confiado en que los lazos estrechos que había cultivado durante años con importantes socios comerciales como Alemania limitarían las consecuencias.
     
    Esos cálculos resultaron totalmente errados. Las sanciones ahogaron el acceso de Rusia a capitales y tecnología de Occidente, y empujaron la economía hacia la recesión. Luego el Kremlin sufrió un segundo revés que ni Occidente ni Rusia podrían haber anticipado: el precio del petróleo —el oxígeno de la economía rusa— se derrumbó 40% desde mediados de año, magnificando el efecto de las sanciones y enviando al rublo cuesta abajo. La caída se ha transformado en una grave crisis monetaria, con un rublo que este año se ha derrumbado 40% frente al dólar.
     
    Los errores de cálculo de Putin han restringido sus opciones. Luego de hacer caso omiso a los costos económicos del conflicto durante la mayor parte del año, recientemente ha comenzado a recuperar la confianza de las empresas y revivir la economía, señalan personas al tanto.
     
     
    Las sanciones contra Rusia dejaron al país al borde de la recesión. Zuma Press
    El conflicto en torno a Ucrania produjo la diferencia más profunda entre Moscú y Occidente desde la Guerra Fría. Una víctima notable ha sido la relación de Putin con Angela Merkel, quien se convirtió en la líder europea más poderosa en gran medida debido a la relativa fortaleza económica de Alemania.
     
    Hace sólo un año, la canciller alemana era una de las socias más cercanas de Putin en Occidente, compensando voces más críticas del Kremlin como Estados Unidos o Polonia. Ahora, lidera al resto de Europa para apoyar las sanciones y advierte del peligro que, afirma, representa Putin para la seguridad del continente.
     
    La retórica de Putin sobre Ucrania parece haberse suavizado en las últimas semanas, conforme las encuestadoras rusas informan de una creciente alarma por la caída del rublo y los precios en alza.
     
    Esta semana, el rublo empezó a recuperarse tras la implementación de un paquete de medidas de estabilización del gobierno y el banco central. Las autoridades ordenaron a las principales estatales rusas, incluidas las gigantes energéticas Gazprom y Rosneft, que vendan moneda extranjera para estabilizar el mercado.
     
    El Kremlin prefirió no hacer comentarios para este artículo.
     
    Luego de que el gobierno de Putin advirtiera que un alivio significativo de las sanciones podría tardar más de un año en llegar, hay pocas chances de evitar un brote inflacionario. Una pronunciada recesión parece inevitable en 2015.
     
    El Kremlin parece haber enterrado la esperanza de un acercamiento con EE.UU., que ha instado a la Unión Europea a apoyar duras sanciones. Enmendar la relación con Merkel tampoco parece fácil.
     
    Hace un año, parecía que las relaciones de Alemania con Moscú estaban mejorando. Las revelaciones de Edward Snowden de que el gobierno de EE.UU. espiaba a sus ciudadanos y gobiernos extranjeros contribuyó a una opinión pública negativa contra Washington en Alemania, celosa de su privacidad. Rusia anexó Crimea en marzo. En las primeras semanas de la crisis, Merkel se mantuvo cauta respecto a imponer sanciones.
     
    La primera ronda de sanciones afectó principalmente a funcionarios y empresarios con lazos con Putin. En público, el líder ruso desestimó el posible impacto económico. Aunque expertos ya temían las potenciales consecuencias.
     
    En ese momento, el gobierno preveía que la economía creciera y la inflación se mantuviera bajo control. Kudrin, el ex ministro de Finanzas, estimó que la crisis con Ucrania reduciría alrededor de un punto porcentual del PIB. Al cabo de un año o tres, las pérdidas ascenderían a US$200.000 millones. Su advertencia no disuadió a Putin y su entorno, que eligieron la confrontación con Occidente. “Entendieron todo”, dijo Kudrin. “Están listos para pagar ese precio”.
     
    Cuando se aplicaron más sanciones a principios de año, algunos funcionarios comenzaron a preocuparse. Pero Putin los ignoró, según fuentes al tanto.
     
    A medida que empeoraron los combates en Ucrania, la decisión de Alemania de arremeter contra el Kremlin se fortaleció. EE.UU. llevaba meses presionando a los europeos en ese sentido.
     
    Merkel y Putin mantuvieron conversaciones largas y combativas por teléfono, según funcionarios alemanes. La inteligencia occidental sugería que Rusia proveía armas a los separatistas y parecía estar coordinando sus operaciones. Putin lo negaba.
     
    Diplomáticos alemanes pensaron que el derribamiento del vuelo 17 de Malaysia Airlines el 17 de julio, cuando murieron sus 298 ocupantes, podría abrir una vía para calmar el conflicto. Pero Putin negó públicamente que los rebeldes hubieran derribado el avión, y culpó a Ucrania.
     
    Convencida de que Putin no estaba presionando a los rebeldes para abandonar los combates, Merkel reunió a los otros 27 miembros de la UE para seguir a EE.UU. y respaldar las primeras sanciones contra sectores de la economía rusa. Constituyeron un revés para Rusia, cuyos bancos y empresas más importantes dependían de financiación y tecnología de Occidente.
     
    El Kremlin respondió con sanciones contra importaciones de alimentos occidentales, afectando a los agricultores europeos.
     
    En Rusia, asesores pro-mercado que habían desaconsejado enfrentarse demasiado con Occidente, incluido Kudrin, fueron dejados de lado, según fuentes cercanas. Asesores pertenecientes a un pequeño círculo de línea dura se habían convertido en los confidentes más cercanos de Putin, indican fuentes al tanto.
     
    A principios de septiembre, Merkel impulsó una segunda ronda de sanciones económicas, al asegurar que Rusia hacía poco por cumplir con un cese al fuego en Ucrania que se acababa de firmar.
     
    En octubre, un alto ejecutivo bancario ruso criticó en público la política del Kremlin. Putin desestimó los comentarios. El gobierno aún preveía que Europa levantaría las sanciones para mediados de 2015 y que los precios del petróleo regresarían a US$100 el barril.
     
    Pocas semanas más tarde, otra caída de los precios del petróleo obligó a Moscú a reconsiderar sus planes.
     
    Tras gastar US$30.000 millones en octubre en un esfuerzo fallido por detener la caída del rublo, el banco central anunció a principios de noviembre que permitiría que la moneda rusa flotara libremente para ahorrar reservas, lo que causó otra baja de la moneda.
     
    A principios de diciembre, el ministerio de Economía revisó su pronóstico: Rusia no tendría alivio de los precios del petróleo ni de las sanciones en 2015. El país se encaminaba a la recesión.
     
    Las tensiones explotaron la semana pasada. La caída de la moneda llevó a los rusos a cambiar sus rublos por otras monedas. Surgieron fricciones entre los liberales y los partidarios de la línea dura.
     
    En medio de la crisis que se profundiza, diplomáticos occidentales reportaron indicios de una flexibilización en la postura del Kremlin sobre Ucrania. Pero tras un año de idas y vueltas, funcionarios alemanes dicen que tienen pocos motivos para creer que las políticas de Moscú cambiarán con rapidez.
     
    Los alemanes afirman que mantener las conversaciones con el Kremlin es importante para darle a Putin una salida de la crisis. Algunos diplomáticos temen que ante el deterioro de la economía rusa, su líder podría verse tentado a escalar el conflicto en Ucrania para distraer a sus compatriotas.
     
    Por Gregory L. White, en Moscú, y Anton Troianovski, en Berlín
     
    —Alexander Kolyandr y Philip Shishkin contribuyeron a este artículo.
     
    Fuente: WSJournal.com
  • El mundo

    Planeta TierraTras colapsar 40% desde junio hasta diciembre, el petróleo parece no tocar fondo. Por eso los expertos son cada vez más pesimistas sobre su panorama para 2015. La Agencia de Información de Energía de Estados Unidos redujo su pronóstico de precio para el año entrante y lo ubica ahora en US$62,75 por barril, en el caso del WTI, y en US$68,08 para el Brent.
     
    El estimativo se basa en el anuncio de la Opep de no reducir su oferta de crudo, lo que le quita presión a los precios al alza. Esto ha desvalorizado aún más el petróleo y con ello no solo se afectan en la Opep (cartel que provee 40% de la producción global), sino también en Estados Unidos, cuya industria petrolera se podría desacelerar.
     
    La Opep también redujo su proyección de demanda global para 2015, la cual calcula en 28,9 millones de barriles diarios, lo que implicaría el nivel más bajo desde 2002. 
     
    La hora de Yellen
     
    Tras cumplir un año al mando de la Reserva Federal (FED) y luego de finalizar el programa de expansión cuantitativa con el que le irrigó montones de liquidez a la economía estadounidense, en 2015 Janet Yellen tendrá que pasar la prueba de fuego de subir las tasas de interés –cercanas a cero desde 2008–, sin golpear la economía de su país ni la del resto del planeta.
     
    La expectativa de los expertos es que el alza se dé en el segundo trimestre, así los precios del petróleo reduzcan las presiones inflacionarias que vive el Tío Sam, y que serían un motivo para subir las tasas. Esta proyección se deriva del más reciente sondeo con analistas de la agencia Reuters. Los encuestados consideran que el ritmo de incremento de las tasas de interés será lento y que sus determinadores van a ser el desempleo y el crecimiento.
     
    La desocupación se ubicó en 5,8% en noviembre y el PIB avanzó 3,9% en el tercer trimestre de 2014. Se espera que, al cierre del cuarto trimestre, la primera quede en 5,62% y el segundo crezca 2,4%. Para los primeros tres meses de 2015 los pronósticos son, respectivamente, 5,33% y 3%.
     
    Los economistas estiman que la tasa de los fondos federales, que es la que se cobran los bancos entre sí por préstamos a un día, estará en 0,25% en el segundo trimestre del próximo año y llegará a 1,12% en el primer trimestre de 2016.
     
    De acuerdo con Goldman Sachs, la normalización gradual de las tasas de política monetaria estadounidense, junto a una mejora de su economía, pueden llevar a episodios de volatilidad (como en 2004) y un aplanamiento de la tendencia alcista de las acciones, pero no lo ven perjudicial para los activos de riesgo como los emergentes. Ojalá así sea. 
     
    México: vientos de cambio
     
    La situación económica de México ya no es la misma de hace un par de años, cuando era calificado como un país privilegiado en el contexto de los mercados emergentes. Las cifras de crecimiento de 2014 resultan mediocres y las perspectivas para 2015 no son halagadoras. En una reciente encuesta del Banco de México (Banxico), los analistas económicos ajustaron a 2,19% el estimativo de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para este año y a 3,5% el pronóstico para 2015.
     
    En este panorama hay factores que juegan a su favor en el corto plazo. Por un lado, la recuperación económica de Estados Unidos –su principal socio comercial– será clave en los planes de desarrollo del sector exportador y, por el otro, gracias a la reforma energética que entrará en vigencia en enero, será posible que la base industrial mexicana gane competitividad importando gas, y se atraerá inversión para un sector que ha dependido de la estatal petrolera Pemex. También las reformas de telecomunicaciones, fiscal y educativa ofrecen un interesante potencial para fomentar la inversión y el crecimiento potencial, según la Ocde.
     
    Sin embargo, los riesgos que generan los problemas sociales y la poca credibilidad política no les brindan tranquilidad a los inversionistas, quienes, además, demandan estabilidad jurídica para que sus recursos no corran riesgos.
     
    Vacas flacas en la región
     
    Latinoamérica no pasa por un buen momento en materia económica. Los pronósticos de crecimiento de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (Ocde) no son alentadores y sitúan la expansión de la región en 2,5% para el próximo año.
     
    La razón de esta coyuntura, según la Comisión Económica para América y El Caribe (Cepal), es que los países no aprovecharon de forma adecuada el periodo de bonanza para despegar su crecimiento, por lo que la tabla de salvación hacia el futuro será la inversión, especialmente en sectores como la infraestructura.
     
    Países como Brasil y Chile siguen bajando sus previsiones de crecimiento, no solo para este año sino para el próximo. En el primer caso, un sondeo divulgado por el Banco Central apunta a que el alza será de 0,73 % en 2015. Son varios los retos que tiene el equipo económico de Dilma Rousseff: levantar la actividad económica en Brasil, reducir el déficit fiscal y bajar la inflación.
     
    En cuanto a Chile, la situación no es más halagüeña. Las previsiones apuntan a un crecimiento de 2,6% en el PIB de 2015, pero los analistas creen que para alcanzar una tasa de crecimiento potencial de 4% se requieren reformas que incrementen los niveles de productividad, especialmente la laboral.
     
    Otra es la historia de Perú, que se espera crezca por encima de 5%, sustentado en una política de educación, prácticas de buen gobierno, reducción de la informalidad laboral y acceso a servicios para millones de pobres. 
     
    La desinflada china
     
    Los crecimientos de 15% y 14% registrados por la economía china en 1984 y 2007, respectivamente, son literalmente cosa del pasado. Este año el alza del PIB del país asiático no alcanzará el 8% previsto por el Gobierno y para 2015 se espera que no supere el 7%.
     
    Los buenos desempeños de la economía que permitieron que millones de chinos salieran de la pobreza no están en las cuentas de ningún experto y, por eso, la estrategia de las autoridades monetarias se centrará en impulsar una política monetaria prudente y en dinamizar la demanda interna.
     
    Pero las malas noticias para China lo son también para el resto del planeta. Se prevé que el mayor exportador mundial siga afectado por una caída en sus ventas externas, a lo que se suma un mercado inmobiliario en baja y la reducción en los niveles de inversión doméstica, lo que generará un enfriamiento. 
     
    Ya se anticipa que las autoridades deberán ajustar la meta de crecimiento a 7% para 2015. Si bien esto supone asumir ciertos costos, como la potencial quiebra de algunas empresas o una menor creación de empleo, también llevará al país a una economía más sostenible, con una menor necesidad de estímulos en el futuro.
     
    Todos miran a Draghi
     
    En 2015, Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, podría salir de esta institución y regresar a Italia para liderar las reformas que conduzcan a la recuperación económica del país mediterráneo. Este escenario lo plantea un análisis que realiza Saxo Bank con lo que denomina los principales “cisnes negros”, o amenazas mundiales para el año siguiente. Esta decisión es fundamental, pues está en la mira de inversionistas del mundo, ante la posibilidad latente que tiene el Banco Central, que preside el líder italiano, de iniciar un programa de relajamiento cuantitativo similar al de los Estados Unidos, el cual incluiría compras de bonos soberanos de baja liquidez. Las apuestas dicen que los anuncios se harían en el primer semestre del próximo año. 
     
    Tensión soviética
     
    Entre los rusos se escucha un chiste sobre quién llegará primero a los 63: el petróleo (que al cierre de esta edición ya había tocado ese nivel), el rublo (que iba en 55,60 por cada dólar) o su presidente, Vladimir Putin, quien cumple esa edad en octubre de 2015.
     
    Y más que risas, el chiste produce tensión nerviosa en una economía al borde de la recesión. A la fuerte caída del petróleo –uno de sus mayores productos de exportación–, se suman las sanciones económicas impuestas por Occidente tras la invasión de Ucrania. Aunque en un comienzo los rusos apoyaron el ingreso de tropas al país vecino, ese respaldo se ha desvanecido y de 74% de hace nueve meses, se pasó a 23%, según The Economist. Esto se explica porque las sanciones no han resultado tan inocuas como pregonaban en el Kremlin, y están complicando aún más la frágil economía rusa. 
     
    Los soviéticos no están dispuestos a apretarse más el cinturón, solo por cuenta de una confrontación patriótica, explican los expertos. Esto porque además del duro golpe que les implica el crudo barato, sufren por la inflación (se prevé que termine 2014 en 10%) y la segunda mayor devaluación del mundo (el rublo ha bajado 51% este año). Como respuesta, su banco central ha subido cinco veces las tasas de interés este año, pero no ha sido suficiente y la expectativa es que en 2015 el país se contraiga 0,8%. 
     
    La cruda venezolana
     
    Después de vivir por varios años la fiesta de los altos precios del petróleo, Venezuela empieza a sentir el guayabo, tras la abrupta desvalorización de su principal generador de ingresos. La caída del crudo ha puesto a tambalear la economía vecina y se ha convertido en la gran amenaza para 2015, al punto que agencias calificadoras como Moody’s, anticipan que una caída del barril por debajo de US$60 podría ‘quebrar’ a ese país.
     
    Las malas noticias llegan además cuando el país se ha visto azotado por una inflación que alcanzó 63,4% anual a noviembre; una escasez de más de 20% en productos de la canasta familiar y un déficit fiscal que algunos analistas económicos estiman por encima de 15%.
     
    Pero, como si esto no fuera suficiente, en materia política los desafíos serán mayores. El gobierno del presidente Nicolás Maduro tendrá un año complejo: por un lado, porque habrá de medirse en las urnas con la oposición para elegir la nueva Asamblea, con un presupuesto más austero. Por otro lado, porque en 2015 empezarán a hacerse efectivas las sanciones que aprobó el Congreso de Estados Unidos y que afectarán las cuentas bancarias –y hasta la visa– de altos dirigentes del Psuv, el partido político del presidente, a quienes el gobierno Obama busca castigar por atentar contra la democracia y los derechos humanos de los integrantes de la oposición.
     
    Fuente: Dinero.com
  • El peso cerró la semana estable por el alto precio del petróleo

    La fortaleza internacional del dólar y la estabilidad del precio del petróleo permitieron que el peso mantuviera su valor el día de hoy.

    El precio del petróleo disminuyó de un modo leve. En el caso del Brent, el precio (US$55,67 por barril) se redujo 0,6% diario.El precio del petróleo disminuyó de un modo leve. En el caso del Brent, el precio (US$55,67 por barril) se redujo 0,6% diario.El optimismo regresó a los mercados financieros internacionales en la jornada de hoy, motivado por datos favorables de la demanda en los Estados Unidos, que reforzaron la confianza de los inversionistas en el buen momento de esa economía y dieron soporte a la creencia de que las medidas económicas de próximo gobierno tendrán un efecto estimulante sobre el crecimiento y la inflación.
     
    El hecho de que la confianza del consumidor se mantenga en un máximo de 13 años y que las ventas al por menor se incrementaran de una forma moderada en diciembre sugirió a los operadores de los mercados que la demanda interna continuará sosteniendo el crecimiento en los Estados Unidos.
     
    Por tal motivo, las preferencias de los inversionistas se inclinaron de nuevo hacia los activos más riesgosos, como las acciones, dejando de lado los más seguros, como la deuda pública de bajo riesgo soberano. En consecuencia, los principales índices de las bolsas norteamericanas se mantuvieron cerca de sus máximos históricos, mientras que la deuda pública se desvalorizó.
     
    De manera paralela, las buenas perspectivas de la actividad económica, junto con un repunte esperado de la inflación y las expectativas de que para contrarrestarlo será necesario acelerar el cronograma de incremento de las tasas de interés en ese país, contribuyeron a sostener fuerte el dólar frente a las monedas de otros países avanzados y muchas de los países emergentes.
     
    El precio del petróleo disminuyó de un modo leve. En el caso del Brent, el precio (US$55,67 por barril) se redujo 0,6% diario.
     
    La fortaleza internacional del dólar y la estabilidad del precio del petróleo permitieron que el peso mantuviera su valor el día de hoy. De este modo, el precio del dólar hoy se transó en promedio a $2.936,19 en el mercado interbancario colombiano, lo cual significó una pequeña depreciación diaria de 0,2% (o $6,6). Con ello, el peso mantuvo una apreciación de 2,2% (o $64,84) en las dos primeras semanas del año.
     
    Dinero.com
  • En Octubre cayó la Inversión Extranjera Directa en Colombia

    Una contracción de 9,8% se registró en el décimo mes de 2014, según cifras de la Balanza Comercial del Banco de la República.
     
    Inv ExtranjeraLa inversión extranjera directa en Colombia se contrajo un 9,8 % en octubre a US$1.174,4 millones, frente al mismo mes del año pasado, al disminuir los flujos destinados a sectores diferentes al petrolero y minero, mostraron el martes cifras preliminares del Banco Central.
     
    Según los datos, mientras la inversión foránea directa enfocada hacia petróleo, hidrocarburos y minería creció un 0,7 % interanual en el décimo mes del año a 1.050,2 millones de dólares, la dirigida a otros sectores bajó un 52 % a US$124,2 millones en el periodo analizado.
     
    En contraste, la inversión extranjera de portafolio en la cuarta mayor economía de América Latina aumentó un 23,9% en octubre a US$775,4 millones, con respecto a los US$625,6 millones que entraron en el mismo mes del 2013, mostraron las cifras preliminares de balanza cambiaria del banco emisor.
     
    En tanto, entre enero y octubre, la inversión extranjera directa en Colombia acumuló una caída de 6,26% a US$13.103,9 millones, debido principalmente a un retroceso del 3,17 %en los flujos petroleros y mineros, que totalizaron US$ 10.976,8 millones.
     
    En cambio, la inversión extranjera en portafolios locales se disparó un 125,3 % en los primeros 10 meses de este año a US$10.730,1 millones, con respecto a igual periodo del 2013, motivada por el aumento en la ponderación de la deuda pública interna colombiana en los índices accionarios de JPMorgan.
     
    Reuters 
  • Exportaciones caerían este año a la mitad de la cifra registrada en el 2012

    El país está ante señora crisis exportadora y no es un problema coyuntural. La situación requiere acciones de emergencia: AnifEl país está ante señora crisis exportadora y no es un problema coyuntural. La situación requiere acciones de emergencia: AnifEste año, las exportaciones colombianas cerrarían en unos 30.000 millones de dólares, cifra equivalente a la mitad de las registradas en el 2012. Aunque la principal causa del descenso sea el desplome de los precios internacionales de los hidrocarburos y los productos de minería, los empresarios reconocen que hay otros factores como la baja demanda, la falta de competitividad y escasa oferta exportadora del país (Lea también: Exportaciones del país cayeron 20% en mayo).
     
    “No hicimos la tarea en materia de diversificación y nos concentramos en el petróleo y minería. Fue un error”, dijo Javier Díaz, presidente de la Asociación Nacional de Comercio Exterior (Analdex).
     
    La afirmación evidencia el problema estructural de las ventas externas colombianas, que impiden saber hasta cuándo continuarán cayendo. 
     
    Según Anif, “Colombia ha pasado a enfrentar una preocupante crisis exportadora, perdiendo el 50% del valor de sus productos entre 2013 y 2016. La situación requiere acciones de emergencia para enfrentar el costo país, que es la razón estructural detrás de semejante postración exportadora. Ello también explica por qué Colombia está mal posicionada para aprovechar las ventajas de los TLC: los elevados sobrecostos de transporte-infraestructura, laborales y energéticos, resultantes de los atrasos en la llamada agenda interna, no han hecho posible aprovechar los acuerdos”.
     
    En concepto de Anif, las exportaciones nacionales han estado contrayéndose sistemáticamente desde marzo de 2013 (año y medio antes de que se iniciara el desplome del -50% en el precio del petróleo en octubre de 2014), y en lo corrido de este año hasta abril continuaban desplomándose a ritmos del -30% (en dólares).
     
    El Presidente de Analdex aseguró que el problema del sector es que sigue cerrando con cifras negativas en materia de demanda, lo que nos ha dejado un hueco demasiado grande. “El lío que tenemos es que han mejorado los precios y la tasa de cambio, pero no hay mercados. Clientes como Venezuela y Ecuador que eran socios fuertes se nos fueron. Este no es un problema solo de Colombia, sino de toda la región”.
     
    Díaz afirma que otro de los problemas “radica en que Colombia sigue siendo muy costosa. Sacar un contenedor del centro del país a los puertos nos cuesta 1.000 dólares más que al promedio de América Latina”. 
     
    OPTIMISMO MODERADO
     
    En medio del desplome, los exportadores esperan que el segundo semestre sea mejor en materia de demanda, especialmente de manufacturas. “Sin embargo, esto no alcanzará a compensar la caída registrada en el último año”. Y es que las cifras lo dicen todo. De acuerdo con Analdex, “el país viene de exportaciones de más de 60.000 millones de dólares en el 2012 a 35.000 el año pasado y vamos a estar alrededor de 30.000 este año”.
     
    Pero no todo es malo. Las cifras indican que algunos sectores han comenzado a mejorar su dinámica, especialmente manufacturas, agroindustria, y la consolidación de productores que han ganado participación en el mercado local y ya están pensando en exportar. África es un destino creciente, pero el país no tiene una estrategia para ese mercado. “Ese sigue siendo un nicho atractivo, pero se hace de manera individual por parte de las empresas”, asegura Díaz.
     
    Además de la prolongada caída, la incertidumbre de los precios externos y la dificultad para encontrar nuevos mercados debido a la disminución de la demanda, las expectativas del sector se opacan con la reforma tributaria.
     
    De acuerdo con una reciente encuesta realizada por la firma Cifras y Conceptos para Portafolio, solo el 12 por ciento de los empresarios consultados tiene previsto un plan de expansión con fines de exportación, pero la mayoría de ellos se sienten afectados por la inflación, el riesgo país y la política fiscal.
     
    Anif sostiene que lo más preocupante es que, a pesar de la fuerte descolgada de las exportaciones, la composición de la canasta exportadora continúa recargada en commodities. En efecto, en el acumulado en doce meses a abril de 2016, este tipo de productos representó el 62% de las exportaciones totales, frente al 38% de los no commodities.
     
    ‘LA CAÍDA SE MODERÓ’
     
    La ministra de Comercio e Industria, María Claudia Lacouture, dijo que el comercio mundial se ha contraído en 11%, y que este no es un asunto que afecte solo a Colombia. 
    “El país no tiene el control de las fluctuaciones internacionales, ni de las variables económicas o políticas que afectan el precio de los hidrocarburos”. 
     
    La funcionaria dice que “es importante que la industria local ofrezca productos con mayor valor agregado y se inserte en las cadenas globales de valor. 
     
    En el Ministerio desarrollamos acciones para mejorar las reglas de juego para los empresarios, se priorizó la regionalización, la formalización empresarial, la lucha contra el contrabando y en general las medidas que conduzcan al fortalecimiento de la competitividad empresarial.
     
    No obstante, en el plano interno, desde abril empezamos a evidenciar que el descenso de las exportaciones empezó a ser menos acentuado, y ya en mayo se registró la menor caída en 17 meses”.
     
     
    Portafolio.co
  • Fitch reafirma el grado de inversión en la calificación internacional de Ecopetrol S.A.

    Ecopetrol LogEcopetrol S.A. (BVC: ECOPETROL; NYSE: EC) informa que la agencia calificadora de riesgos Fitch Ratings mantuvo a la Compañía en grado de inversión con una calificación de BBB.
     
    Dado el vínculo estratégico de la compañía con el Soberano, la agencia disminuyó la perspectiva de la Empresa de estable a negativa en línea con la actualización de la perspectiva de la República de Colombia (BBB, perspectiva negativa) publicada el pasado 22 de julio.
     
    Así mismo, como resultado de la revisión de la metodología que la calificadora de riesgo aplicó a todos los países que cubre, y que para el caso de Colombia resultó en la equivalencia de las calificaciones externa e interna de la Nación, la calificación internacional en moneda local de Ecopetrol S.A. se igualó a la de moneda extranjera, quedando ambas en BBB. 
     
    Por: Paisminero.co
  • Hay 13 billones de pesos de regalías sin ejecutar: DNP

    Aunque el Gobierno Nacional tiene 13 billones de pesos de regalías represados, este año no se los va a alcanzar a gastar. Así se lo reveló a El COLOMBIANO, Luis Fernando Mejía, nuevo director del Departamento Nacional de Planeación, DNP, quien dijo que reforzarán el acompañamiento a las alcaldías.
     
    LUIS F MEJIATambién reveló que se le hará un seguimiento estricto a la normatividad debido a que en los últimos 17 años, detectaron que en el país se expidieron 95.000 normas, lo que significó, por ejemplo, que diario el presidente firmó, al menos, 15 de estas.
     
    ¿Cuáles son los desafíos que tiene en este cargo?
     
    “Quiero avanzar en temas de productividad, competitividad y cierre de brechas. Pero la productividad no solamente entendida como acabar con la pobreza y tampoco desde el punto de vista de crecimiento del sector privado; sino también como el mejoramiento de lo público, es decir, cómo podemos hacer mejor las cosas en el Gobierno y para eso hemos venido adelantando una serie de iniciativas”.
     
    Puntualmente, ¿que hará?
     
    “Uno de los retos que tenemos es cómo mejorar los temas regulatorios en el país. Hicimos un barrido durante seis meses sobre cómo ha sido la emisión de normas en los últimos 17 años, este rastreo incluyó decretos, resoluciones, reglamentos técnicos que emite el Gobierno. Lo que encontramos fue que ha habido 95.000 normas emitidas en 17 años, es decir, casi 15 diarias y alrededor de tres decretos diarios. Eso nos da cuenta de gran cantidad de emisión de normas que, probablemente, no tienen la calidad necesaria desde el punto de vista de regulación”.
     
    ¿Tiene la fórmula para acabar con eso?
     
    “Hemos venido trabajando para que la regulación que emite el Gobierno tenga un proceso de calidad, que nos asegure que el beneficio es superior al costo que le impone el sector privado. Es un tema que suena trivial, pero que es importante y que hace parte de lo que se llama la reforma regulatoria, la cual es un proceso estándar en países desarrollados. Queremos implementar esto para que a partir de enero del próximo año buena parte de los ministerios hagan procesos de calidad regulatoria”.
     
    Usted habla de cierre de brechas y desde el DNP se impulsaron los contratos plan como una de las estrategias. 
    ¿Eso va a seguir?
     
    “Sí, en este momento estamos en la ejecución de la segunda generación de estos contratos. Los cuales son mecanismos de articulación de inversión entre el Gobierno Nacional y el territorio, enfocados en inversiones absolutamente prioritarias en el cierre de brechas. Para esto hemos hecho un análisis de la infraestructura, de los bienes públicos básicos como acueductos, alcantarillados, hospitales, presencia institucional. La segunda fase se lanzó hace dos semana en el sur de Bolívar con inversiones de 3,9 billones de pesos en diferentes sectores y ahí por ejemplo queremos que El Carmen de Bolívar tenga un alcantarillado que lo cubra al ciento por ciento. Vamos a seguir trabajando en esta misma línea”.
     
    ¿Es satisfactorio el impacto de esos contratos?
     
    Si, claro. Hace parte de una buena y eficiente ejecución de los recursos en el territorio. Estamos haciendo un análisis de los proyectos que son prioritarios y que además están en fases avanzadas de estructuración. No estamos hablando simplemente de ideas”.
     
    ¿Qué le preocupa de las regalías?
     
    “El presidente Juan Manuel Santos me puso una tarea y es estructurar un plan de choque para las regalías porque tenemos 13 billones de pesos acumulados producto de la suma de los recursos que hay en el Fondo de Ciencia y Tecnología, en los Fondos regionales y en los fondos departamentales y municipales”.
     
    ¿Por qué pasó esto?
     
    “Se debe a varios elementos fundamentales, por ejemplo que en 2016 fue el primer año de las administraciones locales y en ese tiempo los gobernadores y alcaldes han estado concentrados en hacer sus planes de desarrollo, estructurar sus programas de gobierno, revisar sus prioridades, y el segundo año, que es este, ya deben empezar la ejecución. Por esto es que la ejecución en regalías no es la mejor. 
    También hay otros elementos fundamentales y es que hay que entender que el Sistema General de Regalías está en evolución y sujeto a mejoras. En consecuencia, estamos revisando los tiempos y procedimientos para garantizar su ejecución sin demeritar la calidad de estas inversiones”.
     
    ¿Qué hará para mejorar el acompañamiento a los alcaldes?
     
    “Eso lo haremos porque parte de los problemas de ejecución arrancan con las deficiencias que hay en el planteamiento en las regiones que no tienen las capacidades para hacerlo. Estamos trabajando en este plan de choque”.
     
    En el año que queda de este gobierno, ¿se logrará destrabar ese dinero?
     
    “Para ser francos, los 13 billones de pesos no se van a ejecutar este año. La ejecución más alta que tuvimos en el Sistema General de Regalías fue en 2013 donde logramos ejecutar 6,3 billones de pesos. Es decir, que la meta nuestra, aunque aún no es oficial, seguramente va a estar por el orden de los 6 billones de pesos. No es ejecutar todo porque tampoco tenemos mucho tiempo, pero sí nos queremos focalizar para tener una meta muy concreta que jalone el crecimiento”.
     
    ¿Va a seguir la política que tuvo Simón Gaviria de depurar el Sisben?
     
    “Este es un tema estratégico. Teníamos cerca de 650.000 personas con inconsistencias, incluso había fallecidos. Hemos logrado depurar a 400.000, sin embargo todavía tenemos 250.000 inconsistencias, entre ellas, cerca de 70.000 que ganan más de 3,8 millones de pesos mensuales. Hay que continuar con la depuración”.
     
     
    ELCOLOMBIANO.COM
  • Indicadores de la OCDE sugieren que la economía mundial no crecerá mucho en 2014

    OcdeLONDRES (EFE Dow Jones)--El crecimiento económico probablemente seguirá siendo flojo en Alemania en los próximos meses, según los indicadores adelantados publicados el lunes por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico.
     
    El organismo con sede en París publicó un barómetro de actividad económica futura que sugiere que el crecimiento en las economías más desarrolladas seguirá en torno a los niveles actuales y que las grandes economías en vías de desarrollo contribuirán menos al crecimiento económico mundial de lo que contribuyeron en los años posteriores al comienzo de la crisis financiera de 2008. Como consecuencia de dicha combinación, el crecimiento mundial probablemente no aumentará de manera significativa este año.
     
    No obstante, la perspectiva para Alemania parece estar debilitándose ya que el principal indicador del país ha vuelto a caer en junio, lo que la OCDE dijo que es síntoma de que "el crecimiento está perdiendo impulso". Tras un sólido primer trimestre, muchos economistas estiman que la economía alemana se contrajo en el segundo trimestre, debido en parte a un mayor número del habitual de días perdidos por vacaciones.
     
    El indicador adelantado sugiere que la economía podría no recuperarse pronto, lo que contribuiría a que se alargue el periodo de crecimiento muy bajo de la eurozona. La economía de la región comenzó a expandirse nuevamente en el segundo trimestre del pasado año. Pero su recuperación ha sido anémica y los economistas esperan que las cifras que se publican el jueves muestren que se ralentizó por segundo trimestre consecutivo en el periodo abril-junio, creciendo tan sólo un 0,1%.
     
    La OCDE dijo que sus indicadores adelantados de Francia e Italia siguen apuntando a un mayor crecimiento, como llevan meses haciendo. Sin embargo, las recuperaciones tienen aún que materializarse, con lo que España será la única de las grandes economías de la eurozona que goce de una aceleración importante respecto a los trimestres anteriores.
     
    En contraste con la eurozona, las perspectivas para algunas de las grandes economías en vías de desarrollo parecen estar mejorando. El indicador adelantado de India volvió a mejorar en junio, lo cual, según la OCDE, es un indicio de que el crecimiento está "cobrando fuerza". Sin embargo, esto no ha sucedido con los de India, China, Rusia y Brasil.
     
    El indicador de la OCDE para Japón apunta a una pérdida de impulso, pero el organismo dijo que esta señal podría ser engañosa. La economía rebotó en el primer trimestre antes del incremento del impuesto a las ventas en abril, ya que los hogares adelantaron las compras. Probablemente, esto reducirá el crecimiento en el segundo trimestre.
     
    Los indicadores adelantados de la OCDE están pensados para dar señales tempranas de momentos de cambio entre la expansión y la desaceleración de la actividad económica y se basan en una amplia gama de series de datos con historial de avanzar los cambios de la actividad económica.
     
    Por Paul Hannon
     
    Fuente: WSJournal.com
  • Índice de Precios del Productor en Colombia subió 3,79 %

    La mayor contribución al IPP de la Producción Nacional fue Minería con una variación de 17,22 %. El Índice de Precios de la Oferta Interna registró un incremento de 1,83 %.
     
    MacroEl Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) informó que el Índice de Precios al Productor de la Producción Nacional (IPP-PN) para marzo de 2015 registró una variación mensual de 3,79 %.
     
    Por su parte, el Índice de Precios de la Oferta Interna en marzo de 2015 registró un aumento de 1,83 %.
     
    PRODUCCIÓN NACIONAL
     
    El sector que registró la  mayor contribución positiva fue Minería con 2,58 %, mientras que su variación fue de 17,22 %.
     
    Le siguen Industria que contribuyó 0,85 % registrando un aumento de 1,21 % y Agricultura, ganadería y pesca con una contribución de 0,36 % (variación de 2,47 %).
     
    Las subclases que presentaron las mayores contribuciones positivas a la variación, fueron: aceites de petróleo (23,32 %), hulla (9,57 %) y papas (28,25 %).
     
    Sin embargo, los principales aportes negativos provinieron del café (-8,64 %), gasolina motor mezclada con etanol (-5,80 %) y tomates (-21,40 %).
     
    En lo corrido del año hasta marzo, el IPP de la producción nacional registró una variación de 0,44 %.
     
    OFERTA INTERNA
     
    Industria fue el sector que registró la mayor contribución positiva a la variación con 1,65 %, seguido por Agricultura con 2,20 %.
     
    Las subclases que presentaron las mayores contribuciones positivas a la variación fueron: Papas con 28,25 %, Aceites de petróleo con 8,15 % y Gasolina para automotores con 4,37 %.
     
    Los principales aportes negativos se encuentran en: Café (-8,64 %), Gasolina motor mezclada con etanol (-5,80 %) y Tomates (-21,40%).
     
    Por otra parte, el Índice de Precios de la Oferta Interna en lo corrido de 2015 hasta marzo presentó una variación de 2,45 %.
     
    CAMBIO METODOLÓGICO
     
    El Dane venía publicando hasta diciembre de 2014 una serie oficial de Índice de Precios de la Oferta Interna.
     
    Sin embargo, desde enero de 2015 se publicó el rediseño del IPP.
     
    Este cambio metodológico implicó la publicación de un nuevo índice denominado IPP de la Producción Nacional el cual difiere del anterior denominado IPP Oferta Interna.
     
    Este nuevo índice tiene otras características como el cambio en el período base de comparación (diciembre de 2014) y una nueva canasta de actividades económicas.
     
    Debe tenerse en cuenta que el IPP Oferta Interna no ha dejado de ser publicado y quienes venían usándolo tradicionalmente pueden seguir tomando la serie empalmada para los fines que se estimen convenientes.​
     
    Fuente; Portafolio.co
  • Internacional - Tiembla el dólar: Rusia atesora enormes cantidades de oro

    Reservas OroEn los últimos meses Rusia ha comprado enormes cantidades de oro, poniendo en alerta a los medios occidentales que intentan averiguar qué se propone el país con esta acción.
     
    Si el 1 de enero de 2010 el Banco Central de Rusia disponía 'sólo' de 21 millones de onzas troy de oro, el 1 de octubre de este año ya cuenta con 37 millones. Calculando en toneladas, desde inicios de este año el Banco Central ha comprado 150 toneladas de oro, llegando a una cantidad total de 1.150 toneladas. Anteriormente, el Banco Central no solía comprar tanto oro. 
     
    Según Bloomberg View, las reservas de oro de Rusia superan ahora las de China, ocupando el quinto lugar tras EE.UU., el Reino Unido, Francia e Italia. Para el 1 de noviembre, el porcentaje de oro constituía el 10,5% de las reservas de divisas, en tanto que el año pasado el mismo índice ascendía al 8,4%. 
     
    Leonid Bershidsky, periodista de ese medio, opina que por un lado, esto puede estar relacionado a la paranoia de los líderes del país con relación a Occidente, y por otro, habla de la vitalidad del país. "Hay pocos países que tienen la posibilidad de extraer reservas relativamente líquidas de la tierra", opina Bershidsky. 
     
    De acuerdo con Lucy Cormac, corresponsal del diario 'The Sydney Morning Herald', detrás de la política de compra de oro puede estar la "anticipación a una posible guerra económica con Occidente". La periodista basa su reflexión en la opinión del analista del banco UBS, Battershill Joe, quien considera que "en el futuro próximo nos espera la continuidad de la tendencia de rechazo a las divisas extranjeras, dominadas por el dólar". 
     
    Por su parte, algunos blogueros económicos sospechan que se trataría de una conspiración financiera, en el marco de la cual Rusia cobraría en oro y no en dólares por el petróleo. 
     
    No obstante, Alexéi Mámontov, jefe de la Asociación Internacional Monetaria de Moscú, asegura al diario 'Komsomólskaya Pravda' que esta hipótesis es falsa, ya que los números no cuadran. Según él, el Banco Central compra mucho menos oro de lo que vende de petróleo. Por lo tanto, decir que Rusia vende crudo a cambio de oro no es verdad. 
     
    Al mismo tiempo, Mámontov explica que "cuando un país avizora problemas, compra oro por si acaso ", lo mismo que hacen China o EE.UU. "Los bancos centrales ven que el sistema del dólar está titubeando, que la apreciación del dólar respecto al euro cambia, y por si acaso compran oro", explica.
     
     
    Fuente: rt.com/
     
    {backbutton}
  • La caída de los commodities ponen a prueba las finanzas de países de América Latina

    Los países ricos en recursos naturales de América Latina y África también están enfrentando la desaceleración de ChinaLos países ricos en recursos naturales de América Latina y África también están enfrentando la desaceleración de ChinaLas caídas de los precios del crudo y otras materias primas están amenazando con frenar el crecimiento en los países de América Latina y África que tenían la esperanza de usar la riqueza derivada de sus vastos recursos naturales para ascender en la escalera de desarrollo.
     
    Durante el auge de una década, los gobiernos latinoamericanos y africanos prometieron usar los ingresos extraordinarios del alza de los precios de los commodities para elevar a las clases marginadas.
     
    Los gobiernos que apostaron su desarrollo a programas sociales y ambiciosas iniciativas de infraestructura, como la construcción de carreteras, puertos y plantas eléctricas, contarían con menos dinero para hacerlo ahora.
     
    “Los antecedentes de buen gobierno en muchos países (de América Latina) estuvieron ligados a los precios de las materias primas y esto será puesto a prueba con el fin del auge de los commodities”, dijo Jorge Castañeda, ex secretario de Relaciones Exteriores de México.
     
    Los países ricos en recursos naturales de América Latina y África también están enfrentando la desaceleración de China, un comprador clave de exportaciones de Brasil, Chile, Sudáfrica, Nigeria y otros países. Las dos regiones han sido golpeadas por una venta generalizada de acciones, bonos y divisas de mercados emergentes.
     
    Lo que está en juego es mucho para estas economías a menudo volátiles, y en donde se encuentran las brechas entre ricos y pobres más amplias del mundo.
     
    Las desaceleraciones económicas y el declive en los flujos de inversión amenazan con ejercer presión sobre los presupuestos. En América Latina, la firma calificadora de crédito Fitch espera en 2015 bajar las notas de más países de los que piensa elevar en su ranking. En algunos casos, el bajón podría dejar al descubierto niveles de corrupción y malos manejos que no habían sido detectados durante las épocas de vacas gordas.
     
    En Brasil, un país rico en recursos naturales, millones de familias salieron de la pobreza extrema y se unieron a una creciente clase trabajadora. Pero ahora, la expansión del país se ha estancado, la inversión está de capa caída y la depreciación del real ha activado las alarmas de la inflación.
     
    Acusaciones de una corrupción generalizada en la petrolera estatal Petróleo Brasileiro SA se suman a los problemas. Funcionarios del país sudamericano habían puesto a la firma en el centro de un amplio plan para reestructurar la economía y trasladar a millones de pobres hacia empleos mejor remunerados. Las acciones de Petrobras han caído a mínimos de varios años.
     
    La situación es peor en Venezuela, donde el presidente Nicolás Maduro espera usar la riqueza petrolera para alimentar la revolución socialista. Con el desplome de los precios del crudo, los inversionistas están evaluando los riesgos de que Venezuela pueda caer en cesación de pagos. Un default podría sumarse a las preocupaciones de una economía que ya sufre de una inflación de dos dígitos y una escasez de bienes básicos.
     
    Incluso países con combinaciones políticas más moderadas, como Chile, uno de los principales exportadores de cobre del mundo, están sintiendo el golpe. En diciembre, el país redujo en medio punto porcentual su proyección de crecimiento para 2015, a 2,5%.
     
    En África, el impacto se magnifica por la dependencia de algunas economías de rápido crecimiento, como Zambia, de la exportación de una única materia prima. Si el precio de dicho commodity cae (en el caso de Zambia, el cobre) el perjuicio puede ser amplio. Los países que no equilibraron su presupuesto o redujeron la corrupción mientras experimentaban un auge tendrán que tomar decisiones dolorosas, dijo Jack Allen, analista de Capital Economics en Londres. La firma estima que el crecimiento promedio en África Subsahariana caerá en un punto porcentual en 2015, a 4%, el ritmo más lento en más de una década.
     
    En Sudáfrica, donde las materias primas equivalen a cerca de 60% de las exportaciones, el rand llegó a un mínimo de seis años en diciembre conforme las exportaciones de oro y mineral de hierro del país cayeron en valor.
     
    Un posible beneficio: la caída de los precios del crudo podría reducir la factura de importaciones de Sudáfrica para buena parte del diésel y la gasolina que consume.
     
    Pero el descenso de los precios del crudo podría afectar a países productores como Nigeria y Ghana. Nigeria, la economía más grande de África, está probablemente en camino a registrar su primer déficit en 15 años. Esto podría añadir volatilidad a un país que enfrenta elecciones (programadas para febrero) y que tiene el desafío del grupo violento islamista de Boko Haram.
     
    “Los gobiernos no tendrán otra opción más que tomar más en serio la diversificación de su base fiscal”, dijo Allen.
     
    Por John Lyons en São Paulo, Brasil, y Patrick McGroarty en Johannesburgo
     
    fuente: WSJournal.com
  • La caída del petróleo ayudará a la economía mundial, dice directora del FMI

    Christine LagardeWASHINGTON (EFE Dow Jones)--La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, señaló el lunes que el descenso de los precios del petróleo ayudará a impulsar a las economías estadounidense y de gran parte de países del planeta, lo cual será positivo para un mundo que pugna con una desaceleración del crecimiento.
     
    “Es una buena noticia para la economía mundial”, dijo Lagarde en unas jornadas organizadas organizada por The Wall Street Journal.
     
    Los precios del petróleo cayeron la semana pasada a mínimos de varios años después de que la Organización de Países Productores de Petróleo decidiera mantener invariadas sus cuotas de producción, en lugar de optar por apoyar los precios rebajando su objetivo de producción.
     
    Los menores precios del petróleo son positivos para la mayoría de los consumidores, que pagarán menos por la gasolina, pero podrían provocar tensiones en las empresas energéticas y las economías de algunos grandes productores como Rusia o Venezuela.
     
    Lagarde dijo que el FMI espera que la economía estadounidense avance a un ritmo del 3,5% el próximo año, por encima de su previsión de octubre de un crecimiento del 3,1%, debido en parte a los menores precios del petróleo.
     
    Para otros, los efectos podrían ser negativos. En el caso de Rusia, los menores precios están “aumentando su fragilidad y vulnerabilidad”, dijo Lagarde.
     
     
    Jeffrey Sparshott
     
    Fuente: WSJournal.com
  • La cruda realidad de la economía colombiana

    Crecería 2,8% en 2016, frente a 3% en 2015, debido a la continuación del ajuste asociado a los bajos precios del petróleo y su impacto adverso sobre el ingreso nacional y la demanda interna.

     

    BilletesLa economía mundial y la colombiana vuelven a enfrentar grandes retos en 2016 ante los persistentes precios bajos de las materias primas, el mediocre crecimiento económico de los países desarrollados, la desaceleración de los emergentes y la incertidumbre sobre el proceso de normalización de la política monetaria en EE. UU., a la vez que Europa y Japón se aprestan a otorgar más estímulo de este tipo.
     
    En particular, vemos un riesgo no despreciable de un desplome adicional de los precios del petróleo o de un error de cálculo de las autoridades chinas que acentúe la desaceleración de esa economía, lo cual podría conducir a un escenario de recesión global.
     
    Esperamos que la economía colombiana crezca 2,8% en 2016, frente a 3% en 2015, principalmente debido a la continuación del ajuste asociado a los bajos precios del petróleo y su impacto adverso sobre el ingreso nacional y la demanda interna.
     
    Otros factores que influirán en el bajo crecimiento económico serán: i) la persistencia de los efectos de la devaluación sobre la inversión y los adicionales recortes de inversión de capital de las empresas del sector minero-energético; ii) un menor crecimiento del gasto público debido a que los ingresos petroleros serán aún menores que en 2015, y a la baja ejecución asociada al primer año de gobierno de las nuevas administraciones regionales y locales; iii) una mayor desaceleración del gasto de los hogares debido al aumento de la inflación y al deterioro del mercado laboral; iv) unas tasas de interés más altas debido a los esfuerzos del Banco de la República por contener las presiones inflacionarias y por reducir el déficit de las cuentas externas; v) la incertidumbre asociada a la presentación de una nueva reforma tributaria y sus posibles efectos sobre la actividad económica en caso de que se aumente la tarifa del IVA, y vi) la debilidad de la demanda externa y la volatilidad de los mercados financieros internacionales, pero especialmente enfocada en los países emergentes.
     
    Sin embargo, hay algunos elementos que compensarán parcialmente la mayor desaceleración de la economía: i) el primer impacto, aunque modesto, de los proyectos de infraestructura de cuarta generación (4G); ii) la implementación simultánea de los nuevos programas gubernamentales de estímulo a la construcción de vivienda; iii) la reapertura de la refinería de Cartagena, que contribuirá notablemente a mejorar el crecimiento del PIB industrial, y iv) un impulso moderado asociado al segundo Plan de Impulso a la Productividad y el Empleo, del Gobierno.
     
    Recientemente ha aumentado el riesgo de un racionamiento de energía eléctrica a nivel nacional ante la eventual prolongación del fenómeno de El Niño y los problemas financieros de las generadoras térmicas. Esto constituye un nuevo sesgo bajista a nuestra proyección de crecimiento para el próximo año.
     
    El manejo de las cuentas fiscales estará especialmente en la mira de los mercados financieros y de las agencias calificadoras, pues los ingresos del Gobierno se verán mucho más afectados que en 2015, tanto por el menor crecimiento de la economía como por un mayor impacto rezagado de los menores precios del petróleo en 2015 comparados con los de 2014.
     
    Para cumplir con el déficit fiscal que permite la Regla Fiscal se requerirán mayores esfuerzos en recortes de gasto público y en generación de ingresos tributarios. No obstante, es una buena noticia que el Gobierno se haya comprometido a cumplir en 2016 con el nivel de déficit fiscal que se consignó en el marco fiscal de mediano plazo (3,6% del PIB), incluso si la Regla Fiscal permitiera un espacio adicional. En efecto, el Gobierno anunció nuevos recortes presupuestales a finales de diciembre y la presentación de una nueva reforma tributaria en marzo de 2016, que alcanzaría a cubrir algunos faltantes de ingresos fiscales, incluso a partir del segundo semestre. Desde hace más de un año habíamos advertido sobre la urgencia de hacer una reforma tributaria no más allá de 2016, aunque dependiendo de su alcance, podría faltar otra en 2018.
     
    Razones de una eventual baja en el crecimiento económico
     
    La persistencia de los efectos de la devaluación sobre la inversión y los adicionales recortes de inversión de capital de las empresas del sector minero-energético, uno de los factores que infuirán en el bajo crecimiento del país el año entrante.
     
    Un menor crecimiento del gasto público debido a que los ingresos petroleros serán aún menores que en 2015, y a la baja ejecución asociada al primer año de gobierno de las nuevas administraciones regionales y locales.
     
    2,8 por ciento crecería la economía colombiana en 2016.
     
    Por: Andrés Pardo Amézquita* 
     
    * Director ejecutivo de investigaciones económicas de Corficolombiana.
     
    ElEspectador.com

     

     
     
  • Llanos orientales, la región que concentra las mayores irregularidades en el manejo de regalías

    Inversion CapitalesSegún la Contraloría, la incidencia fiscal en esa región es de $42.954 millones. 
     
    Con 25 hallazgos con presunta incidencia fiscal por $42.954 millones de pesos, la región de los Llanos Orientales se convirtió en la zona del país donde se concentra el monto más elevado de situaciones irregulares en el manejo de regalías (el 38,33%).
     
    Así lo indican los resultados de las auditorías realizadas por la Contraloría General de la República en el segundo semestre de 2015.
     
    Los hallazgos con presunta incidencia fiscal de mayor cuantía se ubican en el departamento del Meta: 8 por $31.298 millones. Le siguen Casanare (con 4 por $6.943 millones); Guainía (2 por $2.004 millones); Vaupés (4 por $1.485 millones); Guaviare (2 por $516 millones); Vichada (3 por $404 millones); y Arauca (2 por cerca de $302 millones).
     
    El 56% de los hallazgos con presunta incidencia fiscal en la Región de los Llanos Orientales, corresponden a una Actuación Especial de la Contraloría sobre recursos de regalías destinados a financiar proyectos de vivienda en el departamento del Meta, en las vigencias 2010 a 2015.
     
    En esta auditoría se detectaron 4 hallazgos fiscales por un total de $23.925 millones.
     
    En el caso del proyecto Pinares de Oriente, en Villavicencio, los lotes para las viviendas fueron pagados con recursos de regalías del departamento del Meta, aunque no se ha realizado trámite alguno o acto de transferencia de propiedad del dominio a la administración departamental.
     
    Los lotes en los que se construyen las viviendas se encuentran embargados y la propiedad la ostenta un particular (el contratista), la Corporación Casa.
     
    La Contraloría señala en este caso deficiencias de planeación y gestión de la supervisión e interventoría, por lo que implica la inversión de recursos públicos tanto en compra de predios a nombre de particulares como en construcción de viviendas en predios que actualmente no son de propiedad del ente territorial sino de un particular, lo que se constituye en un hallazgo administrativo con presunta incidencia fiscal en cuantía de $15.526 millones.
     
    Esta suma representa el valor invertido y pagado en estos predios y en lo actualmente construido en ellos. 
     
    La CGR considera que aquí se dio una gestión fiscal antieconómica, ineficaz e ineficiente que no aplica al cumplimiento del objeto del proyecto ni de los cometidos y fines esenciales del Estado.
     
    Otro hallazgo con presunta incidencia fiscal relacionado con este proyecto de vivienda, por $1.307 millones, corresponde al incumplimiento del mismo en los Convenios 1923 de 2009, ya que no se evidencian gestiones para la recuperación y reintegración a las cuentas del departamento de los recursos en los cuales se declaró incumplimiento por parte del contratista.
     
    Proyecto de vivienda social abandonado
     
    Adicionalmente, esta Actuación Especial de la CGR determinó un hallazgo con presunta incidencia fiscal por $6.842 millones en el caso del "Proyecto de vivienda de interés social prioritario “El Recreo”, del municipio de Granada (Meta).
     
    La Contraloría evidenció que el avance de las obras ejecutadas en dicho proyecto es irrelevante, con el agravante de que las pocas actividades ejecutadas se encuentran desde hace varios años en estado de inactividad, abandono y deterioro.
     
    El hallazgo con presunto alcance fiscal que se configura corresponde al valor de los recursos que se han cancelado hasta ahora a los respectivos contratistas ($6.842 millones).
     
    Otros hallazgos relevantes
     
    El segundo departamento de la Región Llanos Orientales con mayor cuantía de hallazgos con presunta incidencia fiscal en el manejo de regalías es Casanare, con $6.943 millones, de los cuales $3.539 millones corresponden a un posible sobrecosto en la compra de un lote de terreno de 10 hectáreas para proyectos de vivienda de interés social y prioritario en el municipio de Yopal, cuyo objeto era beneficiar a 667 familias.
     
    En el municipio de Puerto Gaitán (Meta) se encontró un hallazgo con presunta incidencia fiscal por $4.376 millones, por el riesgo que ha representado la inversión realizada en un proyecto inconcluso: la construcción del alcantarillado sanitario, planta de tratamiento de aguas residuales y obras complementarias para la Inspección de Planas.
     
    Se evidencio que falta la construcción del colector de descarga en 14 pulgadas que permite el vertimiento de las aguas tratadas al caño Planas. De igual forma la PTAR se encuentra en abandono y no está funcionando, sin embargo existen usuarios que utilizan la red de alcantarillado con lo cual hacen que la planta opere de alguna manera, pero sin ningún control y sin ningún funcionario idóneo para verificar su funcionamiento.
     
    En la Gobernación de Guainía se determinó un hallazgo con presunta incidencia fiscal en el sector educación por $1.144 millones, que corresponde a presuntas irregularidades detectadas en desarrollo del “Estudio de pre inversión para la elaboración de diagnósticos, estudios y diseños de los ambientes escolares de la infraestructura educativa del departamento”.
     
    La Contraloría evidenció, por ejemplo, que existen diseños sobredimensionados para colegios en los que su población no supera los 30 estudiantes y subdimensionados para otros que su población es superior a 100 escolares. Así mismo no existe garantía que los diseños se ejecuten como fueron concebidos originalmente. 
     
    Del mismo modo no hay soportes documentales como facturas u órdenes de pago, e informes, que evidencien que el valor del anticipo del 40% entregado haya sido invertido en los ítems relacionados con pagos de personal, ensayos de laboratorio, alquileres de equipos, transporte y papelería.
     
    Otro hallazgo con presunta incidencia fiscal detectado en Guainía es por $860 millones, en razón al reiterado incumplimiento del operador del contrato 262 de 2015 del Programa de Alimentación Escolar (PAE).
     
    Fuente: Portafolio.co
  • OCDE ve señales de decaimiento en economía de EE.UU. mientras China sigue perdiendo fuerza

    OcdeUsando el promedio de largo plazo de 100 como referencial, la OCDE dijo que sus últimos índices mensuales CLI mostraban que la lectura para la economía estadounidense pasaba de 98,8 a 98,6 y la de China de 98,1 a 97,9.
     
    París. El crecimiento económico parece estar decayendo en Estados Unidos y sigue desacelerándose en China, mientras que Francia e Italia muestran un desempeño superior en la medida que se recupera la economía de la zona euro, mostró el martes una medición mensual de la OCDE.
     
    El principal indicador compuesto mensual (CLI) de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos está diseñado para anticipar tendencias en la economía.
     
    "En el área euro, el impulso del crecimiento sigue fortaleciéndose, en particular en Francia e Italia. Están apareciendo señales de una disminución en el impulso de crecimiento en Estados Unidos, aunque esas podrían reflejar factores transitorios", dijo la OCDE.
     
    Usando el promedio de largo plazo de 100 como referencial, la OCDE dijo que sus últimos índices mensuales CLI mostraban que la lectura para la economía estadounidense pasaba de 98,8 a 98,6 y la de China de 98,1 a 97,9.
     
    El indicador mostró estabilidad en la zona euro en 100,7, mientras que dentro del área Alemania mantuvo terreno en 99,8. Francia subió a 100,8 desde 100,6, Italia subió a 101,0 desde 100,9 y Japón subió a 100,0 desde 99,9.
     
     
    Reuters
  • Opinión - La minería o la economía desamparada

    Minera SierraLa pelea de las comunidades contra la minería por el agua es absurda, ambos deben coexistir sin generar guerras sin cuartel
     
    La semana pasada fueron las comunidades de Pijao y Arbeláez. En los próximos meses se les unirán más pueblos dispersos por toda la geografía colombiana. 
     
    Cada vez, con mayor frecuencia, miles de pobladores, especialmente rurales, se unen a una sola voz que dice “sí al agua, no a las minas”. Un estribillo de fácil venta en tiempos de postverdad y próximas elecciones, porque nadie sensato quiere carbón, petróleo, cemento u oro, en lugar de agua, ríos, pájaros o árboles. Pero en esa tensión de verdades a medias está cayendo más de la mitad del país que ha terminado en la trampa de escoger una u otra situación como si fuera un imperativo, donde no existen caminos a medias y debamos tomar decisiones en caliente sin términos medios. Solo nos ponen a escoger entre agua y minas y no se brinda la posibilidad de hacer una explotación sostenible, tal como ha sucedido en otros países, en donde se han desarrollado sociedades que han alcanzado bienestar por una explotación responsable. Eso ha sucedido durante todas las etapas de la historia de la humanidad: pueblos enteros que han convivido con las explotaciones mineras sin mayores traumas.
     
    Casi todos los que le han dicho no a la explotación de carbón, oro, cemento o petróleo en sus regiones, lo han hecho sin mayores elementos de discusión económica y motivados por el agite de líderes que repiten verdades a medias, sin que nadie les aclare a sus electores sobre los beneficios de la minería para las arcas estatales. La minería per se no es mala, si se sabe manejar con responsabilidad su impacto y las grandes empresas dedicadas a la explotación logran devolverle a los dueños los daños que hacen sus operaciones. Hay docenas de ejemplos en países desarrollados en donde han logrado convivir las comunidades con explotaciones sostenibles y responsables. Hacer buena minería es cuestión de instituciones fuertes que obliguen a los responsables a tener buenas prácticas que aminoren los impactos. Lo más fácil es decirle no a la explotación actual y dejarle la extracción a las generaciones futuras. El problema al que nos enfrentamos es que la minería esta desamparada, no hay quien la defienda, ni los gremios, ni los ministerios, ni mucho menos los gobiernos locales y regionales, que necesitan explicar bien los beneficios de una economía extractiva bien ejecutada, con responsabilidad social y ambiental. Nadie le ha explicado a los pobladores de Cajamarca, Pijao o Arbeláez, entre otros que le dijeron no a las minas y el petróleo, cómo funcionan las regalías o el impacto social de las buenas prácticas. No hay nada peor que una minería informal, que es la gran beneficiada de estas consultas populares que eligen entre el agua y las minas. Una decisión racional que no tiene opciones pues la misma pregunta está envenenada.
     
    Según ACM, el sector minero aporta $1,55 billones en regalías, genera más de un millón de empleos y le representa a la economía casi 2% del PIB. Claro que es una actividad proscrita en tiempos de sensibilidad ambiental, pero no le se puede condenar sin que haya quien la defienda con tesis bien sustentadas. Los colombianos deben parar ese efecto dominó de consultas absurdas en las que ponen a escoger a la gente entre un mal y un bien y las autoridades ni los gremios son capaces de sensibilizar sobre su trabajo ancestral. No podemos olvidar que esos recursos están allí y que alguien en algún momento en el futuro los extraerá y generará el bienestar negado a las generaciones actuales.
     
    Fuente: Larepublica.co
  • Opinión: mitos de la devaluación y las exportaciones de Colombia

    Dollar Entre los años 2010 y 2014 la economía colombiana se vio beneficiada en sus ingresos en divisas por el “boom” de precios del petróleo y de otras materias primas, especialmente minerales, impulsados por la demanda creciente de las economías emergentes en proceso de industrialización. 
     
    Con unos precios entre 98 y 110 dólares por barril, como promedio anual, las exportaciones colombianas crecieron de 39,7 mil millones de dólares en 2010 a un tope de 60,1 mil millones en 2012. En 2013 y 2014, comienza un descenso moderado de los precios del crudo y, en consecuencia, también se reducen las exportaciones, y posteriormente, los precios del crudo mostraron una profunda caída, que condujo a niveles de exportaciones de 35,9 mil millones en 2015 y 31,3 mil millones en 2016.
     
    Mientras duró la bonanza petrolera aumentó el interés inversionista extranjero en el país. Estos factores, junto a un mayor dinamismo del consumo y de la inversión doméstica, contribuyeron a resultados positivos de crecimiento económico, lográndose un 4,1% promedio anual entre 2010 y 2016. 
     
    En las condiciones del sistema monetario actual, el incremento de las exportaciones y de la inversión extranjera directa (IED) favorecen a una apreciación de la moneda, siempre que no actúen factores en contravía. Así, el peso colombiano mostró una tendencia a la apreciación entre 2010 y 2012, pasando de 1.899 pesos promedio anual por dólar a 1.798 en 2012. 
     
    En 2013 y 2014, comenzó una moderada depreciación y en 2015 y 2016, se produjo una abrupta pérdida de su capacidad adquisitiva, alcanzando valores promedio de 2.741 pesos por dólar en 2015 y de 3.055 en 2016. 
     
    Se hace evidente la relación. El incremento de los precios del petróleo condujo a un incremento de las exportaciones, el país se volvió atractivo a la inversión extranjera directa, se incrementaron las reservas monetarias internacionales y todo esto fortaleció el peso. 
     
    Ante tal circunstancia, se desataron las alarmas; comenzaron las preocupaciones del sector exportador debido a que las exportaciones se encarecían en dólares y perdían competitividad internacional. Lo que no se tenía en cuenta, por entonces, era que a otros países similares a Colombia les estaba ocurriendo lo mismo. 
     
    Al producirse la violenta caída de los precios del crudo a partir de 2015, cayeron abruptamente las exportaciones colombianas, se contrajo la IED, especialmente la que se dirigía a este sector y, en consecuencia, la moneda colombiana perdió el 41% de su valor promedio anual entre 2012 y 2016.
     
    Si nos atenemos a la teoría según la cual, una depreciación de la moneda nacional potencia la competitividad de los bienes exportables, por hacerlos más baratos en dólares, entonces las exportaciones, especialmente las no tradicionales, deberían incrementarse. Sin embargo, ha ocurrido precisamente lo contrario. No solo se han contraído las exportaciones petroleras, debido a la caída de la demanda internacional, sino que también se han reducido las exportaciones no tradicionales, que en 2012 estaban en 17,9 mil millones de dólares y en 2016 solo registraron 13,5 mil millones.
     
    En efecto, la devaluación del peso no ha conducido a un incremento de las exportaciones ni a un mejoramiento de la competitividad en precios de la oferta exportable del país debido a que lo que ocurre, en realidad, es que los exportadores obtienen más pesos por cada dólar vendido cuando esto ocurre y en ello reside su ganancia extraordinaria. 
     
    Por otra parte, la depreciación de la moneda nacional desestimula la inversión extranjera porque las utilidades obtenidas en pesos se convertirán en menos dólares. De igual forma, las importaciones sí que se encarecen con una tasa de cambio más alta. Si la industria nacional no produce bienes que sustituyan estas importaciones entonces éstas serán más caras y los mayores costos de los bienes importados impulsan la inflación. En la misma dirección se incrementa el valor en pesos de la deuda externa, del servicio de la misma, así como de los pagos por servicios comerciales, financieros y profesionales recibidos. En resumen, se deteriora la posición financiera externa del país y ello se traduce en una pérdida en la confianza en su futuro económico. 
     
    La más importante lección de este proceso es que la verdadera competitividad de los bienes exportables no se obtiene por vía cambiaria sino mejorando la calidad y la productividad de los procesos productivos. Los ejemplos de Alemania y Japón en las décadas de los años 60’s y 70’s del siglo XX lo demuestran. Ambos países incrementaron notablemente sus exportaciones con monedas que se apreciaban debido al eficaz desempeño de sus respectivos sectores industriales y al fortalecimiento de su posición externa.
     
    *Director del Centro de Estudios sobre la Cuenca del Pacífico. Pontificia Universidad Javeriana Cali.
     
    Por:  Mauricio De Miranda*
     
     
    elpais.com.co
     
  • Petróleo todavía no asusta a los más grandes

    La caída de los precios del crudo aún no ha hecho mella en los planes que tiene a futuro la naviera más grande del mundo en Colombia.

    MaerskLa multinacional danesa Maersk sigue confiando en el potencial que tiene el país en dos frentes: hidrocarburos y comercio exterior. “Puede que el precio del petróleo no se quede bajo”, le dijo a Dinero el CEO de Maersk Drilling, Claus Hemmingsen, quien hizo su visita habitual a Colombia.

    La apertura a comienzos de enero en Colombia de SeaLand, una nueva unidad de transporte para las Américas; y los planes en el negocio de producción petrolera offshore son prueba de que empresa Maersk seguirá echando raíces en el país.

    “A largo plazo Colombia es un mercado importante por el crecimiento económico que muestra, por su ubicación geográfica y por las alianzas y tratados de libre comercio que están entrando en vigencia”, afirmó Hemmingsen.

    De acuerdo con el directivo, quien además hace parte de la Junta Directiva del Grupo Maersk -conglomerado mundial que opera en aproximadamente en 130 países- en Colombia el desarrollo de la perforación offshore está hasta ahora en una fase incipiente, por lo que hay buenas oportunidades de desarrollar negocios en el sector de hidrocarburos. “Nuestro interés es seguir muy de cerca el desarrollo de estas oportunidades, pues creemos que las reservas offshore de Colombia son algo muy importante para el futuro”, agregó.

    No obstante, Hemmingsen reconoció que como cualquier otra industria que preste servicios relacionados con los hidrocarburos, Maersk Drilling está siendo afectada por los bajos precios del petróleo. “Desde 2013 ya estábamos viendo que la rentabilidad de las compañías petroleras se estaban afectando por los altos costos de la industria y desde que empezó la caída en los precios del petróleo a mediados del 2014 esta situación se agravó”, puntualizó.

    Hemmingsen explica que ante la presión que pone este nuevo contexto a los costos en general de la industria, Maersk Drilling trabaja en desarrollar una operación más productiva para seguir siendo rentables en la prestación de estos servicios en plataformas offshore, por lo que se ha trazado como meta para 2016 reducir su base de costos generales un 10% por ciento anual.

    En 2014 fue un año récord para el Grupo Maersk reportó ingresos por US$47.600 millones y utilidades por US$5.200 millones, valor que incluye un cambio en su portafolio por la venta de algunas holdings. Al restar lo que recibieron por esas ventas, las ganancias alcanzan los US$4.100 millones; y para 2015, calculan mantener esos niveles. “Les hemos dicho a los mercados que esperamos ganancias de US$4.000 millones este año, monto, en parte, ajustado a la caída del precio del petróleo”, indicó Claus Hemmingsen.

    Apuesta por el comercio exterior
    Impulsados por la dinámica de comercio exterior, los acuerdos comerciales y tratados de libre comercio, y la Alianza del Pacífico, el Grupo Maersk creó SeaLand una empresa dedicada especialmente al transporte marítimo en las Américas para atender la creciente demanda de la región.

    “La idea es proveer a los clientes de la región de sectores como retailers una solución estructurada alrededor de sus necesidades particulares de comercio de norte-sur, y darles mayor atención”, señaló Hemmingsen.

    En 2014 SeaLand movió cerca de 460.000 TEUs (Twenty-foot Equivalent Units), unidad de medida del transporte de carga-; y en Colombia, trasladó cerca de 109.000 TEUs, lo que representa 23,7% del volumen total.

    Fuente: Dinero.com

     

  • Petróleo: ¿Cómo debería ajustarse la economía colombiana?

    Plataforma de StaoilPlataforma de StaoilFedesarrollo indica que los bajos precios del petróleo obligan al país a realizar un ajuste ordenado y gradual. Conozca cuáles son esos tres frentes de trabajo que recomienda la entidad al Gobierno.
     
    La pronunciada caída del precio del petróleo transformó el panorama macroeconómico del país. Los analistas especializados hablan de un cambio radical en los ‘fundamentales’ de la economía.
     
    El desbalance económico, que se refleja en el descarrilamientos del déficit de cuenta corriente que superó el 5 % del Producto Interno Bruto (PIB) en 2014 y se proyecta superior a 6 % en 2015, no ha podido ser corregido de manera automática.
     
    Si bien el Gobierno cuenta con herramientas y mecanismos como la flexibilidad cambiaria, la regla fiscal y la estabilidad financiera, las autoridades económicas siguen buscando soluciones.
     
    Lo anterior llevó a Fedesarrollo a plantear las acciones que deben llevarse a cabo para lograr un ajuste gradual y ordenado.
     
    Las tres claves son: incrementar los ingresos tributarios, controlar el crecimiento del gasto público y diversificar la oferta de productos exportables.
     
    OCASO DE LA BONANZA DEL SECTOR PETROLERO
     
    Entre 2006 y 2013, el PIB creció 0,9 puntos porcentuales más por año debido a los elevados precios del crudo y al aumento en las ventas externas minero-energéticas.
     
    Este crecimiento económico sólido estuvo acompañado por la expansión de la inversión privada, flujo considerable de divisas y generación de ingresos públicos.
     
    Las siguientes cifras demuestran lo anterior.
     
    Las exportaciones de petróleo y sus derivados pasaron de representar el 26 % de las exportaciones totales en 2006 a un poco menos de 53 % durante el período 2011-2014.
     
    Los impuestos y las utilidades de Ecopetrol significaron casi 20 % de los ingresos de la nación en 2014.
     
    Pero, ¿qué pasó?
     
    En junio de 2014, sin que los mercados lo anticiparan, el precio del petróleo comenzó a caer rápidamente.
     
    En un lapso de seis meses, las cotizaciones de un barril de crudo alcanzaron valores mínimos de los últimos cinco años.
     
    Los analistas esperan que en el mediano plazo la oferta mundial de crudo se mantendrá en niveles altos, pues la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) no va a reducir su cuota de mercado, mientas que la demanda de crudo convencional ha ido decreciendo con la aparición de fuentes alternativas de energía.
     
    A lo anterior hay que sumarle que las proyecciones alrededor del crecimiento económico de las principales economías se mantendrán a la baja.
     
    Los precios eventualmente podrán recuperar parte del terreno perdido, pero será complejo que vuelvan a marcar cotizaciones de la época del ‘boom’.
     
    Ante este escenario, Fedesarrollo presentó el panorama macroeconómico que le espera al país ante la nueva realidad petrolera.
     
    NUEVOS ESCENARIOS
     
    El choque de precios del petróleo sí tendrá un impacto permanente sobre la inversión en el sector, que se ha empezado a percibir desde finales del año pasado.
     
    En línea con lo anterior, Fedesarrollo espera un recorte sustancial en la producción futura a través de la menor exploración y el bajo desarrollo de nuevos campos.
     
    El volumen de producción se mantendría por encima del millón de barriles en 2015,  pero el impacto de los menores precios sobre la producción de petróleo del país se vería a partir de 2016, cuando se iniciaría un descenso.
     
     
     
    En el frente fiscal, la entidad espera una sustancial reducción en los ingresos provenientes del sector minero-energético a través de menores impuestos, regalías y dividendos.
     
    Para 2015, se estima una caída asociada a los menores ingresos por la renta de este sector, que pasarían de 2,4% del PIB en 2014 a 1,2% del PIB en 2015 y a niveles del orden de 0,8% del PIB a partir de 2016.
     
    La caída de los precios de petróleo ha de­teriorado significativamente el balance externo del país.
     
    El saldo de balanza comercial ya venía registrando un deterioro persistente a lo largo de los últimos cuatro años, como consecuencia de un incremento sustancial de las compras externas del país.
     
    Dicho quebranto se aceleró de manera drástica en 2014, en respuesta a la caída en el valor de las exportaciones petroleras en el cuarto trimestre del año.
     
    Como resultado de esto, el déficit de cuenta corriente pasó de representar el 3,2% del PIB en 2013 a ubicarse en 5,2% en 2014, la cifra más alta de los últimos 15 años.
     
    Para 2015 Fedesarrollo proyecta que el déficit de cuenta corriente alcanzaría el 6,5% del PIB.
     
     
     
    A lo anterior debe sumarse el menor crecimiento de América Latina y la expectativa de una menor liquidez mundial si la economía de Estados Unidos sigue recuperándose.
     
    ¿CÓMO AJUSTAR LA ECONOMÍA?
     
    El primer ajuste requerido tendrá que venir del frente fiscal.
     
    El gobierno ya anunció un aplazamiento de gasto en 2015 para compensar parcialmente la caída en la renta petrolera.
     
    Además, se está evaluando una reforma tributaria para sustituir dichos ingresos en el mediano plazo con el fin de cumplir con los límites establecidos por la regla fiscal.
     
    En segundo lugar, se hace indispensable modificar la composición del crecimiento económico desde la demanda interna hacia una mayor dinámica de las exportaciones.
     
    Para ello, la devaluación de la tasa de cambio permite que sectores diferentes al petrolero se hagan más competitivos, logrando así una mayor diversificación de la canasta exportadora del país.
     
    Lo anterior puede tomar tiempo porque las exportaciones hacia países ve­cinos se encuentran estancadas y la recuperación de las exportaciones hacia las economías desarrolladas no va a compensar fácilmente la caída de los precios del petróleo.
     
    Sin embargo, sí se espera que la canasta exportadora del país se haga menos dependiente de las exportaciones petroleras y que, con el progresivo crecimiento de las exportaciones diferentes a las de pro­ductos básicos, el saldo de la balanza comercial se haga menos deficitario.
     
    De igual forma, una reducción de las importaciones del país, en respuesta a la moderación en el crecimiento de la demanda interna y a la mayor tasa de cambio, permitirá aminorar el déficit de cuenta corriente.
     
    En el frente monetario, Fedesarrollo no considera con­veniente un cambio en la postura de política de la Junta Directiva del Banco de la República en los próximos me­ses.
     
    En particular, un aumento en las tasas de interés no se justificaría pues los aumentos recientes en los precios obedecen a factores puntuales relacionados con la oferta de alimentos y, lo más importante, las expectativas de inflación se mantienen dentro del rango meta de inflación establecido por el Banco.
     
    Por su parte, una reducción en las tasas de interés para estimular la demanda interna podría, en la coyuntura económica actual, agravar la situa­ción de las cuentas externas.
     
    Fedesarrollo ha estimado que la desaceleración económica llevará el crecimiento del PIB a 3,5% en 2015 y a 3,7% en 2016, cifras se destacan en el contexto latinoamericano.
     
    CONTEXTO ACTUAL DEL MERCADO GLOBAL DE PETRÓLEO
     
    En años recientes, el mercado mundial de petróleo ha experimentado cambios en su estructura por cuenta de nuevas tendencias en la oferta y demanda global del crudo.
     
    Estas nuevas tendencias, tales como la potencialidad de desarrollo de actividades de exploración y producción de recursos no convencionales, el rápido crecimiento y estabilidad en las fuentes de oferta, la mayor eficiencia energética en los vehículos ligeros y las regulaciones pro emisiones limpias, han permitido que el mercado transite hacia una estructura mucho más competitiva.
     
    Lo anterior se evidencia, entre otras cosas, en la falta de coordinación en la postura de los países miembros de la Opep frente a su política de cuotas y en el fuerte interés de Arabia Saudita de limitar el desarrollo de los recursos no convencionales en un intento por mantener su poder en el mercado mundial de petróleo, el cual se ha visto amenazado por la escalada en la producción estadounidense.
     
    En la coyuntura de la crisis financiera global de 2008, el precio del petróleo se desplomó hasta niveles muy cercanos a los 40 dólares, y sólo hasta 2011 los precios se recuperaron a los niveles previos a ese periodo de turbulen­cia.
     
    Desde enero de 2011 y hasta junio de 2014, el precio promedio del barril de petróleo Brent osciló alrededor de los 110 dólares mientras el WTI fluctuó alrededor los 96 dólares por barril.
     
    Desde la tercera semana de junio de 2014 el mercado mundial de petróleo experimentó una descolgada en los precios internacionales de referencia que se mantiene hasta hoy.
     
    PROYECCIONES DE MEDIANO Y LARGO PLAZO
     
    Los escenarios de precios presentados por Fedesarrollo se apoyan en las proyecciones de la Agencia Internacional de Energía (EIA).
     
    Entre 2014 y 2035, el escenario de referencia asume una tasa promedio de crecimiento económico del orden del 3,5% anual, con las economías OCDE creciendo al 2,1% y las emergentes a un 4,6%.
     
    En este escenario, tanto la producción mundial de petróleo como el consumo mundial en 2035 ascienden hasta 110,9 millones de barriles diarios.
     
    En el escenario de precios altos, la cotización de petróleo WTI cae hasta $70,00 dólares por barril en 2016, mientras que la del Brent alcanza los $74,00 dólares.
     
    A partir de ese año, ambas cotizaciones presentan una tendencia al alza que las lleva hasta los $127,77 y $129,77 dólares por barril, respectivamente, en 2035. 
     
     
    Fuente: portafolio.co
     
  • Por alza del dólar, PIB del país vale menos en 2015

    FMI Colombia cayó un puesto en el escalafón de las economías por tamaño, al ocupar la casilla 32. El Fondo Monetario Internacional bajó a 3,4% su proyección de crecimiento del país para este año.
     
    El Fondo Monetario Internacional se sumó al grupo de quienes han reducido sus expectativas frente a la economía colombiana, pues espera que este año el crecimiento sea de 3,4 por ciento.
     
    Así lo informó ayer en su documento ‘Perspectivas de la economía mundial’, en el cual advierte que el avance global va a ser desigual, con un mejor desempeño en las economías desarrolladas y lentitud en las emergentes.
     
    Aunque un crecimiento de 3,4 por ciento es positivo en un vecindario cuyo ritmo no llegará al 1 por ciento, según las estimaciones del FMI para América Latina, si se mira el tamaño de la economía en dólares, Colombia está perdiendo terreno.
     
    Según datos del organismo, el PIB colombiano este año sería de 332.384 millones de dólares aproximadamente, frente a los 384.901 millones de dólares del 2014.
     
    El dato muestra una contracción de 13,6 por ciento, y en plata blanca son 52.000 millones de dólares menos.
     
    Esto es un efecto de la devaluación, que en lo corrido de este año va en 6,5 por ciento, y en los últimos 12 meses ronda el 30 por ciento.
     
    Y eso que las cuentas aparentemente se estarían haciendo con una tasa de cambio conservadora, de 2.396 pesos para el 2015. Hasta ayer, el precio promedio de la divisa iba en 2.480 pesos.
     
    Colombia hace parte además del combo de países suramericanos que, según el Fondo Monetario, presionó la caída en las proyecciones.
     
    Esto, por tratarse de países que son altamente exportadores de bienes básicos –específicamente petróleo en el caso de Colombia–, a lo que se le suma la debilidad en sus principales socios comerciales, que son justamente latinoamericanos.
     
    Es más, el FMI cree que ni siquiera el año entrante el país volvería al 4 por ciento de crecimiento, pues para el 2016 proyecta 3,7 por ciento.
     
    CAMBIO DE POSICIÓN
     
    De todas formas, Colombia no es el único país que se está enfriando y cuya moneda se está depreciando, con lo cual está entre los países que bajaron su posición en el escalafón mundial de economías.
     
    El país bajó del puesto 31 al 32, en un listado que sigue encabezado por Estados Unidos, China, Japón, Alemania, Reino Unido y Francia. La gran caída en este escalafón la sintió Rusia, que pasó del puesto 10 al 15.
     
    Colombia es cuarto en América Latina, pues lo anteceden Brasil, que está en el puesto 8 (era séptimo en el 2014 y su PIB en dólares bajó 19 por ciento); México, que ocupa la casilla 13 aunque su economía en dólares cayó 4 por ciento, y Argentina, que está en el lugar 21.
     
    Todo esto se produce en un escenario en el que la economía mundial crece de manera desigual una vez superada la gran crisis, en la que las avanzadas comienzan a recuperar solidez mientras que las emergentes afrontan crecientes vulnerabilidades.
     
    De hecho, el Fondo estima que el mundo crecerá 3,5 por ciento este año y 3,8 por ciento en el 2016.
     
    “Un conjunto de complejas fuerzas están modelando las perspectivas en todo el mundo”, explicó Olivier Blanchard, economista jefe del FMI al presentar los nuevos pronósticos del organismo.
     
    Las economías avanzadas, con Estados Unidos al frente, se prevé que vean fortalecida su posición a lo largo de 2015, al igual que la zona euro, que ha registrado un repunte en la segunda mitad del año pasado. De acuerdo con el FMI, EE. UU. crecerá por encima del 3 por ciento en 2015 y 2016, gracias a unos bajos precios energéticos, un ajuste fiscal más moderado y un aumento de la confianza de los consumidores.
     
     
    Fuente: Portafolio.co
  • Sin el petróleo, la industria crecería 1,6% a septiembre

    Según los empresarios, los principales obstáculos están liderados por la tasa de cambio, la falta de demanda, el costo de las materias primas, la alta competencia y la falta de infraestructura y desarrollo logístico.La Encuesta de Opinión Industrial, dada a conocer por la Asociación Nacional de Industriales (Andi), arrojó que la producción manufacturera crecerá 1,6% en los primeros nueves meses del año, sin tener en cuenta la refinación de petróleo.

    Sin el petróleo, la industria crecería 1,6% a septiembre - Foto planta ReficarSin el petróleo, la industria crecería 1,6% a septiembre - Foto planta ReficarSi se suma el aporte de Reficar a la producción industrial, el crecimiento sería de 4,4%, las ventas totales tendrían un crecimiento de 3,8% y las ventas hacia el mercado interno lo harían en 4,4%.
     
    En el caso de las ventas totales, solo crecerían 0,2% sin la refinación y 0,4%, las ventas al mercado interno. La Andi insistió en “la importancia de que el resultado final del proyecto que se va a discutir en el Congreso sea una reforma tributaria estructural cuyo principal enfoque esté en alcanzar un sistema amigable para el crecimiento económico y la inversión, contribuyendo a la sostenibilidad de las finanzas públicas”.
     
    “En este punto, debemos reiterar la necesidad de reducir las tarifas corporativas, teniendo en cuenta que se busca ampliar la base gravable al reducir rentas exentas y que en la tasa efectiva se debe incluir la tarifa combinada de la empresa y los socios”, completó la Andi.
     
    Proyectos de inversión
     
    Frente a los proyectos de inversión para el año venidero, la Eoic determinó que el 47,7% de los empresarios encuestados desarrollan o tienen previsto emprender iniciativas en 2017. 
     
    El 47,1% no desarrollará proyectos de inversión y 5,2% estima que esos planes fueron aplazados. El porcentaje de respuestas afirmativas es mayor al obtenido hace un año, siendo que en septiembre de 2015 era 42,1%. De otra parte, el 67,1% consideró que la situación actual de su empresa es buena.
     
    Colprensa
  • Sin petróleo, ¿podría Colombia crecer al 5%?

    Mauricio CardenasEs un supuesto importante del plan de desarrollo y seguramente lo será en las cuentas fiscales que se proyecten en junio para los próximos años. Con crecimiento hay moderados riesgos para los ingresos tributarios y de problemas de deuda pública. ¿Cuáles son los riesgos de los riesgos?
     
    Después de la ola de altos precios de las materias primas, los países de América Latina tendrán que probar que saben nadar y tienen un plan para no naufragar, que van livianos de deuda y déficit fiscal y usando como flotador la flexibilidad cambiaria. Para el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, Colombia requiere hacerlo con solidez fiscal, siendo muy conservador con los recursos públicos, y promoviendo una mejor distribución del ingreso.
     
    En la conferencia sobre fusiones y adquisiciones realizada la semana pasada en Colombia, el ministro de Hacienda, expuso ante un auditorio de interesados en conocer el entorno de los negocios y las empresas, la evolución de la economía colombiana y la visión del gobierno sobre el futuro del país al final de la bonanza por altos precios de petróleo y otros recursos naturales.
     
    El auditorio, principalmente empresarios e inversionistas del exterior, implicaba un acercamiento importante entre el gobierno y un sector privado internacional que busca oportunidades en países con estabilidad económica y un marco de política robusto, lo que significa mejor posicionado para enfrentar escenarios externos menos favorables.
     
    El ministro hizo énfasis en los 27 proyectos de infraestructura que el país tiene para superar las barreras que hoy impiden un mayor crecimiento de la productividad. Hizo uso del ejemplo sobre los costos absurdos del transporte interno y señalo que el valor de esos proyectos estaría cerca a los US$13 mil millones. Reseñó que la mayoría de los proyectos están en proceso de hacer el cierre financiero y que ello debe quedar listo este año así como en 2016 se iniciarían las construcciones, que durarían entre 4 y 5 años.
     
    "No solo durante la fase de construcción se ayudaría al crecimiento, también luego aportarían mucho a la productividad económica, por lo que los proyectos previstos deberían aportar cerca de 1% de crecimiento anual", dijo Cárdenas. A su vez, indicó que si bien hoy en día es un propósito común y general en casi todos los países estructurar programas de proyectos de inversión en infraestructura, a juicio del Director Adjunto del Fondo Monetario Internacional, David Lipton, nadie tiene un programa integrado y planeado tan completo de su concepción como Colombia. 
     
    El otro factor clave en el futuro económico del país sería la culminación exitosa del proceso de paz. El ministro de la cartera de Hacienda mostró optimismo por parte del gobierno, y lo denominó uno de los grandes cambios para los negocios del país. Varios estudios sobre los costos del conflicto como otros sobre los beneficios de la paz, indican que el proceso podría aportar al menos otro 1% de crecimiento anual, según el ministro. Los principales sectores beneficiados serían agricultura, minería y turismo.
     
    Si Colombia logra crecer al 5%, el ingreso por habitante podría estar en casi US$9.500 en el año 2018, pero incluso entonces sería la mitad del ingreso por habitante menos alto de los países denominados desarrollados como Portugal. El reto de Colombia es lograr en la siguiente década ser un país desarrollado y hacerlo reduciendo las desigualdades sociales y de distribución del ingreso. Por ello ha dicho que en Colombia el gobierno se autodenomina progresista y de centro izquierda, lo que Tony Blair llama la tercera vía.
     
    ¿Lograra Colombia superar sus propios escollos que le impiden su desarrollo? En ambos frente el país registra muy malos antecedentes históricos, sea por problemas en el funcionamiento institucional e intereses que suelen atravesarse como palos en la rueda en la bici que sube la cuesta que va hacia progreso.
     
    Fuente;  dinero.com
  • Yerros tributarios y petroleros

    IEDEs forzoso reconocer que el Gobierno se pifió con la reforma tributaria. Para comenzar, el Ejecutivo se atrincheró erradamente en una premisa insostenible, consistente en financiar la caída de la renta petrolera exclusivamente con impuestos, sector que genera el 22 por ciento de los ingresos de la Nación. Considerando que el precio del barril de petróleo WTI de referencia para Colombia perdió 40 dólares entre julio y diciembre del 2014, el hueco fiscal podría ascender a 20 billones de pesos, incluyendo el impacto estimado de la caída en las utilidades de Ecopetrol que le corresponden a la Nación. Así, el presupuesto de gastos para el 2015 estaría desfinanciado en una suma adicional a los 12,5 billones de pesos previstos en la reforma tributaria aprobada por el Congreso Nacional, valorada en 7,5 billones de pesos, descalce presupuestal que deberá arbitrarse con menores gastos.
     
    Ahora bien, el PNUD publicó un estudio dirigido por Hernando José Gómez, titulado ‘Colombia frente a una destorcida en los precios del petróleo’, que arroja luces sobre el impacto proyectado del derrumbe petrolero. El documento examina la caída del precio del petróleo a 60 dólares por barril, el consecuente desplome de la inversión extranjera directa y la reducción sustancial en el ingreso de divisas al país. Todo lo cual podría generar una recesión económica comparable a la observada en Colombia a finales de los años noventa, regreso al desempleo de dos dígitos, incremento de la pobreza, menoscabo de la clase media y volatilidad de la tasa de cambio.
     
    El Gobierno no debería omitir este llamado de alerta, que evidencia la asombrosa vulnerabilidad externa de un país que hasta hace poco navegaba como si fuera potencia petrolera, sin serlo.
     
    Al reconocer esta cruda realidad, y dándole crédito al Gobierno por el oportuno impulso otorgado a su manejo contracíclico, desconcierta, sin embargo, su rígida postura para sacar a sangre y fuego una reforma tributaria que dispara la carga tributaria y perjudica la inversión, el crecimiento económico y el empleo. Roberto Steiner y Hernando José Gómez dirigieron el proyecto de Fedesarrollo para el Consejo Privado de Competitividad y Amcham, bautizado ‘La reforma tributaria y su impacto sobre la tasa efectiva de tributación de las firmas en Colombia’. Allí, los autores confirman que las tasas efectivas de tributación en Colombia son confiscatorias. En agricultura, la carga impositiva real fluctúa entre 80,5 y 102,4 por ciento; en manufactura, entre 61,9 y 72,3 por ciento; en comercio, entre 99,2 y 114,6 por ciento, y en servicios, entre 86,3 y 94,5 por ciento.
     
    Fedesarrollo demuestra que la reforma tributaria reduce la inversión en 1,56 por ciento como porcentaje del PIB, disminuye el crecimiento económico en 0,9 por ciento promedio anual en el periodo 2015-2018 y aumenta la tasa de desempleo en 0,6 por ciento, equivalente al despido de 132.000 trabajadores formales.
     
    Andrés Espinosa Fenwarth
     
    CEO de Inverdies
Links to Best Bookmaker Bet365 it The UK