Menu
RSS
 

Nuevas pistas sobre garantías falsas en la Agencia Nacional de Hidrocarburos

0
0
0
s2sdefault
Extraccin PetEl consorcio Optima-Range, con raíces angloaustralianas, fue el que presentó las 6 pólizas que resultaron falsas cuando la ANH quiso cobrarlas al GNB Sudameris. Ahora, el reto es averiguar si los petroleros fueron engañados o están implicados en el fraude.
 
Comienzan a aparecer las pistas para desenredar uno de los escándalos que desde esta semana pusieron en entredicho a la Agencia Nacional de Hidrocarburos, a la que primero se le perdió información sobre estudios sísmicos de las zonas con mayor prospectividad de Colombia y a la que luego le salieron falsas 10 de las garantías de tres empresas involucradas en la producción petrolera.
 
Aunque ni la ANH, ni las autoridades investigadoras han dado mayores detalles sobre este último tema, El Espectador estableció que las garantías falsas corresponden a documentos aportados por el consorcio Optima-Range, al que se le había autorizado actividades en el Valle Superior del Magdalena, el Valle Medio del Magdalena y en el Putumayo.
 
Optima-Range, incumplió con los compromisos de inversión y cuando la ANH quiso hacer efectivas las pólizas, por US$12 millones, se encontró con que no eran válidas.
 
Todo iba bien para este consorcio y sus negocios en Colombia hasta que la ANH le inició proceso interno el 10 de marzo, al detectar las inconsistencias en las citadas garantías. ¿Qué fue lo que pasó?
 
Este diario estableció que Optima Range está conformado por Optima Oil Corporation y Range Resources Limited. Esta última es una empresa angloaustraliana con operaciones en Colombia, Guatemala, Puntlandia (un pequeño estado separado hace 17 años de Somalia, en el Cuerno de África) y Georgia.
 
La ANH adelantó el proceso normal de citación al banco GNB Sudameris, responsable de la garantía, para que asumiera su responsabilidad. Sin embargo, se llevó una gran sorpresa cuando la institución financiera se negó a pagar, argumentando que no había expedido esos documentos.
 
Aunque el ministro de minas Tomás González, explicó inicialmente que se trataba de diez garantías valoradas en US$40 millones, en la denuncia solamente se habla de seis que no superarían los US$12 millones.
 
Lo más curioso del caso es que fuentes cercanas a la investigación e incluso actores importantes del sector petrolero en el país, sospechan que detrás del sonado caso de las garantías falsas puede existir un interés por desviar la atención del foco más preocupante: el de la fuga de información y el robo de estudios sísmicos realizados por Repsol y Canacol Energy.
 
En su defensa, el consorcio interpuso una demanda contra un tercero que se encargó del trámite y quien habría falsificado las garantías, que le habrían costado $2 mil millones.
 
Para la Unidad Anticorrupción de la Fiscalía, se trataría de un caso típico de estafa a una empresa privada, pero si se llegara a establecer que el consorcio estuvo detrás de la maniobra, la situación sería distinta, pues sus miembros podrían ser imputados por falsedad en documento privado, celebración indebida de contratos y peculado. En todo caso, ya pesa una responsabilidad civil sobre Optima-Range por no haberse cerciorado de la legitimidad de los papeles. El tema ya está en manos de un grupo especializado de la Fiscalía que adelantarán las pesquisas necesarias.
 
Ahora, el reto es para Mauricio de la Mora, quien preside la entidad no hace más de dos meses, pues le toca limpiar el nombre de la Agencia Nacional de Hidrocarburos, una de las instituciones modelo del país e inspiradora de entes semejantes en países como México.
 
Por: Óscar Guesgüan Serpa
 
Fuente: ElEspectador.com
 
 

FERIA MINERÍA Y CONSTRUCCIÓN

Promo Feria T(1)