Logo

En 2018 el sector carbonífero se mantendrá estable

0
0
0
s2smodern

Carbon CnrLa minería en general no ha tenido un 2017 fácil en Colombia, el carbón no ha sido ajeno a esta adversidad y ahora también lo aqueja una sentencia antiproductiva emitida por la Corte Constitucional. Pese a todo, la previsión es positiva.

Las perspectivas para el sector carbonífero de cara a 2018 vaticinan cifras estables a pesar de la “inseguridad jurídica” denunciada por el presidente de la Asociación Colombiana de Minería (ACM), Santiago Ángel Urdinola, al referirse específicamente a un fallo de la Corte Constitucional que ordenó a Cerrejón suspender las actividades relacionadas con el desvío del arroyo Bruno, ubicado en la Serranía del Perijá, en La Guajira, y el cual alberga en su interior 35 millones de toneladas de carbón.

La sentencia de la Corte se conoció luego de que las comunidades indígenas denominadas La Horqueta, La Gran Parada y Paradero, interpusieran una tutela con el propósito de favorecer sus derechos a la consulta previa, al agua, a la seguridad alimentaria, a la salud y a la igualdad, pues según la querella presentada por estos nativos, dependían del afluente para sobrevivir. 

No obstante, según antecedentes jurídicos, estudios de impacto ambiental habían demostrado décadas atrás que en los últimos 4,8 kilómetros del Bruno, tramo que se pretendía desviar, no existe actividad agrícola, pesquera, ni asentamientos humanos.

Esta situación, según Angel Urdinola, desató la precaución de los inversionistas extranjeros en esta industria. “La decisión sobre arroyo Bruno de la Corte Constitucional podría afectar las metas de producción del país. El tema de incertidumbre en la seguridad jurídica más elecciones no es una buena combinación, y los inversionistas están siendo cautos”.

Aún así, el presidente de la ACM manifestó que este año la inversión extranjera ha mostrado un repunte frente al 2016. “En 2017, la actividad minera espera cerrar con un aporte de recursos extranjeros por US$700 millones frente a unas proyecciones de US$1.500 millones para 2018”.

Para el gerente de Minas Cundinamarca y Boyacá, Luis Gabriel Chiquillo, en 2018 el sector carbonero evidenciará un alza en las tarifas del fósil extraído en el interior y en el norte del país, teniendo en cuenta que “los promedios del mercado internacional están muy por encima de los precios determinados en los últimos tres años”. 

No hay una gran expansión productiva, dado que la capacidad de los proyectos no se incrementa de un momento a otro, pero en términos generales los carbones en el norte del país pueden estar llegando a un tope de 90 millones de toneladas para la exportación y los carbones del interior podrían estar cercanos a los 12 millones de toneladas, de estas, el 10% se negocian en el exterior y el resto sería para el consumo interno”, agregó. 

Frente al accionar reciente de la Corte respecto a la actividad minera, Chiquillo afirmó que “los titulares mineros se han defendido de algunas decisiones judiciales tomadas sin el suficiente soporte desde el punto de vista jurisprudencial. Estos fallos pueden llegar a complicar un poco, aunque yo no lo veo como un factor decisivo para desacelerar la producción y la exportación de carbón”. 

Con determinaciones como la ya reseñada, a juicio de Chiquillo, “se toma como fundamento la defensa de un derecho general que es el ambiente sano, cuando realmente no se está afectando a la ecología. Aquí se toman como bases legales las posturas de algunas personas que tienen intereses particulares, e incluso políticos”. 

La observación lanzada por el gerente de Minas Cundinamarca y Boyacá, frente a la desmitificación de la actividad minera como un oficio nocivo para el ambiente, subraya que “ha hecho falta más interacción con la comunidad asentada en los entornos de las unidades productivas. El Estado se ha visto un poco dormido en cuanto a la ejecución de estas acciones en los territorios”.

Otro miembro del sector carbonífero, quien prefirió mantener su nombre bajo reserva, también consideró que la producción y venta del carbón no se verá disminuida para el año entrante. “Hay una demanda que va en aumento sobre todo en el Valle del Cauca. El combustible más barato sigue siendo el carbón, por esta razón, las industrias que necesitan competir prefieren esta sustancia fósil”.

“Quisiéramos que el precio fuera mejor, pero nos regimos por los indices de oferta-demanda, y los precios van en aumento. Los combustibles fósiles seguirán creciendo en la medida en que el gas esté escaso en el mercado”, puntualizó. 

 

Fuente:  elmundo.com

Bogotá - Colombia - 2003 © PAISMINERO. Todos Los Derechos Reservados.