Menu
RSS
Inversionistas esperan que se endurezcan reglas de exploración, producción y transporte de petróleo, lo que limitaría el suministro
 
Agriculture 185Después de cinco días de escrutinios, Estados Unidos tiene un ganador de sus elecciones número 59. Se trata del demócrata de 77 años, Joe Biden, quien prometió construir sobre el legado que dejó Barack Obama y unir a los estadounidenses en un momento de alta polarización y con el mayor reto fiscal de la época moderna, generado por la pandemia de covid-19.
 
La victoria llegaría tras adelantar en Pensilvania al republicano Donald Trump, esto le sumó 20 votos electorales, con lo que alcanzó 284, superando el límite para llegar a la Casa Blanca.
 
Nació en Scranton, Pensilvania, pero creció en Delaware, estado del que fue seis veces senador. El ex vicepresidente en su campaña prometió ser una voz experimentada para navegar en los difíciles días de la crisis del coronavirus. En este punto, ha pedido que las pruebas sean masivas y gratuitas, al igual que una posible vacuna.
 
Pese a que, en términos de política de salud, no se esperarían grandes cambios, ya que la misma pandemia generó que este sector recibiera grandes inversiones y fuera una prioridad bajo cualquiera de los dos gobiernos, esto cambiaría si hay una decisión de la Corte Suprema contra la Affordable Care Act. Por el contrario, no se esperarían mayores cambios ya que siempre se ha opuesto a un “Medicare para todos”, a diferencia de otros demócratas.
 
Los cambios fuertes, según los analistas, se darían por ejemplo, en el lente fiscal, que, con un apoyo demócrata en el Senado, generarían una ronda de estímulo a gran escala, por cerca de US$2 billones o más, que impulsaría fundamentalmente el gasto en energía limpia, transporte y vivienda. Por el contrario el paquete de estímulo fiscal republicano que solo sería de US$500.000 millones o menos.
 
Según un análisis de BlackRock, “también puede generar impuestos más altos para las empresas y los más ricos. Sin embargo, la victoria de Biden con un Senado controlado por los republicanos probablemente conducirá a mucho menos estímulo fiscal, poca inversión pública y ningún cambio fiscal importante. La diferencia neta en el gasto entre los dos escenarios es de varios puntos porcentuales del PIB anuales durante varios años”.
 
Didier Saint-Georges, managing director y miembro del Comité de Inversiones Estratégicas de Carmignac, agregó que “es probable que el mercado tenga que seguir enfrentándose al mismo panorama complejo: un delicado equilibrio entre un crecimiento desafiado por el impacto económico de gestionar los riesgos del covid-19, cierto grado de estímulo fiscal, el apoyo imperativo de la política de los bancos centrales y la esperanza de que una vacuna esté disponible en algún momento del año próximo”.
 
Sobre la política comercial y exterior, se espera un retorno a políticas más predecibles, lo que beneficiaría a los activos de los mercados emergentes. Además, habría un impulso de la renta variable en estos mismos mercados. En este punto, los inversionistas también contarían con un dólar más débil.
 
Ahora, sobre la rivalidad comercial con China, no se manejaría la misma política y los analistas señalan que se mantendría la situación actual en sectores como tecnología, comercio e inversión, ya que hay un apoyo de los dos partidos para que el país tenga una posición más competitiva frente al gigante asiático.
Casa BlancaCon las elecciones presidenciales de 2020 que se avecinan, y con muchas afirmaciones y contrademandas sobre el impacto de un presidente en la industria petrolera, pensé que podría ser de interés revisar la historia de la producción y el consumo de petróleo de EE. UU. Durante los últimos 50 años. Estos son los aspectos más destacados del mandato de cada presidente.
 
Richard Nixon fue investido como el 37º presidente el 20 de enero de 1969. Cuando el presidente Nixon asumió el cargo, la producción de petróleo de Estados Unidos estaba llegando a un pico después de más de 100 años de producción creciente. Las importaciones representaron el 10% del consumo estadounidense. En 1970, la producción de petróleo de Estados Unidos alcanzó los 9,6 millones de barriles por día (BPD) y comenzó un declive prolongado y constante.
 
Richard Nixon comenzó su segundo mandato el 20 de enero de 1973. La producción de petróleo de Estados Unidos había disminuido a 9,2 millones de barriles por día, mientras que el consumo había aumentado en 3 millones de barriles por día desde el primer año del primer mandato de Nixon. Como resultado, las importaciones de petróleo se duplicarían con creces durante la presidencia de Nixon, y los ciudadanos estadounidenses conocerían el peligro de la dependencia de las importaciones con el embargo petrolero de la OPEP de 1973.
 
Gerald Ford fue investido como el 38º presidente el 9 de agosto de 1974 después de que Nixon renunciara en desgracia. Durante el mandato del presidente Ford, la producción nacional de petróleo siguió cayendo. El consumo y las importaciones de petróleo de EE. UU. Continuaron creciendo, y ambos estuvieron en máximos históricos durante el último año de Ford en el cargo.
 
Jimmy Carter fue investido como el 39º presidente el 20 de enero de 1977. Las tendencias recientes en el consumo, la producción y las importaciones se invirtieron durante el mandato del presidente Carter. El consumo cayó un 2%, la producción estadounidense aumentó un 6% y las importaciones, después de subir inicialmente a niveles récord durante su primer año en el cargo, fueron una fracción porcentual más bajas al final de su mandato que durante el último año de Ford en el cargo. Los factores que escapan al control de Carter, como la revolución iraní y la guerra entre Irán e Irak, influyeron mucho en los mercados petroleros.
 
Ronald Reagan fue investido como el 40º presidente el 20 de enero de 1981. El consumo de petróleo continuó disminuyendo durante la mayor parte del primer mandato del presidente Reagan, y la producción de petróleo volvió a niveles que no se habían visto en una década. Las importaciones de petróleo cayeron un 35% durante su primer mandato.  
 
Ronald Reagan comenzó su segundo mandato el 21 de enero de 1985. Las tendencias de su primer mandato se invirtieron, ya que el consumo aumentó un 10%, la producción nacional cayó un 8% y las importaciones de petróleo aumentaron un 49%.
 
George HW Bush fue investido como el 41º presidente el 20 de enero de 1989. El consumo cayó levemente durante su mandato, pero la producción nacional cayó aún más, un 12%. Las importaciones aumentaron un 19%, de nuevo por encima de los 6 millones de barriles diarios por primera vez desde la década de 1970.

 

Tornado 238

Mientras el mundo se mueve lentamente ante la nueva realidad creada por el coronavirus y Europa empieza esta semana a contemplar la posibilidad de nuevos confinamientos ante el crecimiento de nuevos contagiados, en esta parte del mundo (A.L) vemos que la curva de contagios no disminuye significativamente, sino que continúa sosteniendo una tendencia preocupante, sin que por el momento las promesas de una vacuna en el corto plazo se consoliden. Por el contrario, algunas de las farmacéuticas con mayor avance de efectividad en las pruebas, han tenido que realizar pausas en su desarrollo, ante la aparición de efectos colaterales en algunos voluntarios.

Con excepción de Rusia que asegura tener no solo una sino dos vacunas para antes del fin de año, la realidad es que todo evidencia que solo hasta el segundo semestre del 2021 tendremos con algún grado de certeza una vacuna en los países de América Latina incluyendo a Colombia.

El gobierno ha hecho ingentes esfuerzos por mantener en control el nivel de contagiados en el país, sin embargo, la escasa cultura del cuidado que caracteriza a muchos grupos poblacionales le ha puesto enormes barreras a la prevención y ha generado focos de contagio que no parecen tener fin.

En Bogotá las marchas amparadas en la llamada “protesta social” han producido grandes aglomeraciones que según datos de la Alcaldía coinciden con los picos de contagio que aparecen 14 o 15 días después.  Para el momento de escribir esta columna, está llegando a la capital la Minga  indígena con más de 9000 integrantes que marcharon desde el Cauca  en vehículos atestados, sin ningún protocolo de bioseguridad, (cero distanciamiento, escaso o casi nulo lavado de manos, arengas, licor y bailes)  y que en imágenes que vemos en televisión creen que el simple tapabocas ( que utilizan a medias) es suficiente para proteger a las poblaciones que están en su camino y que aún no logro entender los reciben como héroes, y les abren las puertas de escenarios deportivos, para albergarlos y protegerlos ( a ellos sí) guardando todas las consideraciones para un grupo poblacional que no tiene ninguna consideración para el resto de sus compatriotas.  

Los de la “ Minga” azotan y expulsan  a soldados del ejército nacional de sus territorios,  no quieren interferencia del gobierno en sus decisiones, pero si  marchan para exigir del gobierno nacional respuestas   a solicitudes   que van desde  “ reformar la doctrina militar” ,  obligar a  “la prohibición de Fracking ”  y   el retiro de “ la política extractivista”  hasta exigir“ Implementación de los acuerdos de paz de la habana, continuidad de  diálogos  con el ELN y cumplimientos de los acuerdos con las organizaciones sociales” ( ver declaración en la página de la onic.org.co).

Leer más..

Sunset 446Muchos de nosotros disfrutamos de las películas del lejano oeste por herencia de nuestros padres, ir a una sala de cine, para ver la lucha entre los malvados y los buenos, que generalmente defendían a los pobladores, incluía siempre en la mezcla algún cobarde en el pueblo y los matones que abusaban de forma reiterativa de la población.  Eran argumentos ganadores en estos clásicos, que hoy son casi inexistentes en nuestras salas de cines, pensando en estas viejas películas,  quiero traer este símil para describir lo que está sucediendo en Colombia con la nueva clase de matones, solo que esta vez se mimetizan tan bien que parecen los buenos de la película.
 
Lo que está sucediendo  desde hace varios años con el sector minero energético en Colombia, retrata fielmente como los grupos mal llamados “ambientalistas” se han convertido en los nuevos matones del poblado, avanzando en hordas organizadas y con financiamientos desconocidos,  reparten a diestra y siniestra verdades a medias y se endilgan el derecho a la  supuesta defensa del agua, el aire, la tierra y hasta el sol, son como los matones del lejano oeste, todos los que se atrevan a estar en contra de sus ideales se convierten en objetivos de ataques en redes sociales, las cuales controlan muy bien apoyados por " los mayores  expertos en medio ambiente" que un buen día decidieron ser actores, cantantes, reguetoneros,  modelos, chefs y presentadoras de televisión, pero no lo duden, son en sí mismos la representación más exacta del conocimiento científico, ya que  de la noche a la mañana se han convertido en expertos en Hidrología, Geología, Sísmica, Ingeniería, Geotecnia y Sociología,  estos señores aprovechan la enorme cantidad de seguidores para vender un discurso anti empresarial, disfrazado de una defensa del medio  ambiente, porque seamos sinceros,  la realidad es que estos "defensores" que pasan por victimas ante el colectivo nacional,  no se han visto  jamás protestando ante los derrames petroleros que indiscriminadamente la guerrilla hace cuando vuela los oleoductos, causando impactos irreversibles en las corrientes de aguas superficiales que surten de agua potable a algunas poblaciones,  tampoco los hemos visto protestando ante el mega desastre ambiental producido por  el enorme avance de la deforestación  de la selva amazónica,  depredada por intereses de narcotraficantes y  grupos ilegales, para la siembra de cultivos de coca y ganadería.
 
Nunca se han pronunciado en contra de la extracción ilícita de minerales que se realiza en las selvas del Choco y en el bajo cauca antioqueño, no van a esas poblaciones a oponerse al robo continuo  de nuestros recursos naturales, esos temas no son de su interés, porque ellos solo “defienden” el medio ambiente que les interesa,  ellos por el contrario montan sus caballos de batalla, cuando una empresa organizada , vigilada por las autoridades, que genera empleo y sigue estándares internacionales, quiere realizar algún proyecto, llámese minero, de hidrocarburos o energético, ahí aparecen  con su discurso " ambientalista " se rasgan vestiduras, lloran en Cámara y mueven las masas de seguidores incautos que están dispuestos  a comprar todo los que estos " influenciadores" les quieran vender, no importa la calidad del producto, mucho menos la calidad del contenido, saben que la nuevas generaciones se alimentan diariamente con sus contenidos insulsos y carentes de calidad, las redes sociales son su nueva religión, y sus profetas van desde la niña que utiliza su cuerpo como elemento de venta, la presentadora que deja correr sus lágrimas porque “ van a acabar con el agua del planeta” hasta el personaje que toma el nombre de los huevos del piojo (La Liendra) para evangelizar a sus seguidores , y como sucede con las drogas de las cuales conocemos su nefastas consecuencias, siempre encuentran compradores. En esta nueva religión los grupos de “ambientalistas” se mueven como peces en el agua, utilizan la ignorancia  y la desinformación  para sembrar sus ideas anti-desarrollo,  porque no nos equivoquemos, al final el resultado de sus campañas  se verá traducido en regiones más empobrecidas y con mayor ilegalidad.
 
¡Cuando se le cierran las puertas a las empresas formales,
se le abre la ventana a los grupos ilegales!
Subscribe to this RSS feed