log in

Hidrocarburos

Shell lanza el proyecto Quest de captura y almacenamiento de carbono

0
0
0
s2smodern
Trabajadores ShellTrabajadores ShellShell ha celebrado la inauguración oficial del proyecto Quest de captura y almacenamiento de carbono (CCS, por sus siglas en inglés) en Alberta (Canadá) y el inicio de las operaciones comerciales en ese mismo lugar. Quest se ha diseñado para capturar y almacenar de modo seguro más de un millón de toneladas de dióxido de carbono (CO2) al año (equivalentes a las emisiones de unos 250 000 coches). Quest ha sido posible gracias a la gran colaboración entre los sectores público y privado, cuyo objetivo es fomentar la CCS a escala mundial.
 
Como parte de sus disposiciones de financiación, Shell comparte públicamente información sobre el diseño y los procesos de Quest para aumentar la adopción de la CCS. Quest aprovecha técnicas empleadas durante décadas en la industria energética e integra los componentes de la CCS para la captura, el transporte y el almacenamiento de CO2 a gran escala. La CCS es una de las pocas tecnologías que puede reducir notablemente las emisiones de carbono de los sectores industriales de la economía.
 
Durante la inauguración oficial, Ben van Beurden, Director Ejecutivo de Shell, afirmó: «Quest representa un hito importante en el diseño, la construcción y la utilización exitosos de la tecnología de captura y almacenamiento (CCS) con fines comerciales. Quest es un prototipo para futuros proyectos de CCS a escala mundial. Junto con el Gobierno y los socios de empresas en participación, estamos compartiendo los conocimientos técnicos para contribuir a que las tecnologías CCS sean más accesibles y rentables para la industria energética y otros sectores industriales clave para la economía.» 
 
Quest capturará un tercio de las emisiones de la planta de mejoramiento Scotford de Shell, que transforma betún de arenas bituminosas en crudo sintético que puede refinarse en petróleo y otros productos. A continuación, el CO2 se transporta mediante una tubería de 65 km y se inyecta a más de dos km bajo la superficie, por debajo de las múltiples capas de formación rocosa impermeable. Quest funciona, en la actualidad, a escala comercial tras un periodo de prueba exitoso a principios de año, durante el que se capturaron y almacenaron más de 200 000 toneladas de CO2.
 
Quest se creó en nombre de los propietarios de la empresa en participación del proyecto de arenas bituminosas de Athabasca: Shell Canada Energy (60 %), Chevron Canada Limited (20 %) y Marathon Oil Canada Corporation (20 %); se hizo posible mediante el sólido respaldo de los Gobiernos de Alberta y Canadá, que proporcionaron una financiación de 865 millones de dólares canadienses.
 
La colaboración entre Shell y otras partes en relación con Quest es continua, en un esfuerzo por reducir los costes de los futuros proyectos de CCS a escala mundial. Esta colaboración incluye la cooperación con el Departamento de energía de EE. UU. y el Gobierno británico en las investigaciones que se llevan a cabo en las instalaciones de Quest.
 
«El desplazamiento desde el Instituto de tecnologías energéticas del Reino Unido hasta el proyecto Quest de CCS es un ejemplo de la cooperación británica y canadiense respecto a las tecnologías punteras con bajas emisiones de carbono», señaló Howard Drake, embajador británico en Canadá. «Esta asociación centrada en la investigación contribuirá a desarrollar experiencia respecto a la CCS a ambos lados del Atlántico, en un esfuerzo por fomentar las innovadoras soluciones demostradas en Quest.»
 
El respaldo de la comunidad local fue vital para la construcción de Quest. Shell inició una consulta pública en 2008, dos años antes de presentar una solicitud regulatoria.
 
 
La tecnología CCS puede aplicarse para reducir las emisiones de CO2 en una amplia gama de sectores industriales, incluidos los de generación de energía, el cemento, los productos químicos y la refinería, el hierro y el acero y las plantas de mejoramiento.
 
Tagged under: Shell
Links to Best Bookmaker Bet365 it The UK