Menu
RSS

La delimitación de Santurbán tiene en vilo a 24.000 personas

  • Written by 
Los habitantes de Soto Norte tuvieron que dejar de hacer actividades que han desarrollado por años.
 
Vetas, en el municipio de Soto Norte, tiene 1.319 habitantes y el 75 % de su territorio está dentro del páramo.Vetas, en el municipio de Soto Norte, tiene 1.319 habitantes y el 75 % de su territorio está dentro del páramo.Vetas, en el municipio de Soto Norte, tiene 1.319 habitantes y el 75 % de su territorio está dentro del páramo.A partir del martes se inician las reuniones para establecer la hoja de ruta de la nueva delimitación del páramo de Santurbán, un proceso que ha tenido a los habitantes de Soto Norte en medio de la incertidumbre de cara al futuro del desarrollo productivo de la región.El problema es que la delimitación actual, según la Corte Constitucional, no contempló en su momento, las características sociales y económicas de los 30 municipios relacionados con el ecosistema; 20 de Norte de Santander y 10 de Santander.
 
Esta es la razón por la que miles de campesinos y mineros de Soto Norte tuvieron que dejar de realizar actividades que han desarrollado por años, pues con la actual delimitación sus predios quedaron dentro del páramo, lo que implica que ese suelo solo se puede usar para conservación y contemplación.
 
Hoy piden que sus voces sean tenidas en cuenta en un debate que, según ellos, solo se ha dado desde Bogotá y Bucaramanga y no en el territorio afectado.
 
 
Santurban D
 
“Las personas que viven en los territorios delimitados se quedaron sin poder realizar ninguna actividad económica, sin tener de qué vivir, ellos no han recibido ni siquiera una visita y esa línea fue hace seis años, el llamado que hacemos para la nueva delimitación es que se pongan en los zapatos de la gente que ha vivido ahí por generaciones y que de un momento a otro le vienen a decir que no puede criar una gallina o tener una vaca, aquí no vivimos del aire”, resalta Holmes Valbuena, gerente del Clúster Empresarial y exalcalde de California.
Un problema de seis años
 
El debate que tiene en el ojo del huracán a Santurbán comenzó en el 2012. Ese año el Ministerio de Ambiente y la Corporación para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga le solicitaron al Instituto Alexander von Humboldt realizar un estudio que permitiera establecer el límite inferior del páramo.
 
Ese estudio dio como resultado la Resolución 2090 de diciembre del 2014, de Minambiente, en donde se establece que el límite más bajo de Santurbán es de 3.100 m. s. n. m. y aclara que existen zonas en donde el límite puede descender hasta los 2.800 m. s. n. m.
 
Tres años después, en el 2017, la Corte Constitucional, a través de la sentencia T-361, le ordenó al Ministerio emitir una resolución con una nueva delimitación para el páramo porque, de acuerdo con el alto tribunal, en la del año 2014 se vulneró el derecho a la participación de la comunidad.
 
El nuevo plazo para este proceso se cumplió el pasado 16 de julio, pero por la pandemia tuvo una nueva extensión con el ánimo de garantizar la participación abierta de la comunidad.
 
Así va la nueva delimitación
 
Santurbán, el primer páramo en ser delimitado en Colombia, tiene 98.954 hectáreas protegidas para conservación y contemplación, más de 450 especies de flora y fauna y un complejo de cerca de 50 lagunas que están interconectadas y que, además, son nacimientos de agua que abastecen a la región.
 
En una reunión preliminar, hecha el año pasado, el Gobierno presentó una propuesta para la nueva delimitación, después de haber recibido más de 3.000 iniciativas ciudadanas para consolidar el componente social y económico que debe contemplar el nuevo límite.
 
“La propuesta que nos presentaron es pasar de 98.954 hectáreas protegidas a 139.000, son 40.000 hectáreas más para contemplación, y esto sucedió porque no se tuvieron en cuenta las propuestas de la comunidad, lo que está pasando en Soto Norte es que hay tantas restricciones ambientales que los campesinos ya no tienen salidas, es una región supremamente agobiada”explica Edwin Esteban, líder social y exasesor ambiental de la alcaldía de Suratá.
 
Esa propuesta será la que se discutirá en la fase de concertación, cuya agenda comenzará esta semana con una reunión entre el Ministerio de Ambiente y la comunidad.
 
Las propuestas ciudadanas
 
En diferentes espacios, la comunidad ha planteado propuestas para que se garantice que sus actividades económicas se respeten.
 
Vetas, por ejemplo, que tiene un 75 % del territorio dentro del páramo, propuso que se dejaran 600 hectáreas libres para hacer minería a pequeña escala y garantizar el desarrollo al trabajo y la conservación de una tradición de más de 450 años.
 
“Lo que buscamos como provincia es que se excluyan las zonas que ya están intervenidas, esto no quiere decir que no haya conservación, nosotros somos los que hemos cuidado el medioambiente durante años, es la gente con su sabiduría, sacarlos del páramo significaría el desplazamiento de la población”, agrega Esteban.
 
Esta es la misma situación en la que están los seis municipios de Soto Norte. La comunidad manifiesta que no es solo la restricción del páramo, que indica que por encima de los 3.100 m. s. n. m. no se puede hacer ninguna actividad como minería, agricultura o ganadería, sino que son todas las restricciones ambientales.
 
Es el caso de Tona, en donde el territorio tiene todos los pisos térmicos y su principal actividad económica es la agricultura; siembran aguacate Hass de exportación, producen uno de los mejores cafés de la región y son el segundo productor de cebolla junca del país. Además, este municipio, por medio del río Tona, abastece a Bucaramanga con más del 75 por ciento del agua.
 
Lo que buscamos como provincia es que se excluyan las zonas que ya están intervenidas, esto no quiere decir que no haya conservación, nosotros somos los que hemos cuidado el medioambiente durante años
 
“Es un municipio muy rico, pero le falta mucho desarrollo, todas las limitantes ambientales hacen que la mayoría de nuestro territorio esté frenado, nos están vulnerando los derechos y esa es la principal preocupación frente al nuevo proceso de delimitación”, señala Elkin Pérez, alcalde municipal.
 
Agrega que lo que quieren es que se escuche la voz de los campesinos. “Es un llamado a que se tenga en cuenta lo que el campesino necesita”, puntualiza Pérez.
 
La ‘línea’ no es la solución
 
 
Para Juan Carlos Alemán, biólogo marino y director de la corporación Itzea, lo que ha hecho falta en el proceso con Santurbán y con todos los ecosistemas de páramo del país es pensar en una estrategia de conservación y sostenibilidad.
 
“El país le cargó la responsabilidad del páramo a un Ministerio y debería ser un trabajo integral del Estado, la comunidad, las empresas y todas las instituciones en donde se piense el páramo como un territorio completo y no como un objeto al que hay que hacerle algo por cumplir una orden”, explica Alemán.
 
Además asegura que se debe realizar una investigación a profundidad sobre el páramo. “Lo que tenemos que reconocer es que tenemos páramos en buen estado de conservación y otros que no, lo que hay que hacer con eso es montar una estrategia de conservación y sostenibilidad, eso no se puede hacer con una línea para decir este es el límite y no se toca de aquí para arriba”, afirma.
 
Para Alemán la ‘línea’ no es la solución y no va a resolver el problema. Resalta que si se quiere lograr un buen plan de conservación, que integre las necesidades de la comunidad, se debe pensar en el páramo como un territorio integral.
 
El límite más bajo de Santurbán es de 3.100 m. s. n. m. y aclara que existen zonas en donde el límite puede descender hasta los 2.800 m. s. n. m.El límite más bajo de Santurbán es de 3.100 m. s. n. m. y aclara que existen zonas en donde el límite puede descender hasta los 2.800 m. s. n. m.El límite más bajo de Santurbán es de 3.100 m. s. n. m. y aclara que existen zonas en donde el límite puede descender hasta los 2.800 m. s. n. m.
"Lo que tenemos que reconocer
es que tenemos páramos
en buen estado de conservación
y otros que no, lo que hay que hacer
con eso es montar una estrategia
de conservación y sostenibilidad"
 
 
 
 
Claves del proceso
 
30 municipios participarán en la nueva delimitación
 
Minambiente, por orden de la Corte Constitucional, está haciendo la nueva delimitación de Santurbán. La instrucción del alto tribunal es que se haga con participación ciudadana en los municipios que tienen relación directa con el ecosistema: 20 en Norte de Santander y 10 en Santander.
 
El 24 de noviembre se reanuda fase de concertación
 
El proceso se detuvo por la pandemia del covid-19 y se reanudará esta semana para iniciar la fase de concertación. Durante los próximos 24, 25, 26, 27 y 28 de noviembre se harán mesas de participación en Soto Norte para escuchar las necesidades de la población.
 
Más de 24.000 habitantes piden que los dejen trabajar
 
 
Lo que piden, los más de 24.000 habitantes de Soto Norte es que se excluyan del nuevo límite del páramo en concertación esas áreas en donde la comunidad ha hecho por años minería, agricultura y ganadería de bajo impacto. Con la delimitación vigente, las personas no pueden trabajar.
 
450 años, tiempo que llevan cuidando el páramo
 
El argumento de la comunidad es que han cuidado el páramo por más de 450 años y lo seguirán haciendo sin que eso signifique dejar las actividades económicas que han hecho por tradición. Aseguran que, de lo contrario, lo que se produciría es un desplazamiento forzado del territorio.
 
*Un proyecto de contenidos editoriales especiales. Espacio auspiciado que fue cedido por Minesa al Consejo Territorial por la Defensa de Soto Norte.
 
 
 
ELTIEMPO.COM

Additional Info

  • MSRP: price
  • Genre: Action
back to top