Menu
RSS
  • Anla evalúa dos proyectos energéticos en La Guajira

    La Autoridad Nacional de Licencias Ambientales también está a la espera del Estudio de Impacto Ambiental de Colectora para analizarlo.
    El país avanza en los planes de transición energética, a pesar de los retrasos que han experimentado algunos proyectos de energía renovable no convencional. De acuerdo con la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla), hasta el momento se le han dado licencias a seis proyectos eólicos y uno solar en La Guajira.
     
    Cabe recordar que la semana pasada el Gobierno estuvo despachando desde este departamento y allí se firmó un pacto entre compañías, comunidades y Estado para promover una serie de puntos que permitan el desarrollo de estos. En este marco, la Anla destacó que ya se les ha dado licencia ambiental a seis proyectos de generación eólica y un solar.
     
    Los proyectos de generación eólicos son los parques Alpha y Beta, con capacidades de 224 y 280 megavatios respectivamente, adelantados por la multinacional portuguesa Edpr. También está Windpeshi, cuya construcción fue cancelada de forma indefinida por parte de Enel y que está proyectado para generar 205 megavatios.
     
    Los otros tres eólicos licenciados son Guajira II, de Isagen, con una capacidad de 300 megavatios; Casa Eléctrica, desarrollado por Jemeiwaa Ka’I de 180 megavatios, y el proyecto de Empresas Públicas de Medellín (EPM) EO200i con una capacidad de 201 megavatios.
     
    A estos se suma la infraestructura solar Potreritos, por 168 megavatios a cargo de Acciona Energía.
     
    Si bien estos proyectos han recibido la aprobación de la autoridad ambiental para proceder con la construcción, los dos parques de Edpr se enfrentan a que la línea de transmisión que deben construir para llevar la energía al sistema esté archivada. De acuerdo con la autoridad ambiental, el motivo de esta decisión son deficiencias en el Estudio de Impacto Ambiental (EIA). Esto quiere decir que si bien el parque Beta se está construyendo, la energía no podría salir. De acuerdo con la Anla, aún este parque no ha presentado las correcciones del estudio para volver a evaluación por parte de la entidad.
     
    La otra petición que fue archivada por parte de la Anla es la interconexión de los parques Acacia y Camelias, de Celsia, a la subestación Cuestecitas. Al igual que en el caso de la línea de Edpr las deficiencias en el estudio fueron los motivos.
     
    Los previstos
    Además de estos que ya han recibido luz verde para avanzar, hay una serie de proyectos en evaluación. La Anla informó que hay dos que están en evaluación actualmente.
     
    También la entidad está a la espera de la radicación del Estudio de Impacto Ambiental de Grupo Energía Bogotá y su filial Enlaza de la línea Colectora que tiene el potencial de transmitir hasta 1.500 megavatios de energía renovable que está proyectado en La Guajira.
     
    Además de estos la Autoridad espera recibir cinco nuevos estudios de proyectos que según la Unidad de Planeación Minero Energética (Upme) entrarían en operación entre 2023 y 2026 y cuyo proceso de licenciamiento estaría a cargo de la Anla. Estos podrían agregar al sistema nacional unos 945 megavatios de energía renovable no convencional.
     
    Por Portafolio.
  • Anla se pronuncia sobre las consultas populares

    Es de vital importancia que la comunidad reciba la información completa sobre los proyectos y su influencia en las regiones.
     
     Ante inquietudes de los medios de comunicación en torno a las consultas populares sobre la industria extractiva que opera en Colombia, la directora de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, ANLA, Claudia Victoria González Hernández, precisó que la entidad es respetuosa de estos mecanismos y subrayó la importancia que la comunidad reciba la información completa sobre los proyectos, sus alcances y los lugares donde la legislación colombiana prohíbe este tipo de actividad industrial.
     
    “Somos respetuosos de los resultados de los mecanismos de participación como las consultas populares. Por eso mismo es importante que la comunidad reciba información suficiente sobre los proyectos, los lugares donde se realizan y aquellos donde no se pueden hacer”, señaló González.
     
    Según la directora de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales existe desinformación en el tema. “Es claro, por ejemplo, que la explotación minera y de hidrocarburos está absolutamente prohibida en los páramos, sin embargo, algunos sectores continúan insistiendo en que es posible hacer explotaciones en estas zonas”, puntualizó la directora de la ANLA.
     
    El Gobierno ha trabajado en el ordenamiento del territorio nacional, ha establecido áreas protegidas y ecosistemas estratégicos con prohibiciones específicas tanto para la explotación de hidrocarburos como de minería.
     
    Como lo señaló hace pocos días el presidente Juan Manuel Santos durante la delimitación del páramo Guantiva–La Rusia: “Llegamos a 23 páramos delimitados, de los 37 que tiene el país y que son símbolo de nuestra riqueza natural. Tenemos cerca de 24 millones de hectáreas de áreas protegidas, terminaremos este gobierno con 26 millones, un área superior a Gran Bretaña. Estamos protegiendo lo más importante que tiene la humanidad que es el agua.”
     
    La directora de la ANLA añadió que el mejor escenario para conocer los impactos de los proyectos que aspiran a tener una licencia ambiental son las audiencias públicas ambientales, las cuales se realizan en el trámite del licenciamiento y también durante  la ejecución de los trabajos.  
     
    En 2017 se han efectuado cuatro audiencias: Termopaipa en Boyacá; la vía Villavicencio-Cumaral-Yopal; la mina ‘La Esmeralda’, en el municipio de San Luis, Tolima; y la de Campo Rubiales en Meta. El 14 de julio se llevará a cabo la quinta en Ataco, Tolima, sobre un proyecto de explotación aurífera.
     
    Fuente: anla.gov.co
  • Avanza el plan de descongestión de las licencias ambientales

    Gremios ven mayor celeridad en la resolución de estos trámites en el país, sin embargo esperan que con el cambio en el procedimiento, que empezó a regir este año, sean más ágiles los procesos.

    Después de dos años de haber iniciado en firme el proceso para obtener la licencia ambiental para iniciar la construcción del proyecto hidroeléctrico Porvenir II, la empresa Celsia, principal accionista del proyecto, obtuvo el pasado viernes la tan anhelada noticia.

    La empresa recibió la resolución con la cual la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, Anla, autorizó la realización del proyecto que pretende sumar una capacidad de 352 megavatios de generación, y requiere una inversión aproximada de 864 millones de dólares.

    Ahora, la tardanza en la resolución de este trámite causó grandes retrasos en el proyecto, que debía entrar en operación en el 2018 y ahora, en el mejor de los casos, estará listo en el 2020.

    Para el presidente de Celsia, Juan Guillermo Londoño, si bien es cierto que la demora del trámite ha retrasado el inicio de las obras, el que finalmente se haya dado una respuesta a la solicitud es una buena señal.

    “Somos respetuosos de los procesos, y en todo caso hay que destacar el esfuerzo que se ha venido haciendo en favor de resolver las solicitudes que presentamos para el desarrollo del país, según considere la autoridad”, señaló.

    Voceros gremiales de los sectores petroleros y de infraestructura coinciden en que en los últimos meses se ha logrado descongestionar buena parte de los procesos.

    A noviembre del año pasado la Anla llevaba resueltas 93 solicitudes que estaban represadas en la autoridad, de infraestructura, minería y petróleo, de las cuales 83 fueron resueltas y a las 8 restantes les requirieron información adicional.

    De acuerdo con el ministro de Ambiente, Gabriel Vallejo, el avance se ha logrado sin afectar la rigurosidad técnica del proceso y este año, que entra en vigencia el decreto 2041 del 2014, con el cual se cambia el mecanismo para la expedición de licencias ambientales, se podrá avanzar más rápido.

    “El proceso nuevo empezó el primero de enero, eso es como cuando usted cambia de gerente en una empresa, que sin hacer grandes cambios estructurales obtiene resultados. ¿Cómo se ha hecho la descongestión?: dialogando con la gente, yendo al territorio, en unos casos hemos tenido que negar solicitudes”, señaló Vallejo.

    El camino que falta

    En la Anla aún no hay indicadores de cómo ha funcionado el nuevo mecanismo, sin embargo, de acuerdo con el director jurídico de la Cámara Colombiana de Infraestructura, Juan Carlos Quintero, aún es pronto para evaluar este nuevo mecanismo.

    “Los proyectos de cuarta generación que están en las primeras fases, que incluyen las licencias, utilizarán este nuevo mecanismo que, en teoría, debe ser más ágil, porque hay un solo momento para que la autoridad haga devoluciones. Pero hasta ahora se están haciendo los diagnósticos”, señaló Quintero.

    Por su parte el presidente de la Asociación Colombiana del Petróleo, Francisco Lloreda, sostuvo que en este sector se ha visto ya un avance y se han descongestionado procesos.

    “En los últimos tres meses hemos visto mayor celeridad, algo que apreciamos y valoramos los empresarios, sin embargo, el tiempo promedio sigue siendo de 15 meses por cada licencia y ahí hay todavía mucho por hacer”, señaló el dirigente gremial.

    Agregó que en este momento analizan con los ministerios de Ambiente y de Minas y Energía algunas restricciones con las que se están emitiendo licencias para la actividad petrolera.

    El Ministro de Ambiente sostiene que lo más importante del caso es que se han mejorado los canales de comunicación y han aumentando las salidas a campo para que la Autoridad pueda tomar decisiones basadas en un conocimiento real del terreno y de los proyectos.

    CELSIA MANTIENE EL INTERÉS EN PORVENIR II: JUAN G. LONDOÑO

    El equipo técnico de Celsia está concentrado en analizar el contenido de la resolución que les dio la licencia ambiental para construir el proyecto de Porvenir II.

    Y es que, después de la publicación de la resolución, el Ministerio de Ambiente da un tiempo para que se presenten opiniones con respecto a lo contemplado en la licencia. Tras ese plazo, si no hay objeciones la autorización queda firme.

    A pesar de que la empresa aún no ha terminado de estudiar las condiciones interpuestas en la licencia ambiental, para la construcción del proyecto, el presidente de la empresa, Juan Guillermo Londoño, señaló que el interés en el desarrollo del proyecto se mantiene.

    “La compañía sigue creyendo en el proyecto, creemos que es competitivo e interesante”, señaló el ejecutivo.

    En cuanto quede en firme la licencia la firma debe iniciar el proceso de gestión predial y, posteriormente, la fase de construcción.

    Fuente: Portafolio.co

  • Licencias ambientales se dinamizan con el acuerdo de paz

    La paz parece devolverle la confianza a más de uno. La Anla reportó que luego de la firma del acuerdo se incrementó en 30% la solicitud de nuevas licencias. Árabes van tras permiso para la mina de California.
     
    Coincidencia o no, la firma del acuerdo de paz con las Farc animó a más de un empresario a reactivar sus planes de explotación o de desarrollos de proyectos de infraestructura y energía. En entrevista con Dinero la directora de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla), Claudia Victoria González Hernández, contó cómo va cada uno de los sectores en donde interviene la entidad y los planes para hacer más eficiente el trámite de este tipo de permisos.
     
    Ustedes son un buen termómetro de la economía, pues si hay más licencias en trámite es porque el ambiente de inversión es favorable. En ese sentido, ¿cómo van las solicitudes?
     
    Estamos viendo algo muy interesante: después de la firma de la paz se nota un incremento de 30% en el número de solicitudes de licencias, especialmente en hidrocarburos y minería; es decir, en el sector extractivo.
     
    En este momento estamos tramitando un total de 508 solicitudes de licencias ambientales, de las cuales 308 corresponden a licencias de agroquímicos, 86 en proyectos de infraestructura, 64 de hidrocarburos, 49 de energía y 7 de minería. En minería parecen pocas, pero es que la Anla solo maneja los proyectos grandes.
     
    ¿En explotación de oro hay algo nuevo?
     
    Se está viendo más movimiento en modificaciones de licencias para carbón y calizas para cemento. En oro tenemos entendido que se va a radicar una solicitud por parte de Minesa. Esa es una empresa de Emiratos Árabes que tiene presencia en California (Santander) y que quiere operar por fuera de la zona ya delimitada del páramo (Santurbán).
     
    Esta es una de las minas con mayor potencial de oro en el mundo, ¿cuándo tienen previsto radicar?
     
    Solicitaron una reunión para anunciar que van a radicar la solicitud. ¿Cuándo lo harán? No lo sabemos.
     
    ¿En infraestructura de transporte qué hay?
     
    En total hay 86 proyectos. La mayoría son de vías, incluyendo las 4G, pero también hay de Invías y APP privadas. Tenemos 4 para puertos y 2 para aeropuertos.
     
    El asunto de fondo es que, aunque estamos cumpliendo con los tiempos para las licencias, persisten los problemas relacionados con comunidades. Un fallo judicial puede ordenar que una determinada comunidad sea tenida en cuenta y ahí se puede frenar todo.
     
    El ritmo en este sector sigue siendo bueno. El año pasado aprobamos, entre nuevas licencias y modificaciones, unos 225 trámites.
     
    ¿Y cómo pinta el segundo semestre de este año?
     
    Del total de procesos de infraestructura, estamos pidiendo información adicional a la mitad de estos procesos.
     
    ¿Por qué fallan?
     
    Persisten las fallas en el tema social, especialmente sobre el conocimiento de las comunidades y el uso de los recursos naturales. En promedio, estamos tardando 90 días hábiles para tramitar la licencia.
     
    La Anla siempre ha tenido problemas por falta de personal. ¿Ya es suficiente? 
     
    La planta de personal sigue siendo muy pequeña frente a las necesidades, no tenemos suficiente personal calificado, específicamente en el rango de los coordinadores: tenemos 7 y se necesitan unos 16 o 19, como mínimo.
     
    Recomendado: El oro ancestral ¿es lo mismo que el oro ilegal?
     
    Frente a esto, ¿qué dice el Minhacienda?
     
    Estamos pidiendo un aumento de presupuesto y les hemos explicado que somos autosuficientes, pues al año se recaudan unos $70.000 millones por trámites de licencias.
     
    ¿Cómo va el tema de Campo Rubiales, donde se han presentado inconvenientes como la invasión de los pozos por parte de particulares?
     
    Hay algunas comunidades indígenas que alegan que se han visto afectadas por el proyecto y que deben ser reconocidas. En ese aspecto hay demandas también. La Anla está revisando una solicitud de modificación de la actual licencia, y es en ese frente en el que nos vamos a pronunciar próximamente.
     
    ¿Hay algo en fracking? 
     
    Tenemos una solicitud desde el año 2014 para un proyecto en Puerto Wilches a cargo de la ExxonMobil. No nos hemos pronunciado aún.
     
    ¿Por qué?
     
    Hay un tema de aguas subterráneas que queremos revisar previamente. El país se empezó a preparar con el tema del fracking desde 2008 y hay una norma técnica y términos de referencia para exploración de hidrocarburos. Así mismo, hay un borrador de términos de explotación desde diciembre de 2014. Yo diría que es un tema más político.
     
    ¿Había algún plazo para tramitar esta licencia?
     
    Si, y se venció en octubre de 2015.
     
    Es mucho tiempo...
     
    Hemos pensado llevar el tema a una audiencia pública. En Puerto Wilches las comunidades no se han expresado en contra del proyecto, pero necesitamos una información adicional. Estamos trabajando con la ANH y el Servicio Geológico para pronunciarnos de manera más técnica y confiable.
     
    ¿En energía qué novedades hay?
     
    Este sector se está moviendo muchísimo por el tema de líneas de transmisión y subestaciones. Hay dos hidroeléctricas que no se aprobaron.
     
    ¿Cuáles?
     
    Cañafisto (Antioquia), que iba a generar 937 MW, pero que se negó por impactos en el bosque seco tropical de la zona. También se negó el proyecto Piedra del Sol (Santander), por deficiencia en el manejo de la información y estudio. Sobre este último estamos revisando un recurso de reposición. Cañafisto está descartado.
     
    También hay que añadir que hay mucha oposición de las comunidades para la ubicación de nuevas líneas de transmisión, sobre todo en Meta y la Sabana de Bogotá.
     
    ¿Y en renovables?
     
    Hay muchas solicitudes. Sin embargo, la mayoría de estos proyectos son competencia de las corporaciones autónomas. Se han expedido más de 10 términos de referencia para parques eólicos y para el tema solar.
     
    La Anla conceptúa y certifica que los proyectos son aptos para acceder a beneficios tributarios. Eso va bien.
     
    ¿Qué revisiones hará ahora la Anla en cuanto a los niveles de fósforo en jabones, detergentes, y bolsas plásticas?
     
    Estamos iniciando un proceso de seguimiento y revisión de estos elementos en este tipo de productos. La Anla hace pruebas de laboratorio para determinar qué tanto pueden estar contaminando.
     
    En cuanto a bolsas plásticas, nuestra responsabilidad es verificar que los planes de acción de los negocios sean viables y se cumplan. No tenemos resposanbilidad en asuntos tributarios en este aspecto.
     
     
    Fuente: Dinero.com
     
  • Pacific Rubiales acata medida preventiva de la ANLA

    La medida dictada por la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales-ANLA consiste en la suspensión temporal de vertimiento de agua de producción al caño Rubiales, en el Campo Rubiales, departamento del Meta.
     
    Con esta acción se busca que la petrolera implemente acciones adicionales de preservación y protección ante posibles factores de riesgo ambiental identificados en una visita técnica realizada por las autoridades ambientales.
     
    Según el comunicado de Pacific, al día siguiente del requerimiento la compañía inició el desarrollo de las gestiones de adecuación técnica definidas por la ANLA en las condiciones que determina la Resolución 836 de Julio de 2014.
     
    Las acciones contemplan el desarrollo de infraestructura física, un plan de acción detallado y su respectivo cronograma, así como el monitoreo del agua en los 5 puntos de vertimiento en este caño. La compañía comunicará a la Autoridad los avances que se vayan realizando de forma periódica y efectiva.
     
    Fuente: Portafolio.co