Logo

Ecopetrol, el despertar de la iguana

0
0
0
s2smodern
Comienzan a soplar mejores vientos para la industria petrolera. El precio del crudo que exporta Colombia ronda los 60 dólares y en un mes la acción de Ecopetrol ha subido 24 por ciento. ¿Qué tan sostenible es este panorama?Comienzan a soplar mejores vientos para la industria petrolera. El precio del crudo que exporta Colombia ronda los 60 dólares y en un mes la acción de Ecopetrol ha subido 24 por ciento. ¿Qué tan sostenible es este panorama?El repunte de los precios internacionales del petróleo durante las últimas semanas representa un respiro para la debilitada economía colombiana. Además, los beneficios del fuerte plan de ajuste que realizó Ecopetrol durante los últimos años comienzan a ser revelados.
 
El Brent -el precio de referencia para los crudos que exporta el país- se ubicó esta semana por encima de los 60 dólares por barril, con un crecimiento del 35 por ciento desde los niveles mínimos alcanzados en junio. Por su parte, el WTI alcanzó los 54 dólares. Estos niveles no se presentaban hace más de dos años y significan, por supuesto, grandes noticias para Ecopetrol y el país.
 
El despertar de la acción de la petrolera estatal sería una de las primeras evidencias de los beneficios de este repunte del petróleo. Tras pasar los 2 últimos años prácticamente congelada en un rango entre los 1.300 y 1.400 pesos, la acción alcanzó niveles de 1.735 pesos la semana anterior. Esto significa que tuvo un incremento del 24 por ciento en el último mes.
 
Algunos analistas de bolsa sostienen que el repunte de los precios se ha manifestado por encima de las expectativas ante la exitosa política de reducción de costos y gastos que ha venido aplicando la compañía. De hecho, estiman que Ecopetrol podría arrojar este año entre 4 y 5 billones de pesos en utilidades, muy por encima de los 1,5 billones registrados en 2016. Según esto, la compañía podría casi triplicar los dividendos que entregó el año pasado, lo cual está incentivando a actores como los fondos de pensiones a comprar acciones. Para María Fernanda Suárez, vicepresidente corporativa de Estrategia y Finanzas de la estatal petrolera, Ecopetrol se preparó para lo peor y, por tanto, hoy está lista para recoger los frutos. “Hoy somos mucho más eficientes y damos utilidades a partir de los 40 dólares”.
 
Ecopetrol elaboró su presupuesto de 2018 con 50 dólares por barril, por lo que cualquier aumento sostenido por encima de este nivel impactará positivamente los resultados. Además, los mayores precios le brindan más capacidad de caja y de invertir, lo cual mejora las perspectivas de incorporación de reservas. Y si a Ecopetrol le va bien, al país también.
 
De la misma manera que Ecopetrol obtiene mejores resultados, cada aumento en el precio del petróleo favorece las exportaciones de Colombia, los ingresos fiscales y las regiones productoras. Por ejemplo, si Ecopetrol ganara 4,5 billones de pesos de utilidades y decidiera distribuir el 40 por ciento en dividendos, como hizo en 2017, el gobierno recibiría en 2018 cerca de 1,6 billones de pesos como accionista mayoritario dueño del 88,5 por ciento. O dado el nivel actual de exportaciones del país con alrededor de 540.000 barriles diarios, si el precio de venta sube 5 dólares por barril (como sucedió en el último mes), los ingresos por ventas externas aumentarían 2,7 millones de dólares diarios, que en un año serían 991.000 millones de dólares adicionales.
 
Sin duda, difícilmente otro sector puede suplir ese impulso. El gobierno elaboró el presupuesto general de la Nación para 2018 con el supuesto de un precio promedio de petróleo (Brent) a 55 dólares, por lo que por ahora se estaría cumpliendo esa expectativa.
 
 
Más allá de los buenos vientos que soplan, todo el mundo sabe que el petróleo es una de las variables más difíciles de pronosticar en economía, por lo que surge la pregunta de qué tan sostenible resultará la recuperación actual de los precios.
 
Inicialmente, hay que señalar que este repunte se debe, principalmente, a la expectativa de que, durante 2018, los países miembros de la Opep ampliarán y extenderán los recortes en la producción. También al hecho de que las tensiones geopolíticas en Irak han afectado su capacidad extractiva.
 
Cabe recordar que la Opep, que controla cerca de la mitad de la producción mundial de crudo liderada por Arabia Saudita, y otros países productores como Rusia acordaron a fines del año pasado producir menos durante 2017 para estabilizar los precios. Si bien no cumplen a cabalidad las cuotas, la posibilidad de que el acuerdo se extienda por un año más ha hecho repuntar los precios.
 
Según el banco de inversión UBS, es clave para Arabia Saudita extender el acuerdo, puesto que su empresa estatal, Saudi Aramco, trabaja para salir a la bolsa. Por tanto, el precio del petróleo durante los próximos meses determinará en gran parte el de las acciones de la compañía.
 
También estaría incidiendo en el precio el inestable suministro de productores como Libia, Nigeria y Venezuela. De hecho, a pesar de que para el gobierno de Nicolás Maduro el aumento de los precios del petróleo representa un tanque de oxígeno, hay cada vez más dudas sobre la capacidad de Pdvsa de seguir poniendo en el mercado los 2 millones de barriles que produce.
 
Por el lado de la demanda, los analistas prevén una reducción de los inventarios ante las mejores perspectivas de crecimiento de la economía mundial y, en particular, de países como China e India.
 
Este conjunto de elementos, unidos a la estabilización de la producción de petróleo de esquisto en Estados Unidos, harían que en 2018 el precio promedio del crudo sea mayor que lo visto este año. Según el consenso de los analistas consultados por Bloomberg, estaría cerca a los 58 dólares, un nivel que le conviene a la economía colombiana.
 
Claramente, en el mediano plazo no habrá petróleo a 100 dólares, pero tampoco va a caer a niveles de 30 dólares. Un rango entre 50 y 60 dólares es lo más razonable, aunque algunos más optimistas hablan de entre 60 y 80 dólares. Sin embargo, como afirma Juan Pablo Espinosa, director de Investigaciones Económicas del Grupo Bancolombia, “cada subida en el precio del petróleo genera la semilla de su corrección posterior”. Esto significa que un aumento de precios crea incentivos para producir más esquisto estadounidense. Por lo que algunos analistas esperan que el incremento de precios no se sostenga en el tiempo. El precio del petróleo es una variable tan determinante como impredecible y es mejor no cantar victoria antes de tiempo. n
 
El debate de las regalías
 
En medio del mejor panorama de precios, la industria petrolera colombiana se preocupa por la interpretación de un fallo del Consejo de Estado.
 
En los últimos días ha generado una gran polémica la decisión del Consejo de Estado de anular el concepto de la Dian que permitía a las compañías mineras y petroleras -de modo generalizado- restar de su declaración de renta los pagos por regalías. De acuerdo con el congresista y precandidato presidencial Jorge Enrique Robledo, entre 2005 y 2015 las empresas petroleras evitaron pagar más de 13 billones de pesos por cuenta de esta gabela tributaria que, según él, les otorgó la Dian.
 
En contraste, los expertos de la industria afirman que esa alta corte anuló una resolución de la Dian, pero no la posibilidad de descontar las regalías del impuesto de renta. Aún hay elementos en el Estatuto Tributario que permiten, como en el resto del mundo, deducir este costo de la liquidación del impuesto a la renta. Según estos, el Consejo de Estado en realidad solo exige estudiar caso por caso para garantizar que todas las empresas que pagan regalías cumplan las condiciones estipuladas en el Estatuto Tributario para que un costo pueda ser deducible del impuesto de renta (artículo 107).
 
Según la Asociación Colombiana de Petróleo (ACP), las regalías le pertenecen al Estado y, por tanto, carece de sentido que las empresas paguen impuestos sobre un porcentaje de la producción que no es suyo. Por tal razón, en Colombia, así como a nivel internacional, lo que las compañías pagan al Estado por concepto de regalías es considerado un gasto deducible del impuesto de renta, no un beneficio tributario. Las regalías pueden representar entre 8 y 25 por ciento de la producción, según las características del campo. Todo este debate le imprime no solo mayor inseguridad jurídica al sector, sino que crea un ambiente enrarecido para la inversión extranjera, al poner en duda su contribución al desarrollo del país.
 
 
SEMANA.COM
Tagged under: Ecopetrol
Bogotá - Colombia - 2003 © PAISMINERO. Todos Los Derechos Reservados.