Menu
RSS
  • “El Gas LP es el combustible llamado a reemplazar la leña”, Alejandro Martínez, presidente de GASNOVA

    El presidente de la Asociación Colombiana del GLP – GASNOVA, gremio que reúne a las compañías que distribuyen el 74% del Gas LP en el país, analizó los resultados del Plan Nacional de Sustitución de Leña – UPME (diciembre 2022), que concluyó que el GLP es la principal solución energética para que 1,3 millones de hogares dejen de utilizar combustibles altamente contaminantes como la leña. 

    El documento señaló que el beneficio económico estimado total para la sociedad colombiana por sustitución de leña por combustibles limpios como el Gas LP es de $925 mil millones al año.

    Bogotá, jueves 13 de abril del 2023. El Gas LP (también conocido como GLP, o gas en pipeta) es el energético limpio más eficiente y de más rápida aplicación, para sustituir leña en el país. A esta conclusión llegó la UPME (Unidad de Planeación Minero Energético, entidad adscrita al Ministerio de Minas y Energía), en el Plan Nacional de Sustitución de Leña que publicó en diciembre de 2022.  

    Este documento hizo un diagnóstico del consumo de combustibles de uso ineficiente y altamente contaminantes (CIAC) para la cocción de alimentos, y con base en criterios técnicos determinó para cada departamento del país cuáles son los energéticos más eficientes para reemplazar la leña, los deshechos y el carbón, utilizados para cocinar en 1’691.000 hogares (casi 6 millones de personas) ocasionando graves problemas respiratorios y la deforestación de 3.200 hectáreas de bosques y selvas cada año.  

    La meta para el año 2050 es lograr sustituir los combustibles contaminantes por energías limpias en 1`377.000 hogares. “Se estima que en Colombia anualmente se enferman 341.000 niños menores de 5 años y cerca de 453.000 mujeres adultas mayores de 30 años debido al uso de leña, con un valor económico estimado en $164.000 millones de pesos anuales”, señaló Alejandro Martínez Villegas, presidente de la Asociación Colombiana del GLP – GASNOVA, el gremio que reúne a las compañías que distribuyen el 74% del Gas LP en el país. 
     
    Durante el período del actual gobierno (2022-2026) se espera reemplazar los combustibles contaminantes en 159.000 hogares, de los cuales el 76,5% usarán Gas LP, al ser la solución más eficiente e inmediata. “Al final de la ejecución (2050), el GLP deberá ser la fuente limpia con mayor participación (37,1%) en la meta de hogares (1’377.000). Esto debe recogerse en el Plan Nacional de Desarrollo”, agregó el líder gremial, quien además destacó que “el beneficio económico estimado total para la sociedad por sustitución de leña corresponde a $925 mil millones al año”. 
     
    El presidente de GASNOVA lanzó al gobierno nacional cuatro propuestas relevantes, referentes al Gas LP, para incluir en el PND 2022-2026: “En beneficio de los 12 millones de colombianos que utilizan GLP, la mayoría pertenecientes a los estratos 1 y 2, proponemos que se amplie la cobertura de subsidios al GLP, se garantice la oferta nacional suficiente de GLP, se independice el precio máximo regulado de Ecopetrol de los precios internacionales del propano y el butano, y se elimine el monopolio de distribución de gas natural”, puntualizó Martínez Villegas. 
     
    Las 4 propuestas del GLP para incluir en el PND 2022-2026
     
     
    1.   Ampliar la cobertura de subsidios al GLP dado que el subsidio actual cobija únicamente 6 departamentos (estratos 1 y 2). El GLP es la solución inmediata a la pobreza energética. Las redes de distribución tardan en instalarse y el gas natural no es eficiente para muchas zonas donde el GLP en cilindros sí lo es. Mientras en 2023 al GLP le fueron asignados $80 mil millones en subsidios, la electricidad recibe $3 billones y el gas natural $989 mil millones.
     
    2.   Garantizar la oferta nacional suficiente de GLP dado que el producto importado es más costoso que el de precio regulado producido en el país. Se hace necesario garantizar la mayor cantidad de GLP nacional para abastecer el mercado, modificando el plazo de las ofertas con las que Ecopetrol comercializa este combustible, de manera que se pueda contar con contratos de suministro de por lo menos un año.
     
    3.   Independizar el precio máximo regulado Ecopetrol de los precios internacionales de propano y butano.
     
    4.   Eliminar monopolio de distribución de gas natural. Hacer ajustes regulatorios para garantizar que el GLP por redes pueda competir en los mercados de todos los municipios, controlando situaciones de monopolio por parte del gas natural, que se generan por asignación de tarifas en áreas en donde puede llegarse a no prestar el servicio, pero se hace imposible la penetración del GLP.
     
     
     
     
  • Al final de este año comenzarían los incrementos graduales para el precio del Acpm

    El MinHacienda espera iniciar con los incrementos cuando se cierre la brecha de precio de la gasolina dentro de cuatro meses y se espera que el galón llegue a $15.000.
    Con un galón de gasolina corriente que ya ronda $13.000, el Ministerio de Hacienda ya ve cercano el inicio del incremento al Acpm. El jefe de esta cartera, Ricardo Bonilla, aseguró que el precio de este combustible deberá llegar a alrededor de $15.000 en 2024.
     
    También reiteró que faltan cuatro meses en el alza de gasolina y que el Acpm no subirá hasta el momento en el que se cierre la brecha con el precio de la gasolina corriente, en este caso, el último mes de incrementos en gasolina será en noviembre y el Acpm empezaría a subir en diciembre.
     
    Con este panorama, la pregunta clave es ¿por cuánto tiempo tendrán que hacerse los aumentos graduales? Según cálculos de Julio César Vera, presidente de la Fundación Xua Energy, el diferencial del precio nacional contra el internacional con cálculos del 12 de julio es de aproximadamente $5.600 por galón, si se le suma el IVA serían $5.900.
     
    Andrés Velasco, director técnico del Comité Autónomo de la Regla Fiscal (Carf), compartió un cálculo cercano, que es de aproximadamente $5.700 por galón.
     
    Con la experiencia de las alzas de gasolina, se puede calcular que los incrementos sean aproximadamente de $200, $400 o $600; al poner los tres escenarios, cerrar la brecha podría tardar entre 10 y 30 meses, según el analista.
     
    “En un escenario de $200 por mes, serían 30 meses; en uno de $400 por mes, serían 15 meses; y en un escenario de $600 por mes, serían 10 meses de aumentos necesarios, para alcanzar el precio internacional”, señaló Vera.
     
    El déficit del Fepc
     
    El ministro Bonilla dijo que para este año, el déficit en el Fondo de Estabilización de Precios de Combustibles (Fepc) se redujo a $17,8 billones, que se tendrán que pagar en 2024. De este monto, $4 billones son por gasolina y el resto por Acpm o diesel, que aún no se ha modificado.
     
    “Se está cubriendo el pago del segundo semestre de 2022 que vale $8,4 billones, para así financiar el diferencial de los precios de la gasolina”, explicó el ministro. En el escenario de incrementos, Vera calcula que “actualmente al déficit de suman entre $1,06 billones y 1,09 billones por mes, dependiendo de como se mueva el consumo, el cual está entre 6,2 y 6,5 millones de galones por día. Por cada $200 pesos que se aumente el precio, “se reduciría el déficit mensual en $39.000 millones”.
     
    Sin embargo, la inflación será un factor relevante. Según estimaciones del Carf cada 1% (cerca de $90 sobre el precio de venta al público) de aumento en el precio del Acpm, causaría un efecto sobre la inflación en el largo plazo de 0,02%. “Es importante cerrar la brecha entre el precio regulado y la referencia de forma paulatina, ordenada, constante y con un ojo en la inflación”, dijo Velasco.
     
    Por Juliana Arenales para LaRepública.
  • Combustibles siguen impactando el costo de vida en Colombia

    La inflación volvió a bajar en septiembre, pero al Gobierno le preocupa la influencia de las alzas en los combustibles.
     
    Sin mayores novedades se cumplió el último reporte precios al consumidor en Colombia, que experimentaron un aumento mensual del 0,54 %, según los datos publicados ayer por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane). Con esto se completan seis meses a la baja en el costo de vida y se centra la atención en lo que vendrá con las tasas de interés.
     
    De acuerdo con esta entidad, la variación anual del IPC el mes pasado fue del 10,99 %, lo que representa una disminución de 0,45 puntos porcentuales en comparación con el mismo período del año anterior, cuando fue del 11,44 %. Si bien marca una nueva caída, esta quedó por debajo de lo esperado por algunos analistas, quienes apuntaban a un 10,96 %. 
     
    Estos resultados se vieron influenciados en su mayoría por las divisiones de Alimentos y Bebidas no alcohólicas, y Alojamiento, agua, electricidad, gas y otros combustibles; mientras que las mayores variaciones se observaron en las divisiones de Educación (1,79 %) y Bebidas alcohólicas y tabaco (0,82 %).  
     
    El ingreso a clases de los estudiantes en el calendario B influyó en la escalada del renglón de educación, debido a que aumentó la compra de útiles escolares. 
     
    Esto se evidencia en el desglose mensual, donde la división de Educación fue la que mostró el mayor incremento de precios, con variaciones notables en subclases como educación secundaria (3,31%) y educación preescolar y básica primaria (2,65 %). Sin embargo, se registró una disminución de precio en la subclase de cursos de educación no formal (-0,02 %). 
     
    Por otro lado, la división de Bebidas alcohólicas y tabaco experimentó un aumento mensual del 0,82 %, siendo las subclases de whisky, ron, brandy, vodka, ginebra, coñac, tequila, cremas de licor y aperitivos (1,09 %), y cerveza y refajo (0,95 %) las que mostraron los mayores incrementos de precio. Por otro lado, las subclases de aguardiente (0,15 %) y cigarrillos, tabaco y derivados (0,20 %) tuvieron aumentos menores.  
     
    En cuanto a la división de Información y comunicación, esta mostró la menor variación mensual, con un aumento del 0,07 %. El mayor incremento de precio en esta categoría se registró en la subclase de equipos de telefonía móvil, similares y reparación (0,92 %). 
     
    La división de Recreación y cultura tuvo un aumento mensual del 0,19 %, con incrementos notables en ítems como paquetes turísticos completos (1,54 %) y alimentos para animales domésticos y mascotas (1,46 %). Sin embargo, se observaron disminuciones de precio en subclases como aparatos de procesamiento de información y hardware (-1,97 %) y cines y teatros (-1,79 %). 
     
    En términos de contribuciones a la variación mensual, se destacaron los combustibles para vehículos con 0,11 puntos porcentuales, el tomate con 0,09 puntos porcentuales y el arriendo imputado con 0,08 puntos porcentuales. Por otro lado, las mayores contribuciones negativas provinieron de vehículos particulares nuevos o usados con -0,04 puntos porcentuales, plátanos con -0,03 puntos porcentuales y gas con -0,02 puntos porcentuales. 
     
    En el período de enero a septiembre de 2023, la variación del IPC fue del 8,01 %, marcando una disminución de 2,07 puntos porcentuales en comparación con el mismo período del año anterior, cuando fue del 10,08 %. La división de Transporte mostró la mayor variación año corrido del IPC, con un aumento del 14,33 %. Los mayores incrementos de precio en esta categoría se observaron en subclases como combustibles para vehículos (38,84 %) y gastos reglamentarios relacionados con la propiedad, manejo y alquiler de vehículos (18,89 %). 
     
    Entre las ciudades con las variaciones más altas se destacan Cúcuta (0,88 %), Tunja (0,82 %), Armenia (0,76 %), Cartagena (0,72 %) y Montería (0,66 %); por encima del promedio nacional, mientras que Bucaramanga (0,37 %), Cali (0,37 %), Manizales (0,39 %) y Medellín (0,39 %); estuvieron en el grupo de menor variación el mes pasado.  
     
    Luego de que se conocieran estos resultados, el ministro de Hacienda, Ricardo Bonilla, sostuvo que si bien el resultado es positivo, el renglón de los combustibles sigue siendo el lunar en estos datos. 
     
    “Por sexto mes consecutivo la inflación viene descendiendo. Este mes termina en un acumulado anual de 10,99; que con respecto al mes de agosto es más bajo. En esa senda está previsto que faltando tres meses en diciembre, vamos a terminar la inflación de un dígito, muy probablemente alrededor de 9,5”, explicó. 
     
    Si bien celebró el dato, resaltó que “cuando uno examina los datos de inflación básica, lo único que está afectando la corriente de crecimiento son los combustibles. Alza de gasolina que tendremos que seguir ajustando finalmente. Por lo pronto, la noticia favorable por sexto mes consecutivo, la inflación en Colombia está descendiendo”, concluyó el Ministro. 
     
    Atentos a las tasas
    Luego de que se cumplieran seis meses seguidos continuos de tasas de interés a la baja, tras los datos de septiembre, los expertos empiezan a debatir sobre si llegó el momento para que el Banco de la República dé un giro en su política monetaria y empiece a bajar las tasas de interés. 
     
    El Emisor ha mantenido estas referencias estables desde hace varios meses, con el argumento de que hay que seguir enfriando la economía para que caiga el consumo en el país.
     
    Por Daniel Hernández para LaRepública.
  • Combustibles y minería evitan que exportaciones colombianas caigan más profundo

    En octubre de 2023 las exportaciones de combustibles y productos de las industrias extractivas fueron de US$2.269 millones FOB y presentaron un crecimiento de 1,2% frente a octubre de 2022. Cerca del 88% de la producción de carbón y el 77% del petróleo se van a los mercados internacionales.
    Las exportaciones colombianas siguen en terreno negativo y no se ve por dónde puedan reverdecer. En octubre de este año las ventas externas del país fueron US$4.150 millones FOB (libre a bordo) y presentaron una disminución de 1,5% en relación con octubre de 2022, precisa el informe del DANE con cifras de la DIAN.
     
    Explica el estudio que este resultado se debió principalmente a la caída de 14,3% en las ventas externas del grupo de agropecuarios, alimentos y bebidas, pero con un leve repunte de las ventas externas de productos extractivos y combustibles que siguen siendo el soporte para que las exportaciones colombianas no hayan caído más abajo.
     
    Precisa el DANE señaló que en octubre de 2023 las exportaciones de combustibles y productos de las industrias extractivas fueron de US$2.269 millones FOB y presentaron un crecimiento de 1,2% frente a octubre de 2022, este comportamiento se explicó principalmente por el aumento de las ventas de petróleo, productos derivados del petróleo y conexos que mostraron un crecimiento de 28,1% aportando 15,1 puntos porcentuales a la variación del grupo.
     
    Esta situación preocupa debido a que la actual administración Petro ha decidido marchitar la exploración y producción petrolera frenando la firma de nuevos contratos petroleros. El gobierno señala que esos ingresos serán sustituidos con otros sectores como el agro y el turismo. En el décimo mes del año, las ventas externas de productos extractivos y de hidrocarburos contribuyeron con más del 50% de los productos puestos en los mercados internacionales. Según el DANE, en el mes de octubre de 2023, las exportaciones de combustibles y productos de las industrias extractivas participaron con 54,7% del valor FOB total de las exportaciones; manufacturas con 21,1%, agropecuarios, alimentos y bebidas 17,9%, y otros sectores con 6,3%.
     
    En octubre de 2023 se exportaron 16,4 millones de barriles de petróleo crudo, lo que representó un crecimiento de 28,3% frente a octubre de 2022.
     
    Un estudio de ANIF realizado con cifras del ministerio de Hacienda muestra que el petróleo representa una importante porción de los ingresos del gobierno nacional central. Junto al carbón constituyen poco menos de un tercio de las exportaciones totales del país; son casi tres puntos del PIB que dependen de estos productos.
     
    En un escenario de transición energética donde se limite la capacidad del sector minero energético “tendremos que barajar las cartas y plantear una nueva estrategia de estabilización fiscal”, y buscar cómo reemplazar esos ingresos. El carbón y el petróleo siguen como fuente importante en la generación de divisas: por lo menos el 88% de la producción de carbón se exporta, mientras que el 77% del petróleo se va a los mercados internacionales.
     
    Exportaciones de combustibles y minería
     
    Revela el estudio del DANE que en octubre de 2023 las exportaciones de combustibles y productos de las industrias extractivas sumaron US$2.269,7 millones FOB y presentaron un aumento de 30,0% frente a octubre de 2019, comportamiento que se explicó principalmente por el aumento de las ventas de petróleo, productos derivados del petróleo y productos conexos con un aumento de 22,4% que contribuyó con 16,2 puntos porcentuales a la variación del grupo.
     
    En los primeros 10 meses de este año, las exportaciones colombianas fueron de US$40.941,7 millones FOB con una caída de 14,2%, frente al mismo periodo de 2022.
     
    En este periodo las exportaciones del grupo de combustibles y productos de las industrias extractivas fueron de US$21.411,9 millones FOB disminuyendo 19,8% frente al mismo periodo de 2022. Este comportamiento obedeció principalmente a la caída de 18,6%, en las ventas externas de petróleo, productos derivados del petróleo y productos conexos que restó 11,1 puntos porcentuales a la variación del grupo.
     
    Sostiene el estudio del DANE que de los US$619,8 millones de exportaciones de carbón declarados en octubre de 2023; 35,1% se embarcaron en ese mes, 37,6% en septiembre, 16,7% en agosto y el 10,5% restante en meses anteriores.
     
    Por El Espectador.
     
  • Con biocombustibles sector transporte redujo 3,2 millones de emisiones en el 2023

    Los biocombustibles, como el Biodiésel y el Bioetanol, generan empleo, aportan al PIB de industrias manufactureras y contribuyen a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). 
    En el 2023, el sector de biocombustibles alcanzó ventas récord de 700 mil toneladas de Biodiésel, representando un crecimiento del 2% respecto al año anterior.
     
    Por su lado, las ventas de bioetanol alcanzaron 81 millones de galones.
     
    En 2023, el sector de los biocombustibles celebró el logro de reducción récord de dióxido de carbono (CO2), de 3,2 millones de toneladas, con un aumento del 7% con respecto al año 2022.
     
    El Biodiésel, que proviene del aceite de palma, y el Bioetanol, de la caña de azúcar, generan 90.000 empleos apalancando, además, 470 mil puestos de trabajo. Solo en el 2023, los biocombustibles aportaron 2,8% del PIB de manufactura del país. Además, gracias a su composición química, al ser combustibles limpios, también han reducido cerca de 800 toneladas de material particulado en el último año. 
     
    Así mismo, en 2023, el sector de los biocombustibles obtuvo ventas récord de Biodiésel, de 700 mil toneladas, un aumento del 2% con respecto al año 2022; y la demanda nacional de diésel mezclado experimentó un incremento del 1,4%, superando el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB).
     
    Por otro lado, las ventas nacionales de bioetanol alcanzaron 81 millones de galones, representando el 56% del mercado. El consumo de gasolina corriente se contrajo en 2,6% llegando a los 154 mil barriles diarios, atribuida a la comprobada elasticidad de la demanda frente a los precios.
     
    “Estas cifras, ratifican el aporte de los colombianos por un futuro más sostenible gracias al uso de los biocombustibles como energía líquida para transportarse, una herramienta clave que puede ayudar a Colombia a enfrentar el desafío de descarbonizar su economía, y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en un 51%, para el 2030, lo cual requiere acciones inmediatas para garantizar la autosuficiencia energética y una transición gradual”. Menciona Carolina Rojas, presidente de la Federación Nacional de Biocombustibles, Fedebiocombustibles. 
     
    Volquetas, camiones y transporte de paqueteo en Colombia contribuyen a la reducción de emisiones de GEI
     
    Iniciativas como la del Club de Biotanqueo, en la que, camiones, tracto camiones, volquetas de Antioquia y Cundinamarca voluntariamente acceden a mezclas superiores de biocombustibles, cuentan con más de 1.230 vehículos usando B20, han logrado un ahorro de 6.500 toneladas de gases de efecto invernadero contribuyendo a la mitigación del cambio climático.
     
    Por otro lado, diferentes marcas de automotores han anunciado la disponibilidad de traer vehículos flex fuel a Colombia, de hecho ya están llegando, con una capacidad de usar mezclas del 85% de bioetanol en gasolina y con ello contribuir de manera inmediata, aprovechando la infraestructura actual, a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.
     
    Es por ello que, la Federación y el sector propone migrar de este tipo de programas piloto a programas de cupos, permitiendo a más estaciones de servicio distribuir mezclas superiores voluntarias; teniendo en cuenta el creciente interés en acceder a estos biocombustibles, tal como se vio evidenciado en el Barómetro Petrolero, estudio de Jaime Arteaga y Asociados en alianza con el Centro Nacional de Consultoría, que mostró que el 74% de los colombianos está de acuerdo con expandir el uso de los biocombustibles como fuente de energía en el país.
     
    Por otro lado, el 2024 es el año del inicio de la construcción de las hojas de ruta de descarbonización del transporte aéreo y marítimo y ahí los combustibles sostenibles de aviación (SAF, por sus siglas en inglés)  y los combustibles sostenibles marítimos (SMF, por sus siglas inglés) adquieren rol fundamental, pues son las principales estrategias para reducir las emisiones en de estos sectores.
     
     
  • Diésel subirá $8.000 de manera gradual a partir de febrero de 2024

    El ministro de Hacienda aseguró que no se tocarán los impuestos como pidió el gremio de carga.
    En el marco del congreso 48 del gremio de carga, Colfecar, el ministro de Hacienda, Ricardo Bonilla, respondió a los camioneros que solicitaron revisar la composición de la canasta de costos del ACPM, señalando que los impuestos no se tocarán y que la subida de su precio será a partir del mes de febrero.
     
    “Es muy complicado porque la mayoría de esos impuestos son territoriales, no son nacionales, es decir, son impuestos que entran a los municipios y departamentos”, manifestó Bonilla.
     
    Lo que sí consideran es revisar, junto con los gremios, el destino de los recursos recaudados, por lo cual esperan concertar este cambio. Así mismo buscan una solución al impuesto de industria y comercio (ICA).
     
    Entre los argumentos para mantener los impuestos, Bonilla señaló que es una respuesta responsable fiscalmente, pues el hueco en el Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles (FEPC) no da espera y, ahora, con la subida paulatina en el precio de la gasolina, el hueco a fin de este año será 94 % responsabilidad del diésel.
     
    “Es algo que no podemos aplazar, le cuesta demasiado al Estado, pero concertemos”, dijo.
     
    Sobre la propuesta que había lanzado el gremio de revisar la mezcla de biodiésel en el diésel, bajando de 10 % su participación a 5 %, el ministro de Hacienda descartó esta posibilidad, pues señaló que no se pueden permitir las implicaciones medioambientales que esta decisión acarrearía.
     
    “El biodiésel es más caro que el diésel, pero tiene una discusión ambiental. Se podría quitar el biodiésel y dejar solo el diésel y eso nos bajaría los costos, pero y ¿la carga ambiental? Lo que sí podemos ver es si pagamos el biodiésel a precio internacional y no nacional, porque aquí es al revés y el local es más caro”, mencionó.
     
    ¿Cómo será el aumento?
     
    Según lo indicado por Bonilla, la subida en el precio empezará en el mes de febrero, esto a razón de que el Gobierno espera igualar el precio de la gasolina corriente a precio internacional en el mes de enero.
     
    El monto mensual será concertado con los actores de sector hasta igualar el precio internacional, es decir, $8.000 pesos, lo que tomará, en sus cálculos, entre 18 meses y dos años llegar a este precio, pues no será en una sola subida.
     
    De ser en 18 meses el incremento, en promedio subiría $450 al mes el precio del ACPM, de ser 20 meses, el alza sería de $400 y de ser 24 meses de $350 pesos, aproximadamente.
     
    A 2023, el déficit en el FEPC cerraría en $20 billones y al país aún le hace falta pagar $8 billones del año 2022. De los $20 billones, $17 billones corresponderán a diésel y $3 billones a la gasolina.
     
    Con este aumento, el hueco fiscal a 2024 cerrará en $5 billones y para el año 2025 se cerraría la brecha.
     
    Por Pula Galeano para Portafolio.
  • Ecopetrol inició entrega de gasolina extra más limpia y con menos azufre

    Ricardo Roa, presidente de la compañía, dijo que este factor muestra capacidad para ajustar los procesos productivos.
    Ecopetrol informó que ya dio inicio a la entrega de gasolina premium con estándares de calidad internacional. Este combustible tiene un máximo de 15 partes por millón, ppm, de azufre, una significativa disminución frente a 50 ppm que tiene la gasolina extra que se venía comercializando en el país.
     
    La compañía espera que la mejora en la calidad del combustible logre un eficiencia de los sistemas de control de emisiones de gases contaminantes, por lo que se dará una disminución de emisiones de 25% respecto a tecnologías Euro 4.
     
    “Este resultado hace parte del esfuerzo que ha hecho en los últimos años Ecopetrol y que evidencia la capacidad del segmento de refinación para ajustar y optimizar sus procesos productivos con el fin de contribuir a que los colombianos respiren un aire cada vez más puro y tengan una mejor calidad de vida”, dijo Ricardo Roa Barragán, presidente de Ecopetrol.
     
    Desde diciembre de 2022, Ecopetrol viene haciendo un proceso de compensación de las emisiones de carbono generadas desde la extracción de crudo hasta la gasolina extra puesta para los distribuidores mayoristas, con esta dinámica, este se convierte en el primer combustible carbono compensado en el país.
     
    Según reportó la empresa, a la fecha se han compensado más de 107.000 toneladas de dióxido de carbono, CO2, lo que equivale a evitar las emisiones por deforestación de aproximadamente 9.000 hectáreas de bosque de manglar colombiano durante tres años.
     
    Con esta noticia, Ecopetrol reportó que se continuarán desarrollando iniciativas tecnológicas en las refinerías de Barrancabermeja y Cartagena que disminuyan la cantidad de azufre y permitan la mejora de parámetros de desempeño en los combustibles.
     
    Por Juliana Arenales para LaRepública.
  • Ecopetrol ve necesario un incremento de entre $2.000 y $3.000 en el galón del diésel

    El presidente de la petrolera, Ricardo Roa, dijo que el aumento en el precio se necesita para continuar reduciendo el déficit del Fepc.
    El Gobierno Nacional, en cabeza de los ministerios de Hacienda y de Transporte, ha venido sosteniendo varias reuniones con los líderes transportadores para acordar el incremento del diésel, pero hasta el momento no ha logrado ningún consenso. Incluso, el Gobierno no ha presentado una propuesta de alza que se debería iniciar este año.
     
    Al respecto se refirió el presidente de Ecopetrol, Ricardo Roa, quien destacó el logro de cerrar el déficit del Fondo de Estabilización de los Precios del Combustible, Fepc, con el alza del galón de gasolina, pero alertó que aún se necesita hacer lo propio con los precios del diésel. Para ello, aseguró que se está barajando un incremento de entre $2.000 y $3.000 durante el año.
     
    La meta sí es que, con un incremento pequeño en el diésel durante el año, entre $2.000 y $3.000 el galón, se puede llegar a ese precio. Son los números que se están analizando”, dijo Roa en una entrevista con Noticias Caracol.
     
    El presidente de Ecopetrol añadió que "la premisa depende prácticamente de la política de precios de combustibles que define el Ministerio de Minas, el Ministerio de Hacienda y el Gobierno nacional y, sobre la que defina, Ecopetrol se allanará a la misma y la aplicará".
     
    De acuerdo con el informe del Plan Financiero del Ministerio de Hacienda, durante 2023, el Fepc acumuló una posición neta de $20,5 billones, de los cuales $15,2 billones correspondieron al Acpm, es decir, 74%. Para este año, la cartera económica prevé que dicha posición llegue a $9,5 billones.
     
    "En relación con el Acpm, el Gobierno Nacional está trabajando en una Mesa Técnica con representantes de Transportadores de carga y pasajeros, para llegar a una solución concertada para reducir el subsidio que se otorga al diésel a través del Fepc", manifestó el Ministerio de Hacienda en el informe del Plan Financiero.
     
    Por Brayan Becerra para LaRepública.
  • El aumento en el precio de la gasolina provocaría un incremento de 0,6% en inflación

    Los cálculos de Corficolombiana indican que cada aumento de $1.000 por galón eleva la inflación total en 64 puntos básicos.
    Uno de los factores que han provocado que el incremento de la gasolina se haga de forma gradual cada mes es la inflación, indicador que llegó a 13,34% anual en marzo, levemente por encima del dato de febrero, que fue de 13,28%. Y el tema sobre la mesa esta semana es el incremento histórico de $600 para este mes, lo que conlleva analizar la incidencia de esto en el componente inflacionario.
     
    Desde la Fundación Xua Energy se calcula que un aumento de 10% en el precio del ingreso al productor de la gasolina tiene un efecto en inflación de 0,6% aproximadamente, que dado el ajuste de este mes, sería el efecto esperado que dé en materia inflacionaria para el mes de mayo por cuenta del incremento.
     
    Los cálculos de Corficolombiana indican que cada aumento de $1.000 por galón eleva la inflación total en 64 puntos básicos. “Implica que continuar aumentando los precios de la gasolina hasta cerrar la brecha vs el precio paridad de exportación, aportaría más de tres puntos porcentuales a la inflación total”, indicó Julio Romero, economista jefe en Corficolombiana.
     
    David Cubides, director de investigaciones económicas en Alianza Valores, calcula que por cada $100 que sube el precio de la gasolina se puede impactar entre cuatro y cinco puntos básicos a la inflación”.
     
    Sin embargo, el experto resalta que “no hay que ver el efecto completo, porque hay que tener en cuenta esa desagregación que está haciendo el Gobierno”.
     
    Si se amplía la perspectiva, Cubides explica que el rubro de combustibles pesa 3% en la inflación y está dentro del transporte, que pesa 15%, “es un rubro que, si bien no pesa tanto, las alzas han sido generalizadas en los últimos meses y eso, por su puesto, genera que este componente registre una tendencia alcista”.
     
    Y en ese sentido, en Alianza Valores se analiza que aunque el efecto genera presión sobre los precios, hay otros componentes que se vienen moderando y eso contribuye a que el impacto no sea tan fuerte.
     
    “Entre los componentes que vienen moderándose está, por ejemplo, alimentos, restaurantes y hoteles, que eventualmente van a compensar la subida de la gasolina y al final vamos a encontrar una moderación de la inflación”, explica Cubides. Además, el experto pronostica que el año cerrará con una inflación cercana a 9%.
     
    En un recuento de los precios de la gasolina, para septiembre, se mantuvo el establecido en julio ($9.380), pero desde octubre, los incrementos se han implementado de forma gradual.
     
    En octubre, noviembre y diciembre del año pasado, el galón de gasolina subió en promedio $200 por mes. En enero, se registró un alza de $400 y en febrero fue de $250. En marzo y abril, el incremento fue de $400 en promedio.
     
    Romero explica que “si el gobierno aumenta los precios de la gasolina en $600 por galón cada mes, y se mantienen estable el precio paridad de exportación, en un periodo de ocho a nueve meses se habrá cerrado la brecha”.
     
    Juan Felipe Neira, docente de la Universidad Externado y experto en el sector, explicó que “el propósito del Gobierno es que para mediados del segundo semestre de este año ya estuviéramos en una equiparación casi total”.
     
    Julio César Vera, presidente de Xua Energy, indica que “si bien es una decisión adecuada y responsable en materia de política fiscal y económica, obviamente tiene efectos económicos sobre los consumidores directos de este producto”.
     
    Por Juliana Arenales para LaRepública.
     
  • Galón de gasolina aún debe subir $600 para igualar precio del mercado internacional

    El diferencial del precio está entre $500 y $600. Se estima que por cada mes que no se incremente el precio, el Gobierno subsidia más de $94.600 millones.
    Ya es un hecho que el precio promedio de la gasolina en octubre quedará en $13.964, el mismo valor que tuvo en septiembre, un precio que, aunque viene subiendo desde hace un año, sigue estando entre los galones más baratos de Latinoamérica.
     
    Desde el punto de vista fiscal, organizaciones como el Comité Autónomo de la Regla Fiscal, Carf, y analistas económicos de Corficolombiana han reiterado que el alza de la gasolina es una decisión necesaria, aunque impopular, por cuenta del déficit del Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles, Fepc, que asciende a $17,8 billones.
     
    Andrés Velasco, director técnico del Carf, indicó que la entidad calcula que el diferencial entre el precio regulado y el precio internacional de referencia es de aproximadamente $600. Julio César Vera, presidente de la Fundación Xua Energy, hace un cálculo cercano a $500 para el diferencial, que subsidia el Gobierno Nacional.
     
    Velasco agregó que “no cerrar ese diferencial implicaría la causación de un déficit por cerca de $330.000 millones en lo que queda de 2023, que tendrá que ser cubierto por recursos de la Nación en 2024, dentro de los techos de gasto que permite la regla fiscal”.
     
    Si se revisa por mes, el analista Vera calcula que con un diferencial de $500 por galón se están subsidiando $94.600 millones al mes, “que el Gobierno tendrá que asumir y compensar a Ecopetrol a través del Fepc, que se suman a los casi $1,8 billones que significarán los subsidios para el diésel en este mes”.
     
    La decisión de no subirle a la gasolina este mes se justificó en la compensación para taxistas. El ministro de Hacienda, Ricardo Bonilla, aseguró que “el precio de la gasolina y del diésel en octubre se va a quedar estable en razón a que, en el proceso de concertación de una compensación con el gremio de taxistas, hemos encontrado un cuello de botella importante que nos impide seguir adelante, y es que son aproximadamente 300.000 taxistas y solo se han inscrito en la plataforma 40.000, entonces no sabemos a quiénes les va a llegar la compensación ni a donde”.
     
    Y lo único que comentó el ministro de Minas y Energía, Andrés Camacho, respecto a la decisión fue que “también estamos respetando el compromiso de compensación de la gasolina para el gremio de taxistas acordado el pasado 25 de agosto”.
     
    Bonilla ha reiterado que los recursos para esa compensación no saldrán del Fepc, sino del Presupuesto General de la Nación. No obstante, fue el argumento base para congelar los precios este mes.
     
    Y es que la decisión llegó en un momento en el que el panorama político está “apretado”, pues las elecciones regionales del país son el próximo 29 de octubre.
     
    Para Vera, se trata de “una decisión que responde más a una decisión de cálculo de política electoral que económica, por lo cual la invitación es a que, como se ha venido haciendo, responsablemente se tomen decisiones económicas y no políticas sobre un tema tan importante y delicado para la política energética del país”.
     
    Los colombianos podrán sentir un alivio al bolsillo, pero actores del escenario político nacional mostraron molestia. Por ejemplo, Miguel Uribe Turbay, senador del Centro Democrático, dijo que “el presidente y el ministro de Hacienda son muy vivos: seguirán subiendo el precio de la gasolina pero no lo hacen en octubre para evitar el desgaste en las elecciones locales”.
     
    Juan Camilo Restrepo, exministro de Hacienda, trinó, a través de su cuenta de X: “el Gobierno debería decir las cosas como son: la suspensión durante octubre de las alzas de la gasolina no es por el problema del pago compensatorio a los taxistas. Se debe a que el Gobierno no quiere hacer alzas en octubre, que es mes de elecciones. Esa es la realidad”.
     
    Por Juliana Arenales para LaRepública.
  • Gremio de transportadores pide que se hagan cambios para ajustar precio del Acpm

    Gremio de transportadores afirman que han tenido diez mesas técnicas con el Gobierno pero no han llegado a acuerdos concretos.
    El sector transportador de carga, pasajeros y volquetas representado en la Cámara Intergremial del Transporte, Unidos, salió al paso luego de las declaraciones emitidas por el ministro de Hacienda, Ricardo Bonilla y aclaró que desde hace año y medio han tenido voluntad de dialogar.
     
    Aclaró que han tenido diez mesas técnicas que han mantenido con el Gobierno, han propuesto una fórmula del "precio Colombia" para fijar el precio del Acpm, cuya implementación implica unos cambios regulatorios.
     
    Este mecanismo tiene varios aspectos, entre ellos, utilizar el Acpm como instrumento para reactivar la oferta de bienes y la inversión, que aseguran actualmente está en profundo declive.
     
    “Eso implica discutir dos cosas: ¿Cuál es el nivel adecuado del subsidio explícito neto? ¿Cuándo y cómo hacer ajustes inflacionarios, atados a la evolución del ciclo económico? Ese es parte del debate que tenemos con los ministerios”, dice el gremio de transportistas.
     
    Además, cuestionó que hasta el momento el Gobierno no ha presentado una propuesta concreta. “Nos ha dicho que en 2022 el Acpm debía de haber sido $10.451 más costoso de lo que se pagó y en 2023 debía haber sido $7.290 más caro del precio al consumidor vigente en ese momento”.
     
    Aclaró que, durante las mesas técnicas, “el Gobierno no ha hecho propuesta concreta y es lo que estamos esperando que haga y debe hacer en la reunión que ya nos ha aplazado en dos ocasiones”.
     
    No obstante, el ministro Ricardo Bonilla negó que haya tenido diálogo con el gremio de transportadores y afirmó que "no tienen voluntad para conversar, de llegar a acuerdos porque siempre amenazan con irse a paro", esto derivó la respuesta de Unidos.
     
    El comunicado
    El gremio emitió un comunicado de inmediato y calificaron de “inadecuadas” estas informaciones realizadas por Bonilla. “Da la idea de que nuestra forma de actuar durante las conversaciones sobre el precio del Acpm ha sido la de amenazar con una u otra acción. Nada de eso. Nuestro ánimo de diálogo está intacto”.
     
    Además, Unidos aclaró que han participado en nueve sesiones de las mesas técnicas. “Le entregamos al Gobierno un documento técnico con nuestros argumentos sobre la conveniencia del Precio Colombia para el Acpm. Entre nuestros argumentos está el propósito de defender y mantener la autosuficiencia petrolera y aprovechar la ventaja absoluta que como país tenemos al ser autosuficientes en diésel”.
     
    “Le hemos presentado cifras, cálculos y análisis debidamente sustentados. Hemos hecho análisis sobre el funcionamiento de Ecopetrol, su estructura operativa y técnica y sobre las realidades financieras de la empresa más grande de Colombia. Hemos llamado a aumentar el presupuesto de exploración y proteger el negocio esencia de la Empresa Colombiana de Petróleos”, dice parte del comunicado.
     
    El precio del diésel ha sido tema de discusión en las últimas semanas. En principio, el presidente de Ecopetrol, Ricardo Roa, anunció hace unas semanas que para este año está previsto un aumento y que estaría entre $2.000 y $3.000.
     
    Pero esta información no fue corroborada por el ministro de Hacienda quien aseguró que primero se debe, “mirar con más calma por las implicaciones que tiene con respecto al transporte masivo y al transporte de carga”.Este mecanismo tiene varios aspectos, entre ellos, utilizar el Acpm como instrumento para reactivar la oferta de bienes y la inversión, que aseguran actualmente está en profundo declive.
     
    “Eso implica discutir dos cosas: ¿Cuál es el nivel adecuado del subsidio explícito neto? ¿Cuándo y cómo hacer ajustes inflacionarios, atados a la evolución del ciclo económico? Ese es parte del debate que tenemos con los ministerios”, dice el gremio de transportistas.
     
    Además, cuestionó que hasta el momento el Gobierno no ha presentado una propuesta concreta. “Nos ha dicho que en 2022 el Acpm debía de haber sido $10.451 más costoso de lo que se pagó y en 2023 debía haber sido $7.290 más caro del precio al consumidor vigente en ese momento”.
     
    Aclaró que, durante las mesas técnicas, “el Gobierno no ha hecho propuesta concreta y es lo que estamos esperando que haga y debe hacer en la reunión que ya nos ha aplazado en dos ocasiones”.
     
    No obstante, el ministro Ricardo Bonilla negó que haya tenido diálogo con el gremio de transportadores y afirmó que "no tienen voluntad para conversar, de llegar a acuerdos porque siempre amenazan con irse a paro", esto derivó la respuesta de Unidos.
     
    El comunicado
     
    El gremio emitió un comunicado de inmediato y calificaron de “inadecuadas” estas informaciones realizadas por Bonilla. “Da la idea de que nuestra forma de actuar durante las conversaciones sobre el precio del Acpm ha sido la de amenazar con una u otra acción. Nada de eso. Nuestro ánimo de diálogo está intacto”.
     
    Además, Unidos aclaró que han participado en nueve sesiones de las mesas técnicas. “Le entregamos al Gobierno un documento técnico con nuestros argumentos sobre la conveniencia del Precio Colombia para el Acpm. Entre nuestros argumentos está el propósito de defender y mantener la autosuficiencia petrolera y aprovechar la ventaja absoluta que como país tenemos al ser autosuficientes en diésel”.
     
    “Le hemos presentado cifras, cálculos y análisis debidamente sustentados. Hemos hecho análisis sobre el funcionamiento de Ecopetrol, su estructura operativa y técnica y sobre las realidades financieras de la empresa más grande de Colombia. Hemos llamado a aumentar el presupuesto de exploración y proteger el negocio esencia de la Empresa Colombiana de Petróleos”, dice parte del comunicado.
     
    El precio del diésel ha sido tema de discusión en las últimas semanas. En principio, el presidente de Ecopetrol, Ricardo Roa, anunció hace unas semanas que para este año está previsto un aumento y que estaría entre $2.000 y $3.000.
     
    Pero esta información no fue corroborada por el ministro de Hacienda quien aseguró que primero se debe, “mirar con más calma por las implicaciones que tiene con respecto al transporte masivo y al transporte de carga”.
     
    Por Bárbara Orozco para LaRepública.
  • La débil demanda de diésel en EE. UU. intensifica los temores de recesión

    La demanda de diesel en los Estados Unidos ha estado cayendo en los últimos meses, lo que también se refleja en la disminución de los precios mayoristas y minoristas del diesel, lo que apunta a una desaceleración en las actividades industriales y de carga y a la intensificación de los temores de una recesión en la economía más grande del mundo.  
    Las principales empresas de transporte y logística de EE. UU. no cumplieron con las previsiones de Wall Street en sus ganancias del primer trimestre y señalaron una "recesión de fletes" la semana pasada.
    “Para empezar, nos encontramos en un entorno de carga desafiante donde existe una presión de precios deflacionarios para una industria que continúa enfrentando presiones de costos inflacionarios. En pocas palabras, estamos en una recesión del transporte de mercancías”, dijo Shelley Simpson, presidente de JB Hunt, en la llamada de ganancias la semana pasada.
     
    La menor actividad de camiones y la desaceleración del crecimiento económico de EE. UU., que fue del 1,1 % en el primer trimestre, por debajo del 2,6 % del cuarto trimestre de 2022, no son un buen augurio para la demanda interna de diésel, dicen los analistas.
     
    “Si lo miraras en el armario y no supieras qué está haciendo la economía en general, dirías que estamos viendo algún tipo de recesión industrial”, Tom Kloza, jefe global de análisis de energía en el Servicio de Información del Precio del Petróleo. (OPIS), dijo al Financial Times .
     
    Los futuros de diesel de referencia para el combustible entregado en el puerto de Nueva York se desplomaron la semana pasada a un mínimo de 15 meses debido a que los temores de una escasez de diesel desde el otoño pasado ahora se han convertido en temores de una demanda débil de diesel debido a una economía tambaleante. 
     
    Los precios minoristas del diesel también han estado cayendo durante la mayor parte de este año.
    El precio promedio nacional del diésel ha caído 5,3 centavos en la última semana y se ubica en $4,07 por galón, $1,18 menos que en esta época del año pasado, dijo el lunes Patrick De Haan, jefe de análisis de petróleo en GasBuddy .
     
    “Los precios del diésel han seguido, cayendo a su nivel más bajo en más de 13 meses, ya que la demanda sigue siendo débil debido a las preocupaciones sobre la economía”, señaló De Haan.  
     
    Por Tsvetana Paraskova para Oilprice.com
  • Las razones por las que la gasolina en Colombia no para de subir

    Al 2 de mayo de 2023, el galón de corriente ya valía 11.767 pesos, 28 % más respecto a siete meses antes. Es el mayor aumento en los últimos 4 años.
    Acostumbrados a pagar una de las gasolinas más baratas de América, los colombianos enfrentan un inédito aumento de precios desde que el Gobierno decidió reducir subsidios que aumentaban su déficit e iban en contra de sus promesas ambientales.
     
    En octubre de 2022, dos meses después de asumir el poder, el presidente Gustavo Petro comenzó a ajustar los precios de la gasolina. Al 2 de mayo, ya valía 11.767 pesos por galón (2,5 dólares), 28 % más respecto a siete meses antes. Es el mayor aumento en los últimos cuatro años.
     
    Y hay zonas del país donde el precio por galón ya superó los 12.000 pesos.
     
    El alza responde a la urgencia de Petro de reducir el gasto fiscal generado por el Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles (Fepc), un programa estatal que subsidia su costo desde 2007 para evitar un impacto en los consumidores.
     
    Petro apuesta por eliminar esa carga para el Estado y usar los recursos liberados en mejorar la inversión social, cuando el hueco en el Fepc llega a los 36 billones de pesos (7.826 millones de dólares).
     
    Además, el presidente considera que subsidiar los combustibles va en contravía de sus políticas ambientales para enfrentar la crisis climática, como suspender las actividades de exploración de petróleo y gas.
     
    Las medidas golpean el bolsillo de los colombianos, quienes en marzo enfrentaron la mayor inflación en lo que va del siglo (13,34 % interanual) y su descontento permeó las redes sociales, identificó la unidad de verificación digital de la agencia AFP.
     
    El contexto internacional avisa de los posibles efectos de subir los precios o controlar la distribución de combustible. En Ecuador las protestas acorralaron al Gobierno hasta forzarlo a bajar tarifas en junio de 2022 y en Bolivia, centenares de agricultores se manifestaron contra las restricciones impuestas por el Gobierno a la venta de diésel importado en las gasolineras.
     
    Déficit continuo
     
    El Fepc cubre la diferencia entre los precios del petróleo en el mercado internacional y el valor interno fijado por el Gobierno, bajo un modelo que perpetúa el déficit en las arcas del Estado.
     
    Colombia, que produce el 80 % de la gasolina que consume a través de Ecopetrol, reconoce a esta empresa el valor internacional del combustible.
     
    Pagarle a la petrolera un precio inferior al del mercado impactaría también en los ingresos fiscales del país, pues "sería otra forma de subsidio", dijo a la AFP el experto Sergio Cabrales.
     
    La situación se agravó en 2022, cuando los precios internacionales del crudo subieron a la par de su demanda tras la caída causada por la pandemia y la contracción de la oferta vinculada al conflicto en Ucrania.
     
    Pero la administración de Iván Duque (2018-2022) mantuvo el subsidio, presionado por masivas protestas.
     
    "Eventos como la pandemia o el estallido social de 2021 hicieron que el gobierno anterior prefiriera no subir el precio de la gasolina. Su capital político era inexistente", explicó Hernando Zuleta, experto de la Universidad de los Andes.
     
    Deuda de Duque
    La ministra de Minas y Energía, Irene Vélez, asegura que el gobierno anterior dejó un saldo negativo en el Fepc de 15,9 billones de pesos (unos 3.550 millones de dólares), acumulado desde abril de 2022.
     
    Pero las alzas del combustible decretadas por Petro no solo están encaminadas a cubrir la diferencia que dejó su antecesor, sino a reducir la brecha colombiana con el precio internacional.
     
    "Aún sigue causándose un déficit, incluso con las alzas", explicó el especialista Julio César Vera.
     
    Así lo reconoce el Gobierno, que estimó que en 2023 gastará 26,3 billones de pesos (5.825 millones de dólares) para cubrir el adeudo, lo que prolonga la situación.
     
    El ministro de Hacienda, Ricardo Bonilla, coincide en que el galón de gasolina debe llegar a los 16.000 pesos (3,2 dólares) para alcanzar la paridad internacional.
     
    Hasta ahora, la medida no ha tocado los precios del diésel, usado para el transporte de materias primas y de pasajeros, tratando de evitar un impacto mayor sobre la inflación.
     
    AFP
  • MinHacienda y MinEnergía lanzaron borrador para focalizar subsidio a combustibles

    Se espera que con esta medida se genere un menor gasto para el Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles (Fepc).
    Las carteras de Hacienda y Minas y Energía, encabezadas por Ricardo Bonilla e Irene Vélez respectivamente, lanzaron un borrador de un decreto para comentarios en el cual se adiciona el Decreto 1068 de 2015 en relación con el mecanismo diferencial de estabilización de precios de la gasolina corriente motor (GMC) y el aceite combustible para motores (Acpm).
     
    El borrador propone determinar el mecanismo diferencial para los grandes consumidores en donde el ingreso al productor fósil de la gasolina motor corriente y el Acpm o diésel para los mencionados agentes deberá ser como mínimo el precio de paridad internacional y este no aplicaría a empresas generadoras de energía ubicadas en Zonas No Interconectadas (ZNI).
     
    Con esta medida, los ministerios estiman que la aplicación del mecanismo diferencial de estabilización de grandes consumidores generará un menor gasto para el Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles (Fepc) y, por tanto, una menor incidencia negativa en las finanzas públicas de la Nación.
     
    El borrador expone que los recursos públicos destinados a garantizar menores precios de combustibles son altamente regresivos porque benefician principalmente a las personas con mayores ingresos.
     
    "Los recursos destinados a financiar precios locales de combustibles líquidos fósiles menores a los internacionales para estos grandes consumidores podrían ser asignados a inversión o gasto público social con mayores rendimientos sociales para promover el desarrollo sostenible".
     
    Y se propone hacer una focalización a esos beneficios para incentivar así la transición energética al proyectar un impacto en las decisiones de consumo e inversión de los agentes del mercado de combustibles.
     
    El déficit del Fepc
     
    Según el documento publicado, el Fepc hasta el 2019 acumuló un déficit por $14,2 billones, que ascendía a $17,0 billones incluyendo los intereses causados a favor de la Nación. Esto porque el Fepc no contaba con fuentes corrientes que le permitieran honrar sus obligaciones con los productores y, por tanto, el Gobierno nacional sirvió de acreedor con el Fepc por medio de créditos extraordinarios del Tesoro
    nacional, y emisión de TES de este último y pagos a nombre del Fepc a terceros.
     
    En 2020, "se observó una pequeña posición neta superavitaria del Fondo principalmente asociada al relativo bajo precio internacional del petróleo durante la pandemia".
     
    Sin embargo, en 2021 y 2022, el resultado del diferencial de compensación de los precios de los combustibles líquidos, es decir, el precio local y el de referencia internacional y otros factores, el Fepc acumuló un déficit histórico por $11,4 billones (1% del PIB) y $36,7 billones (1,5% del PIB).
     
    Por Juliana Arenales para LaRepública.
  • Se mantienen las diferencias en torno al precio del diésel

    En una audiencia pública, representantes de gremios y de ministerios defendieron sus posturas con respecto al incremento de precios.
    El precio del diésel (Acpm) se ha mantenido estable desde 2022, cuando se realizó el último incremento en el ingreso al productor de este combustible. Esto ha llevado a que el Gobierno tenga que girar recursos importantes para pagar el déficit del Fondo de Estabilización de Precios de Combustibles (Fepc).
     
    Por este motivo, se citó una audiencia pública en la Comisión Cuarta del Senado en la que representantes del Ministerio de Hacienda y de Transporte, así como gremios del sector presentaron sus argumentos con respecto al alza que podría tener el precio de este galón.
     
    A su vez, algunos gremios expusieron la necesidad de revisar la fórmula con la que se determina el valor del galón de este combustible y revisar otro tipo de alternativas para no generar un choque.
     
    La viceministra técnica de la cartera de Hacienda, María Fernanda Valdés, manifestó que durante 2023 el Gobierno pagó $7.143 por cada galón de este combustible por cuenta del congelamiento del precio. Eso llevó a que a cierre de año el Fpec le costará $20,5 billones al Gobierno, de los cuales unos $16 billones se explican por el subsidio al diésel.
     
    Añadió que es necesario tener en cuenta que es un subsidio regresivo, en la medida que se les da un mayor monto a los hogares de mayores ingresos en el país.
     
    Dijo que el comportamiento de la inflación en los hogares de menores ingresos ha tenido un comportamiento de disminución, con lo que podría iniciar la senda de alza en el precio del galón.
     
    Destacó que el efecto inflacionario es menor que el de un alza a la gasolina, en la medida que una subida de 1% en su precio impactaría en 1,4 puntos básicos el costo de vida.
     
    Ahora bien, Alfonso Medrano, presidente de la Cámara Intergremial de Transporte Unidos, expuso que se debería contemplar la posibilidad de cambiar la fórmula con la que se establece el precio de este combustible líquido “que es el que mueve al país”.
    A esto se sumaron otras propuestas como la posibilidad de que no se tuviera en cuenta el precio de paridad como referente para establecer el ingreso al productor.
     
    Esto quiere decir que en lugar de tenerse en cuenta el precio del barril Brent y el del dólar para calcular el precio del galón de combustibles, sino que se tenga en cuenta en costo para producir el combustible y a esto se le sume un margen de utilidad para Ecopetrol, que es el mayor productor de petróleo del país.
     
    Juan Pablo Fernández, asesor de la Cámara Intergremial de Transporte Unidos, dijo que de lo contrario, el sector del transporte de carga tendría un choque de precios que podría escalar entre 15% y 33% el valor del transporte de pasajeros y carga. “Eso impactaría toda la actividad productiva del país”, manifestó.
     
    Los representantes gremiales también llamaron la atención sobre otros aspectos que están teniendo impactos en el transporte de carga, como el incremento en los peajes.
     
    Nidia Hernández, presidente de Colfecar, manifestó durante la audiencia pública que por carretera se mueve hasta 97% de la carga nacional, que ya se ha visto afectado por la desaceleración económica.
     
    Destacó que mantener el precio estable tendría un efecto positivo en la economía, contribuyendo a mantener el consumo, gracias a tener estable los precios de los productos que se mueven. 
     
    Añadió que el PIB del transporte ha venido cayendo, pues en 2023 disminuyó 0,9%, con lo que una subida en el precio de su principal insumo tendría un efecto. Aseguró que hay inseguridad en el territorio, así como bloqueos que están poniendo aún más presión para los transportadores, con lo que una escalada podría ser una estocada para el sector.
     
    “Todo esto sumado está generando sobrecostos, y bajo esta situación ni el sector productivo ni el bolsillo de los colombianos pueden asumir un costo más”, remató Hernández y llamó a que se considere por este motivo mantener los precios estables en este combustible.
     
    Para este año, Hacienda espera que el déficit en el Fondo de Estabilización sea de $9,5 billones, lo que significa que haya un incremento en el precio del galón del Acpm.
     
    Sin embargo, hasta el momento no se ha hecho ningún ajuste, puesto que el Gobierno acordó hacer las alzas por medio de acuerdo con los transportadores. De hecho, el viceministro de Transporte, Eduardo Enríquez Caicedo, señaló que ya van 10 meses de diálogo con este sector para llegar a un acuerdo.
     
    Por Daniel Morales para LaRepública.