Menu
RSS

Buscar en todas las Noticias

Galón de gasolina aún debe subir $600 para igualar precio del mercado internacional

0
0
0
s2sdefault
El diferencial del precio está entre $500 y $600. Se estima que por cada mes que no se incremente el precio, el Gobierno subsidia más de $94.600 millones.
Ya es un hecho que el precio promedio de la gasolina en octubre quedará en $13.964, el mismo valor que tuvo en septiembre, un precio que, aunque viene subiendo desde hace un año, sigue estando entre los galones más baratos de Latinoamérica.
 
Desde el punto de vista fiscal, organizaciones como el Comité Autónomo de la Regla Fiscal, Carf, y analistas económicos de Corficolombiana han reiterado que el alza de la gasolina es una decisión necesaria, aunque impopular, por cuenta del déficit del Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles, Fepc, que asciende a $17,8 billones.
 
Andrés Velasco, director técnico del Carf, indicó que la entidad calcula que el diferencial entre el precio regulado y el precio internacional de referencia es de aproximadamente $600. Julio César Vera, presidente de la Fundación Xua Energy, hace un cálculo cercano a $500 para el diferencial, que subsidia el Gobierno Nacional.
 
Velasco agregó que “no cerrar ese diferencial implicaría la causación de un déficit por cerca de $330.000 millones en lo que queda de 2023, que tendrá que ser cubierto por recursos de la Nación en 2024, dentro de los techos de gasto que permite la regla fiscal”.
 
Si se revisa por mes, el analista Vera calcula que con un diferencial de $500 por galón se están subsidiando $94.600 millones al mes, “que el Gobierno tendrá que asumir y compensar a Ecopetrol a través del Fepc, que se suman a los casi $1,8 billones que significarán los subsidios para el diésel en este mes”.
 
La decisión de no subirle a la gasolina este mes se justificó en la compensación para taxistas. El ministro de Hacienda, Ricardo Bonilla, aseguró que “el precio de la gasolina y del diésel en octubre se va a quedar estable en razón a que, en el proceso de concertación de una compensación con el gremio de taxistas, hemos encontrado un cuello de botella importante que nos impide seguir adelante, y es que son aproximadamente 300.000 taxistas y solo se han inscrito en la plataforma 40.000, entonces no sabemos a quiénes les va a llegar la compensación ni a donde”.
 
Y lo único que comentó el ministro de Minas y Energía, Andrés Camacho, respecto a la decisión fue que “también estamos respetando el compromiso de compensación de la gasolina para el gremio de taxistas acordado el pasado 25 de agosto”.
 
Bonilla ha reiterado que los recursos para esa compensación no saldrán del Fepc, sino del Presupuesto General de la Nación. No obstante, fue el argumento base para congelar los precios este mes.
 
Y es que la decisión llegó en un momento en el que el panorama político está “apretado”, pues las elecciones regionales del país son el próximo 29 de octubre.
 
Para Vera, se trata de “una decisión que responde más a una decisión de cálculo de política electoral que económica, por lo cual la invitación es a que, como se ha venido haciendo, responsablemente se tomen decisiones económicas y no políticas sobre un tema tan importante y delicado para la política energética del país”.
 
Los colombianos podrán sentir un alivio al bolsillo, pero actores del escenario político nacional mostraron molestia. Por ejemplo, Miguel Uribe Turbay, senador del Centro Democrático, dijo que “el presidente y el ministro de Hacienda son muy vivos: seguirán subiendo el precio de la gasolina pero no lo hacen en octubre para evitar el desgaste en las elecciones locales”.
 
Juan Camilo Restrepo, exministro de Hacienda, trinó, a través de su cuenta de X: “el Gobierno debería decir las cosas como son: la suspensión durante octubre de las alzas de la gasolina no es por el problema del pago compensatorio a los taxistas. Se debe a que el Gobierno no quiere hacer alzas en octubre, que es mes de elecciones. Esa es la realidad”.
 
Por Juliana Arenales para LaRepública.