log in

Petróleo

Análisis: Una cumbre en Doha clave para nuestro país

0
0
0
s2smodern
Foto de EcopetrolFoto de EcopetrolEn el último año y medio, desde que comenzó la destorcida de los precios internacionales del petróleo, cuyos mínimos se vieron a comienzos del 2016, la cotización del barril era la causa fundamental en el país para que los precios del dólar tuvieran un fuerte aumento, al punto de que la divisa rompió rápidamente marcas nunca vistas, al tocar los 3.434,89 pesos el pasado 12 de febrero.
 
Sin embargo, en los últimos dos meses y tras la reducción de la actividad exploratoria de hidrocarburos en todo el mundo, unida a los balances negativos en las empresas petroleras, el precio del crudo ha venido reaccionando a la expectativa de la reunión extraordinaria que este domingo tienen los 13 miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) con productores que no hacen parte de este grupo, en Doha (Catar).
 
Mientras la producción de los primeros ha continuado en ascenso, llegando a los 33,09 millones de barriles diarios en marzo pasado, la cotización del barril ha reaccionado de forma gradual, al punto de superar los 40 dólares en los últimos días, nivel que muchos analistas no preveían hace algunos meses.
 
Pero ¿qué tan sostenible es esta recuperación, cuánto durará y en qué niveles se sostendrá el precio del crudo en el corto y mediano plazos? Y ¿esta seguirá siendo la causa para que se devuelva la devaluación del último año?
 
Para los analistas que siguen el día a día de los mercados, la mayor probabilidad es que en la reunión de este domingo se pacte congelar la oferta del crudo, pero sin recortar ni un barril en la producción alcanzada, pues Arabia Saudita, que es la que marca la pauta en la Opep, no está dispuesta a perder cuota de mercado, sobre todo teniendo en cuenta que la Federación Rusa, que no hace parte de este, le está ganando hoy en producción, al tener 10,1 millones de barriles al día, frente a 9,7 millones de barriles de Arabia.
 
Otman Gordillo, director de Estudios Económicos de la firma comisionista Adcap Colombia, señala que todo va a depender de lo que diga Arabia Saudita, porque los únicos dos países dentro de la Opep que tienen una capacidad real de aumentar la producción son esta nación e Irán.
 
En el caso de este último, se da por descontado que no va a aceptar nada, porque en los últimos años ha tenido una cantidad de sanciones mundiales por sus políticas nucleares, castigos que ya fueron superados. “El resultado sería una posible congelación, teniendo en cuenta que estamos en una producción en niveles máximos, que en medio de todo sería una noticia buena porque muestra una intención de llegar a un acuerdo”, agrega el analista.
 
Sin embargo, advierte que, como ha ocurrido en repetidas ocasiones en el pasado, cuando se han puesto techos a la producción mundial, el problema va a ser cuando se tenga la foto de la producción mundial después del acuerdo, y es muy probable, como ya ha sido costumbre en la Opep, que los países no cumplan sus topes.
 
De hecho, el miércoles el mercado tuvo gran volatilidad, luego de que el ministro de Energía de Rusia, Alexander Novak, dijo que un acuerdo sobre un congelamiento de la producción tendrá un marco laxo con pocos compromisos detallados, lo cual hace mantener las dudas en los mercados.
 
Oferta y demanda
 
Tanto Adcap como la Asociación Colombiana del Petróleo (ACP) señalan que, más allá de la esperanza de un acuerdo sobre producción, la suerte del precio estará atada a sus factores fundamentales de oferta y demanda, en los cuales se registran ya afectaciones en la producción (oferta) de los países donde extraer crudo es costoso, entre ellos Colombia.
 
Un análisis de la ACP señala que la reducción que se vio en los costos operacionales de la industria petrolera, entre el 20 por ciento y el 40 por ciento según la firma Barclays, explicó la resistencia a bajar la producción, especialmente de yacimientos no convencionales en Estados Unidos, lo que contribuyó a una caída en precios aún mayor y ajustó a la baja el precio de equilibrio de mediano plazo, estimado entre 60 y 70 dólares por barril.
 
¿Qué pasa en Colombia?
 
“Es un acuerdo raro. Ha ocurrido lo que va a ocurrir, y es que se ha reventado la producción marginal y costosa, y eso nos ha pegado porque producir en Colombia es caro y no hay grandes incentivos para invertir con el régimen fiscal y las dificultades que hay”, señala Francisco José Lloreda, presidente del gremio petrolero.
 
LA ACP cree que hay gran incertidumbre en el proceso de ajuste de la oferta y la demanda en los próximos años, únicas variables para esperar que los precios suban.
 
“Se espera una transición lenta hacia un nuevo equilibrio de precios a largo plazo, al cual se llegará después del año 2020. A corto plazo se anticipan alta volatilidad y bajos precios, inferiores a 40 dólares por barril en el 2016 y cerca de 50 dólares por barril en el 2017”, señala el gremio.
 
Y agrega que para los próximos cinco años se anticipa una tendencia alcista, pero ya no se verían niveles de 90 o 100 dólares, sino que a partir del 2020 se estabilizaría el precio entre 60 y 70 dólares por barril.
 
La devaluación ahora cede por otros factores
 
Aunque se podría pensar que el dólar está bajando por el alza del precio del petróleo, hay otras razones de peso que están llevando a que la divisa ya se haya devuelto 435 pesos frente al máximo del 12 de febrero.
 
De acuerdo con Otman Gordillo, director de Estudios Económicos de Adcap Colombia, hasta el 11 de febrero había incertidumbre y devaluación en América Latina, pero desde entonces la tendencia se volteó, a causa de la visión más pesimista de la Reserva Federal de Estados Unidos (FED), que en marzo pasado dejó quietas sus tasas en un intervalo entre 0,25 por ciento y 0,5 por ciento, para luego decir que este año habría solo dos aumentos más, así como por la actuación de varios bancos centrales en el mundo, que han venido recortando sus tasas e inyectando liquidez.
 
“A partir de esta época, los bancos centrales van a comenzar a bajar sus tasas de interés, y vemos que si el ambiente sigue, independientemente del petróleo, las monedas de la región van a continuar fortaleciéndose. En el caso del dólar, vamos a seguir hacia niveles entre 2.900 o 2.950 pesos”, agrega.
 
Y señala que si bien el petróleo es importante, la causa fundamental ahora son las acciones de los bancos centrales, ya que dentro de 2 o 3 semanas vuelve a haber reuniones de estas entidades.
 
En el caso local, a la espera de los últimos aumentos de tasas del Banco de la República por la inflación, también se observan monetizaciones, principalmente de los recursos de la venta de Isagén. Un ejemplo de la mayor fortaleza de las monedas locales es Brasil, en donde pese a los líos políticos y a que la economía está en recesión, el real se está comportando de forma similar al dólar canadiense.
 
ÓMAR G. AHUMADA ROJAS
ElTiempo.com
Tagged under: Petróleo Ecopetrol

Notas de Petróleo

More from this category
Links to Best Bookmaker Bet365 it The UK