log in

Notas de Carbón

Buscar Noticias

Cerro Matoso y Cerrejón inician el año con tensión laboral

0
0
0
s2smodern
PalaLa próxima semana iniciará la negociación entre las empresas y sus sindicatos para definir las respectivas convenciones colectivas de trabajo. Mineras buscan bajar beneficios para ajustarse a bajos precios.
 
El mes de enero será definitivo para determinar qué pasará con la producción de carbón y de ferroníquel del país a lo largo del primer trimestre del 2016.
 
Más allá de la caída de los precios de las materias primas en el mercado internacional y de la mayor carga tributaria que tienen las empresas este año, el asunto que puede definir el desempeño de Cerrejón y Cerro Matoso en estas primeras jornadas del 2016 tiene que ver más con los avances en las negociaciones colectivas que tienen ambas mineras con sus respectivos sindicatos.
 
En ambos casos, los procesos tienen muchas similitudes y una gran importancia para la Nación puesto que, por un lado, Cerro Matoso es la única productora de ferroníquel del país, el sexto producto de que más exporta Colombia, mientras que Cerrejón extrae cerca del 30 por ciento de la producción nacional de carbón.
 
Lo cierto es que las dos empresas tienen sus apuestas concentradas en reducir los costos operativos, y esta estrategia contempla la reducción de los beneficios extralegales que le han otorgado a sus trabajadores. Por su parte, los sindicatos están dispuestos a dar esta pelea para no permitir que el recorte al gasto se haga por cuenta de una desmejora a sus condiciones actuales.
 
CUESTIÓN DE SUPERVIVENCIA
 
El pulso entre Cerro Matoso y su sindicato Sintracerromatoso inició desde el año pasado, con la denuncia de la Convención Colectiva por parte de la empresa (el 23 de diciembre) y el mismo trámite presentado por el colectivo de trabajadores (el 29 de diciembre).
 
Entre los aspectos que se van a negociar elementos del plan de servicios médicos, suministro de medicamentos, seguros de vida, educación, primas extralegales, recursos del fondo de vivienda y de vehículos que tienen los trabajadores. La empresa quiere reducir el gasto en este aspecto, mientras que los trabajadores le apuestan a que se reajusten al alza algunos de ellos, argumentando la necesidad de incluir la inflación en las cuentas.
De acuerdo con el presidente del Sintracerromatoso, Domingo Hernández, 12 de los 32 puntos denunciados por el colectivo son ajustes relacionados con la inflación.
 
La empresa, sin embargo, argumenta que en la situación actual de los precios del níquel, que se encuentran en niveles históricamente bajos, y ante la disminución de los volúmenes de producción de la mina, por cuenta de la menor calidad del mineral que se encuentra en el yacimiento.
 
La empresa tiene 960 trabajadores, y los costos de nómina representan el 25 por ciento del presupuesto. Según declaraciones del vicepresidente de Recursos Humanos de la mina, Alejandro Quintana, es necesario hacer ajustes.
 
“Los beneficios que tiene la empresa están muy por encima del mercado. No queremos cambiar el beneficio central sino disminuir los costos en aquello que hoy no es indispensable”, señaló recientemente a Portafolio.
 
Esta semana, las partes deben ponerse de acuerdo en el acta de garantías, que es el documento que fija las normas bajo las cuales se realizará la negociación y se espera que el próximo martes inicien los diálogos.
 
TENSA CALMA
 
Para Cerrejón la negociación de este año también es compleja y posa sobre la compañía el fantasma de la pasada negociación, cuando por la falta de acuerdos se dio una huelga de trabajadores de 32 días, cuyas pérdidas diarias superaron los 5.000 millones de dólares.
 
Una situación de estas es un lujo que enredaría aún más el panorama de la carbonera, que recientemente informó en un comunicado que el éxito del nuevo proceso es fundamental para la viabilidad del negocio. “La caída en el precio y el mercado global del carbón han impactado a la compañía. Esta realidad hace necesario que todas 
las partes entiendan y compartan las dimensiones del entorno actual para adecuarse y garantizar la sostenibilidad de Cerrejón”, señaló.
Para el vicepresidente de Sintracarbón, Orlando Cuello, es claro que la situación es difícil pero no se debe cargar todo a los trabajadores.
 
“No tenemos peticiones alocadas, ni fuera de contexto de la realidad de los trabajadores en nuestro pliego de peticiones. Son ajustes necesarios”, señaló.
 
Reconoció que el ambiente es difícil porque después de varios días de conversaciones aún no se han puesto de acuerdo en el acta de garantía.
 
Tanto en Cerro Matoso como en Cerrejón las palabras paro y huelga son dos expresiones que dicen con cautela. Los dos sindicatos están dispuestos a llegar a ese punto si no se logra una negociación que les satisfaga, pero aseguran que la prioridad es dialogar y llegar a acuerdos.
 
Mientras al interior de las empresas reina la incertidumbre pues, dependiendo de cómo se den los diálogos también se sabrá si las mineras pueden mantener al menos el ritmo actual de su actividad.
 
FALTA DE CONFIANZA
 
Tanto para Sintracarbón, como para Sintracerromatoso la situación financiera de Cerrejón y Cerro Matoso es menos grave de lo que aseguran las empresas.
 
El vocero de Sintracerromatoso aseguró que pone en duda que la calidad del mineral se haya deteriorado de la forma en que dice la empresa.
 
Para el vicepresidente de Sintracarbón, si bien es evidente la caída de los precios, también es cierto que la devaluación del peso frente al dólar y el euro ha ayudado a la compañía a contrarrestar este fenómeno.
 
Nohora Celedón - Portafolio.co
Tagged under: Cerromatoso Cerrejon
Links to Best Bookmaker Bet365 it The UK