log in
  • ¿Derrumbará EEUU los precios del petróleo?

    En los últimos años, Estados Unidos —que alguna vez fue el mayor importador de petróleo del mundo— compraba cada vez menos hidrocarburos y se basaba cada vez más en sus propios recursos. El creciente volumen de exportaciones de petróleo estadounidense se ha convertido en un factor más que afecta los precios del petróleo en el mercado internacional.

    Estados Unidos en febrero aumentó considerablemente sus exportaciones de 'oro negro'. Ahora el país norteamericano exporta más petróleo que algunos miembros de la OPEP, como ArgeliaEcuador o Catar: 1,2 millones de barriles al día, escribe Financial Times, citando datos de la Administración de Información de Energía de Estados Unidos (EIA).

    En diciembre de 2015 EEUU abolió la prohibición de las exportaciones de petróleo a todo el mundo, excepto a Canadá y México. Esta había estado vigente por más de 40 años, en un intento de preservar las reservas naturales propias y garantizar su seguridad energética.

    Producción de petróleo en EEUUProducción de petróleo en EEUU

    © EIA/FINANCIAL TIMES

    Producción de petróleo en EEUU

    Los principales contribuidores al incremento de la producción han sido las compañías extractoras del denominado petróleo de esquisto. Hoy día este tipo de producción representa la mayor parte de la industria petrolera de EEUU. Sin embargo, el actual aumento de los precios del petróleo sólo acelera su desarrollo.

    Cómo la OPEP ayudó al 'fracking'

    A finales de 2016, los países miembros de la OPEP y los principales productores de petróleo fuera del cártel acordaron reducir la producción con el fin de eliminar el exceso de oferta en el mercado. Desde entonces, los precios han subido de forma constante y no han caído por debajo de los 50 dólares por barril. Los analistas advirtieron entonces: con un precio de 55-60 dólares, la producción de petróleo de esquisto estadounidense aumentará considerablemente, desplazando a parte de los productores tradicionales.

    Eso es lo que está sucediendo ahora. EEUU se ha beneficiado del aumento en el precio de los hidrocarburos. Y es que la mayoría de sus proyectos para la extracción de petróleo de esquisto se vuelven rentables a un precio por encima de los 50 dólares por barril.

    "La intención de Trump de aumentar la producción petrolera amenaza el precio del crudo"

    "Cuanto más alto sea el precio, mayores serán los volúmenes y las áreas que podrán ser involucradas en la extracción", explica Nikolái Ivanov, profesor del Instituto de Energía y Finanzas.

    Hasta ahora solo Arabia Saudí podía reducir el volumen de la oferta para equilibrar los precios. Hoy día también EEUU. No por un acuerdo, no por una orden de Donald Trump, sino debido a las circunstancias en las que ha caído el mercado.

    Por lo tanto, a consideración de Ivanov, el futuro de los acuerdos de la OPEP se verá limitado —tanto en tiempo, como en volúmenes— por los niveles de rentabilidad promedio de los proyectos estadounidenses.

     

     

    Un mercado conservador

    Por supuesto, incluso los productores de petróleo de esquisto tienen una serie de limitaciones u obstáculos objetivos que les impiden inundar el mercado internacional.

    En primer lugar, no todas las refinerías están diseñadas para procesar el petróleo de esquisto. "Tecnológicamente, muchas fábricas se centran en ciertas variedades de hidrocarburos y su remodelación es un proceso bastante difícil", anota Nikolái Ivanov.

    Nuevo Orden Económico: ¿fin de la época del petrodólar?

    "Los estadounidenses a menudo consideran como petróleo lo que en Europa se conoce como condensado de gas u otro tipo de mezcla. Si alguien se dispone a comprar petróleo estadounidense, es probable que lo mezcle con petróleo pesado, es decir, no serán volúmenes significativos", añade Dmitri Adamídov, analista independiente de los mercador petroleros.

    Además, Adamídov no ve causa alguna para una caída brusca de los precios del petróleo. La cuestión no radica únicamente en que la tecnología del 'fracking' es costosa, sino también en el hecho de que los depósitos de petróleo de esquisto tienen una vida útil cinco veces más corta que los depósitos tradicionales. "Los precios subieron, el 'fracking' recibió una oportunidad y, por supuesto, incrementó su producción. Pero no por mucho tiempo", concluye Adamídov.

    ¿El último año de precios bajos?

    Los expertos coinciden en que aún es muy temprano para hacer predicciones sobre los futuros precios de los hidrocarburos. La extracción de esquisto es un caso especial debido a su novedad.

    Según Dmitri Adamídov, el precio del barril en 2017 podría tocar los 40 dólares, pero no por mucho. Con el tiempo el precio se estabilizará en los 70 dólares. Pero lo que sí no veremos en los próximos años será un precio de 100 dólares por barril.

    Conozca más: El sector de hidrocarburos, al detalle

    Nikolái Ivanov, por su parte, sugiere que el precio del barril oscilará entre los 40 y los 60 dólares. El factor del petróleo de esquisto, advierte, no puede descartase: a pesar de que toda la historia de esta industria cuenta con menos de 10 años, ya para este momento muestra unos niveles de eficiencia mayores que el promedio mundial. 

     

     

     

     

  • “El ‘fracking’ ha revolucionado la economía de EE UU”

    Miguel Arias CaeteEl Comisario europeo de Energía y Clima, Miguel Arias Cañete (Madrid, 1950), tuvo un arranque difícil en Bruselas. Para acceder al Ejecutivo comunitario, la Eurocámara lo sometió a un duro examen por sus lazos con la industria petrolera y otros aspectos controvertidos de su extenso currículo.

    Pasó el trago y hoy conduce la cartera de Energía y Clima, convertida en prioridad por la imperiosa necesidad de reducir la dependencia de Rusia. Rodeado de papeles en su luminoso despacho de Bruselas, Cañete defiende su gran proyecto, un plan de unión energética clave para España porque desatasca las interconexiones con Francia. Y se muestra favorable —sin esconder los riesgos— al fracking y a la energía nuclear.

    Pregunta. Van varios intentos de unión energética, siempre frustrados porque la energía es un elemento sensible para los Estados. ¿Por qué ahora es diferente?

    Respuesta. Por dos razones. La energía europea tiene costes muy superiores a los de EE UU o China: eso resta competitividad. Simultáneamente, vivimos uno de los conflictos más importantes de los últimos tiempos y el riesgo de depender en un porcentaje altísimo de Rusia obliga a cambiar.

    P. ¿En qué dirección?

    R. Hace falta una reforma en profundidad e interconexiones de infraestructuras para poder trasvasar energía de un Estado a otro. Y hay que abordar el sistema de formación de precios en las tarifas, reduciendo las distorsiones a la competencia. La Comisión quiere que los precios regulados vayan desapareciendo.

    P. ¿Cuánto se puede reducir la dependencia de Rusia?

    R. Depende del éxito que tengan nuestras alternativas. Aún así, hay que normalizar la relación energética con Rusia, que seguirá siendo un gran proveedor.

    P. El conflicto ucranio, paradójicamente, despeja su trabajo.

    R. Ucrania es la ruta principal de gas ruso hacia Europa: el conflicto pone en evidencia vulnerabilidades, para la industria e incluso para calentar a los ciudadanos.

    P. ¿Corremos ese riesgo?

    R. Ya ocurrió una vez. La UE debe tener mecanismos por si eso se repite: en 2006 no había planes de contingencia. Hay que prever el peor de los escenarios.

    P. ¿Por qué cree que esta vez sí se harán las interconexiones?

    R. Estamos en otro contexto, por el conflicto con Rusia y los elevados costes energéticos. Y tenemos mecanismos de financiación, entre ellos el Plan Juncker.

    P. ¿Y si Francia no cumple?

    R. Hay un acuerdo político. Si Francia incumple, la Comisión activará los instrumentos adecuados para garantizar los compromisos porque se trata de un asunto de interés europeo.

    P. La UE destina 120.000 millones al año a subsidiar, entre otras cosas, energías contaminantes.

    R. Las renovables se llevan la parte del león.

    P. ¿Pero no es contradictorio seguir subvencionando el carbón después de insistir en las energías limpias y la eficiencia?

    R. Los apoyos al carbón están limitados, tienen fecha de caducidad y trabajamos en desarrollar tecnologías para hacerlo competitivo y cumplir objetivos medioambientales. El carbón permite utilizar fuentes autóctonas, de las que la UE no está sobrada.

    P. ¿Cómo puede diseñarse una cesta energética en una UE en la que Alemania solo quiere impulsar renovables y Francia prácticamente solo energía nuclear?

    R. El mix es competencia de los Estados. La Comisión intenta crear los incentivos adecuados: en renovables, que estén más orientadas al mercado; en nuclear, garantizar la seguridad. En gas buscamos abaratar costes con el gas natural licuado.

    P. ¿Y el fracking?

    R. La Comisión ha hecho recomendaciones para los Estados y no excluimos dictar una normativa vinculante en la regulación de esa tecnología.

    P. ¿Está a favor del fracking?

    R. Mi opinión personal es que en EE UU ha revolucionado su economía. Ha permitido un crecimiento espectacular, ha abaratado la energía, los ha hecho muy competitivos... el fracking ha cambiado completamente su política energética. Europa estudia regularlo. No descarte que pasemos a la fase normativa: establecer condiciones de evaluación medioambiental para poder desarrollar el fracking.

    P. ¿Y sobre la energía nuclear?

    R. La UE tiene tecnología puntera. Después de Fukushima han mejorado los estándares de seguridad. La energía nuclear contribuye a diversificar las fuentes.

    P. ¿Opina lo mismo como comisario de Clima?

    R. No existe el riesgo cero. Pero el medio ambiente es compatible con el progreso económico, siempre que se garantice la seguridad, sin interferencias políticas.

    P. El Parlamento le considera más proindustria que verde.

    R. La Comisión Europea tiene objetivos de reducción de emisiones del 40%, y también de reindustrialización del 20%. Hay que compaginarlos. Pero diría que en este momento mis mayores críticos están en la Comisión de Industria y en el Partido Popular Europeo.

    P. ¿Sus anteriores intereses en la industria energética le pueden ayudar a luchar contra algunos abusos o son un problema?

    R. Conocer el sector privado es fantástico para tener responsabilidades políticas; se entienden mejor los dossieres. Y cuando se establece una línea política, por supuesto con independencia, eso se puede poner en valor.

    P. La política energética española parece consistir en cargarlo casi todo a la factura del consumidor, incluido el proyecto Castor. ¿Es eso coherente?

    R. Vamos a revisar la formación de precios, en España y en toda de la UE. La factura de la luz tiene muchos elementos añadidos que no responden al coste de producción. Cuando se apoya a determinadas energías con la factura de la luz se distorsiona la competencia.

    Claudi Pérez / Lucía Abellán, Bruselas

     

    Fuente: elPais.es

     

  • Ahora EE. UU. le vende petróleo a Colombia

    Estados Unidos logró colocar en el último año en el mercado colombiano, un volumen cercano a los 10.000 barriles de petróleo crudo por día, por un monto de 169 millones de dólares.
     
    Exportaciones de crudo de ese país al mercado nacional sumaron US$170 millones en el 2016, según el Departamento de Comercio.Exportaciones de crudo de ese país al mercado nacional sumaron US$170 millones en el 2016, según el Departamento de Comercio.Esta nueva factura, se suma a la de las exportaciones de gasolina cuyo valor alcanzó un total de 2.840 millones de dólares, de acuerdo con cifras del Departamento de Comercio y la Agencia de Información de Energía de los Estados Unidos.
     
    Como nuevo jugador mundial en el mercado del crudo, Estados Unidos vende hoy en día este producto a un total de 27 países. Colombia se ubica en el noveno lugar entre los principales destinatarios.
     
    Desde que el Congreso levantó la prohibición para exportar petróleo, en el 2015, el país logró elevar sus colocaciones en los mercados internacionales a un volumen promedio de 520.000 barriles por día. El mayor comprador es Canadá, con un 56 por ciento de las ventas totales.
     
    Entre los nuevos importadores que engrosaron la lista durante el último año, figuran la Isla de Curazao, que adquiere cerca de 30.000 barriles diarios. Se explica que el crudo liviano que llega a ese destino, posiblemente esté siendo procesado en la refinería que posee allí la empresa venezolana estatal PDVSA, con una capacidad de carga de 300.000 barriles diarios.
     
    Siguiendo en orden de importancia entre los nuevos compradores, se ubica el Reino Unido, con un volumen superior a 16.000 barriles por día. Luego aparecen Singapur (con 10.600 b/d), Colombia (9.600 b/d), Japón ( 7.900 b/d) y Perú ( con 7.300). 
     
    También figuran con menores volúmenes países como Nicaragua, Bahamas, Panamá, Argentina, Guatemala y República Dominicana.
     
    Los análisis del mercado sostienen que uno de los factores que más han favorecido a los Estados Unidos para ampliar las ventas a destinos tan distantes como es el caso de Singapur, Tailandia, Suráfrica, Islas Marshall, Liberia e Israel, tiene que ver con los bajos fletes que está registrando el transporte marítimo, especialmente a nivel de los grandes buques tanqueros, cuyas tarifas han tenido descensos de hasta un 49 por ciento, según las rutas.
     
    En el mismo sentido, se da la práctica de embarcar en pequeños tanqueros que parten de los puertos estadounidenses, que por ley deben ser de bandera nacional para luego hacer transbordos a los buques de mayor tamaño que transitan por aguas internacionales. 
     
    Y se pronóstica que los bajos fletes pueden seguir vigentes en los próximos meses, dada a la capacidad excedente en la flota mercante mundial, que adicionó 205 nuevos tanqueros durante el último año.
     
    Así las cosas, Estados Unidos logró una importante participación en el mercado del crudo durante el 2016, contabilizando exportaciones cercano a los US$8.800 millones de dólares, que se agregan a los US$64.000 millones que le produjeron las exportaciones de gasolina motor y otros combustibles. 
     
    Germán Duque Ayala 
    Miami
     
    Portafolio.co
     
  • Alza del petróleo frena ante aumento de reservas en EE.UU.

    Planta de Chevron- Foto CortesiaPlanta de Chevron- Foto CortesiaLondres, 2 mar (PL) La tendencia alcista del precio del petróleo se vio frenada hoy ante los informes oficiales del incremento en las reservas de crudo estadounidense, las cuales alcanzaron un máximo histórico.
     
    El Brent cotizó a 55,86 dólares por barril, mientras el referencial de Estados Unidos alcanzó 53,38 dólares.
     
    Las existencias de la nación norteña crecieron la pasada semana a un máximo histórico, al aumentar 1,5 millones de barriles y registrar 520,2 millones de barriles, según datos de la Administración de Información de Energía.
     
    El alza de las importaciones de Arabia Saudita, Iraq y Canadá fue otro de los factores que contribuyó al aumento de los inventarios, apoyado por la producción interna que subió por encima de los nueve millones de barriles por segunda semana consecutiva.
     
    Otro elemento que presionó el precio del petróleo fue el incremento del valor del dólar debido a las posibilidades de que la Reserva Federal aumente las tasas de interés a principios de este mes.
     
    La canasta de la Organización de Países Exportadores de Petróleo cotizó este miércoles en 53,82 dólares, lo que representó un alza de 42 centavos con respecto al cierre del martes, informó el cártel.
     
    PrensaLátina
  • Barril de petróleo en EE.UU. opera en cerca de mínimos de seis años por preocupación sobre China

    Planta de ExxonPlanta de ExxonLondres. Los precios del petróleo en Estados Unidos caían el martes hasta tocar mínimos de seis años, afectados por el desplome del mercado bursátil de China, lo que se sumaba a la preocupación en torno a la demanda global de combustible en momentos en que el sector encara un fuerte sobreabastecimiento.
     
    * Las acciones chinas sufrieron una pérdida de más de un 6% en medio de la persistente debilidad del yuan contra el dólar, lo que hace temer que Pekín pueda devaluar más su moneda, disminuyendo a su vez el consumo y los niveles de importaciones del gigante asiático.
     
    * Los metales industriales, incluyendo el cobre, operaban también cerca de mínimos de seis años, lo que acentuaba el pesimismo de los mercados globales.
     
    * A las 1050 GMT, los futuros del crudo en Estados Unidos caían 20 centavos a US$41,67 por barril, cerca de sus niveles mínimos desde comienzos de 2009.
     
    * El crudo referencial Brent se negociaba con una baja de 20 centavos a US$48,54 por barril, pero se mantenía cerca de su mínimo de 2015 de US$45,19.
     
    * En el último año los dos referenciales se han reducido en más de la mitad en valor. A comienzos de año habían subido, pero actualmente están casi un tercio bajo su máximo nivel de mayo.
     
    * Se espera que los inventarios en Estados Unidos suban en los próximos meses cuando las refinerías reduzcan la actividad por mantenimiento de las plantas y finalice el verano boreal, lo que disminuirá la demanda de crudo en la nación norteamericana.
     
    * Muchos operadores de petróleo se están posicionando para lucrar con una mayor caída en los precios, comprando opciones para vender contratos una vez que los precios hayan bajado a un nivel particular, de hasta US$35 e incluso US$30 por barril.
     
    Reuters -americaeconomia.com 
  • Cae número de plataformas petroleras activas en EU

    Plataforma ChevronLas empresas de energía de Estados Unidos redujeron en 26 el número de plataformas de perforación petroleras activas en la última semana, la quinta baja semanal consecutiva, mostraron datos publicados, señal de una debilidad sostenida en los precios que lleva a las firmas a reducir sus planes.
                  
    Con la reducción de plataformas petroleras realizada en la semana que terminó el 2 de octubre, la cifra total de torres es de 614, la más baja desde agosto de 2010. En las cuatro semanas previas, las empresas redujeron un total de 35 plataformas, dijo la empresa de servicios petroleros Baker Hughes Inc.
                   
    La cifra se compara con las mil 591 plataformas petroleras de la misma semana del año previo y del máximo histórico de mil 609 de octubre de 2014.
                  
    La merma se verificó entre las 47 plataformas que sumaron las empresas de energía en julio y agosto, cuando algunos llevaron adelante planes para agregar torres, anunciadas en mayo y junio, en momentos en que los futuros del crudo en Estados Unidos promediaron 60 dólares por barril.
                  
    Sin embargo, los precios del crudo en Estados Unidos han promediado 45 dólares por barril esta semana, el mismo precio que durante el mes de septiembre ante la opaca demanda global y los persistentes temores a un sobreabastecimiento.
                  
    Analistas de Simmons & Co International, firma de servicios de banca de inversión, dijo en una nota que espera que la cifra de plataformas de petróleo y gas siga bajando en el cuarto trimestre de 2015 y que la tasa de declive se estabilice en la primera mitad de 2016.
                  
    Pese a la reducción en las plataformas, la producción de crudo en Estados Unidos subió a 9.4 millones de barriles por día (bpd) en julio desde 9.3 millones bpd en junio, según datos de  la Administración de Información de Energía (EIA).
                  
    Pero la cifra sigue siendo inferior al máximo de abril de 9.6 millones de bpd, la producción más alta de crudo en Estados Unidos desde comienzos de la década del 70.   
     
     
     
    Fuente:Noticiero Televisa
  • EE.UU. da luz verde a acuerdo Shell-BG por US$70.000 millones

    La fusión, que las dos empresas pretenden completar a principios del 2016, requerirá más permisos de todos los países en los que opera BG, en la Unión Europea, China, Australia y Brasil.
     
    Trabajadores ShellLondres. Los reguladores estadounidenses dieron luz verde a la adquisición de la compañía británica BG Group por parte de su rival Royal Dutch Shell, valorada en US$70.000 millones, la primera autorización que recibe el mayor acuerdo en el sector energético en cerca de una década.
     
    Las dos compañías dijeron este martes que la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos (FTC, por sus siglas en inglés) dio el visto bueno al acuerdo.
     
    La fusión, que las dos empresas pretenden completar a principios del 2016, requerirá más permisos de todos los países en los que opera BG, en la Unión Europea, China, Australia y Brasil.
     
    "Estamos inmersos en los procesos de estudio antimonopolio y regulatorio en jurisdicciones relevantes alrededor del mundo y confiamos en que, tras la habitual revisión detallada y profesional de las autoridades, el acuerdo reciba las aprobaciones necesarias", dijo el presidente ejecutivo de Shell, Ben van Beurden, en un comunicado.
     
    "Seguimos en camino para completarlo a principios de 2016", agregó.
     
    Van Beurden visitó en las últimas semanas Trinidad y Tobago, Brasil, Kazajistán y China para discutir el acuerdo.
     
    El pacto, que llegó después de que los precios del petróleo bajaran casi a la mitad desde junio del año pasado, podría generar una ola de fusiones y adquisiciones en la industria energética, si bien hasta el momento no se han anunciado muchas.
     
     
    Reuters
  • EEUU despacha el primer lote de carbón térmico a Ucrania

    Exportac CoalKIEV (Sputnik) — Estados Unidos despachó una primera partida de carbón térmico a Ucrania en el marco del convenio suscrito por la ucraniana Centrenergo y la estadounidense Xcoal Energy & Resources, informó la embajada de Ucrania en Washington.
     
    Según el comunicado, al envío le precedió una ceremonia que tuvo lugar en el puerto de Baltimore con la asistencia del embajador ucraniano Valeri Chali, el subsecretario de Comercio de EEUU Israel Hernandez, el asesor del Departamento de Energía estadounidense Wells Griffith y los ejecutivos de Xcoal.
     
    El contrato de Centrenergo y Xcoal, resultados de los acuerdos que el presidente ucraniano, Petró Poroshenko, alcanzó en junio pasado en Washington, prevé el suministro de 700.000 toneladas de carbón térmico a Ucrania.
     
    La primera partida, de 85.000 toneladas, llegará a Ucrania a principios de septiembre, y la segunda, de 125.000 toneladas, a finales del mismo mes.
     
    El precio del primer lote fue establecido en 113 dólares por tonelada con entrega en el puerto de Odesa, pero variará con los futuros suministros.
     
    Las autoridades de Ucrania, que perdieron el acceso a importantes reservas hulleras en los territorios controlados por las milicias de Donbás, confían en que la importación del carbón térmico de EEUU contribuirá a prevenir los cortes de calefacción durante la temporada de invierno de 2017/2018.
     
    Fuente: mundo.sputniknews.com
     
  • EEUU no sabe qué hacer con tanto petróleo

    Estados Unidos tiene hoy más petróleo que nunca en los últimos 80 años. Si esto se mantiene en abril se produciría un desplome de los precios del crudo, y probablemente también de la gasolina. El precio del petróleo podría caer a 20 dólares el barril de los 50 actuales
     
    Plataforma3Las últimas siete semanas el país ha estado produciendo e importando un promedio diario de un millón de barriles más de lo que consume. El excedente es almacenado en tanques y hay tanto que el país tiene hoy más petróleo que nunca en los últimos 80 años, según informó el Departamento de Energía la semana pasada.
     
    Si esta tónica se mantiene, hacia mediados de abril ya no habrá dónde almacenar petróleo y se produciría un desplome de los precios del crudo, y probablemente también de la gasolina.
     
    “La realidad es que nos estamos quedando sin espacio para almacenar en Estados Unidos”, expresó Ed Morse, director de investigación de productos primarios de Citibank, en un reciente simposio del Consejo de Relaciones Exteriores en Nueva York.
     
    Morse dijo que el precio del petróleo podría caer a 20 dólares el barril de los 50 actuales. De bajar tanto, las empresas petrolíferas correrían peligro de sufrir grandes pérdidas y dejarían de extraer petróleo hasta que se acaba todo el crudo almacenado. Un desplome de los precios del petróleo arrastraría también los precios de la gasolina, aunque no al mismo nivel.
     
    El precio de la gasolina es de 2,44 dólares el galón (cuatro litros), 1,02 dólares más barato que hace un año y un 37% más que en el mes pasado.
     
    Otros analistas coinciden en que los precios del crudo caerán abruptamente, aunque no necesariamente a 20 dólares, porque sigue almacenándose crudo en depósitos por distintas razones:
     
    — La producción en Estados Unidos continúa subiendo. Las compañías están reduciendo las perforaciones nuevas, pero no habrá una merma en la oferta hasta más adelante este año.
     
    — El petróleo que se está produciendo es una variedad de crudo liviano, dulce, que muchas refinerías estadounidenses no pueden procesar. Y las empresas no pueden enviarlo al exterior porque hay leyes que restringen las exportaciones.
     
    — Sigue entrando mucho petróleo extranjero a Estados Unidos, por la debilidad económica de otras naciones y para alimentar refinerías que procesan crudo pesado.
     
    — Este es el período del año de menor demanda de gasolina, por lo que las refinerías generalmente reducen o suspenden la producción y aprovechan para realizar tareas de mantenimiento. Si las refinerías procesan menos crudo, las existencias aumentan.
     
    — Los inversionistas ganan dinero comprando petróleo y almacenándolo por la diferencia en los precios actuales y los que habrá más adelante. Un inversionista puede comprar petróleo a 50 dólares el barril hoy y firmar un contrato para venderlo a 59 dólares en diciembre, asegurándose una buena ganancia incluso después de descontar el costo del almacenamiento.
     
    AGENCIAS
  • EEUU: Continúan disminuyendo las torres petroleras

    Foto de larazon.comFoto de larazon.comEn EEUU las torres petroleras se redujeron 6.07% pasando de 922 a 866 comparando las dos semana anteriores, siendo su nivel más bajo desde el 25 de marzo 2011 según informó Baker Hughes Inc. en su listado semanal.

     Donde más se puede evidenciar esta caída, es en el campo petrolero más grande y uno de los más antiguos de EEUU, el Permian Basin de Texas y Nuevo México, donde llegaron a 305 torres o 23 menos que lo reportado anteriormente, el menor en dicha zona desde 2009. En total durante las últimas 14 semanas, se han abandonado 709 torres como consecuencia de la ciada en el precio del crudo y las respectivas reducciones de gasto.

     Este comportamiento sigue la tendencia que las grandes petroleras en el mundo han venido mostrando, pues sus inversiones serán focalizadas en los pozos con más producción y con inversiones previas más altas, para esperar un alza en los precios. Por lo tanto, utilizan el método fracklog, dejando torres petroleras ociosas con reservas probadas sin perforar.

    Fuente: Bilatam.con

  • El complejo pulso que rige el precio del crudo

    Intereses de EE. UU. y Arabia Saudí ocasionaron un exceso en la oferta del crudo.Intereses de EE. UU. y Arabia Saudí ocasionaron un exceso en la oferta del crudo.Un buen número de analistas económicos coinciden en la respuesta a la pregunta de por qué el precio del petróleo se ha venido a pique durante los dos últimos años: el mercado está inundado de ‘oro negro’ porque el mundo ha producido más petróleo del que necesita y esta realidad ha hundido las cotizaciones.
     
    En otras palabras, se trata de otro capítulo del desbalance en la relación entre la oferta y la demanda, un desequilibrio que ha conducido a que un barril de crudo valga hoy alrededor de un 65 por ciento menos de lo que valía a mediados del 2014.
     
    Este desbalance o ‘inundación’ tiene entre sus causas fundamentales el aumento del 2 por ciento en la oferta global que tuvo lugar en el segundo semestre del 2014, cuando Arabia Saudí decidió incrementar su producción diaria en más de un millón de barriles.
     
    Se trató de una apuesta fuerte por no perder su rol protagónico en el mercado y que además de generar sismos en determinados sectores de la economía global, puede incluso tener efectos reales en el medioambiente. Como sugiere Paul Spedding, antiguo copresidente del Global de Estudios sobre el Petróleo y el Gas de HSBC y actual asesor de la consultora británica Carbon Tracker: con precios tan bajos como los de los últimos meses, se hace más difícil que los países inviertan en el desarrollo de energías limpias tentados por la posibilidad de cuidar sus finanzas.
     
    El origen de la actual coyuntura se encuentra en el 2013, cuando Estados Unidos comenzó a acariciar la autosuficiencia petrolera con la producción de crudo de esquisto (oil shale), gracias al uso del ‘fracking’, y rompió la barrera de los diez millones de barriles producidos cada día.
     
    El hecho significó un ritmo de extracción 30 por ciento superior al que tenía tres años atrás y un considerable aumento en su peso dentro del mercado global. La reacción saudí fue sorpresiva, pues cuando en octubre del 2014 el barril se situaba cercano a los 90 dólares, lo predecible era que Riad disminuyera un poco su producción para mantener sus altísimos márgenes de utilidad.
     
    No obstante, los saudíes fueron a la ofensiva, conscientes de que ninguna otra potencia petrolera podía siquiera acercarse a sus costos de producción por barril, que de acuerdo con la consultora Rystad Energy son de 9,90 dólares por barril.
     
    Al tener en cuenta que dichos costos para Estados Unidos (‘fracking’ incluido) rondan los 36 dólares –en Colombia alrededor de 35, en Brasil 48 y en Venezuela 23,50, por citar algunos ejemplos–, resulta evidente que fue una maniobra calculada de Arabia Saudí para enviarle un recordatorio al mundo de que en materia petrolera ellos determinan el ritmo. De hecho, los saudíes han sabido resistir los intentos que países como Venezuela e Irán han impulsado dentro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) para llegar a un acuerdo que límite la producción.
     
    Jugando a ser el más fuerte, Arabia Saudí optó por acercar a la inviabilidad de producción a las naciones que producen petróleo a alto costo, sabiendo además que tiene una ventaja competitiva: un yacimiento explotado mediante ‘fracking’ produce entre cuatro y cinco años en promedio, mientras que en Oriente Próximo con el método de perforación tradicional, un pozo puede arrojar petróleo por décadas. A esto se suma la liviandad del crudo, que además de hallarse en puntos de buen acceso logístico, requiere de una menor inversión en la infraestructura para su transporte y en aditivos. Todo esto sumado al hecho de tener a cinco de los 20 pozos más grandes del mundo y ser la segunda nación con mayores reservas de crudo.
     
    En este pulso los grandes perjudicados han sido las economías emergentes como Colombia (ver nota anexa), para las que la venta de su producción supone un enorme pilar de ingreso además de una alta inversión para su producción.
     
    La estrategia saudí fue además un golpe de mesa en Oriente Próximo, en especial enfocado en Irán, la nación con la que rivaliza económica y religiosamente (Arabia es suní e Irán es chií) y que no dista mucho de sus costos de producción petrolera. Ante la cercanía del levantamiento de las sanciones otrora impuestas por Occidente, Teherán –que produce unos 3,5 millones de barriles al día– podía tener entre sus cálculos una aceleración en la producción de petróleo para sus naturales intenciones de crecimiento, posteriores a la negociación de su programa nuclear con las potencias occidentales. Riad, al parecer, no está dispuesta a permitirlo.
     
    De acuerdo con el analista británico Thomas Pugh, de la firma Capital Economics, “el único factor que en ese sentido podría traducirse en un aumento de los precios sería que Irán se comprometiera a no aumentar la producción.
     
    Los factores políticos son importantes en el mercado del petróleo, pero creo que ahora los factores económicos están dominando”.
     
    Del rumbo del mercado del crudo se han desprendido también diversos análisis políticos. Más allá de la tensión Riad–Teherán, la limitada reacción de Estados Unidos, cuyas compañías petroleras mantuvieron su nivel productivo –que solo ahora comienzan a reducir–, fue vista bajo el lente de sus intereses geoestratégicos: la caída en los precios ha afectado duramente a Rusia, tercer productor mundial con alrededor de 10,5 millones de barriles al día. Amparado por un precio cercano a los 100 dólares por barril, Moscú anexionó en el 2014 la península de Crimea a su territorio y jugó un rol fundamental en la crisis de Ucrania, donde considerables regiones prorrusas del este se identificaron bajo el ideal separatista.
     
    Otros puntos de vista apuntaron también a que un petróleo a bajo precio disminuía seriamente los ingresos del Estado Islámico, que considerado una de las mayores amenazas a la seguridad de Estados Unidos y sus socios europeos, dejaba de recibir enormes cantidades de dólares, producto de la comercialización en el mercado negro del crudo extraído de las zonas de Libia, Siria e Irak que controla.
     
    De otro lado, los efectos políticos de la estrategia saudí ha encontrado un considerable polo estructurado por el grupo de países afectados y con peso petrolero, que no lucen dispuestos a dar el brazo a torcer frente a la caída de precios.
     
    Este bloque, fundamentalmente conformado por Irán, Rusia y Venezuela, ha evaluado la opción de reducir conjuntamente la producción para provocar un alza que reactive sus ingresos. Julio César Vera, vicepresidente de combustibles de Gulf, asegura que para materializar su intención “esos países tendrán que demostrar que no solamente son capaces de unirse, sino que realmente se vuelvan efectivas sus medidas, las hagan sostenibles en el mediano plazo, por lo menos, y que no entren en la tentación de que cuando el precio comience a reaccionar, hagan la trampa de subir sus niveles de producción”.
     
    ¿Hacia dónde va el mercado ahora? A juzgar por las últimas semanas, podría hablarse de una leve tendencia al alza, en especial desde la segunda semana de febrero. Vera considera que “el mercado está reconociendo que a precios por debajo de los 30 dólares no hay viabilidad para la producción petrolera mundial y el mercado ha comenzado a subir lentamente, buscando llegar al precio de equilibrio, que podría establecerse entre los 40 y los 50 dólares hacia final de este año”.
     
    De acuerdo con Pugh y Capital Economics, la producción de petróleo ya evidenció una baja de 150.000 barriles diarios en enero, que a finales del 2016 podría llegar a 700.000.
     
    “Los precios –dice el analista– deberían hacerse más fuertes en la segunda mitad del año cuando los cortes de suministro se vuelvan más evidentes”.
     
    Así mismo, Vera apunta que en materia política y económica, justamente a finales de este año, las cartas ya estarán jugadas. “No creo que Arabia Saudita, por más poder económico que tenga y por más caja, pueda seguir, artificialmente, controlando la oferta y llevando a los precios a niveles tan bajos que de pronto le quiten viabilidad al desarrollo de futuros proyectos”. Las preocupaciones para las economías altamente influidas por el crudo continúan, sin embargo los últimos indicios, por ahora, dejan ver el horizonte un poco más claro.
     
    ¿Por qué Colombia padece cuando el crudo cuesta poco?
     
    En el país, la industria petrolera representa algo más del 8 por ciento del Producto Interno Bruto, casi el 90 por ciento de las exportaciones tradicionales, al rededor del 40 por ciento del mercado de divisas y un 30 por ciento de la inversión extranjera directa.
     
    En este contexto es de esperar que una disminución en los precios internacionales ocasione una caída en los ingresos nacionales e incluso en ciertos casos llegue a afectar la viabilidad de la producción.
     
    De hecho, esta semana la Agencia Nacional de Hidrocarburos autorizó la suspensión temporal del campo Akacías del Bloque CPO–9, en el Meta, pues su producción no llega a ser rentable en el contexto actual. Además existe un gaje extra que se deriva de la pesadez del crudo nacional, cuyas referencias (Castilla y Vasconia) se vendieron el año pasado entre 8 y 10 dólares por debajo de la Brent, por cuenta de la necesaria aplicación de un diluyente para su uso.
     
    De acuerdo con Juan Carlos Echeverry, presidente de Ecopetrol (la firma que aporta el 70 por ciento de la producción nacional), la compañía está en capacidad de mantener su flujo de caja sin dar utilidades con un rango de precio del barril entre los 20 y los 30 dólares.
     
    DIEGO ALARCÓN - elTiempo.com
     
  • El tesoro que EEUU esconde hasta que suba el precio del petróleo

    Fracking MdnLas petroleras norteamericanas que utilizan el fracking para explotar sus reservas están desarrollando una nueva técnica para sortear el golpe de la caída del precio del crudo: en vez de sacar el petróleo y almacenarlo, lo están manteniendo bajo tierra a la espera de que suba la cotización. Estados Unidos guarda un tesoro en su subsuelo que no quiere tocar hasta que el mercado se recupere, pero que puede acabar por hundir aún más los precios.
     
    La caída de los precios del petróleo ha provocado la aparición de nuevas técnicas para optimizar la producción. Y es que los productores de crudo, y también de gas, que se estaban viendo afectados por el hundimiento de la cotización desde el pasado verano han encontrado la fórmula para contener los riesgos para su negocio a la espera de que los precios se recuperen.
     
    El boom petrolero que vive Estados Unidos, gracias a la explotación de hidrocarburos no convencionales (singularmente a través del polémico fracking), está siendo uno de los principales afectados por la baja cotización del crudo (al menos a corto plazo), al poner en peligro la parte de la producción que necesita altos precios para alcanzar la rentabilidad. Y es en Estados Unidos donde los productores están recurriendo a lo que los expertos llaman fracklog como novedosa medida para esperar tiempos mejores para el negocio.
     
    ¿Qué es el fracklog? Las petroleras estadounidenses que explotan los hidrocarburos no convencionales están optando por parar la producción de los pozos que ya tienen perforados y guardar el petróleo bajo tierra. De tal manera, el crudo no puede considerarse stock (lo que ayudaría a seguir tirando de los precios a la baja) y las reservas se quedan simplemente congeladas y esperando una evolución más favorable de los precios internacionales.
     
    La roca como almacén
     
    Las compañías norteamericanas están demostrando una flexibilidad inesperada ante los vaivenes del mercado. En la segunda mitad del año pasado el precio del crudo se hundió desde los máximos de 115 dólares de julio hasta el entorno de los 50 dólares. Las empresas energéticas empezaron a finales de 2014 y principios de 2015 a frenar la perforación de nuevos pozos de crudo no convencional (shale oil) por la baja rentabilidad. De hecho, han llegado a recortar un 58% el número de plataformas operativas, hasta las 680 desde el máximo de 1.609 del pasado octubre, según los datos de Baker Hughes.
     
    Las petroleras norteamericanas están recurriendo al 'fracklog' a la espera de que el crudo esté más caro
    Y ahora que la cotización se ha venido recuperando en los dos últimos meses (el West Texas está cerca de los 60 dólares y el Brent por encima de los 65), compañías como Occidental Petroleum o EOG se muestran dispuestas a volver a elevar el número de pozos operativos si las cotizaciones del crudo siguen recuperándose en las próximas semanas o incluso si se mantienen en los niveles actuales.
     
    En paralelo, esa flexibilidad de las petroleras se está ahora demostrando especialmente en su capacidad de innovar y crear nuevos escudos que les protejan del impacto de la caída de los precios. Las petroleras estadounidenses disponen de más de 3.000 pozos perforados pero no explotados, según datos de los fondos de inversión Wood Mackenzie y RBC Capital Markets, y la cifra podría superar los 4.700, según la Bloomberg Intelligence Unit. El número de pozos en los que ya se ha realizado la perforación pero en los que no se ha procedido a romper la roca inyectando agua y arena (fracking o fracturación hidráulica) se habrían así duplicado o incluso triplicado en sólo un año.
     
     
    Miles de pozos totalmente preparados pero en los que la extracción no ha comenzado a la espera de que el precio del crudo sea aún mayor y, mientras, las compañías utilizan como almacén la propia roca en que está atrapado el crudo. De hecho, según Continental Resources, cerca del 85% de los pozos de Estados Unidos no han sido completados y disponen de reservas sin explotar.
     
    El fracklog es pues una especie de versión renovada del contango. Un mercado está en contango cuando el precio del producto para su entrega inmediata es inferior al precio de los futuros, por la previsión de que la cotización seguirá creciendo. En el caso del sector petrolero, cuando se produce esta situación algunos proveedores, brokers u otros intermediarios almacenan el crudo (en depósitos o en buques petroleros) a la espera de poder venderlo a un precio superior. Con el fracklog se utilizala propia roca para almacenar el crudo bajo tierra.
     
    ¿Un nuevo desplome del crudo?
     
    Según Goldman Sachs, esos pozos latentes guardan unas reservas superiores a los 100 millones de barriles de petróleo. Y Bloomberg calcula que podrían aportar al mercado de manera inmediata una producción de más de 320.000 barriles de crudo cada día, o incluso la oferta adicional podría ser de 500.000 barriles diarios si el West Texas (el barril de referencia en el mercado americano) escala por encima de los 65 dólares de manera sostenida.
     
    Un volumen que, aunque está a la espera de que suba el crudo para empezar a explotarse, puede, sin embargo, representar una bomba de relojería que amenaza con hundir de nuevo el precio del petróleo. De hecho, según un informe reciente de Goldman Sachs la actual sobreoferta y la capacidad adicional que ofrece el fracklog podría volver a hundir los precios del petróleo hasta los 45 dólares, echando por tierra la recuperación de las últimas semanas.
     
    Las compañías están dejando sin explotar pozos ya perforados y almacenan el petróleo en la roca en que está atrapado
    El petróleo se había instalado en los últimos años cómodamente por encima de los 100 dólares. En la segunda mitad del año pasado, y hasta ahora, los precios se han desplomado. La combinación de una caída prevista de la demanda mundial de crudo, la sobreoferta evidente causa especialmente por el aumento de producción de petróleo no convencional en EEUU y la constatación de que la inestabilidad en Oriente Medio y el Norte de África no estaba teniendo efectos sobre la producción global.
     
    La decisión de una dividida OPEP, el pasado noviembre, de no recortar su producción para sostener el precio provocó un hundimiento histórico de los precios. Un movimiento con el que Arabia Saudí, el mayor productor del cártel, buscaba mantener el escenario de petróleo barato para 'castigar' a sus rivales geopolíticos (golpeaba simultáneamente a sus rivales regionales Irán e Irak, y también a Rusia por su respaldo al régimen sirio y a Teherán) y económicos (buscaba poner en jaque la rentabilidad de algunos proyectos de fracking en EEUU y futuras inversiones en otros proyectos nuevos, al tiempo que mantiene su cuota en el mercado global del crudo aunque sacrifique ingresos).
     
    El punto crítico en que los proyectos que utilizan el fracking dejan de ser rentables es difícil de determinar. Según diferentes analistas, la inmensa mayoría de los campos de explotación de hidrocarburos no convencionales de EEUU es rentable con precios del barril de crudo que oscilan entre los 50 y los 80 dólares (aunque algunos proyectos necesitan que se sitúe incluso por encima de los 100 dólares para no entrar en pérdidas). En el actual contexto de precios, parte de los proyectos crudo no convencional están en riesgo y la posibilidad de captar inversiones para nuevos proyectos se reduce. Los productores de de crudo no convencional de Estados Unidos han sabido aguantar el tipo en los últimos meses y están consiguiendo contener el golpe. Pero la estrategia de ralentizar las perforaciones (primero) y recurrir al fracklog (después) puede estar escondiendo unos riesgos que siguen siendo evidentes.
     
     
    Por: David Page
     
    Fuente: Sabemosdigiltal.com
  • En 2,3 millones de barriles aumentaron reservas de petróleo de EE.UU

    En las últimas cuatro semanas, según el gobierno estadounidense, las importaciones de crudo promediaron más de 7,968 millones de barriles al día.
     
    Foto de ChevronFoto de ChevronLas reservas de petróleo de Estados Unidos aumentaron la semana pasada en 2,3 millones de barriles y se situaron en 534,8 millones, y siguen en máximos históricos en ocho décadas, informó este miércoles el Gobierno.
     
    La cifra es levemente inferior a los pronósticos de los analistas, que habían proyectado un alza en las reservas de 3 millones de barriles.
     
    Tras la publicación de los datos, el precio del barril de petróleo de Texas (WTI) para entrega en mayo subía en 1,19 dólares, hasta los 39,41 dólares el barril.
     
    En las últimas cuatro semanas, las importaciones de crudo promediaron más de 7,968 millones de barriles al día, un 9,8 % por encima que la media del mismo período del año pasado.
     
    Según el informe semanal del Departamento de Energía, las reservas de gasolina bajaron la semana pasada en 2,5 millones de barriles, hasta los 242,6 millones.
     
    Por su parte, las de gasóleo de calefacción descendieron en 1,1 millones de barriles, hasta los 162,3 millones.
     
    Las refinerías del país trabajaron a un 90,4 por ciento de su capacidad instalada, por debajo del 88,4 % de la semana anterior.
     
    Estas cifras excluyen las Reservas Estratégicas de Petróleo del Gobierno, que se mantuvieron sin cambios en los 695,1 millones de barriles.
     
    El total de reservas de crudo y productos refinados, incluidas las Reservas Estratégicas, alcanzó la pasada semana los 2.051 millones de barriles, frente a los 2.049,4 millones de la pasada precedente. 
     
    ElEspectador.com
  • Estados Unidos autoriza perforación petrolera en el Ártico

    El Gobierno le dio el aval a Shell a instalar, bajo ciertas condiciones, pozos de crudo o gas en el océano Ártico.
     
    AntartidaEl Departamento del Interior, que también está a cargo del área de medio ambiente, autorizó al grupo petrolero anglo-holandés a iniciar perforaciones en el mar de Chukotka, un proyecto al que se oponen ferozmente las asociaciones de defensa del medio ambiente.
     
    Abigail Ross Hopper, directora general de la agencia federal encargada de la gestión de los océanos (Boem), aseguró en un comunicado que se mantuvo un "nivel elevado de exigencia" para proteger el ecosistema de la región así como las necesidades de subsistencia y las tradiciones culturales de los habitantes originarios de Alaska.
     
    "Una vez más, nuestro gobierno se ha apurado para aprobar una exploración riesgosa y mal concebida en uno de los lugares más remotos e importantes de la Tierra", lamentó por su parte Susan Murray, vicepresidenta de la ONG Oceana.
     
    "Shell no ha demostrado que está preparada para operar de forma responsable en el océano Ártico y ni la compañía ni nuestro gobierno han querido evaluar justa y completamente los riesgos de la propuesta de Shell", añadió, asegurando que la petrolera pondrá "en riesgo los recursos oceánicos".
     
    AFP - portafolio.co
     
  • Estados Unidos avanza hacia un futuro de energía 100% renovable

    El clima terrestre está cambiando de diversas maneras que afectan las condiciones del tiempo, los océanos, la nieve, el hielo, los ecosistemas y la sociedad.
     
    Renvovables OnlinePor lo que países como Estados Unidos, desde hace varios años ha estado tomando medidas ambientales para contrarrestar el uso de gases de efecto invernadero; ya que afrontar el cambio climático beneficiaría significativamente las vidas de las personas en Estados Unidos y también evitaría los daños costosos a la economía estadounidense.
     
    Algunas ciudades como Burlington, Vermont; Aspen, Colorado; Columbia, Maryland; y Greensburg, Kansas ya han alcanzado el uso de energía 100% limpia. Recientemente se suman otras Ciudades para comprometerse a alcanzar el 100% de energía limpia en los próximos 15-20 años, según informe presentado por la Organización Sierra.
     
    “Las soluciones locales son donde la verdadera oportunidad está y donde la innovación está pasando”, dice Tyler Nickerson del Proyecto Solutions, una organización no lucrativa cofundada por Mark Jacobson, un científico de la Universidad de Stanford, cuyo trabajo ha ayudado a guiar y crear planes climáticos locales”. Unidos se puede hacer mucho, y las ciudades pueden hacer mucho “, dice Jacobson.
     
    En el informe se presentan las acciones que llevarán a cabo cada ciudad para alcanzar una energía 100% renovable, cada una está encontrando formas innovadoras y se enfrentan a diferentes oportunidades y desafíos.
     
    Hasta el momento, la ciudad más grande de establecer una meta de energía al 100 % limpia es de San Diego.
     
    Estados  que transitan a una tecnología limpia
     
    “San Diego tomó un paso histórico para asegurarse un futuro más verde y próspero. Hemos hecho algo notable, con juntar los negocios y los intereses ambientales de una manera bipartidista para crear una comunidad más limpia y una economía más fuerte” celebró el Mayor Faulconer de San Diego, California.
     
    Texas es ahora capital de la energía renovable del país
    Asimismo dijo que han conseguido el equilibrio adecuado con este plan y que los habitantes pueden transitar hacia una tecnología más limpia, más energías renovables y crecimiento económico.
     
    Por su parte, la ciudad de East Hampton, Nueva York  creará incentivos para la construcción  de un parque eólico que será uno de los objetivos para que el 100% de la energía sea renovable.
     
    San José y San Francisco California, tienen compromisos locales para la instalación de infraestructura, venta de energía y una utilidad local que apoya la generación de energía renovable.
     
     Alrededor del 90 por ciento de la energía renovable del estado se ubicará en el estado de Nueva York, de acuerdo a una declaración de impacto ambiental suplementaria preparada por la comisión para el Departamento de Servicios Públicos de Nueva York. Foto: Ecoportal
    LEA TAMBIÉN Impactos de la aprobación del nuevo plan de energías limpias en Nueva York
    En Grand Rapids, Michigan se ha popularizado los edificios de la ciudad con ventanas de eficiencia energética y de calefacción geotérmica, así como el número de paneles solares en los edificios municipales.
     
    Texas es ahora capital de la energía renovable del país.  Produce más energía eólica que cualquier otro estado y es el lugar de una reserva significativa solar que está empezando a ser explotado.
     
    Desafíos y progresos
     
    Asegurar que estos planes de acción ambiental se distribuyan de manera uniforme entre todas las comunidades no será fácil. Por ahora, muchas tecnologías de energía limpia siguen siendo inalcanzables para muchos residentes de Estados Unidos.
     
    Pero también, hay signos de progreso. En Minnesota, varias empresas de servicios públicos se organizan en cooperativas locales, huertas solares comunitarias, y ofrecen a los residentes la oportunidad de comprar una energía verde “suscripción” y aprovechar la energía limpia producida por las instalaciones medianas ubicadas en su área. Logrando las empresas generar puestos de trabajo locales, junto con la energía limpia.
     
    Los ingenieros y los empresarios pueden hacer su parte para asegurar que la economía de energía limpia beneficie a todos. Pero en última instancia, serán necesarias la organización y reformas de las políticas para impulsar el cambio, y así asegurar que los contaminadores tengan que pagar por vertido de carbono a la atmósfera.
     
    Los paneles solares en la azotea, las casas inteligentes, las baterías de alta eficiencia, y los vehículos eléctricos, todos ellos se propagarán más rápidamente una vez que se imponga un precio a pagar por la emisión de gases de efecto invernadero.
     
    “En este momento, los combustibles fósiles llegan a contaminar de forma gratuita”. Pero los republicanos que controlan el Congreso se resisten a gravar o regular los gases de efecto invernadero, que es exactamente por qué el liderazgo local  y soluciones propias son tan importantes. Se están sentando las bases para un futuro que se mantiene en la distancia, al menos por ahora. Lo más importante que tenemos es un precio al carbono”, así lo expresó Lyndon Rive fundador de Solar City a Sierra Club.
     
    Si las personas pueden ser influenciadas de que una economía de energía limpia significa más empleo, menos contaminación, mejor salud, y, en definitiva, de una mejor calidad de  vida, la transición podría ser más rápida de lo esperado. 
     
     
    JANIS MARIN - LA GRAN ÉPOCA.COM
  • Estados Unidos saturado de petróleo

    Las reservas de petróleo de EE.UU. aumentaron en 10,9 millones de barriles en la última semana y ascendieron hasta los 482,4 millones, el nivel más alto para esta época del año desde 1930, según informó el Departamento de Energía. No hay que olvidar que en el informe anterior los inventarios subieron en 4,8 millones de unidades.
     
    Los inventarios de crudo del país norteamericano están en su nivel más alto en 80 años y se encuentran al 90% de capacidadLos inventarios de crudo del país norteamericano están en su nivel más alto en 80 años y se encuentran al 90% de capacidadEl reporte de las reservas rompió con la racha alcista que el precio del petróleo había venido presentando a comienzos de la semana tras conocerse el incremento de las tarifas a la que Arabia Saudita vende su producción. Por ello, el referente de crudo ligero de Texas (WTI) y el indicativo del mar del norte (Brent) perdieron más de dos dólares en el último par de sesiones y cerraron este jueves en US$50,70 y US$56,76 respectivamente. 
     
    El crecimiento de los inventarios de crudo se ha convertido en un serio problema para el mercado global. La Agencia Internacional de Energía (AIE) explicó que la oferta mundial está aumentando y al tiempo la producción estadounidense no da señales de desaceleración. Asimismo, agregó que pronto EE.UU. podría quedar sin capacidad de almacenamiento, lo que contribuiría a ejercer más presión a la baja sobre los precios. Una situación que podría perdurar hasta por lo menos la segunda mitad de 2015.
     
    “La industria petrolera de Estados Unidos ha demostrado que cuenta con el músculo financiero y que es lo suficientemente resistente como para soportar la cotización actual del crudo. Los productores norteamericanos se están adaptando a las condiciones actuales porque están optando por seguir bombeando y almacenar su producción con el fin de esperar mejores precios, afirmó Camilo Silva, director de Análisis Técnico de Valora Inversiones.
     
    Por su parte Juan David Ballén, analista de Casa de Bolsa, explicó “que esta parte del año es una temporada de baja demanda, razón por la cual muchas compañías de hidrocarburos en Estados Unidos optan por hacer el mantenimiento a sus refinerías. Sin embargo, se observa que si bien la producción ha bajado la utilización de la infraestructura petrolera es mayor que el mismo periodo del año pasado”.
     
    De acuerdo con Ballén, hay que estar muy atentos al mercado estadounidense “porque sus inventarios se encuentran al 90% de su capacidad y se espera que la tendencia continúe hasta mayo. De manera que hay todavía dos meses en que se pueden seguir acumulando barriles de crudo, y se corre el riesgo de que Estados Unidos se llene completamente. Un fenómeno que podría llevar a la cotización del petróleo hasta los US$35”.
     
    Es tal el nivel de inventarios en Estados Unidos que ya hay reportes de que algunas compañías petroleras están optando por almacenar su material en buques en altamar, además se ha registrado descensos en la contratación de taladros para la perforación de pozos de crudo. Por esta razón la reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), a mediados de junio de 2015, estará cobrando especial relevancia ya que puede significar un punto de quiebre para el comportamiento del sector de hidrocarburos en el resto del año.
     
    Por: Camilo Vega Barbosa - ElEspectador.com 
     
  • Europa presiona para que EE.UU. autorice la exportación de gas y petróleo

    Petroleros TexasBRUSELAS (EFE Dow Jones)--La Unión Europea está aumentando la presión sobre Washington para que incluya un capítulo sobre energía en un esperado acuerdo comercial trasoceánico que permita las exportaciones de gas natural y crudo estadounidense para reducir la dependencia del bloque de Rusia.
     
    En una entrevista concedida a The Wall Street Journal, el comisario europeo de Energía, Maros Sefcovic, dijo que facilitar los flujos de gas natural licuado y de crudo de Estados Unidos hacia la UE es uno de los principales objetivos del bloque para el tratado transatlántico de comercio e inversión, conocido como TTIP, que se está negociando actualmente. Estados Unidos se ha resistido hasta ahora a incluir un capítulo sobre energía en el TTIP, pero el auge del gas no convencional en Estados Unidos y los problemas de la UE con Rusia han hecho que el asunto cobre importancia.
     
    Aunque las exportaciones de combustibles fósiles de Estados Unidos han estado restringidas durante años, la creciente producción interna de crudo y gas ha relajado parcialmente los temores de Washington respecto a su independencia energética, y el Departamento de Energía estadounidense cree que el país se convertirá en exportador neto de gas en 2017.
     
    Trevor Kincaid, portavoz del representante estadounidense de Comercio, dijo que Estados Unidos aún no ha tomado una decisión final sobre si incluir o no un capítulo sobre energía en el TTIP.
     
    Sefcovic encabeza el esfuerzo europeo de crear una “unión europea” entre los 28 estados miembro de la UE. Además de buscar proveedores alternativos a Rusia, que actualmente suministra un tercio del gas de la UE, esto significa romper barreras de muchos años entre los mercados energéticos nacionales de la UE.
     
    El lunes, Sefcovic comenzará una gira por Europa que le llevará a visitar 18 países de la UE hasta finales de año.
     
    Para el verano, la Comisión Europea desvelará sus planes para reformar el mercado energético europeo.
     
    La Agencia de Cooperación de los Reguladores de la Energía --que se creó en 2009-- sólo puede emitir opiniones no vinculantes y hasta ahora no ha logrado quebrantar la resistencia de las eléctricas nacionales y de los operadores de red a la entrada de competencia exterior.
     
    Sefcovic dijo que aún no han decidido qué poderes nuevos otorgarle a la Agencia de Cooperación de los Reguladores de la Energía ni cómo mejorar la cooperación entre operadores de red, pero aseguró que algo se hará al respecto.
     
    Amy Harder contribuyó a este artículo.
     
     
    Por GABRIELE STEINHAUSER 
     
    Fuente: WSJournbal.com
     
  • Gobierno de Trump quiere financiarse con petróleo y gas shale

    El gobierno de Trump dijo que hay que sacar ventaja de los 50 billones de dólares de reservas de petróleo y gas natural sin explotar, especialmente aquellas en tierras federales que son propiedad del pueblo estadounidense.

    “Usaremos los ingresos de producción energética para reconstruir nuestras carreteras, escuelas, puentes e infraestructura pública." Donald Trump - Presidente de EEUU“Usaremos los ingresos de producción energética para reconstruir nuestras carreteras, escuelas, puentes e infraestructura pública." Donald Trump - Presidente de EEUUEl gobierno de Donald Trump quiere financiar proyectos de infraestructura pública con petróleo y gas de esquisto, conocido como shale.

    “Usaremos los ingresos de producción energética para reconstruir nuestras carreteras, escuelas, puentes e infraestructura pública. La energía menos costosa también será un gran impulso para la agricultura estadounidense”, detalló la Casa Blanca en un comunicado.

    La Administración Trump dijo adoptará la revolución de petróleo y gas shale para traer empleos y prosperidad a millones de estadounidenses. “Hay que sacar ventaja de los 50 billones de dólares de reservas de petróleo y gas natural sin explotar, especialmente aquellas en tierras federales que son propiedad del pueblo estadounidense”.
     
    Hasta el 31 de diciembre de 2015, las reservas probadas de Estados Unidos de petróleo eran de 35,200 millones de barriles, una caída de 11.8% anual, según datos de Administración de Información Energética (EIA, por sus siglas en inglés ). Las reservas totales de gas contabilizaban 324.3 billones de pies cúbicos, un retroceso de 16.6% comparado con 2014.
     
    En cuanto al petróleo shale, las reservas probadas ascienden a 78,200 millones de barriles, mientras que las de gas shale representan 622.5 billones de pies cúbicos, según la EIA.
     
    “Una política de energía sana comienza con el reconocimiento de que tenemos enormes reservas de energía doméstica sin explotar aquí en Estados Unidos”, reiteró la Casa Blanca.
     
    Y su gabinete cuenta con un experto en la materia. Rex Tillerson, nuevo secretario de Estado, se ha desempeñado desde 2006 como director ejecutivo del gigante petrolero Exxon Mobil, empresa que ocupa el noveno lugar de la lista Global 2000 de Forbes, con una facturación de 236,800 millones de dólares (mdd).
     
     
     
    Forbes-Mexico
     
    Por: Arturo Solis
  • La producción de crudo de EE.UU. caerá en 2016 proyecta la OPEP

    Foto: Chevron- PlataformaFoto: Chevron- PlataformaLONDRES (EFE Dow Jones)—La producción de crudo en Estados Unidos bajará en 2016 por primera vez en ocho años debido al recorte del gasto de los productores, informó el lunes la Organización de Países Exportadores de Petróleo, que ha aumentado la previsión de la demanda del crudo del grupo.
     
    En su informe mensual publicado el lunes, la OPEP rebajó la previsión de la producción de crudo estadounidense en 280.000 barriles al día en 2016, lo que llevará a un descenso de 60.000 barriles diarios en 2016 en vez del incremento que estaba previsto.
     
    El grupo industrial Baker Hughes Inc. anunció la semana pasada un descenso en el número de plataformas petrolíferas operativas en EE.UU. por quinta semana consecutiva.
     
    “Esto debería reducir el exceso de oferta en el mercado (...) resultando en unos fundamentales del mercado de petróleo más equilibrados”, dijo la OPEP.
     
    El recorte en el petróleo estadounidense llevará a una reducción de la oferta por parte de los productores que no forman parte de la OPEP en 720.000 barriles al día en 2016, principalmente por el descenso de la antigua Unión Soviética, indica el informe.
     
    Este retroceso de sus rivales impulsará a la OPEP, cuya demanda aumentará en 1,2 millones de barriles diarios hasta 30,8 millones, por debajo de los 31,57 millones de barriles producidos en septiembre.
     
    La OPEP ha mejorado la previsión de crecimiento de la demanda de su crudo en 40.000 barriles al día para 2015 hasta 1,5 millones de barriles diarios.
     
    Además, el consumo mundial aumentará en 1,25 millones de barriles al día en 2016.
     
    Por BENOÎT FAUCON
     
     
    Fuente: WSJournal.com
  • Las energéticas de EE.UU. se ven obligadas a ajustar sus cuentas

    Plant ExxonLas empresas estadounidenses de energía han desafiado por más de un año la ley financiera de la gravedad, al endeudarse y gastar miles de millones de dólares para extraer petróleo, a pesar del derrumbe de los precios del crudo. Hasta ahora.
     
    Se espera que el sector petrolero afronte la nueva realidad de una vez por todas, dicen expertos. El ajuste de cuentas podría comenzar este mes. Un detonante es que conforme los bancos reconsideran el valor de las propiedades de petróleo y gas de las empresas de energía, los productores pequeños se preparan para enfrentar recortes en sus líneas de crédito en octubre. Pero con el barril a US$45, las compañías más grandes también sufren para seguir siendo rentables.
     
    Jim Flores, vicepresidente de la junta de Freeport-McMoRan Inc., que bombea crudo en el Golfo de México, explica el dilema de la industria de la siguiente manera: “Está lloviendo y va a llover durante mucho tiempo. Todos nos vamos a mojar. Unos pocos se van a ahogar. Simplemente tenemos que llegar a la otra orilla”.
     
    Al Walker, presidente ejecutivo de Anadarko Petroleum Corp., una de las mayores petroleras de Estados Unidos, dijo recientemente durante una conferencia de energía organizada por el banco británico Barclays que “francamente, a fin de cuentas, ninguno de nosotros tiene una buena idea de hacia dónde se dirigen los precios del petróleo”.
     
    Algunas firmas más pequeñas ya negocian con sus acreedores, se desprenden de activos a precios de liquidación y retrasan el pago a sus proveedores en un intento por conservar efectivo.
     
    “Claramente hay empresas que van a tener que reposicionar sus negocios”, advirtió Michael McMahon, director ejecutivo de la firma de inversión Pinebrook Capital Partners, que administra US$6.000 millones en activos y proporciona efectivo a nuevos productores de energía.
     
    ENLARGE
    Aunque las más afectadas serán las empresas más pequeñas y endeudadas, el ajuste podría tener repercusiones significativas en los mercados globales de crudo.
     
    Datos oficiales divulgados el mes pasado revelan que en junio la producción estadounidense finalmente comenzó a caer a cerca de 9,3 millones de barriles al día, un descenso de casi 3% desde que la producción de este año llegó a un máximo en abril. Citi Research estima que las restricciones de capital podrían disminuir la producción en 500.000 barriles diarios para fines de 2015.
     
    Eso sería como si Exxon Mobil Corp., la mayor energética de EE.UU., dejara de producir petróleo en el país, y un poco más. Dicho de otra manera, sería como que alrededor de 20 empresas independientes que cotizan en bolsa en EE.UU. con una capitalización de mercado igual o inferior a US$2.000 millones dejaran de bombear petróleo al mismo tiempo.
     
    “Con el anuncio este año de ocho bancarrotas, los productores más débiles podrían vivir o morir según los caprichos de los proveedores de capital”, escribieron recientemente los analistas de Citi, quienes prevén que los bancos reducirán las bases de crédito en hasta 15%. Un recorte de esta magnitud eliminaría cerca de US$10.000 millones en liquidez, según un análisis de The Wall Street Journal de documentos enviados a los reguladores por 75 firmas de exploración y producción.
     
    Pese a todo, algunos analistas consideran que las empresas más sólidas encontrarán una forma de hacer frente a la situación, como aceptar inyecciones de efectivo de inversionistas de private equity. Incluso los yacimientos operados por productores insolventes podrían seguir bombeando si son adquiridos por otra empresa o pasan a ser controlados por los acreedores como parte de un proceso de bancarrota.
     
    Los perforadores medianos y pequeños fueron los primeros en adoptar la tecnología que permitió la extracción de crudo y gas atrapado bajo densas capas de roca de esquisto a lo largo de América del Norte. Estos especialistas en esquisto han resistido una caída del 60% en el precio del petróleo en los últimos 15 meses al eliminar miles de millones de sus presupuestos, negociar descuentos con sus proveedores y perforar yacimientos de forma más rápida y barata.
     
    Sin embargo, los precios del crudo muestran pocas señales de recuperación este año y muchas firmas siguen siendo deficitarias. De los 40 productores estadounidenses seguidos por Wells Fargo Securities Research LLC, se espera que apenas dos financien sus operaciones con el efectivo que obtengan este año.
     
    Esto deja a las empresas principalmente dependiendo del dinero de Wall Street, efectivo que se empezará a escasear. En lo que va del año, los productores de energía que cotizan en EE.UU. y Canadá han recaudado cerca de US$21.000 millones mediante la emisión de acciones, según Dealogic, pero las ofertas han caído a apenas US$333 millones en agosto.
     
    Muchas petroleras de EE.UU. anticipan que los bancos reducirán sus líneas de crédito, que a menudo son garantizadas con el valor de los activos de crudo y gas. El descenso en los precios del petróleo les resta valor a dichos activos.
     
    Los bancos recortaron algunas líneas de crédito durante el segundo trimestre y este mes empiezan otra ronda de revisiones.
     
    W&T Offshore Inc. anunció el 1 de septiembre la venta de un preciado activo de petróleo de esquisto en Texas por US$376,1 millones, la mitad de lo proyectado por analistas el año pasado. W&T, que opera en la parte occidental de Texas y el Golfo de México, ha dicho que planea usar el efectivo para reducir su deuda. La empresa, que ha sufrido una reducción de su línea de crédito y cuyo valor de mercado se ha desplomado casi 75% en los últimos 12 meses, no respondió a pedidos de comentarios.
     
    Magnum Hunter Resources Corp. obtuvo permiso de sus prestamistas para retrasar el pago de facturas cuatro veces desde abril. En agosto, entró brevemente en cesación de pagos. Gary Evans, presidente ejecutivo de la empresa, dijo que ha realizado pagos para solucionar el default y que pronto recibirá efectivo de un acuerdo de financiación de private equity y la venta de un oleoducto.
     
    David Tameron, analista de Wells Fargo, concluye que lo más saludable que le podría pasar a la industria es que los precios de crudo caigan a US$40 el barril y permanezcan en ese nivel por los siguientes seis meses. Un declive de ese tipo obligaría a varias empresas a cerrar. “Elimine lo que no sirve”, señaló. “En mi opinión, lo peor que podría pasar es que el petróleo suba y que todos sobrevivan para seguir en la pelea”.
     
     
     
    Fuente: WSJournal.com
  • Los inversionistas miran con lupa la producción petrolera de EE.UU. en busca de pistas sobre la dirección del mercado

    PLATAFORMA DE EXXONPLATAFORMA DE EXXONEn momentos en que los operadores de petróleo buscan pistas del movimiento de los precios, la atención del mercado se ha centrado en indicador que hasta hace poco se pasaba por alto.

    Con cada vez más frecuencia, los inversionistas observan los datos semanales de producción petrolera de Estados Unidos, provenientes de la Administración de Información de Energía (EIA, por sus siglas en inglés) de EE.UU., en busca de señales de que la saturación global de crudo que hundió los precios el año pasado está comenzando a disminuir.

    Sin embargo, este indicador tiene algunas limitaciones significativas y bien conocidas y algunos analistas dicen que los operadores le están dando demasiada credibilidad.

    Los datos semanales de producción de la EIA están basados en gran medida en un modelo de proyección, no en producción reportada. Y los cambios semanales a menudo demasiado pequeños para ser un indicador confiable sobre si la producción está aumentando o disminuyendo, según la EIA.

    Aun así, el 1 de abril, cuando el reporte de la EIA mostró el primer declive semanal de producción desde enero, el precio estadounidense del petróleo se disparó en 5,2% para cerrar por encima de US$50 el barril, a pesar de que el mismo informe mostraba que los suministros nacionales del crudo se encontraban en máximos históricos. Similarmente, un pequeño declive en la producción semanal reportado el 15 de abril generó un aumento de 5,8% en los precios ese día.

    Los operadores “solo se quieren enfocar estrechamente en los datos de producción de EE.UU.”, afirmó Tim Evans, especialista en futuros de energía en Citi Futures, una división de Citigroup Inc. -0.80% “Están básicamente decididos a examinar la corteza de un árbol en lugar de absorber todo el bosque”.

    AO AA170 Wsjamd NS 20150519193444

     

    Muchos participantes del mercado fueron tomados por sorpresa cuando los precios del petróleo se desplomaron el año pasado, y lo mismo le sucedió a algunos operadores con el repunte del merado en semanas recientes. Por lo tanto, ante una escasez de datos de tiempo real en los suministros y la demanda mundiales del petróleo, los inversionistas están observando estadísticas detalladas de EE.UU., desde las cifras semanales de producción hasta la cantidad de torres de perforación en uso y las estimaciones de cambios en la eficiencia de perforación.

    Un motivo por el que los operadores se han concentrado en los números semanales de producción es que el conteo semanal de las torres activas de perforación petrolífera en EE.UU. comenzó a caer marcadamente a principios del año, elevando así las expectativas de que la producción descendería.

    Sin embargo, a nivel global, el mercado petrolero sigue teniendo un exceso de oferta, lo que está llevando a algunos analistas e inversionistas a predecir el fin de la reciente racha alcista. A pesar que los datos semanales muestran una caída en la producción de crudo de EE.UU. desde marzo, la producción de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) ha crecido.

    “Quizás los últimos US$5 (de alzas en los precios) fueron simplemente un aumento especulador”, basado en las expectativas de producción de EE.UU., afirmó Daniel Bathe, un gestor de portafolio de commodities en Lupus Alpha Asset Management AG. Si el petróleo de EE.UU. supera los US$60 por barril en las próximas semanas, Bathe planea apostar a que los precios del crudo de EE.UU. caerán.

    La cifra semanal de la EIA es generada a partir de la producción reportada de Alaska y un modelo de proyección de los 48 estados de EE.UU. continental. La EIA también reúne datos de producción de organismos estatales para sus informes mensuales, que son publicados con dos meses de retraso y son considerados más acreditados.

    La estimación semanal normalmente tiene un nivel de certeza dentro de 100.000 barriles diarios, o alrededor de 1% de toda la producción, dijo Robert Merriam, gerente de estadísticas de suministros petroleros de la EIA. Sin embargo, el mayor declive de producción reportado en semanas recientes fue de solo 36.000 barriles diarios, lo que significa que dado el margen de error, la producción podría haber aumentado esa semana.

    “Es exagerado enfocarse solamente en un segmento estrecho” de datos para impulsar los precios, dijo Merriam. “Uno tiene que observar todo el panorama del crudo”.

    El operador petrolero Andrew Hall, presidente ejecutivo del fondo de cobertura Astenbeck Capital Management LLC, el cual gestiona US$3.500 millones, indicó en una carta a inversionistas con fecha del 1 de mayo que la cifra de producción semanal de la EIA era “esencialmente un artificio”. Hall es uno de los principales operadores en el mercado del petróleo.

    En general, los inversionistas dicen que no basan sus decisiones en las cifras de una semana, sino que buscan las tendencias. La producción del crudo estadounidense ha caído en cuatro de las últimas siete semanas. Además, dicen que incluso los datos limitados son mejores que nada.

    “No puedo imaginar que esté considerablemente equivocada, en cientos y cientos de miles de barriles del blanco”, apuntó Dominick Chirichella, analista del Energy Management Institute, que hace transacciones para su propia cuenta.

    Concluyó que “la tendencia apunta a un ligero descenso en la producción local”.

    Una consideración para los operadores es que las cifras mensuales finales de la EIA pueden reflejar diferencias respecto a los indicadores semanales.

    “El mercado está apostando a que el descenso de estas cifras semanales apoye a los precios más altos”, señaló Andy Lipow, presidente de la consultora Lipow Oil Associates. “Pero lo que vemos es, un mes tras otro, que hay algunos cambios significativos de las cifras semanales de producción cuando la EIA publica sus cifras mensuales finales”.

    Por 

    Fuente: WSJournal.com

  • Los precios del petróleo podrían volver a bajar a final de año

    La producción de esquisto en Estados Unidos está creciendo mucho más rápido de lo esperado y ganando cuota de mercado a nivel global, lo que aumenta el riesgo de una 'guerra de volúmenes' con la Opep y una caída de los precios del crudo, dijo el fundador de la consultora Rystad Energy. 
     
    ALASKARystad Energy estima que la producción de esquisto de Estados Unidos aumentará en 100.000 barriles por día (bpd) cada mes durante el resto del año y en 2018 si los precios del crudo se mantienen alrededor de 50-55 dólares por barril, bien por encima de las proyecciones de la gubernamental Administración de Información de Energía de ganancias mensuales de unos 29.000 bpd en 2017 y 57.000 bpd en 2018. 
     
    "Vemos un riesgo de un precio del petróleo más débil hacia el final del año (...) porque el esquisto está entregando mucho crudo y la Opep podría contraatacar", comentó Jarand Rystad. 
     
    Los sólidos retornos en el sector del esquisto están atrayendo nuevas inversiones, mientras que el bombeo durante las 24 horas del día y la perforación de nuevos yacimientos están impulsando la producción, afirmó.
     
     
    El rápido crecimiento del bombeo de esquisto se está uniendo al dilema que enfrenta la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) y productores ajenos al cartel como Rusia, que evalúan si extienden sus recortes de producción en la segunda mitad del año o si incrementan sus volúmenes en un intento por recuperar cuota de mercado. 
     
    "Habría una guerra de volúmenes si no amplían los recortes de producción y vuelven a producir en todos los yacimientos", dijo Rystad, en referencia a los pozos que han sido cerrados por mantenimiento mientras los productores de Oriente Medio cumplen con las cuotas acordadas de bombeo. 
     
    En todo caso, lo más probable es que un alza de la producción en Oriente Medio afecte más a las cuencas maduras el Sureste Asiático y al Mar del Norte británico más que a los productores de esquisto estadounidenses por sus altos costos de inversión, dijo Andrew Latham, analista global de exploraciones de Wood Mackenzie. 
     
    Portafolio.co
     
     
  • Política energética de Trump podría hacer caer los precios del petróleo

    trabajador de Shell - Foto Cortesíatrabajador de Shell - Foto CortesíaWASHINGTON  La estrategia del presidente electo Donald Trump en materia de política energética, en favor de reimpulsar la producción estadounidense de petróleo, gasolina y carbón, podría hacer caer los precios, advierten los analistas.
     
    A diferencia de su predecesor demócrata Barack Obama, que priorizó las energías renovables, el próximo mandatario republicano promete relanzar la extracción de carbón y facilitar aún más la explotación de combustible fósil.
     
    Trump también garantizó eliminar las leyes que limitan el “fracking”, apoyar la construcción del oleoducto Keystone XL entre Canadá y Estados Unidos que Obama bloqueó, permitir la explotación de más áreas —principalmente en Alaska— y acabar con la ley sobre la contaminación atmosférica (Clean Power Plan, en inglés).
     
    “Producir más energía estadounidense es una parte central de mi plan para que Estados Unidos vuelva a ser rico”, dijo Trump durante una conferencia sobre “fracking” (fracturación hidráulica) en septiembre.
     
    “Voy a eliminar las restricciones sobre la energía estadounidense y permitir que esta riqueza llegue a nuestras comunidades”, señaló.
     
    Los expertos advierten que esta estrategia puede exacerbar la actual superproducción mundial. Los precios del petróleo cayeron en 2014 por la alta producción estadounidense alentada por el “fracking”, que permite llegar a reservas de difícil acceso.
     
    La producción nacional pasó de 5.5 millones de barriles por día en 2010 a 9.6 millones en 2015. Esto provocó que el país redujera sus importaciones y que los precios en el mercado mundial se deshincharan de forma automática.
     
    La producción de Estados Unidos se sitúa desde entonces por debajo de los 9 millones de barriles por día, pero las cotizaciones del crudo siguen bajas por el alto rendimiento de países como Irak, Libia, Arabia Saudita e Irán.
     
    Abrir más áreas para la explotación impulsará de nuevo la producción y, por ende, conllevará otra bajada de precios.
     
    “El petróleo de esquisto puso en el mercado una cantidad increíble de crudo nuevo”, subraya Sam Ori, director del instituto de estudios energéticos de la Universidad de Chicago.
     
    “El principal reto de la industria del petróleo son los precios”, insiste.
     
    Para el analista Carl Larry, de la firma Frost & Sullivan, en cambio, la producción de petróleo estadounidense sólo tiene futuro si se reducen las importaciones. En su opinión, una manera de hacerlo sería a golpe de impuestos.
     
    Pero la explotación de esquisto puede penalizar también al carbón porque el gas natural así producido es más limpio y más fácil de transportar que la hulla que generaba el 50% de la producción eléctrica hace unos 15 años.
     
    Unos 100,000 puestos de trabajo desaparecieron en las minas de los Apalaches, cordillera en el este de Estados Unidos, donde también sufrieron la competencia de yacimientos más fáciles de explotar, sobre todo en el estado de Wyoming (oeste).
     
    Sin embargo, Trump prometió reactivar el sector de la hulla, una iniciativa que posiblemente lo ayudó para su victoria frente a su rival demócrata Hillary Clinton en varios estados del noreste del país.
     
    Lo mejor que puede ocurrir es ralentizar el declive del carbón, afirma Ori. “Nada de lo que haga el gobierno de Trump cambiará eso”, apunta.
     
    Las energías verdes pueden sufrir las consecuencias de las políticas que adopte Trump desde la Casa Blanca, después de haber recibido grandes incentivos fiscales y subvenciones federales durante la era Obama.
     
    De todas formas, algunos expertos reiteran que las renovables ya pueden garantizar su rentabilidad sin ayudas. Texas, principal productor de petróleo en Estados Unidos, recurre con frecuencia a la energía eólica y solar para obtener electricidad.
     
    “El sector de las renovables es realmente competitivo en materia de precios”, destaca Greg Wetstone, presidente del consejo estadounidense sobre las energías renovables. “La elección de Trump no cambiará nada”.
     
    El principal riesgo para las renovables, sector que emplea a unas 300,000 personas, sería una nueva caída de los precios del gas natural.
     
    “Es un sector importante y no hay motivo para sacarle importancia a su crecimiento y a su tasa de empleo”, cuenta Wetstone.
     
    PAUL HANDLEY
    Agence France Presse
     
  • Producción crudo de EE.UU. supera los 9 millones de barriles al día

    Pet UsaNUEVA YORK (EFE Dow Jones)—La producción de crudo de Estados Unidos superó los 9 millones de barriles al día la semana terminada el 7 de noviembre, dijo el jueves el Departamento de Energía de Estados Unidos.
     
    Es la primera vez que la producción supera este nivel desde 1983 según los datos semanales del Departamento de Energía.
     
    Según el informe mensual del Departamento de Energía, considerado más fiable, la producción superó por última vez los 9 millones de barriles al día en 1986.
     
    La producción de crudo de Estados Unidos ha crecido con fuerza durante los últimos años gracias a las técnicas de perforación horizontal y de fracturación hidráulica, que han permitido a los productores tener acceso a petróleo atrapado en yacimientos de esquisto.
     
    El Departamento de Energía dijo el miércoles que la producción de Estados Unidos alcanzó los 8,9 millones de barriles en octubre, el nivel más alto desde marzo de 1986, y previó que la producción superaría los 9 millones de barriles al día en diciembre.
     
    En 2015, la producción tocará un máximo anual medio desde 1972, dijo el Departamento de Energía.
     
     
    Por Nicole Friedman
     
    Fuente; WSJournal.com
  • Producción de petróleo en EE. UU llegaría a récord

    Debido a la explotación de crudo esquisto, se prevé que el bombeo aumentaría a un máximo histórico de 9,9 millones de barriles diarios en 2018.
     
    La demanda mundial de petróleo aumentará a 98,16 millones de barriles diarios este año.La demanda mundial de petróleo aumentará a 98,16 millones de barriles diarios este año.Los pronósticos de producción de crudo de Estados Unidos continúan subiendo a medida que los campos de esquisto y los pozos petroleros en alta mar entran en funcionamiento.
     
    La Administración de Información de Energía (EIA, por sus siglas en inglés) del país dijo que la producción nacional promediaría 9,22 millones de barriles diarios en 2017, frente a 9,21 millones proyectados en marzo, según su informe mensual Perspectiva de energía a corto plazo publicado el martes. Se prevé que la producción aumentará a un máximo histórico de 9,9 millones de barriles diarios en 2018, frente a 9,73 millones de barriles estimados el mes pasado.
     
    Las empresas estadounidenses están impulsando la inversión después de que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y otras 11 naciones acordaron recortar la producción a partir de enero para aliviar el exceso de suministro mundial. El conteo de plataformas petroleras activas se ha más que duplicado desde mayo a 672 la semana pasada, según Baker Hughes Inc. La producción de crudo de EE.UU. subió a 9,2 millones de barriles diarios en la semana terminada el 31 de marzo, la mayor cantidad desde enero de 2016, según datos de la EIA.
     
    "La tendencia es muy a favor de más producción de petróleo de EE.UU. Es una cuestión de cuánto. Seguimos viendo más plataformas petrolíferas y las estimaciones semanales de la producción estadounidense han superado los pronósticos", dijo Tim Evans, un analista de energía de Citi Futures Perspective en Nueva York, por teléfono.
     
    Los gastos de capital de 44 compañías petroleras en el país se incrementaron en US$4.900 millones entre el cuarto trimestre de 2015 y el mismo periodo de 2016, según la EIA.
     
    "Se espera que la producción de crudo estadounidense sea más alta durante los próximos dos años de lo que se había previsto. Se prevé que la producción del próximo año llegue a 9,9 millones de barriles por día, superando el nivel récord anterior de 9,6 millones de barriles diarios alcanzado en 1970", dijo el administrador interino de la EIA, Howard Gruenspecht, en un comunicado por correo electrónico.
     
    WTI, Brent
     
    El aumento de la producción de crudo estadounidense pesará sobre el valor relativo del crudo West Texas Intermediate, la referencia estadounidense, dijo la agencia. El WTI promediará US$52,24 por barril en 2017 frente a la estimación de marzo de US$53,49, según el informe. Se proyecta que los precios subirán a US$55,10 el próximo año.
     
    El crudo Brent, el punto de referencia para más de la mitad del petróleo mundial, se proyecta a un promedio de US$54,23 este año, una disminución de la estimación anterior de US$54,62.
     
    La demanda mundial de petróleo aumentará a 98,16 millones de barriles diarios este año, mientras que la producción avanzaría a 98,31 millones. El consumo se elevará a 99,79 millones de barriles diarios en 2018, mientras que la producción subirá a 100,18 millones.
     
     
    Bloomberg 
     
     
    ElEspectador.com
  • Rusia desplazó a Arabia Saudita como el mayor productor mundial de petróleo

    Estados Unidos se consolidó como el tercer productor mundial de petróleo, con un total de 8.8 millones de barriles diarios en diciembre del 2016, frente a los 8.9 millones de barriles diarios que produjo en noviembre.
     
    Nqg11Gu2y70Rusia superó a Arabia Saudita como el mayor productor de crudo del mundo en diciembre de 2016, cuando ambos países comenzaron a restringir la oferta antes de los recortes acordados con otros productores mundiales, como una medida para frenar el peor exceso del commodity registrado en décadas.
     
    Rusia extrajo un total de 10.49 millones de barriles diarios en diciembre, lo que significó un descenso de 29,000 barriles diarios respecto a noviembre, mientras que la producción saudí descendió a 10.46 millones de barriles diarios, frente a los 10.72 millones de barriles diarios que experimentó en noviembre.
     
    Según El Mercurio, esos datos fueron publicados por la Iniciativa de Datos de las Organizaciones Conjuntas (JODI, por sus siglas en inglés, entidad ubicada en la ciudad de Riad), que reproduce la agencia Bloomberg.
     
    Arabia Saudita y otros productores de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) decidieron a fines de noviembre restringir la oferta en 1.2 millones de barriles diarios durante seis meses, a partir del 1 de enero, y Arabia Saudita sería decisiva en la concreción de dicho plan.
     
    En aquella oportunidad, los productores no miembros de dicho cartel del crudo, entre ellos Rusia, también prometieron recortes adicionales de 300 mil barriles diarios, para intentar elevar el precio de los combustibles que ha experimentado fuertes bajas en los últimos años.
     
    Después del anuncio de los productores de crudo, el valor del barril Brent ha subido cerca de un 20% desde fines del mes de noviembre de 2016.
     
    Según los datos de la citada página web de la JODI, Estados Unidos se consolidó como el tercer productor mundial de petróleo, con un total de 8.8 millones de barriles diarios en diciembre, frente a los 8.9 millones de barriles diarios que produjo en noviembre.
     
    En tanto, las exportaciones de crudo de Arabia Saudita se redujeron a ocho millones de barriles diarios en diciembre, desde 8.26 millones de barriles diarios, la cifra más alta desde mayo del 2003, según datos de la misma entidad.
     
     
    gestion.pe
  • Un informe de EE.UU. encuentra beneficios económicos a levantar la prohibición de exportar petróleo

    Planta ExxonPlanta ExxonWASHINGTON (EFE Dow Jones)--El esperado estudio del Gobierno estadounidense ha llegado a la conclusión de que retirar la prohibición de cuatro décadas a las exportaciones de petróleo local no aumentaría los precios de la gasolina en el país y podría incluso ayudar a rebajarlos, lo que incrementa el debate sobre si retirar o relajar dicha prohibición o no.
     
    El informe, elaborado por la Administración de Información sobre Energía de Estados Unidos, una división de análisis del Departamento de Energía, probablemente impulsará los intentos de poner fin a la prohibición del sector petrolero y sus seguidores en el Congreso, que han aumentado este año.
     
    Un resumen del informe al que tuvo acceso The Wall Street Journal señala que retirar la prohibición podría de hecho producir pequeños beneficios para la economía del país.
     
    “Los precios petroleros en Estados Unidos, incluidos los de la gasolina, se verían inalterados o se reducirían ligeramente tras la retirada de las actuales restricciones a las exportaciones del petróleo crudo”, según el documento, que llega a la conclusión de que la retirada de las mismas animaría a las empresas petroleras a producir más en un intento de alcanzar los mayores precios extranjeros, lo que a su vez ejercería presión a la baja sobre los precios mundiales si los productores extranjeros no redujeran su propia producción.
     
    Y como los precios minoristas de la gasolina estadounidense se fijan en base a la referencia mundial y no a la nacional, podrían bajar los precios en el país, concluye el estudio.
     
    Se espera que el Congreso vote sobre la legislación para retirar la prohibición este mes y que el Senado considere el tema el próximo año.
     
    Amy Harder y Christian Berthelsen
     
     
    Fuente: WSJournal.com
Links to Best Bookmaker Bet365 it The UK