Menu
RSS

Alexander Pope, un poeta británico, dijo que “el que dice una mentira no se da cuenta del trabajo que emprende, pues tiene que inventar otras mil para sostener la primera”.

“Los psiquiatras y psicólogos modernos tienen amplios estudios sobre el comportamiento de un mitómano, por ejemplo, Recientemente neurocientíficos de la Universidad de California del Sur también hallaron que el cerebro de los mentirosos compulsivos es ligeramente diferente de quienes suelen decir la verdad: tiene hasta un 26% más de sustancia blanca en la corteza prefrontal. La sustancia blanca interviene en la transmisión de información, por lo que estos investigadores consideran que un mayor volumen implicaría una mayor capacidad cognitiva para procesar las mentiras y manipular. De hecho, en algunos casos las historias que cuentan los mitómanos están muy bien hilvanadas y resultan creíbles ya que contienen un gran nivel de detalles, lo que denota que la persona ha estado procesando cuidadosamente esa información”. Tomado de:  https://www.elpradopsicologos.es/blog/mitomania-mitomano-mentiroso-compulsivo

Cuando un mentiroso patológico es una persona del común representa un potencial peligro para su entorno inmediato, sin embargo, cuando es alguien que aspira a dirigir un país, el peligro es de dimensiones insostenibles.

Este es el caso de Gustavo Petro, un exguerrillero del M19 que estuvo preso por casi 16 meses, y fue condenado por porte ilegal de armas y material explosivo, y en esa carrera como miembro activo del M19, ( el mismo grupo que quemó el palacio de justicia por orden del cartel de Medellín) empezó su manía  profesional como mentiroso compulsivo y  empezó a mostrarse como un líder del movimiento  guerrillero y a promocionar su carrera política, basado en la mentira que era uno de sus líderes , cuando en realidad era simplemente un “ carcelero”, alguien de poca monta, como lo expresa el columnista julio Bahámon Vanegas,  en su columna de opinión del diario del Huila ( octubre 20  de 2021).

Ese es el mentiroso patológico que lidera las encuestas en nuestro país, y su obsesión por la mentira es la piedra angular de sus propuestas como candidato presidencial, propuestas envilecidas y disfrazadas de progresistas, pero que no resisten el mínimo análisis sobre su sostenibilidad ni económica, ni social, ni ambiental. Empecemos por analizar los últimos debates del Mitómano empedernido.

En uno de los debates de la semana anterior el candidato Petro afirmo que el presidente Duque había “expropiado” 600 mil empresas en Colombia, me pregunto, es en serio?, como los otros candidatos no cuestionan una afirmación tan absurda y traída de los  cabellos, y permiten que diga semejante estupidez, con el agravante que los seguidores de este mentiroso consumado, le creen lo que dice, y esto representa un peligro para nuestra sociedad, porque salen a las calles convencidos que el gobierno dio una orden para que 600 mil empresarios, se fueran a la quiebra por algún “ capricho”. Capricho sí, pero inventado por estados febriles de un  candidato que sin ruborizarse desconoce que su plan de gobierno, dicho además en plaza pública, es expropiar la banca, el agro , la minería, el petróleo, los hidrocarburos y todo lo que para él en su resentimiento social representa “ la clase privilegiada”, pero no nos equivoquemos, en los países que han aceptado ideologías de izquierda, la expropiación comienza con los grandes,  pero en la medida que va avanzando, sigue con los medianos y sin ningún apremio termina con los pequeños empresarios, recuerden que el objetivo único de esta ideología es la ESTATIZACION de la economía. En plena pandemia el gobierno ordenó el confinamiento como una medida para enfrentar un virus del cual desconocíamos casi todo, pero dejo a los alcaldes locales la potestad de manejar sus ciudades, el señor Petro evita mencionar que fueron los alcaldes que representan la izquierda( amigos de él), en ciudades como Cali, Bogotá, Medellín, quienes más beligerancia mostraron cuando el gobierno de Duque quiso acabar los confinamientos y abrir nuevamente el comercio y las empresas, lo acusaron de “neoliberal” sin consciencia y Claudia López , megáfono en mano pregonaba en Bogotá que primero era  la salud que la economía.

 

A medida que las plataformas de petróleo y gas en alta mar llegan al final de su vida útil, los notables ecosistemas debajo de las olas cobran vida.A medida que las plataformas de petróleo y gas en alta mar llegan al final de su vida útil, los notables ecosistemas debajo de las olas cobran vida.Las vigas de acero gris de Platform Holly se elevan 235 pies (72 m) sobre las aguas del Océano Pacífico, a solo un par de millas de la costa de Santa Bárbara. Sobre el agua, esta plataforma petrolera fuera de servicio es aburrida y sin vida, pero la vista debajo de la superficie es muy diferente. Debajo de las olas, peces de colores, cangrejos, estrellas de mar y mejillones se congregan en las enormes torres de acero, que se extienden por más de 400 pies (120 m) hasta el fondo del océano.
 
Hay más de 12.000 plataformas de petróleo y gas en alta mar en todo el mundo. A medida que drenan sus depósitos de combustibles fósiles bajo el mar, eventualmente se extinguen cuando producen muy poco combustible para que la extracción sea rentable para sus operadores.
 
La gran pregunta es qué hacer con estas enormes estructuras cuando los combustibles fósiles dejen de fluir. Con frenar el cambio climático aumentando en la agenda internacional , y con algunos cuestionamientos sobre si ya hemos superado el pico del petróleo, acelerado por la pandemia de coronavirus , la cantidad de plataformas obsoletas en el océano aumentará. Sacarlos del agua es increíblemente costoso y laborioso . Permitir que se oxiden y se deterioren es un riesgo ambiental que podría dañar gravemente los ecosistemas marinos.
 

Para algunas especies, las plataformas marinas son incluso mejores viveros que los arrecifes naturales. Los altísimos pilones son el lugar perfecto para el desove de diminutas larvas de peces.

 
La práctica de transformar plataformas en arrecifes en los Estados Unidos se remonta a casi 40 años. En 1984, el Congreso de los EE. UU. firmó la Ley Nacional de Mejora de la Pesca que reconoció los beneficios que brindaban los arrecifes artificiales y alentó a los estados a elaborar planes para convertir las plataformas obsoletas en arrecifes. Los cinco estados costeros del Golfo de México (Alabama, Florida, Luisiana, Mississippi y Texas) tienen programas de plataformas a arrecifes y han convertido más de 500 plataformas de petróleo y gas en arrecifes artificiales.
 

Abdulaziz bin Salman, el hombre más poderoso del petróleo, navega por naciones rebeldes de la OPEP +, enormes cambios en los precios y la producción, y el fin de los combustibles fósiles.

 
Príncipe Abdulaziz bin Salman  Fotografías: BloombergPríncipe Abdulaziz bin Salman Fotografías: BloombergEl Boeing 767 se inclinó sobre el Mar Rojo, girando hacia el este en Arabia Saudita. Una versión comercial del avión puede transportar unos 260 pasajeros. Dentro de este, el ministro de Energía de Arabia Saudita, el príncipe Abdulaziz bin Salman, y una docena de asistentes se dirigían a casa de una tumultuosa reunión en la sede de la OPEP en Viena el día anterior.
 
Durante la mayor parte del viaje, el avión de pasajeros había seguido su ruta prevista sobre Europa del Este, el Mediterráneo y Egipto. Era un camino que Abdulaziz había recorrido decenas de veces. Como ministro de Petróleo desde 2019 y suplente de la realeza antes de eso, había asistido a casi todas las reuniones de la OPEP en los últimos 35 años.
 
Pero este vuelo, el 7 de marzo de 2020, no fue típico. Lo que ocurrió después tampoco lo fue.
 
Las decisiones que Abdulaziz tomó durante las próximas 24 horas expusieron una nueva política petrolera saudí: más audaz, menos restringida por Washington, desafiante de un creciente consenso global sobre el cambio climático y más controlada de manera centralizada por la familia real, incluido uno de sus medio hermanos. El príncipe heredero Mohammed bin Salman.
 
También reflejaron lo que Abdulaziz ve como su destino: asegurar que el último barril de petróleo sobre la faz de la Tierra provenga de un pozo saudí. Como dijo en junio durante un evento privado organizado por Bank of America Corp., según una persona familiarizada con la reunión, “todavía vamos a ser el último hombre en pie, y saldrá cada molécula de hidrocarburo”.
 
Todo esto tiene enormes implicaciones para los mercados energéticos del mundo en un momento en que, al erigir una fortaleza para salvaguardar el petróleo, Abdulaziz y Arabia Saudita parecen estar en el lado equivocado de la historia. Abdulaziz, el primer miembro de la familia real en ser ministro de energía del reino, es la persona soltera más importante en el mercado petrolero de hoy. Tan influyente en términos económicos globales como algunos banqueros centrales, ha tomado repetidamente pasos audaces y exitosos para controlar los mercados, administrar el flujo de suministros de petróleo y apuntalar los precios.
 
Pero una reunión rencorosa de la OPEP + en julio mostró lo difícil que será para Abdulaziz salirse con la suya en una era en la que las naciones productoras de petróleo —sus intereses personales a menudo están en conflicto— están contemplando un futuro de consumo de petróleo en declive. Cuando los ministros de la OPEP + se reunieron por videoconferencia, el resurgimiento de la demanda ya había elevado los precios del crudo un 50% este año. Cuando las conversaciones colapsaron, los precios del petróleo subieron al nivel más alto en más de seis años.
 
Abdulaziz tardó dos semanas de diplomacia entre bastidores para resolver el impasse y, en última instancia, cerró un trato que siguió un modelo clásico suyo: todos los involucrados salvaron las apariencias, incluso si algunos de los objetivos para la producción futura aumentaron la credulidad . "La construcción de consenso es un arte", dijo a los periodistas después de la reunión, declinando tímidamente dar más detalles. “¿Por qué debería divulgarlo? Esto es un arte y lo mantenemos entre nosotros. Lo llamamos secreto de estado ".
 
El tiempo de Abdulaziz como ministro de Energía desde su nombramiento en septiembre de 2019 ha sido quizás el período más convulsivo y trascendental en la historia de la industria petrolera saudí, eclipsada solo por la primera y segunda crisis del petróleo en la década de 1970. Abdulaziz no estuvo de acuerdo con una entrevista oficial para este artículo. Bloomberg Markets reconstruyó su mandato como ministro, y su ascenso para llegar allí, a través de entrevistas con diplomáticos, consultores, comerciantes y funcionarios actuales y anteriores de Arabia Saudita, OPEP + y Estados Unidos.

 

Hace varios años la crónica roja de la capital, retrataba un hecho que se conserva aún fresco en mi memoria, se trató para entonces de la muerte de un habitante de calle, que murió por inanición, y aunque este hecho parezca a simple vista normal, se descubrió posteriormente que esta persona tenía guardado en su cambuche un colchón repleto de dinero, y para la época no era una cantidad menor, sino que representaba una riqueza que le hubiese permitido vivir más que cómodamente.

Muchos en algún momento hemos conocido al avaro del barrio, un personaje dueño de algún supermercado local o de una ferretería, o estación de servicio, y seguramente recordaremos, como esta persona prefería tomar el bus antes que pagar un taxi o incluso vestir casi harapiento con ropa sucia que no se cambiaba durante semanas, es decir era una persona que prefería guardar su riqueza antes que disfrutarla. Y por supuesto, quien no recuerda el cuento de la pobre viejecita, que no tenía que comer…

Estos ejemplos vienen a mi memoria cuando contemplo la situación que vive Colombia en los últimos días, el gobierno de forma temeraria e improvisada presenta una reforma tributaria inoportuna,  a la que ya el ambiente nacional le presagiaba un camino escabroso y lleno de complicaciones, los medios difundieron borradores de lo que posiblemente traería el texto final, aumento en el IVA, nuevos gravámenes para la clase media,  IVA a servicios públicos, impuesto a las pensiones, ampliar la base de renta, etc., lo que fue creando una oleada de inconformismo que se palpaba en las conversaciones cotidianas, y que enardecían a la  opinión pública, hecho justificado o no, pero al que el gobierno  hizo de oídos sordos, y el señor ministro de forma arrogante y soberbia amparado por un presidente que concentró toda su atención en su  programa de televisión ( que nadie ve), presento el texto final al congreso en contra de todo el sentimiento nacional, lo que permitió que se  desviara la atención  de lo verdaderamente importante, que era como  obtener recursos para cubrir el gasto social que la pandemia había acrecentado y como disminuir el déficit fiscal y preservar el grado de inversión en las calificadoras de riesgo, cosa no menor que a la larga implica que tan altos serán los intereses de deuda que le cobran al país sus acreedores internacionales, lo cual en plata blanca es  determinar qué porcentaje del PIB se destina al pago de esa deuda, desviando recursos que podían ir al gasto social, todo un círculo vicioso que no es fácil de romper,  pero el señor ministro y el presidente, equivocadamente,  no tuvieron  el mínimo recato y se pasaron  por alto todos los estándares que un buen  manejo económico  debe tener, sobre todo en una coyuntura tan compleja como la que vive el mundo  y Colombia, por cuenta del covid-19, con sectores de la economía completamente quebrados, altos niveles de desempleo, con la pobreza aumentando a niveles de  hace décadas, y un entorno social de inconformismo por la falta de liderazgo. En otras palabras “dieron papaya”, y en un país como el nuestro esto implica que la oposición en cabeza de la izquierda radical convoque a marchas con la justificación de protestar contra la reforma tributaria, lo cual no es más que una fachada establecida por los sindicatos, que ya tenían una convocatoria a marchar mucho antes que la reforma estuviera siquiera en borrador, en país de ciegos, el tuerto es rey, diría mi padre.

Subscribe to this RSS feed