Menu
RSS
 

Impacto del coronavirus en los precios de las materias primas

0
0
0
s2sdefault
Inversionistas han buscado seguridad generando incrementos en los precios del oro y se ha reducido la demanda de algunas materias primas agrícolas.Inversionistas han buscado seguridad generando incrementos en los precios del oro y se ha reducido la demanda de algunas materias primas agrícolas.Las materias primas son los insumos fundamentales para Latinoamérica teniendo en cuenta que la mayoría de países las exportan y la economía depende de sus precios e incrementos en su comercialización. Sin embargo, debido a la crisis mundial por la pandemia se evidencia que los precios vienen disminuyendo de forma drástica, teniendo en cuenta que sus tendencias depende de las perspectivas económicas globales.
 
Este año, se ha visto como los precios de la energía y los metales se han reducido significativamente por las medidas tomadas que han reducido los viajes y desplazamientos así como la actividad industrial global, generando una serie de impactos en los precios que ha variado de forma diversa entre los productos básicos, de acuerdo a los sectores de uso final específico, la capacidad de almacenamiento y la elasticidad de la oferta de los productos básicos. Por ejemplo: los inversionistas han buscado seguridad generando incrementos en los precios del oro y se ha reducido la demanda de algunas materias primas agrícolas.
Los precios de los metales básicos han disminuido sustancialmente, impulsado por el cierre de fabricas Chinas, donde este país representa aproximadamente la mitad del consumo mundial de estás materias primas, seguido por las reducciones de consumo en Europa y Estados Unidos. Los especialistas preveen que el índice anual de precios de los metales básicos disminuira en un 10.2% en 2020 y en otro 4.2 por ciento en 2021 debido a las expectativas de una fuerte caída en la actividad industrial mundial.
 
Además, el riesgo esta en la desaceleración de los sectores intensivos en metales que podría reducir los precios mientras muchas de sus empresas cierran o paran la producción.
 
En este período, el índice de precios de alimentos y bebidas aumentó levemente (0.1%), impulsado por los cereales, las naranjas, los mariscos y el café arábigo, que registraron aumentos sustanciales de precios, mientras que los precios de la carne, el té, la lana y el algodón disminuyeron. Además, la caída del precio del petróleo ha ejercido una presión a la baja sobre los precios del aceite de palma, aceite de soja, azúcar y maíz, y las perspectivas de demanda de biodiésel y etanol han disminuido considerablemente. Los analístas mundiales, preveen que los precios de los alimentos disminuiran un 2.6% en 2020 y aumentarán un 0,4% en 2021. Interrupciones de la cadena de suministro, posiblemente debido a restricciones comerciales o retrasos en la frontera, preocupaciones de seguridad alimentaria y restricciones a la exportación en grandes exportadores de alimentos son los principales riesgos de incremento de los precios de los alimentos.
 
Los precios del petróleo se han reducido significativamente, teniendo en cuenta que las medidas de contención afectaron directamente al sector transportes que representa el 60% de su demanda de acuerdo a los reportes de la agencia internacional de energía. Las perspectivas indican que las restricciones de viaje nacionales e internacionales en todo el mundo y una fuerte reducción en el tráfico por carretera que se han venido experimentando en los últimos meses conduzcan a una disminución sin precedentes en la demanda de petróleo en 2020, principalmente por el colapso en el consumo de petróleo en el segundo trimestre que podría superar los 10 millones de barriles por día (alrededor del 10 % de la producción mundial diaria de petróleo). Estas tendencias implican una mayor acumulación de las existencias de petróleo y recortes voluntarios de la producción y, luego, una reducción de la producción de petróleo.
 
En cuanto al mercado del gas natural, este también ha visto afectada su demanda y precios en diferentes regiones del mundo. La incertidumbre actual es muy alta y el alza en los precios de los combustibles fósiles dependeran del control de la pandemia y fortalecimiento de los acuerdos de la OPEP. El mayor riesgo para la baja esta dado por la desaceleración de la actividad economica, el colapso de la coalición de la OPEP y la sobreproducción.
 
Todos estos elementos evidencian, que las medidas de reactiviación implican analizar los impactos que generaran en la economía colombiana la tendencia de los precios de las materias primas, ya que las mismas son un factor clave para garantizar ingresos y poder generar programas que impulsen la economía y permitan superar la crisis de manera integral e innovadora y potencializando las materias primas a través de la generación de valor y la calidad de los productos que solicitan los mercados internacionales.
 
Clara Inés Pardo Martínez
Post-doctora
Profesora, Escuela de Administración - Rosario GSB y Centro de Estudios para la Competitividad Regional – Score, Universidad del Rosario
 
PORTAFOLIO.CO