Menu
RSS
  • Carboneros le responden a Petro sobre reemplazo de termoeléctricas. “Tenemos que ser realistas y no meter a Colombia en un apagón”

    Presidente Gustavo Petro atacó las termoeléctricas y dijo que el país ya las debería estar reemplazando. | Foto: PresidenciaPresidente Gustavo Petro atacó las termoeléctricas y dijo que el país ya las debería estar reemplazando. | Foto: PresidenciaFenalcarbón señala que las térmicas a carbón representan el 16% del consumo de los colombianos, y eso significa darle luz a una ciudad como Barranquilla.

    El 13 de febrero se dio la apertura del parque solar de La Loma, situado en el departamento del Cesar. El proyecto abarca al menos 400 mil paneles solares conectados en un extenso terreno de 338,59 hectáreas. Durante la ceremonia de su entrada en operación, el presidente Gustavo Petro celebró el desarrollo de este proyecto, pero también aprovechó para criticar y mandar un fuerte mensaje contra las termoeléctricas.


    “Nosotros ya deberíamos estar reemplazando todas las termoeléctricas que hay en Colombia. No, cómo producimos más energía limpia al lado de las termoeléctricas, eso no es transición energética. La transición energética es reemplazar toda energía fósil por energía limpia. Pero es el camino que tiene que tomar Colombia de manera inmediata”, dijo el presidente Petro.

    Al mencionar el objetivo de transformar a Colombia en una nación impulsada por energías sostenibles, señaló: “El permiso, que se llamaba licencia ambiental, es un tema que tengo que criticar, porque lo he defendido para que en Colombia se cuide el equilibrio con la naturaleza. Pero no puedo entender cómo se le da permiso a la termoeléctrica sobre la base de carbón y no se le da permiso a los proyectos de energía eólica, que es energía limpia”, indicó.

    Señaló el jefe de Estado que “en cuentas vitales -que no se miden en dólares, sino en vidas humanas- significa que se ha cometido un enorme error, porque nosotros ya deberíamos estar reemplazando todas las termoeléctricas que hay en Colombia”.

    Para el mandatario, el país no está viendo cómo producir más energía limpia, sino cómo se produce al lado de las térmicas. E insistió: “Eso no es transición energética, la transición es reemplazar toda energía fósil por una limpia. Tiene sus bemoles técnicos, pero es el camino que tiene que tomar Colombia de manera inmediata y rápida”.

    Tras las declaraciones del jefe de Estado, la Federación Nacional de Productores de Carbón (Fenalcarbón) se pronunció y advirtió que, si bien es necesaria la incorporación de las energías renovables no convencionales, también es fundamental el respaldo que se necesita al sistema.

    Según Carlos Cante, presidente de Fenalcarbón, en pleno fenómeno de El Niño, el suministro de energía por generación térmica a carbón representa el 16% del consumo diario de los colombianos. Esa energía está aproximadamente representada en 230 gigavatios hora y para ello se utilizan entre 15 mil y 18 mil toneladas de carbón al día.

    De hecho, el país está en los máximos de consumo de carbón, que se ubican entre 450 y 480 mil toneladas de carbón al mes, y significará, un consumo de carbón en el año de entre 5,5 y 6 millones de toneladas.

    “Esto garantiza la confiabilidad en el suministro. Esta generación térmica a carbón, hoy en pleno fenómeno de El Niño, representa el consumo de una ciudad como Barranquilla. ¿Qué hubiese sido si no tuviéramos el respaldo de la generación térmica a carbón? Hubiéramos tenido unos carnavales apagados, seguramente”, dijo Cante.

    Y agregó: “Sería un error desmantelar la generación térmica a carbón en el corto plazo sin tener todavía las medidas de respaldo suficientes desde el punto de vista tecnológico y de la oferta”.

    Dijo que hay muchos países que quisieran tener las reservas de carbón que tiene Colombia, “con las calidades que nosotros tenemos, y están desarrollando, proyectos energéticos con base en carbón sin tenerlo y deben importarlo. Luego, Colombia no puede cometer ese error”.

    Para él, la discusión no está en sí tener más energía renovable. “Sí, hay que tenerla porque la demanda crece. La discusión es dónde va a estar el respaldo”, afirmó.

    Advirtió que el país no puede renunciar a garantizar esa confiabilidad en el suministro, “por lo menos mientras que no tengamos una fuente de reemplazo. Porque por demás las eólicas y las solares van a estar mientras que haya sol, mientras que haya viento”, agregó Cante. Y señaló: “tenemos que ser realistas y no meter a Colombia en un apagón futuro con decisiones que se den hoy en el presente”.
    Según Cante, "el Catatumbo hoy es una zona de despeje no declarada oficialmente. Quien controla la entrada y salida de los carbones en el Catatumbo es el ELN". | Foto: afpSegún Cante, "el Catatumbo hoy es una zona de despeje no declarada oficialmente. Quien controla la entrada y salida de los carbones en el Catatumbo es el ELN". | Foto: afp
    De otro lado, Cante afirmó que, desde el gremio, están viendo una reducción en los planes de inversión de las compañías del sector.

    “Las condiciones de mercado, pero fundamentalmente la incertidumbre política nacional, frente a acciones y medidas que amenazan con el bloqueo de operaciones y logística asociada a la producción y comercialización de carbones, empiezan a verse reflejadas en una caída en las inversiones del sector en todas las escalas de producción”, dijo sin mencionar empresas ni valores.

    Además, advirtió que esos mensajes contra el sector también han generado alarmas en los bancos y en la financiación de proyectos del sector, muchos de ellos que se encuentran hoy paralizados. “Proyectos que teníamos andando, los bancos dijeron, esperemos un poco”, describió.

    También, Cante manifestó preocupación por el tema de seguridad. “Hay regiones, como el Catatumbo, que produce un importante volumen de carbones, tanto térmicos como metalúrgicos, tanto para la generación de energía como para la producción de coque bajo en fósforo, que hoy está totalmente sitiada. El Catatumbo hoy es una zona de despeje no declarada oficialmente. Quien controla la entrada y salida de los carbones en el Catatumbo es el ELN. Y el nivel de extorsión del ELN hacia los pequeños productores mineros que hacen parte de nuestra cadena de suministro es de tal nivel que han pretendido inclusive promover paros armados para que los comercializadores y los compradores suban el precio, pretendiendo que desde el Catatumbo se mueven los precios internacionales. Inclusive con mensajes por parte del ELN en el sentido de que si no pueden pagar la extorsión ‘hágase a un lado y entréguenos las minas’”, explicó el dirigente gremial.

    En la presentación de indicadores del sector, Cante señaló que Colombia se sitúa en el top de exportadores de carbón térmico, después de Indonesia, Australia, Sudáfrica y Rusia. Con cerca de 54,5 millones de toneladas (MT) exportadas, la demanda de carbón térmico aumentó en la mayoría de los países destino, incluyendo India, Japón, Corea del Sur, Turquía y Marruecos.

    “Esto, en el contexto de un mercado donde la demanda mundial estuvo alrededor de los 8.500 millones de toneladas, con exportaciones globales que por primera vez superaron los mil millones de toneladas, un crecimiento del 6,6% respecto a 2022″, concluyó.


    Fuente: Semana.com

  • Participación de térmicas sería 5 % de la matriz eléctrica a 2052

    La Upme presentó para comentarios el Plan Energético Nacional, que proyecta una mayor participación de las energías renovables. 
    La Unidad de Planeación Minero Energética (Upme) presentó para comentarios el Plan Energético Nacional, el cual actualiza una serie de escenarios que estima la entidad para los próximos 30 años. Estos escenarios son de actualización, modernización, inflexión y disrupción.
     
    En estos se “propone diferentes caminos y alternativas tecnológicas para la producción y consumo de energía, en línea con los principios de una Transición Energética Justa”. Con base en estos escenarios, se toman decisiones de política pública así como habilitar inversiones.
     
    En todos los escenarios propuestos, la participación de la energía con generación térmica tendría caídas, mientras que las energías renovables no convencionales tienen un alza considerable.  
     
    Cabe recordar que en 2022, la capacidad neta de la generación térmica era de 30,4 % del total (5.656 megavatios), mientras que la hidroelectricidad representó 67,1 % del total (12.494 megavatios). 
     
    Para el primer caso, en la actualización, se estima que la generación eléctrica va a incrementarse 2,7 veces, con lo que habría 50.153 megavatios de capacidad.
     
    Así mismo, se plantea que 51 % de la electricidad sea proveniente de fuentes renovables no convencionales con una alta participación de energía eólica (26 %) y solar (24 %), y cuenta con geotermia (1 %); seguida por el recurso hidráulico que representa el 40 % de la matriz de generación, y cerrando con generación térmica, correspondiente al 9 % del total, principalmente a gas natural.
     
    Para el segundo caso, la capacidad instalada es un poco menor, alcanzando 47.088 megavatios, también predominantemente renovable no convencional. La energía solar se estima en 26 % de la participación y 24 % eólica. Por su parte, las hidroeléctricas serían 44 % del total y las térmicas un 10 %.
     
    “A pesar de que este escenario propone la masificación del gas natural en el sistema energético, no se observan grandes consecuencias en la capacidad de generación”, asegura el Plan.
     
    Para un escenario de inflexión, aparece una nueva tecnología en el mapeo de la Upme: la energía nuclear. Este plantea que en total, la capacidad de las plantas llegue a 60.309 megavatios, de los 64 % es renovable no convencional, donde se cuentan eólico 42%, solar 18 %, nuclear 4 % y geotermia 1 %.
     
    “Esta tecnología (nuclear)se espera que esté operativa a partir de 2038, otorgando un período de 15 años para su regulación”, señala el documento.
     
    En este, el recurso hidráulico sería 30 % y las térmicas harían el restante 5 %, dado que la nuclear daría firmeza al sistema.  
     
    Por último, en un escenario de disrupción, es cuando se estima el mayor incremento en la capacidad neta, que alcanzaría 72.330 megavatios, con el mayor porcentaje de participación de energías renovables no convencionales, que llegarían a ser 70 % de la matriz del país. De estos, la energía eólica y la solar siguen siendo los principales. Si se suma la energía hidráulica, estas tecnologías totalizarían 91,7 %. 
     
    “El restante 8,3 % corresponde a centrales térmicas que utilizan tecnología de captura y almacenamiento de carbono”, apunta el documento.
     
    Alejandro Castañeda, presidente de Andeg, explicó que reducir el porcentaje de participación de las centrales térmicas requiere una serie de inversiones y actualización tecnológica para garantizar la confiabilidad del sistema.
     
    “Solo cuando tengamos la tecnología para garantizar eso podemos pensar en reducir la participación en térmicas”, afirmó. Dentro de las tecnologías se cuenta el almacenamiento con baterías.  
     
    Con respecto al crecimiento de las tecnologías renovables no convencionales, Alexandra Hernández, presidente de Ser Colombia, señaló que para lograr la expansión prevista en el Plan Energético Nacional se requiere que se habilite el desarrollo de los proyectos, que hasta el momento se ha visto afectado por las demoras en los procesos ambientales y en trámites previos a la construcción. 
     
    Por Daniela Morales para Portafolio. 
     
     
  • Plantas térmicas necesitan $1,6 billones para enfrentar el Fenómeno de El Niño

    La Asociación Nacional de Empresas Generadoras, que agrupa las plantas térmicas de Colombia, le pidió al Gobierno abrir líneas de crédito flexibles para que las compañías tengan la liquidez que necesitan para enfrentar el fenómeno de El Niño.
    El presidente de la Asociación Nacional de Empresas Generadoras (Andeg), Alejandro Castañeda, indicó que las plantas térmicas del país están listas para atender el estrés energético que podría ocasionar el Fenómeno de El Niño, pero advirtió que es necesario que el Gobierno Nacional de incentivos para que las empresas tengan la liquidez que se requiere.
     
    Castañeda indicó que ante la disminución que se prevé en los aportes hídricos por cuenta de las menores lluvias, se necesitará más gas natural, más carbón y combustibles líquidos de cara a generar esa confiabilidad. Para eso, advirtió, “es fundalmental la liquidez en momentos de estrés”.
     
    “En 2015 – 2016 hubo problema de liquidez, pero en este momento eso está ajustado y corregido”, explicó el líder gremial, quien añadió que se debe tener la caja necesaria para poder comprar los combustibles que permitan mantener las térmicas encendidas.
     
    Cálculos de Andeg muestran que estos esfuerzos adicionales implica tener alrededor de US$250 millones mensuales para la compra de gas, US$80 millones para combustibles líquidos y alrededor de US$50 millones para carbón.
     
    En concreto, Castañeda estima que las plantas térmicas deben tener entre $1,6 y $1,8 billones disponibles para atender este Niño. “Nosotros podemos aportar un 55% y 65% del total de la demanda día. Sin embargo, siempre hay riesgos (…) Lo que no compartimos es que en este momento necesitamos $1,6 billones y tengamos que financiar terceros o que se comiencen a cerrarse las líneas de crédito”.
     
    El presidente gremial hizo un llamado al Gobierno Nacional, en el que se planteó la necesidad de aumentar esa liquidez. “Le propusimos que Findeter nos otorgue unos créditos con tasas de descuento a estos comercializadores y distribuidores, o los que requieran una necesidad de caja”, dijo. “Se hace necesario trabajar en el tema ante el Fenómeno de El Niño que se nos viene”.
     
    Por Forbes.