log in

Petróleo

Así juega Colombia en la histórica apertura del petróleo en México

0
0
0
s2smodern
Este lunes se conocen las pautas de la primera licitación de la llamada Ronda 1.
1974 NLuego de quedarse al margen de la subasta por los gigantes yacimientos del Presal, en Brasil hace dos años, Ecopetrol está entre las petroleras del mundo que en cuestión de días podrán hacer ofertas para explotar el petróleo mexicano.
 
Y junto con Ecopetrol también podrá pujar Pacific Rubiales, en la histórica apertura al sector privado y a los extranjeros del sector petrolero en México, 77 años después de que el presidente Lázaro Cárdenas expropió y nacionalizó el negocio. (Lea también: La nueva estrategia de Ecopetrol para enfrentar la crisis)
 
Este lunes, las autoridades de México darán las señales definitivas que permitirán a 26 interesados –entre ellos las dos mayores firmas en Colombia– decidir si apuestan por alguno de los 14 bloques que hacen parte de la llamada licitación 1 de la Ronda 1, que organiza la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) de ese país.
 
El proceso se da en medio del declive del precio del petróleo, cuya cotización se ha estabilizado alrededor de los 65 dólares, y los 60 dólares para las referencias Brent y WTI en las últimas semanas.
 
Con la definición de las condiciones contractuales para hacer ofertas por 14 bloques en aguas someras o poco profundas, ubicados en la cuenca del sureste marino, los precalificados (7 consorcios y 19 empresas inscritas individualmente) deberán decidir si presentarán una propuesta formal para el 15 de julio, para quedarse con las actividades de búsqueda y producción de hidrocarburos en zonas que prácticamente no han sido exploradas, pero cuyos recursos prospectivos llegan a los 1.023 millones de barriles, una cifra que representa cerca del 42 por ciento de las reservas probadas de Colombia con corte al 2013. (Lea: La OPEP mantiene sin cambios el nivel de su producción de crudo)
 
Una fuente cercana al análisis técnico de este proceso explica que tanto Pacific Rubiales como Ecopetrol están haciendo rigurosas evaluaciones técnicas de las estructuras geológicas de cada uno de los bloques, y solo están a la espera de la llamada ‘letra menuda’ en materia de porcentaje de regalías, requisitos de inversión social, transferencia de tecnología, valor del arriendo que se deberá pagar mientras se explora, entre otros ítems, para ajustar sus modelos y definir a qué áreas les apuestan.
 
Para esta primera licitación, la petrolera estatal se calificó en consorcio, junto con Murphy Worldwide, de Estados Unidos; Petronas Carigali International, de Malasia, y PTT Exploration and Production Public Company Limited, de Tailandia.
 
Entre tanto, Pacific Rubiales, a punto de cambiar de dueños, se clasificó de forma individual, a través de la firma Pacific Rubiales E&P México. El consultado explica que a los análisis de las estructuras del subsuelo de los bloques que saldrán a oferta se les incorporan estas nuevas variables, con el fin de establecer la magnitud del hallazgo que deben hacer, para que el negocio sea rentable.
 
Por ejemplo, en el campo Rubiales, de crudo pesado, las reservas estimadas al comienzo eran de 400 millones de barriles, pero en un área como Apiay, de crudo liviano, unos 200 millones lo hacen bueno. (Lea: Petróleo se recupera, pero es muy temprano para hacerse ilusiones)
 
“En el mar tiene que ser todavía mucho más grande, porque la explotación en este tipo de yacimientos es más cara y tiene que ser mayor a este nivel”, agrega el consultado.
 
Solamente en un área de crudos pesados costa afuera, como las que analiza la petrolera, cada pozo exploratorio puede costar mínimo 80 millones de dólares.
 
Habrá apetito
 
El año pasado, al comienzo del proceso, se estimaba que la renta petrolera de los bloques se calculaba cercana al 85 por ciento, pero la reducción en los precios del crudo hizo que las autoridades mexicanas bajaran sus pretensiones, al punto de que ha llegado a niveles del 70 por ciento, pues se trata de que las empresas lleguen en busca de los recursos.
 
Por ello, los expertos dan por sentado que, en todo caso, las condiciones económicas actuales, unidas a una probabilidad interesante de encontrar yacimientos significativos por la calidad de las formaciones geológicas, harán que el número de ofertas sea importante. (Lea: Subida de precio del petróleo no alcanza para reactivar exploración)
 
Por ejemplo, mientras el año pasado para la subasta petrolera de Colombia 38 empresas se habilitaron para analizar la información de 95 bloques, es decir el 40 por ciento del total, en la licitación 1 de México hay 1,8 interesados por cada bloque, para un porcentaje del 187 por ciento. “Los bloques de este proceso son más prospectivos que en Colombia, lo que indica que hay una gran posibilidad de encontrar campos grandes”, explicó el consultado.
 
Por su parte, José Vicente Zapata, socio de la firma consultora Holland & Knight, señala que si bien hay ajustes que esperaba la industria, las cartas están prácticamente jugadas y este lunes será el momento de iniciar las evaluaciones para tomar las decisiones de participación.
 
Por el lado de las dos petroleras más grandes que operan en Colombia, se conoció que una vez analice las condiciones finales, Pacific Rubiales perfilaría una estrategia combinada similar a la que tiene en Colombia, es decir que irá por áreas con potencial de crudos pesados y por algunas de crudos livianos, pues estos últimos son utilizados como diluyente para mover los primeros.
 
Mientras Pacific tiene el mayor respaldo que le dará el contar con un dueño mayoritario como el grupo Alfa, que le permitió clasificarse de forma individual, Ecopetrol tiene este año restricciones en exploración al solo disponer de un presupuesto de 600 millones de dólares para este rubro.
 
Sin embargo, Max Torres, vicepresidente de Exploración de la compañía de mayoría estatal, dijo en la explicación de la nueva estrategia corporativa que, para los años 2019 y 2020, la exploración apunta a basarse en los joint ventures o emprendimientos conjuntos para crecer en Brasil y México, que son los países foco en el corto plazo.
 
De hecho, a partir del 2016, el presupuesto anual de exploración sube a un rango entre 1.000 y 1.500 millones de dólares, tras descubrimientos superiores a los 50 millones de barriles.
 
Entre tanto, hay una gran probabilidad de que, al final del proceso, Pacific Rubiales decida conformar consorcios, para dividir el riesgo.
 
Toda la cadena tendrá oportunidades de entrar
 
Los cerca de 10.000 millones de dólares por año de inversión que espera recibir México producto de su reforma energética abren la posibilidad para que empresas colombianas, tanto petroleras como de servicios, puedan suscribir contratos.
 
Las primeras, con la estatal Petróleos Mexicanos (Pémex) y con la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), mientras que a las segundas se les abre un nuevo frente con los contratos para la ejecución de las inversiones.
 
Rubén Darío Lizarralde, presidente ejecutivo de la Cámara Colombiana de Servicios Petroleros (Campetrol), señala que muchas empresas de bienes y servicios colombianas cuentan con la experiencia para operar en México y asociarse con la estatal Pémex, aunque advierte que para llegar hay que incrementar la competitividad.
 
“Esto es fundamental para poder acceder a este país y a otros como Venezuela y Argentina, ya que en estas naciones podemos trabajar aportando nuestros conocimientos en temas de infraestructura, manejo con comunidades y seguridad física”, dijo.
 
Entre tanto, Fluvio Ruiz, consejero profesional de Pémex, considera que la reforma energética mexicana les permitirá, a los actores de la industria de ese país, aprender de la experiencia y el conocimiento que Colombia tiene en temas de petróleo.
 
Entre tanto, Mario Chacón, embajador y coordinador de la Unidad de Promoción de Inversiones de Negocios Internacionales de Proméxico, señaló que se estima que la participación del sector privado alcanzará, en la primera fase, un 27 por ciento de la inversión total requerida en los proyectos energéticos, y es allí donde Colombia puede jugar un papel importante no solo con Ecopetrol, sino con otras empresas operadoras y de bienes y servicios.
 
Agregó que para los próximos cuatro años la industria energética mexicana requerirá cerca de 135.000 especialistas y profesionales, debido a que se incrementará la dinámica de la actividad extractiva.
 
Rival para la inversión en el país
 
El primero de cinco procesos de licitación
 
Para este año, México tiene prevista la licitación 2, correspondiente a yacimientos descubiertos no desarrollados, que se cierra el 15 de septiembre.
 
Luego vendrá la licitación 3, de campos maduros, que se cerrará el 15 de diciembre.
 
Entre tanto, en el 2016 se adelantarán las licitaciones 4 y 5, para los recursos no convencionales y bloques en aguas profundas, respectivamente.
 
Aunque es claro que las licitaciones mexicanas serán una competencia para incrementar la inversión petrolera local, algunos analistas señalan que el Gobierno está trabajando para seguir atrayendo estos capitales.
 
Una de las cosas buenas de que las firmas más grandes se vayan para allá es que las compañías júniores pueden quedar en el país con un mejor campo de acción y más cuota de mercado para crecer.
 
ÓMAR G. AHUMADA ROJAS
Tagged under: Ecopetrol Pemex

Notas de Petróleo

More from this category
Links to Best Bookmaker Bet365 it The UK