log in

De Interés en Minería

Buscar Noticias

Las mineras recortan costos, pero a los inversionistas les preocupa el futuro

0
0
0
s2smodern
BHP Billiton NewmanSÍDNEY—Durante algunos años, la gran pregunta para la minería ha sido cómo reducir costos y, al mismo tiempo, ser más eficiente.
 
Sin embargo, mientras las empresas de mayor envergadura siguen abocadas a apretarse el cinturón —principalmente en respuesta a una aguda caída de los precios de las materias primas— sus accionistas impacientes están haciendo una pregunta diferente: ¿Qué sigue?
 
Ahora que la mayor parte de los recortes han finalizado, los inversionistas están ejerciendo mayor presión sobre empresas como BHP Billiton Ltd. y Rio Tinto PLC para que miren más allá de la recesión y se concentren en encontrar nuevas fuentes de crecimiento.
 
“Lo último que uno quiere ver es una burbuja de aire en el plan de desarrollo y luego, cuando se produzca una recuperación, que no estén listos para beneficiarse de ella”, dice Ric Ronge, gestor de activos de la firma de valores Pengana Capital, de Melbourne. Su posición refleja el aumento del nerviosismo de algunos inversionistas.
 
Desde que un auge de una década de los commodities frenó en seco hace cerca de cuatro años, las mineras han estado ocupadas recortando el gasto en proyectos y exploraciones. Las principales empresas diversificadas, incluyendo Glencore PLC y Anglo American PLC, han reducido a más de la mitad sus presupuestos de gastos de capital frente a los niveles máximos de comienzos de la década, de cara a un desplome de 70% en los precios del mineral de hierro frente a su nivel récord de 2001. Los precios del carbón han caído en hasta 80%.
 
Algunos accionistas consideran que esta posición defensiva puede costar caro en términos de oportunidades perdidas. Dado que las minas nuevas llevan años en planearse y construirse antes de que empiecen a generar efectivo, muchos inversionistas están ansiosos de que las empresas de recursos naturales delineen estrategias que les sirvan más allá del bajón actual, temiendo que la falta de acción las pueda privar de ganancias futuras.
 
“No puede olvidar el hecho de que estas son compañías de capital intensivo y que el momento de invertir es ahora”, dice Ronge, el gestor de fondos de Pengana.
 
George Boubouras, director de inversión de Contango Asset Management, quien durante el último año ha reducido la ponderación del sector en su portafolio, está preocupado por lo que considera una ausencia de margen para un crecimiento sustancial de las ganancias.
 
Un vistazo al conjunto de proyectos en carpeta de BHP resalta la magnitud del desafío. La minera apenas tiene cuatro proyectos en desarrollo, todos a medio terminar o casi listos. Durante la misma época hace dos años, la empresa tenía 18 proyectos, como minas e infraestructura de puertos, en construcción. La mayoría de ellos ya están finalizados.
 
Una posible estrategia para recuperar el entusiasmo de los inversionistas es comprar las minas de competidores, lo que aumenta el inventario de materias primas para usar cuando el actual suministro de commodities, incluyendo crudo y cobre, se reduzca.
 
El problema es que algunas empresas de recursos son renuentes a llevarse la mano al bolsillo luego de las altas rebajas contables que tuvieron que asumir sobre los activos que compraron durante el auge. Las grandes mineras han acumulado US$85.000 millones en cargos por depreciación de activos durante los últimos siete años, o casi 90% del valor de todas las fusiones y adquisiciones que realizaron en ese período, según Citigroup Inc.
Las grandes fluctuaciones en los precios y una diversidad en las previsiones de demanda de materias primas dificultan aún más para las empresas mineras determinar si la compra de proyectos terminados equivaldría a una buena inversión. Algunos grandes productores de petróleo como, Royal Dutch Shell PLC y Woodside Petroleum Ltd., han sido más audaces en la búsqueda de adquisiciones durante el mal momento de los recursos naturales.
 
BHP, la mayor minera del mundo por valor de mercado, dice que su estrategia de esperar es apropiada para la época actual. La empresa argumenta que tiene muchas opciones para expandirse cuando sea el momento indicado, en lugar de hacerlo ahora, cuando el mundo está lleno de minerales y puede que permanezca así durante años.
 
“Seguimos enfocados en el valor y sólo aprobaremos proyectos cuando sea el momento adecuado”, señaló en agosto el presidente ejecutivo de BHP, Andrew Mackenzie. La minera reportó este mes una caída de 86% en su ganancia anual. “Es importante destacar que no requerimos el mismo nivel de inversión para crecer como en el pasado”, señaló, refiriéndose a una fuerza laboral más productiva y a una mejor tecnología que facilita y abarata la extracción de las materias primas.
 
Rio Tinto dice que tiene proyectos en cartera, pero reconoce que enfrenta varios retos, incluyendo Simandou, su proyecto de mineral de hierro en Guinea, cuyos estudios se retrasaron debido al brote de ébola, y Resolution, su iniciativa de cobre en Arizona, que ha advertido podría tomar hasta ocho años en desarrollar debido a protestas de una tribu local.
 
También es arriesgado apostar por nuevas minas cuando la demanda de China, principal comprador mundial de las materias primas más importantes, es más difícil de predecir que en cualquier momento en los últimos años. Una serie de cifras económicas débiles recientemente ha planteado dudas sobre la capacidad del país de alcanzar una meta de crecimiento anual de alrededor de 7%.
 
Los inversionistas se ponen cada vez más nerviosos. Eso no es sorprendente, dado que en los últimos tres años el valor de mercado combinado de BHP, Rio Tinto, Glencore y Anglo-American se ha desplomado en aproximadamente la mitad, o US$230.000 millones, según Heath Jansen, analista de Citigroup.
 
“El sector minero está de rodillas y los precios de las acciones siguen bajo presión, lo que está dejando a los principales ejecutivos en una leve crisis, ya que los recortes realizados en los costos operativos y gastos de capital no se han traspasado a los precios de las acciones”, manifiesta.
 
Algunas de las grandes mineras esperan que las generosas políticas de dividendos ayuden a preservar la fidelidad a los accionistas durante este difícil periodo. Por ejemplo, BHP ha prometido mantener o elevar su pago a los inversionistas cada año de forma indefinida, a pesar del bajón en los precios de las materias primas. También hizo énfasis en que va a aumentar la producción en hasta 5% cada año por el resto de la década, a partir de 2016.
 
Ese sería un avance modesto, pero significativo.
 
Por RHIANNON HOYLE
 
 
Fuente: WSJournal.com
 
 
Tagged under: Mineras
Links to Best Bookmaker Bet365 it The UK