log in
  • PDVSA Gas BajoEl plan de expansión involucra a la empresa mixta chino-venezolana SINOVENSA, radicada a unos 300 kilómetros al este de Caracas, en el oriental estado Monagas y en pleno corazón de la Faja Petrolífera del Orinoco.
     
    Caracas. El gobierno de Venezuela aspira aumentar el envío diario de petróleo a China a más de un millón de barriles, a través de un gran proyecto de expansión de las capacidades productivas de la Faja Petrolífera del Orinoco (FPO) Hugo Chávez, zona que concentra las más altas reservas de crudo del planeta.
     
    Las petroleras China National Petroleum Corporation (CNPC) y la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) se esfuerzan para elevar la exportación actual que consta de 600 mil barriles por día (MBD) y así consolidar al país sudamericano como un suministrador confiable de crudo para el gigante asiático.
     
    "La energía que va a requerir China en un futuro está aquí en Venezuela... nosotros queremos asegurarle el suministro independientemente de la situación coyuntural (de los precios petroleros)", afirmó el ministro de Petróleo y Minería, Eulogio del Pino, en un contacto con medios de prensa chinos que realizaron un recorrido por diversas empresas de la FPO.
     
    El plan de expansión involucra a la empresa mixta chino-venezolana SINOVENSA, radicada a unos 300 kilómetros al este de Caracas, en el oriental estado Monagas y en pleno corazón de la Faja Petrolífera del Orinoco.
     
    Inaugurada en el año 2008 y gracias a un financiamiento del Banco de Desarrollo de China (CDB, por sus siglas en inglés) por 4 mil millones de dólares, SINOVENSA es la más grande e importante de las cuatro empresas petroleras binacionales instaladas en la Faja.
     
    Actualmente cuenta con una capacidad de 170 mil barriles por día y espera añadir 105 mil a través de ambiciosas labores de infraestructura.
     
    Dentro de los nuevos proyectos que vienen a aumentar la oferta de crudo a Beijing se encuentra la inserción de una nueva planta de deshidratación y desalación conocida como "módulo de 30 mil barriles" por su importante capacidad para procesar esta cantidad de crudo extrapesado.
     
    En total, el módulo que es operado por trabajadores chinos y venezolanos, podrá sumar a los niveles de producción unos 50 mil barriles diarios de petróleo.
     
    Otras labores de expansión abarcan al estado Anzoátegui, también del oriente venezolano, donde se encuentra la Planta de Mezcla José (PMJ) que tiene como meta duplicar la cifra de procesamiento de 165 mil barriles diarios de crudo extrapesado que provienen de la Faja Petrolífera.
     
    El funcionamiento de PMJ consta de la unión del petróleo extrapesado con crudos más livianos o nafta para garantizar una mayor efectividad en el transporte del hidrocarburo por las tuberías y perfilar los 16° grados API del Merey 16, denominación comercial que recibe el crudo venezolano.
     
    La meta para el año 2017 es que esta planta de mezcla, la más importante de la Faja, logre procesar y mejorar al menos 330 mil barriles por día.
     
    "Además de esto, tenemos un crédito aprobado por el Banco de Desarrollo de China por 5 mil millones de dólares para el desarrollo de otras áreas", dijo el ministro Eulogio del Pino a propósito del impulso que tendrán otras empresas mixtas como Petrourica, Petrozumano y Petrosiven.
     
    Otra de las estrategias para el incremento productivo está asociada con nuevas tecnologías chinas en ingeniería de yacimientos, que permitirán elevar el nivel de recuperación térmica, reduciendo la viscosidad del petróleo e incrementando su volumen.
     
    La asiática CNPC cuenta con un amplio conocimiento en esta práctica, según detalló el titular de la cartera de Petróleo y Minería, quien destacó las bondades de su uso en la FPO.
     
    A la par de las gestiones para aumentar la producción petrolera, China y Venezuela adelantan labores de infraestructura para hacer más eficiente el traslado del crudo desde el país latino y evalúan las oportunidades internacionales para reducir los tiempos de transporte.
     
    "Actualmente, cada 3 días sale un barco súper tanquero desde Venezuela y demora unos 45 días para arribar a suelo chino, vamos a reducir esos tiempos con el canal de Panamá, ahora que está ampliado", dijo Del Pino.
     
    A ello se suma la construcción del Terminal de Almacenamiento y Embarque de Crudos (TAEA) en la península de Araya en el estado Sucre (oriente) cuya culminación está prevista para el año en curso.
     
    También se adelanta en la ciudad de Jieyang, en la provincia de Guangdong, en el sur de China, una refinería conjunta que podrá procesar 400 mil barriles de petróleo provenientes de la Faja Petrolífera del Orinoco, y que según Del Pino ya está en fase avanzada de ingeniería.
     
    "El proyecto de expansión es un proyecto ejemplar entre el gobierno chino y Venezuela que también ha reflejado la cooperación entre los gobiernos y pueblos de nuestros países", dijo por su parte Liang, responsable del proyecto de expansión de crudo extrapesado de SINOVENSA.
     
    La asociación integral bilateral que data de más de 10 años se ha basado en más de 445 convenios de cooperación en distintas áreas, siendo una de las más fuertes el sector petrolero con una facturación que sólo en 2015 sumaba 88 mil 894 millones de dólares.
     
    Fuente: Americaeconomia.com/ Reuters
  • El presidente de la empresa, Humberto Calderón Berti, dice que la situación es insostenible.
     
    Humberto CalderonEl derrame forzado de los 3.120 barrilles de petróleo entre las veredas Santa Rosa y La Cabaña no solo ocasionó un daño ambiental de dimensiones aún incalculadas. También dejó una herida profunda en las operaciones de la empresa petrolera Vetra, dueña del crudo derramado.
     
    El presidente y fundador de la compañía, Humberto Calderón Berti, señaló que el año pasado tuvieron que invertir una suma cercana a los 8 millones de dólares atendiendo las consecuencias, de los ataques de las Farc a sus instalaciones.
     
    “Hace una semana nos lanzaron 16 cilindros, quemaron dos carrotanques y destruyeron un descargadero y otras instalaciones y eso es permanente, estamos operando bajo una amenaza latente”, señaló el ejecutivo.
     
    Por esta razón, la petrolera contempla la posibilidad de declarar fuerza mayor en sus contratos para suspender sus operaciones hasta que se normalice la situación de seguridad.
     
    Esto implicaría, según la empresa, que cerca de 1.500 personas, que dependen directa o indirectamente del trabajo en Vetra, quedarían sin trabajo.
     
    Es que, además de los atentados, la empresa tiene suspendidas sus operaciones porque algunos habitantes de la región han bloqueado las vías de acceso a los campos, y no están permitiendo que la firma haga las labores de contención del derrame.
     
    Según Berti, están reclamando presencia institucional, mejoras en temas de servicios públicos, educación y salud.
     
    Delegados del Ministerio del Interior sostuvieron una reunión con las comunidades el pasado viernes, esperando poder intermediar para despejar los bloqueos.
     
    Vetra tiene una producción cercana a los 18.000 barriles diarios.
     
    Portafolio.co
  • Shell PerforarMucho se habla de los países casi quebrados como consecuencia de la baja del precio del barril de petróleo. Pero se sabe menos acerca de los efectos del crudo barato en las grandes empresas privadas estadounidenses y europeas que ocupan un papel crucial en la industria petrolera global.

    ¿Están ellas en riesgo?

    La respuesta que los expertos dan es que no (por ahora).

    Directores de grandes petroleras y analistas afirmaron a BBC Mundo que las mayores empresas del sector están 'blindadas' ante la reciente y sustancial caída del precio del barril de crudo.

    Pero en los últimos meses gigantes del crudo como BP, ExxonMobil o Shell, se vieron obligados a recortar miles de puestos de trabajo o reducir sus gastos en cifras millonarias.

    Entonces, ¿qué tan "protegidos" están?

    Despidos

    Esta semana, la petrolera británica BP presentó sus peores números en 20 años.

    Informó pérdidas por US$6.500 millones en 2015.

    Y, además, anunció 3.000 despidos adicionales en el área de refinación y comercialización, que se suman a los 4.000 recortes ya comunicados, como parte de un programa de reestructuración de US$2.500 millones que anunció el año pasado.

    "La mayoría de las empresas petroleras están registrando bajas en sus ganancias pero aún siguen siendo rentables", aseguró a BBC Mundo, Brian Youngberg, analista especialista en energía de la firma Edward Jones, en San Luis, Estados Unidos.

    Las grandes compañías "reducen sus gastos y son precavidas. Son financieramente flexibles para afrontar la tormenta".

    Pero, "son demasiados grandes para caer", ante la baja del precio del barril de petróleo, agregó el analista.

    Si bien otra de las grandes petroleras como es la estadounidense ExxonMobil no registró pérdidas, las ganancias de 2015 fueron la mitad de las del año anterior. El año pasado, la compañía sumó algo más que US$ 16 mil millones.

    El gigante petrolero decidió, entonces, limitar sus inversiones en 2016 en un 25% a US$ 23.000 millones. El año pasado ya había tomado una medida similar con una reducción del 19%.

    La holandesa Royal Dutch Shell fue una de las primeras en anunciar recortes de personal que ya suman 10.300 puestos perdidos.

    "Los balances de las grandes compañías petroleras internacionales son estables en su mayoría porque sus negocios están diversificados", explicó sin embargo Lysle Brinker, director de investigaciones energéticas de la consultora de inversiones IHS.

    Esto significa que sus desarrollos no solo están asociados al valor del barril de petróleo. También pueden tener negocios con el gas o en derivados del petróleo que les pueden seguir siendo rentables.

    En primera persona

    Pese a los recortes previstos para este año, el vicepresidente de relaciones con los inversores de ExxonMobil, Jeff Woodbury, dijo a analistas que la compañía seguirá con su plan de concretar 10 grandes proyectos entre 2016 y 2017.

    "Estamos muy bien posicionados para hacer flexibles nuestros programas tanto como para incrementarlos como para reducirlos, dependiendo del clima del negocio", añadió Woodbuty según información de la agencia AFP.

    Del mismo modo, hace dos semanas el director ejecutivo de BP, Bob Dudley, dijo a Kamal Ahmed, editor de economía de la BBC, que en la petrolera "nos estamos moviendo rápidamente para adaptar y rebalancear la compañía ante el cambiante ambiente" en el sector.

    ¿Y en el largo plazo?

    Mientras que los analistas consultados por BBC Mundo desestiman un impacto fuerte en lo inmediato en las grandes empresas petroleras, advierten de posible turbulencia en el largo plazo.

    "No están en riesgo aún, pero podrán estarlo en algunos años. Si los precios del crudo siguen bajando en los próximos dos años, los problemas vendrán", pronosticó Brinker.

    "Algunas compañías ya cortaron dividendos y esperamos ver más de estos recortes al final del año", si los precios siguen bajos, agregó el analista.

    De igual manera opinó Youngberg sobre los recortes de dividendos, gastos y puestos de trabajo, aunque sostuvo que "la industria en sí misma sobrevivirá".

    Fuente: BBC Mundo  / Analía Llorente 

  • Los precios han caído, las reservas están por las nubes y las dudas sobre la eficacia de la OPEP han crecido y, sin embargo, Wall Street no ha perdido la esperanza en la recuperación del petróleo.
     
    Aunque el barril de crudo cayó por debajo de los 50 dólares la semana pasada, Goldman Sachs, Morgan Stanley y Citigroup aseguran que confían en que para fin de año los precios volverán a tener un repunte.Aunque el barril de crudo cayó por debajo de los 50 dólares la semana pasada, Goldman Sachs, Morgan Stanley y Citigroup aseguran que confían en que para fin de año los precios volverán a tener un repunte.El barril de crudo cayó por debajo de los 50 dólares en Nueva York la semana pasada debido a los indicios de que los recortes de producción de la OPEP no están eliminando un exceso mundial de oferta lo suficientemente rápido y que las empresas de perforación de shale estadounidenses están listas para cubrir cualquier déficit. 
     
    Sin embargo, Goldman Sachs Group, Morgan Stanley, Bank of America y Citigroup dicen seguir confiando en que los precios subirán a fin de año.
     
    En un tiempo más, las abultadas existencias mundiales de petróleo disminuirán conforme surtan efecto los recortes de producción de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y Rusia, mientras el consumo de combustible sigue siendo fuerte, predicen los bancos.
     
    “El panorama no es menos optimista”, dijo Seth Kleinman, responsable mundial de estrategia energética de Citigroup, que prevé que el barril de crudo superará los 60 dólares más adelante en el año. “Reducir las existencias de petróleo es un proceso complicado, pero los recortes de la OPEP son reales, la demanda de Asia es aceptable y, en última instancia, el mercado se está ajustando”.
     
    Hay muchas razones para dudar de los argumentos alcistas.
     
    Pese a la adhesión inusualmente firme de la OPEP a sus propias metas, las existencias de crudo de Estados Unidos están cerca de niveles récord, la producción del país se encuentra en el nivel más alto en un año y el número de plataformas de perforación casi se ha duplicado desde mayo. 
     
    Los socios de la OPEP, entre ellos Rusia y Kazajistán, han quedado rezagados en el cumplimiento de los recortes prometidos y la producción saudí repuntó el mes pasado.
     
    Sin embargo, la demanda de petróleo sigue en condiciones de superar la oferta en el segundo trimestre y de comenzar a agotar las existencias mundiales, según Goldman Sachs, que prevé que el barril de West Texas Intermediate, la variedad de referencia en los Estados Unidos, superará los 57 dólares en tres meses.
     
    “El reequilibrio del mercado petrolero sigue avanzando”, dijo Jeff Currie, jefe de investigación de materias primas de Goldman Sachs en Nueva York, en un informe del 14 de marzo. En una nota de dos días antes, Currie señaló que “el mercado necesita un poco de paciencia” para que el efecto de los recortes de la OPEP se haga sentir.
     
    Los precios del crudo estadounidense subirán a por lo menos 64 dólares el barril en el tercer trimestre conforme comience a dispersarse el excedente, dijo Francisco Blanch, jefe de investigación de materias primas de Bank of America, en un informe el 10 de marzo.
     
    Los países miembros de la OPEP se reunirán el próximo 25 de mayo para decidir si extienden o no sus recortes a la producción. Hasta ahora, Arabia Saudita, Irán, Iraq y Rusia han mostrado disposición a ampliar el recorte.
     
    ElFinanciero.com.mx
  • El petróleo en el mercado de Nueva York cerró la sesión con una leve ganancia de 16 centavos a 47.82 dólares, luego de que las reservas estadounidenses bajaron menos de lo esperado y eso no consiguió animar al deprimido mercado.
     
    Plataforma de ChevronPlataforma de ChevronEl petróleo cerró en leve alza el miércoles luego de que las reservas estadounidenses bajaron menos de lo esperado y eso no consiguió animar al deprimido mercado.
     
    El barril de "light sweet crude" (WTI), referencia estadounidense del crudo, ganó 16 centavos a 47.82 dólares en los contratos para entrega en junio negociados en Nueva York.
     
    En Londres, el barril de Brent, para entrega en julio subió 33 centavos a 50.79 dólares.
     
    "El mercado sigue en bajo nivel", dijo Andy Lipow, de Lipow Oil Associates, al explicar que persiste la preocupación por la elevada producción.
     
    Ya en baja desde fines de abril, los precios del crudo comenzaron mal esta semana, especialmente por la reanudación de la producción en Libia.
     
     
    Los precios siguen en sus niveles más bajos en un mes en un contexto de generalizadas dudas sobre la absorción de la elevada oferta mundial.
     
    Estados Unidos informó este miércoles que sus reservas de crudo bajaron lo cual es favorable a los precios pero aún así el mercado no se entusiasmó.
     
    "Los datos del día son neutros", dijeron analistas de DNB. "La baja de las reservas estadounidenses de crudo es menor a lo que se esperaba en los mercados probablemente porque las importaciones fueron mayores de lo estimado", añadieron.
     
     
    ELECONOMISTA.COM
  • Pese a no ser un gran productor de crudo, la relevancia geográfica de Yemen se ha convertido en un factor determinante en el precio del petróleo en los mercados internacionales.
     
    Foto: enernewsFoto: enernewsSi bien Yemen no es uno de los grandes productores mundiales de crudo, su ubicación geográfica lo hace indispensable. Es por eso que el conflicto yemení, que se libra en la ciudad de Adén, entre rebeldes huthis, de origen chiita, y fuerzas oficiales acompañadas de respaldo internacional, en especial de Arabia Saudita, mayoritariamente sunita, se ha vuelto crucial para la determinación de los precios internacionales de crudo.
     
    Durante los últimos meses los temas relacionados con el petróleo han ido guiados a la explicación de su desplome y del exceso de oferta de crudo a nivel mundial. No obstante el inicio de los bombardeos por parte de Arabia Saudita impulsó en la jornada del jueves el precio del barril, tanto Brent como WTI.
     
    Al cierre de la jornada el WTI obtuvo un incremento del 3,57%, pasó de US$47.51 a US$49,21, mientras que la referencia Brent terminó en US$58,98 con un avance del 4,61%. (Lea también: Petroleras en BVC no reaccionan)
     
    Surge entonces la inquietud de por qué si Yemen no es un gran productor de crudo, su conflicto interno influye de tal forma en la cotización del crudo en los mercados internacionales. Yemen es el trigésimo noveno productor más grande del mundo, sin embargo el estrecho de Adén es un punto estratégico para la distribución mundial del oro negro.
     
    Este estrecho, de apenas 40 kilómetros, es un punto de paso obligatorio para los barcos que transportan crudo desde Arabia Saudita, Irak y Emiratos Árabes Unidos, deben cruzarlo para poder atravesar el Mar Rojo o el canal de Suez hacia Europa.
     
    Según las estimaciones de la Agencia Internacional de Energía de Estados Unidos (AIE), en 2013, último año del que existen datos, cada día pasaron por esas aguas 3,8 millones de barriles de crudo. Por lo cual el conflicto en la zona afecta directamente la cotización del crudo en mercados internacionales.
     
    El conflicto se torna más complejo ahora que Arabia Saudita, avalada por el gobierno yemení, bombardea a los rebeldes, los cuales a su vez tendrían el respaldo de Irán, que buscaría a través del conflicto tener mayor control sobre los precios del petróleo.
     
    Entre los países que han empezado a bombardear las posiciones de los rebeldes hutíes a petición del presidente yemení hay cuatro miembros de la Opep (Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait y Qatar) que concentran buena parte de su producción de crudo.
     
    Arabia puso a disposición de la lucha en Yemen 100 aeronaves de combate y 150 mil soldados, a esto se suman los aportes de Emiratos Árabes Unidos (30 aviones), Kuwait (10), Bahréin (15), Qatar (15), Jordania (6), Marruecos, Egipto y Pakistán. Estos dos últimos países han desplegado además sus fuerzas navales y han expresado su disposición a contribuir a una operación terrestre.
     
    ¿Cuál es el papel de Rusia?
     
    En la guerra civil que se libra en Siria, Arabia Saudita le ha brindado su apoyo a los rebeldes, de origen sunita. Por otro lado los gobiernos de Irán e Irak (chiitas) han manifestado su respaldo al presidente sirio Bashar al-Assad. Rusia por su parte se ha inclinado por respaldar al gobierno iraní tanto en la confrontación en Siria como la que se vive en Yemen.
     
    Fuente: Dinero.com
Links to Best Bookmaker Bet365 it The UK