updated 10:15 AM, Aug 5, 2020 America/Bogota
A+ A A-

Flower 8280El mundo que hemos conocido ha tenido cambios irreversibles en los últimos años, la sociedad cada vez más globalizada, es alimentada constantemente por un enorme flujo de información al alcance prácticamente de todos, la tecnología forma parte de nuestro diario vivir, desde teléfonos inteligentes, hasta aplicaciones que nos permiten navegar por rutas y ciudades sin tener un conocimiento previos de estas, ya no es necesario solicitar una dirección.

Cada vez dependemos menos de nuestro conocimiento aprendido debido al enorme big data que tenemos al alcance, teléfonos móviles con inteligencia artificial, autos eléctricos , trenes de hidrógeno, casas inteligentes,  el internet de las cosas, telemedicina, las energías renovables, e innumerables avances que por la velocidad en que aparecen ya no sorprenden a nadie y se convierten en algo cotidiano, dejamos de maravillarnos y simplemente estamos siendo llevados por una corriente de nuevos descubrimientos tecnológicos, que han hecho  que la mayoría de los  individuos que habitamos en este planeta tengamos  hoy un mejor nivel de vida , si lo comparamos con el estándar de comienzos del siglo XX.

Pero claramente esto es solo una cara de la moneda, porque muy a pesar de todos los avances tecnológicos la otra cara muestra una realidad inconcebible para el mundo hoy, en América Latina para poner un ejemplo 1 de cada 5 habitantes vive en la extrema pobreza, es decir que tiene menos de U$ 1,90 al día para sobrevivir, de acuerdo a cifras del Banco Mundial, en el mundo el 10% de la población vive en pobreza extrema, aproximadamente 736 millones de personas.

“Más de la mitad de la población extremadamente pobre vive en África al sur del Sahara. De hecho, la cantidad de pobres de esa región aumentó en 9 millones, por lo que en 2015 había 413 millones de personas que vivían con menos de USD 1,90 al día, cifra superior a la de todas las demás regiones en conjunto. Si la tendencia se mantiene, para 2030 prácticamente 9 de cada 10 personas extremadamente pobres vivirán en África al sur del Sahara.” (Fuente Banco Mundial).

Cuando observamos estas cifras y correlacionamos los datos entre la extrema pobreza y los lugares con mayor déficit de recurso hídrico, empezamos a entender cuál es el reto y los desafíos que como especie nos planteamos para el futuro: “El Agua”, es el recurso más vital en nuestro planeta, aunque también el más abundante, cerca del 70% de esta roca en la que vivimos está cubierta de agua, sin embargo el 97,5% de esta es salada y se encuentra en los océanos, lo cual nos deja un 2,5% de agua dulce para nuestro consumo, una cifra que se reduce aún más, cuando vemos que de ese pequeño porcentaje, el 30% son aguas subterráneas, ( disponibilidad a alto costo)  en hielo y glaciares el 69,7 %,  y solo el 0,3 % del  total de agua dulce esta disponible para el consumo humano y de sus actividades de subsistencia, una cifra que nos pone en perspectiva de que es lo que realmente es valioso para el futuro de las nuevas generaciones y para la propia existencia de nosotros como especie.

Muchos países hoy en el mundo carecen del vital elemento y ciudades enteras están agotando, sus reservas de agua convirtiéndose en ciudades inviables, ciudad del cabo en Suráfrica, es considerada la primera ciudad del mundo que agotó su disponibilidad de agua, estando a punto de cerrar completamente sus grifos en el 2018, la sobrepoblación unida a las fuertes sequias y  un recurso limitado pusieron la atención del mundo en esta ciudad del África, sin embargo en nuestro propio continente tenemos  graves problemas y  Sao Paulo, una metrópoli de más de 21 millones de habitantes estuvo al borde de la sequía total en el 2015, fenómeno  del que no escapa ciudad de México, otra mega urbe que está al borde del stress hídrico y tiene que importar más del 40% del agua potable que consume.

China tiene el 20% de la población mundial, sin embargo, cuenta con apenas 7% del agua potable global, en 2014, cada uno de los más de 20 millones de habitantes de Pekín recibieron sólo 145 metros cúbicos de agua al año, el Banco Mundial considera que hay escasez de agua cuando se reciben menos de 1.000 metros cúbicos de agua potable anuales por persona.

Carbon PoloniaLa pandemia de COVID-19 ha sacudido los mercados de energía al núcleo este año, creando una volatilidad increíble para los precios del combustible. Sin embargo, la única fuente de energía que no ha parpadeado es el carbón, un combustible que puede salir más fuerte a través de la crisis actual, según un análisis de Rystad Energy.

El precio del carbón ya estaba deprimido antes de la crisis del virus corona, y la reducción de la demanda en China durante los bloqueos fue acompañada por una caída de la producción nacional, equilibrando el mercado. El petróleo, que se utiliza como combustible en la minería del carbón, se ha vuelto más barato y Rystad Energy considera que reduce los costos de producción de carbón en unos pocos dólares por tonelada.

"Con los precios de ARA ya tan bajos, cualquier disminución en los costos potencialmente dará a los productores con dificultades que venden a Europa un poco de respiro, en lugar de permitir que los precios bajen más", dice Steve Hulton, jefe de investigación de carbón global de Rystad Energy.

Las grandes caídas en la moneda de los principales países exportadores de carbón como Australia y Rusia es un factor significativo, pero a menudo pasado por alto con respecto a los precios y los márgenes del carbón. A mediados de marzo, el dólar australiano alcanzó un mínimo de 17 años, ya que los inversores internacionales buscaron la seguridad tradicional de los dólares estadounidenses; El rublo ruso también ha alcanzado nuevos mínimos históricos debido al colapso del precio del petróleo.

Covi19En mi último artículo, ¿los mercados petroleros están reaccionando de forma exagerada al coronavirus? , Advertí sobre el poder de la publicidad mediática cuando se trata de epidemias. El cerebro humano tiene una tendencia a mezclar la gravedad de un resultado con la probabilidad de que eso suceda. Al igual que nuestro miedo al terrorismo o los ataques de tiburones , cuando se trata de epidemias, somos jueces increíblemente pobres de cuánto peligro representan realmente.
 
Nuestras sociedades intensamente interconectadas y los medios sensacionalistas significan que este fallo de juicio puede traducirse en histeria masiva y miedo en los mercados que pueden tener un impacto tangible en la economía mundial. Los precios del petróleo se han derrumbado, los mercados bursátiles han caído en la mayor cantidad desde la crisis financiera de 2008 y el Dow Jones vio caer su mayor cantidad de puntos en un solo día en la historia. Todo esto proviene de la propagación del coronavirus desde China a Corea del Sur, Italia, Irán y Japón. Pero a medida que esta propagación continúa, hay un factor clave que los observadores del mercado parecen estar ausentes, resaltado en el siguiente cuadro.
 
1516rf8 Large
 
La extracción ilícita de minerales no requiere de consultas previas ni de licencias. Por ejemplo, “en la carretera Panamericana, en Santander de Quilichao, ha habido explotación ilícita frente a todo el mundo, a todas las autoridades”, dice Juan Camilo Nariño, presidente de la Asociación Colombiana de Minería (ACM).
 

Mineria Ilegal

Sin consultas ni convocatorias sociales para rechazarla, el área de extracción ilícita de oro de aluvión en tierra avanzó 6,5 por ciento en el último año, de acuerdo con la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC). Un avance mayor que el 2 por ciento de la producción total del sector de minas y canteras en el PIB, que creció por primera vez en seis años.
 
Para las comunidades, la actividad ilegal les lleva condiciones de trabajo irregulares, les niega las regalías y los impuestos y trae violencia. Para el ambiente, destruye bosques, fuentes de agua y no restaura el paisaje, una vez la actividad ilegal termina.
En oro, de acuerdo con la UNODC, en el año 2019 se llegó a 98.000 hectáreas explotadas a cielo abierto. Sobre la actividad ilegal subterránea no hay cálculos.
 
De ese total, el 51 por ciento está en zonas excluibles, como reservas forestales o parques naturales. En zonas de minería restringida está el 10 por ciento.
 
El total del 2019 superó las 92.000 hectáreas del 2018, es decir que creció 6,5 por ciento, o 6.000 hectáreas en el año. Más de 16 hectáreas por día, o un área cercana a unas 32 canchas de fútbol cada 24 horas.
 
Entre tanto, el barequeo, una actividad popular realizada por habitantes de terrenos aluviales (como en las vegas de los ríos) que lavan arenas a través de medios exclusivamente manuales, equivale al 44 por ciento de la producción nacional, según UNODC.
 
El barequeo, una actividad popular realizada por habitantes de terrenos aluviales que lavan arenas a través de medios exclusivamente manuales, equivale al 44 % de la producción nacional, 
 
Mientras algunos actúan sin ser molestados por las autoridades, en años recientes, habitantes de municipios como Piedras o Cajamarca, en el Tolima, votaron en contra de la minería en sus territorios.
 
Más allá de si es o no constitucional que un municipio prohíba esta actividad, esas manifestaciones pusieron de presente percepciones sobre la minería como una actividad dañina para la sociedad y el ambiente, mientras que compañías que operan desde hace años tratan de mostrar, con sus prácticas, que dichas percepciones se originan en las consecuencias que trae la extracción ilegal y no en las actividades que se hacen con respeto a las normas.
Subscribe to this RSS feed