log in

Notas de Carbón

Buscar Noticias

Goldman Sachs negocia la venta de sus minas de carbón en Colombia

0
0
0
s2smodern

un PCarbon CnrUn año después de comprar su segunda mina de carbón en Colombia, Goldman Sachs Group Inc. GS +0.57%  recibió una noticia desconcertante: “Han surgido ciertas cuestiones operativas”, reportaron ejecutivos del negocio de materias primas.

Fue una manera diplomática de decirlo. Mujeres y niños del lugar habían formado una barrera humana para protestar por temas laborales, interrumpiendo la producción. Los precios del carbón habían caído 20% en tres años y un descenso adicional de 6% podría deteriorar el valor de la inversión de Goldman, dijeron los ejecutivos a los directores de Goldman Sachs a finales de 2013.
 
Las malas noticias siguieron llegando. Los precios del carbón se derrumbaron más de 40% y una ley ambiental cerró la producción durante gran parte del año pasado.
 
Ahora parece que todo eso ha sido demasiado para Goldman. El gigante de Wall Street está en conversaciones para vender las minas de carbón a pérdida, según fuentes cercanas. Cualquier acuerdo, que se producirá después de las ventas de plantas de energía y su negocio de almacenamiento de aluminio, marca el final de la accidentada incursión de la compañía como productora de materias primas.
 
Las negociaciones de venta tienen lugar mientras la Reserva Federal de Estados Unidos evalúa nuevas restricciones a la forma en que los bancos comerciales pueden producir, almacenar y vender materias primas. Un panel del Senado estadounidense concluyó a finales del año pasado que tales operaciones están plagadas de posibles conflictos de interés y riesgos sistémicos para los bancos. El panel expresó su preocupación de que los bancos que participan en las materias primas que producen, en vez de simplemente comercializarlas, pudieran además obtener una ventaja injusta en el mercado y posiblemente manipular los precios.
 
Durante una audiencia realizada en noviembre sobre las actividades de Wall Street en los commodities, realizada por el Subcomité Permanente de Investigaciones del Senado, el senador republicano John McCain dijo que las operaciones físicas con materias primas acarreaban “peligros de derrames tóxicos, explosiones mortales, y otros desastres” y que esos no eran “los riesgos que normalmente asociamos con los bancos, cuyo papel principal debe centrarse en actividades más tradicionales de la banca”.
 
 
Reuters
Goldman dice que los commodities siguen siendo un negocio importante y que tiene previsto continuar el corretaje de materias primas e instrumentos financieros relacionados y ofrecer servicios de commodities para sus clientes, incluyendo el almacenamiento temporal de materiales. Sus operaciones de materias primas representaron ingresos cercanos a US$1.500 millones en 2013, la última cifra disponible, menos de la mitad de los aproximadamente US$3.400 millones de 2009.
 
Ejecutivos de Goldman testificaron en la audiencia del Senado que sus operaciones en commodities físicas no plantean riesgos catastróficos debido a que la estructura de propiedad del banco lo resguarda de responsabilidad. Añadieron que su participación en los mercados globales de materias primas es tan pequeña que sería difícil manipular precios. La mina de carbón de Colombia, por ejemplo, representa alrededor del 5% de la capacidad de producción de ese país.
 
No obstante, en medio de la controversia y la caída de los precios de las materias primas, los bancos están en retirada. Goldman vendió en diciembre su filial de depósito de metales a Reuben Brothers, una firma suiza de inversión. La transacción fue criticada en un informe reciente del Senado por presuntamente impulsar al alza los precios del aluminio por lo que a los depósitos de aluminio de Detroit les resulta difícil conseguir la materia prima, afirmaciones que los ejecutivos de Goldman negaron.
 
JP Morgan Chase JPM +0.55%  & Co. vendió el año pasado sus activos físicos de commodities, incluyendo un negocio de depósito de metales. Morgan Stanley MS +0.54%  se desprendió de sus filiales de embarques de petróleo y oleoductos, y está en busca de un comprador para sus operaciones de corretaje y almacenamiento de crudo.
 
Goldman compró su primera mina de carbón de Colombia, llamada La Francia, en 2010 a la canadiense Coalcorp Mining Inc. MLR.V +12.50%  por alrededor de US$151 millones, más otros US$50 millones en consideraciones financieras. La idea era volver a venderla rápidamente, pero un comprador lógico, la brasileña Vale SA, VALE5.BR +5.16%  decidió vender su mina colindante. Así, en 2012, Goldman compró también esa mina, más una participación en un ferrocarril, por alrededor de US$407 millones. Las dos minas fueron consolidadas en una unidad de Goldman bautizada Colombia Natural Resources.
 
Gregory Agran, co-director de corretaje de materias primas de Goldman, dijo al subcomité del Senado que Goldman hizo una extensa diligencia debida antes de la adquisición y reforzó las normas ambientales y de seguridad de las minas.
 
En 2010, la unidad de carbón colombiano de Goldman registró ingresos por US$66 millones. Al año siguiente, la facturación se triplicó a US$200 millones.
 
Sin embargo, empezaron a aparecer los problemas ambientales. El gobierno colombiano ordenó a la empresa y a algunos competidores que trasladaran tres pueblos enteros donde los residentes presuntamente estaban enfermándose debido al polvo.
 
En enero de 2013, un subcontratista que operaba la mina La Francia terminó abruptamente su contrato, según los registros internos de Goldman citados por el subcomité del Senado. “Las actividades de la mina se suspendieron”, indicaban los registros; toda la maquinaria había quedado abandonada.
 
Unos meses más tarde, a mediados de abril, las mujeres y los niños —familiares de los empleados— bloquearon el acceso a la mina cercana. Goldman buscó, infructuosamente, la ayuda de la policía y los militares. La mina permaneció cerrada durante nueve meses.
 
Ese septiembre, Goldman pagó US$10.000 a cada uno de los aproximadamente 120 empleados, un total de más de US$1 millón, según los registros de Goldman; la firma entró en proceso de arbitraje con el operador. El asunto está pendiente.
 
Los ingresos se hundieron a unos US$70 millones en 2013. La demanda de carbón declinó en medio del aumento del consumo de gas natural y el aumento de la competencia. Drummond Co. Inc., un operador de Estados Unidos con una mina en Colombia, estaba reorientando sus ventas a Europa, mercado principal de Goldman, para compensar una caída en EE.UU.
 
Entonces surgieron problemas de envío. Los operadores de carbón habían estado utilizando pequeñas barcazas para transportar el mineral a buques más grandes. Con una nueva ley, el gobierno de Colombia había puesto en marcha un proceso para discontinuar gradualmente esa práctica; pero luego prohibió el sistema por completo después de un accidente ambiental.
 
La creación de un sistema de carga diferente, Goldman dijo a investigadores del Senado, habrían costado a la empresa tanto como US$220 millones. No podía justificar el costo. Sus esfuerzos para conseguir la ayuda de los competidores para transportar su carbón llegaron a ninguna parte. Goldman paralizó de nuevo la producción de carbón.
 
La semana pasada, se esbozó un plan para el desarrollo de un mecanismo de carga de menor escala.
 
Las pérdidas de Goldman fueron compensadas por las transacciones financieras que comenzó a hacer en 2012 y que generaron ganancias cuando los precios del carbón cayeron. Las apuestas produjeron una ganancia de US$246 millones en dos años, según los registros de Goldman. Sin embargo, Goldman acumulaba pérdidas de más de US$200 millones en el negocio de carbón en Colombia, según fuentes al tanto del asunto.
 
La Reserva Federal ha indicado que los grandes bancos con operaciones de commodities físicas no han asignado suficiente capital o tomado las coberturas de seguros apropiadas para hacer frente a las posibles pérdidas derivadas de desastres como el derrumbe de minas o los derrames de petróleo.
 
Goldman dice que no corre el riesgo de perder más de lo que invirtió porque la responsabilidad se limita a la operación de la mina. Las minas en Colombia son a cielo abierto, no subterráneas, lo que excluye el peligro de derrumbe.
 
Por IANTHE JEANNE DUGAN
 
Fuente: WSJournal.com
Tagged under: Carbón CNR
Links to Best Bookmaker Bet365 it The UK