Menu
RSS
 

Se cae la venta de Pacific Rubiales, ¿y ahora?

0
0
0
s2sdefault
Revision De CuentasAlfa y Harbour Energy decidieron retirar la oferta para comprar las acciones de la petrolera. La intervención del fondo O’Hara y la baja cotización del barril de petróleo frenaron el negocio.
 
La cancelación del negocio entre Pacific Rubiales y los grupos Alfa SAB y Harbour Energy cayó como un balde de agua fría a los accionistas de Pacific Rubiales, que veían en esta transacción un salvavidas para que la empresa lograra salir ilesa de la actual coyuntura, marcada por los bajos precios del petróleo, la alta deuda de la petrolera y la terminación de uno de sus principales contratos de producción: Rubiales-Pirirí.
 
Este miércoles en un comunicado a la opinión pública, Pacific Rubiales anunció que la terminación inmediata del acuerdo se dio por solicitud de los compradores en potencia (Alfa y Harbour).
 
“El acuerdo del arreglo terminará sin obligaciones relevantes adicionales para la compañía (Pacific Rubiales) para Alfa y para Harbour Energy, incluyendo cualquier pago por terminación, rescisión o rembolso de gastos”, señaló la empresa.
 
La oferta implicaba el pago de 6,5 dólares canadienses por acción y había recibido el aval de la Junta Directiva. Sin embargo, debía ser votada por la mayoría de accionistas en una asamblea citada para el 28 de julio, que fue cancelada este miércoles, junto con el negocio.
 
La transacción se estimaba en 1.300 millones de dólares, sin embargo, un grupo de accionistas, liderado por el fondo O’Hara Administration consideraba que un precio de 6,5 dólares por acción era un “suicidio reputacional” para Pacific.
 
O’Hara y sus filiales representan cerca del 20 por ciento de las acciones de Pacific Rubiales y adelantaron una campaña para convencer a los demás socios minoritarios de oponerse a la venta y no aceptar menos de 9 dólares por acción, por el negocio.
 
De acuerdo con el analista Camilo Silva, fundador y director de Valora Inversiones, todo indica que la caída de la venta tuvo mucho que ver con esta oposición.
 
“Se cansaron de ese tire y afloje, Alfa es un grupo serio y esta situación pudo haberlos agotado”, señaló.
 
Portafolio pudo establecer que, en efecto, a pesar de que según la banca de inversión que asesoró el proceso el precio de 6,5 dólares era justo, para Alfa y Harbour era claro que la oposición de O’Hara podría afectar la aprobación de la propuesta en la asamblea programada.
 
De acuerdo con el director de la firma mexicana consultora en energía, GMEC, Gonzalo Monroy, la decisión de este conglomerado también tiene que ver con el cambio en el entorno y las menores cotizaciones del petróleo.
 
“Sí influye, pero no es el factor decisivo. Cuando se inició la estrategia de compra de Pacific fue con el supuesto de precios de 100 dólares por barril, pero ahora las predicciones andan en 60 dólares, ya no tiene tanto sentido”, señaló Monroy.
 
Para este analista, que conoce de cerca a Alfa y su modo de operar, Pacific Rubiales aún es atractiva para la mexicana y podrían esperar una mejora en el entorno para replantear la propuesta.
 
“Si algunas cosas mejoran, tanto en Alfa, como en Pacific, podrían ir por asociaciones (ya tienen un joint venture para ir por bloques en la Ronda de México) para ver si la cultura empresarial de ambas pueden coexistir. Si el precio se recupera quizá vuelvan a hablar de una fusión”, explicó.
 
LO QUE VIENE
 
Independientemente de lo que pase a futuro hoy podría ser una dura jornada para la acción de la petrolera, tanto en Colombia como en Canadá.
 
Tras la caída de la venta, proyecta Camilo Silva, la acción empezaría un proceso de corrección, pues parte de las alzas del título en los últimos meses tuvieron que ver con las prospectivas del negocio de compraventa.
 
Antes de que iniciaran los rumores sobre la oferta de Alfa la acción en Toronto se valoraba en 3,5 dólares canadienses en la Bolsa de Toronto, ayer cerró en 5,25 dólares
 
El analista de renta variable de Alianza Valores, Omar Suárez, coincide con Silva en el sentido de que esta es una noticia muy negativa para los accionistas: “la venta era la esperanza de mucha gente que estaba atrapada en la acción”, señaló.
 
Sin embargo, en los directivos de Pacific está la sensación de que con la venta o sin la venta lo que le corresponde a la administración es seguir manejando los procesos para cumplir las metas trazadas. De hecho en el comunicado, la empresa dice que en lo que se concentrarán es en mantener sus planes de reducción de costos operativos, desinversión de activos no medulares, reducción de deuda y en la búsqueda de nuevas oportunidades de negocio en México, con su “socio preferencial”, es decir, Alfa.
 
La mayor preocupación de los inversionistas sobre la caída del negocio tiene que ver con la alta deuda de la empresa. De acuerdo con Escorcia, la petrolera deberá pensar en vender activos no estratégicos para poder cumplir con sus obligaciones.
 
Sin embargo, fuentes cercanas a Pacific confirmaron a Portafolio que lograron reducir su deuda de corto plazo de 700 a 320 millones de dólares, se reprogramaron los bonos de largo plazo y la cancelación de los intereses se aplazó para el 2021 y fechas posteriores.
 
En cuanto a la otra preocupación, que es la suspensión del contrato de asociación con Ecopetrol para el campo Rubiales-Pirirí, que culmina a mediados del otro año, la empresa confía en que sus planes de incremento de producción les permitirán reemplazar los barriles que dejen de extraer mediante este convenio.
 
El reto no es menor, pues este campo representa más del 33 por ciento de la producción. Sin embargo, en parte, la sostenibilidad de la empresa depende de eso.
 
Fuente: Portafolio.co

FERIA MINERÍA Y CONSTRUCCIÓN

Promo Feria T(1)